Sin 0800 para Cynthia Hotton y los antiderechos

Viviana Mazur es médica generalista e integrante de la Coordinación de Salud Sexual, VIH e ITS en la Ciudad de Buenos Aires. Mazur, pasó por el programa radial La Retaguardia y habló de la línea 0800 VIDA y de la necesidad de difundir los derechos sexuales y reproductivos. Entrevista: Fernando Tebele/Pedro Ramírez OteroRedacción: Gabriela Suárez LópezEdición: Pedro Ramírez OteroFoto de portada: Archivo Natalia Bernades/La Retaguardia Finalmente, el Gobierno porteño dio marcha atrás con la implementación del convenio entre el Consejo Social de la Ciudad de Buenos Aires y el Ministerio de Salud porteños para poner en marcha el 0800 VIDA. El 28 de abril, se realizó un pañuelazo verde frente a la Legislatura porteña en defensa de las leyes 27.610 y 27.611. La movilización convocada por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito y los desacuerdos dentro del Ministerio de Salud de la Ciudad pusieron un límite a la amenaza sobre los derechos sexuales y reproductivos y el intento de avance en la privatización de políticas públicas de salud. En una clara muestra de avasallamiento a “los derechos que supimos conseguir”, el Gobierno porteño estuvo hace unas semanas a punto de brindarle a la nueva presidenta del Consejo Social de la Ciudad de Buenos Aires, Cynthia Hotton, el poder de inmiscuirse en las políticas y acciones vinculadas a la salud sexual y reproductiva. Si bien es conocida por haber sido una referencia de la cruzada por la Ley de Interrupción del Embarazo, con estrechos vínculos con la iglesia evangelista, la funcionaria porteña pretendió penetrar en los asuntos de la salud pública a través del 0800 VIDA. Ahora la línea pasará a manos del Ministerio de Desarrollo Social de la Ciudad y será operada por personal municipal en lugar de organizaciones antiaborto. Al respecto, la médica generalista Viviana Mazur, integrante de la Coordinación de Salud Sexual, VIH e ITS, explicó: “Ese era el peligro, ese era riesgo. Porque los profesionales de la salud nos entrenamos particularmente en tratar de acompañar a las personas en sus decisiones con autonomía y hacemos un esfuerzo importante porque es un deber bioético para dejar nuestras posiciones particulares o lo que nosotros haríamos de lado en la consulta y poder centrarnos en lo que la persona, la usuaria o quien consulte quiera hacer”. La línea que Hotton pretendía poner en funcionamiento a través del Estado, donde iba a tercerizar el call center de atención a embarazadas en situación de vulnerabilidad, estaba conformado por 400 instituciones de dudoso origen sin formación científica o académica. “Pero cuando se trata de una organización que tiene posiciones ancladas en contra de las  leyes y de los derechos que hemos conseguido y que se han promulgado es muy difícil pensar que esa parcialidad pueda existir”, agregó.  La ley 27.610 regula el acceso a la interrupción voluntaria y legal del embarazo y a la atención postaborto de las personas con capacidad de gestar y entró en vigencia el 24 de enero de 2021 en todo el territorio nacional. Desde ese momento, las y los profesionales de la salud comprometidos y que trabajan en las áreas vinculadas, dan una lucha diaria para que la ley se cumpla. Acerca de esto la médica, también integrante del Consejo Académico del Postítulo de Educación Sexual del Profesorado Joaquín V. González, aclaró: “La verdad es que nuestro deber es acompañar a las personas en sus decisiones y a veces sí las ayudamos a pensar, a evaluar las condiciones que tiene alrededor. Pero se trata de trabajar porque el deseo de la persona y sus decisiones afloren. Y por el contrario sí que conozca todos los recursos que tiene para llevar adelante esas decisiones, y todos los apoyos que se le podrían brindar”. Viviana Mazur, desde su experiencia en el trabajo diario hospitalario explicó: “A quienes trabajamos en salud nos da mucha alegría cuando una persona decide interrumpir un embarazo y podemos acompañarla de una manera cuidada, tanto como cuando una persona decide continuar un embarazo y también hacemos todo lo posible para acompañarla en ese recorrido, en el cuidado de su salud, en el cuidado de su futuro hija, hija, hije. Es nuestra tarea”. Cynthia Hotton no solo es presidenta del Consejo Social de la Ciudad de Buenos Aires, también es una referencia de las agrupaciones que se hacen llamar “Pro Vida” y que, hace un tiempo,  es la nueva aliada de Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad. Por parte del jefe de Gobierno porteño, esta incorporación a su gabinete se puede leer quizás como un guiño para captar el voto de los pañuelos celestes, o tal vez como furcio de lo que realmente piensa y desea hacer en el futuro.  En un agudo gesto antiderechos de Juntos por el Cambio, intentaron arremeter sin éxito con carteles de la línea 0800 VIDA en los centros de atención de salud porteños. “A mí me aparecen dos preocupaciones muy fuertes. La primera es el hecho de la tercerización, cuando se supone que la Ciudad de Buenos Aires tiene una estructura de salud y particularmente del primer nivel de atención capaz de acompañar a las personas en cada una de sus decisiones para el cuidado de su salud, de su vida, ya sea en vínculo con los derechos sexuales y reproductivos como el resto del cuidado de su salud. Y que si no es suficiente, habrá que ampliarla con gente capacitada para que pueda llevarlo adelante. Entonces la tercerización ya es un problema y la verdad es que es un problema innecesario”, analizó Mazur. Con la puesta en marcha a nivel estatal del 0800 VIDA no solo tenían la intención de poner un manto de niebla sobre la Ley de Interrupción Legal Voluntaria del embarazo, sino también iban por la Ley de los 1000 Días. Al respecto, la integrante del Postítulo de ESI de CABA explicó: “No se iba a tercerizar en manos de instituciones que podrían tener un perfil aséptico. Incluso podría ponerse en manos de instituciones que tengan valores y principios, que … Sigue leyendo Sin 0800 para Cynthia Hotton y los antiderechos