Canción actual

Título

Artista


Otras

Página: 7


El candidato más votado en las PASO enarbola viejas recetas edulcoradas que esconden temibles condimentos: Abascal, Menem, Cavallo, Espert, Martinez de Hoz, Benegas Lynch, Eurnekian, Barrionuevo, Bussi, Gómez Centurión. Un futuro de privatizaciones y represión “bendecido” por el Banco Mundial. Redacción: Carlos Rodríguez Edición: Fernando Tebele Ilustración: María Cecilia Rodríguez En Argentina, los medios definen a Javier Milei como un “liberal-libertario”, un exponente de la “derecha libertaria”. Una definición cuanto menos absurda porque nada tiene que ver la ideología “liberal”, de centenaria y opresiva vigencia en el país, con los ideales “libertarios” que enarbolaron los anarquistas. Muy lejos de esa superficial, antojadiza y hasta cómplice definición, los medios internacionales lo mencionan a Milei como lo que realmente es: “un político de extrema derecha”.  Para los medios europeos fue sencillo poner a Milei en su lugar. Si cabían dudas, les bastó escuchar el discurso que Javier Milei vociferó, en octubre de 2022, en el acto que hizo en Madrid el ultraderechista partido Vox, con su líder Santiago Abascal a la cabeza. Como si en Argentina estuviera en el poder el Partido Bolchevique, el diputado Milei anunció lo que será, en caso de llegar a la presidencia, su política en contra de la “cultura marxista”. Afirmó que “esto no es para tibios” y que “no valen las soluciones intermedias” porque esa cultura es funcional “a más socialismo, al comunismo”. En el acto, el compromiso de mano dura de Milei fue aplaudido por los que adhieren a los viejos argumentos de la “nueva derecha”.   En Argentina, a pesar de sus explosiones de furia, Milei nunca fue tan explícito como en el acto de Vox. Luego de las PASO, morigeró su discurso y ahora se muestra casi como un corderito amable. Bajó el tono de voz, y hasta se enamoró de Fátima Flores, con quien se habían conocido hace un tiempo en un lugar idílico: la mesa de Mirtha Legrand. La historia romántica parece destinada a conmover los corazones de más adherentes al rudo político que quiere aniquilar todo signo progresista sobre la faz de la tierra. -Dime con quién andas… A nivel local, se sabe que quien llevó a Milei a la arena política fue José Luis Espert, el economista, político y productor agropecuario liberal, de quien luego se distanció. Aunque los medios argentinos que lo hicieron famoso señalan a Milei como “lo nuevo”, toda su historia está emparentada con lo más viejo, rancio y facho de lo que él llama la “casta política” a la que supuestamente quiere destruir, cuando lo que busca es pertenecer.   Además de “liberal-libertario” y “anarco-capitalista”, Milei se define a sí mismo como “minarquista en la vida real”. El minarquismo propicia un Estado que sólo se ocupe de cuidar “el espacio aeroterrestre de un país”. De ese Estado sordo y mudo, no hay que esperar políticas públicas de equidad, de respaldo a los más vulnerables. El minarquismo está ligado al “liberalismo”, al libre albedrío del Dios Mercado. Nada nuevo bajo el sol Milei.  A pesar de sus estratagemas, Milei ha sido sincero en algunos puntos. Por ejemplo, su oposición al aborto, incluso en casos de abuso sexual (“las niñas violadas no deberían abortar”, dijo), su rechazo a la Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas. Su apoyo fervoroso a la libre portación de armas, como en algunos Estados de los EEUU donde las matanzas entre civiles suelen ser cotidianas.  Además, Milei sostiene que el Calentamiento Global no existe, que es sólo un invento del “marxismo cultural”, o mejor dicho “del zurdaje”, calificación que usó repetidas veces en su discurso en el acto de Vox. Otras de sus brillantes ideas es la de volver a privatizar las jubilaciones (Milei fue ejecutivo de la AFJP Máxima) y clausurar el Ministerio de las Mujeres. El feminismo, las cuestiones de género, según Milei, son las causas de la degradación del país. Ni hablar de los reclamos por los derechos ancestrales de los pueblos originarios.  Además del mentado cierre del Banco Central y la dolarización, Milei quiere terminar con la universidad pública y con la obra pública. Esto significa dejar todo en mano de las empresas privadas, nacionales y extranjeras, que se van a repartir — con el apoyo explícito de su eventual gobierno las obras y las riquezas del país que quedan en pie. Parecido, pero peor a lo que viene ocurriendo desde hace décadas.  En sus discursos locales, Milei puso en la misma bolsa a radicales, peronistas y — sólo de mentirita— a los militares. Tampoco dice apoyar a Mauricio Macri, pero admite que, de ser presidente le daría una embajada, con preferencia en los Estados Unidos. Lo curioso es que rescata “algunas medidas” del primer gobierno de Carlos Saúl Menem y de su ministro de Economía Domingo Felipe Cavallo. Aunque considera que sólo fueron “algunas buenas medidas”, eso es suficiente para que Milei proclame a Menem como “el mejor presidente de la historia”. Y bueno, todo es posible, si hasta alguna vez el ex gobernador bonaerense Eduardo Duhalde dijo que la “Maldita Policía” era “la mejor Policía de la historia”.   Milei en su salsa Es licenciado en Economía, se recibió en la Universidad de Belgrano, con maestrías en el Instituto de Desarrollo Económico y Social (IDES). Sus conocimientos le posibilitaron ser economista jefe en Máxima AFJP y también en el Estudio Broda, del economista Miguel Angel Broda, formador de notorios exponentes del liberalismo económico.  Desde 2012, Milei está a cargo de la división de Estudios Económicos de la Fundación Acordar. Desde esa función llegó a ser asesor del exgobernador y candidato presidencial Daniel Scioli. Antes fue asesor del genocida Antonio Domingo Bussi, ex gobernador de facto de Tucumán y jefe del Operativo Independencia, condenado por crímenes de lesa humanidad que comenzaron en el año 1975.  En una nota publicada el 5 de septiembre de 2021, el diario La Nación señaló que en el espacio político de Milei tenían cabida Delfina Ezeiza, una joven que reclamaba el regreso al poder del genocida Jorge Rafael Videla y por supuesto, la hoy

¿Quién es Alberto Benegas Lynch? Además de compartir el cierre de la campaña con Javier Milei, procede de un entramado familiar con bastante de casta, pero que tiene cruces incluso con el Che Guevara. Redacción: Sergio ZalbaEdición: Valentina Maccarone / Pedro Ramírez Otero Los Guevara y los Lynch vivían en California, Estados Unidos. Allí se conocieron a principios del siglo XIX.  Tras la caída de Juan Manuel de Rosas, en 1852, ambas familias se instalaron en Argentina: los Lynch en Buenos Aires y los Guevara en Mendoza. Pero al poco tiempo, la Universidad y los viñedos provocaron un reencuentro. Roberto se casó con Ana y Guillermo con Eloísa. Los hermanos Guevara se casaron con las hermanas Lynch. Roberto y Ana fueron los padres de Ernesto Guevara Lynch, progenitores del Che. Por su parte, Alberto Benegas Lynch (padre), era primo hermano de Ernesto Guevara Lynch, mientras que Ana, la abuela de Ernestito, era hermana de la abuela materna de Alberto Benegas Lynch (hijo). Así lo explica este último, quien actualmente es doctor en Economía: “En mi familia se ha hablado bastante del Che, ya que mi padre era primo hermano del suyo. El abuelo del sujeto de marras era una persona excelente, Roberto Guevara, casado con Anita Lynch, hermana de mi abuela materna. En tren de genealogía, consigno que soy más Lynch que Benegas, dado que tanto mi padre como mi madre descienden de dos de los hijos de Patricio Lynch, de quien desciende también el Che”. El entrecruzamiento de apellidos y la repetición de nombres fue bastante común entre las familias patricias. A casi nadie le gustaba quedarse afuera del círculo rojo, lo que generaba una cierta endogamia de clase.  El caso de Ernesto Guevara de la Serna fue un “tiro por la culata” que no pudieron prever. De ahí que los Benegas Lynch no tengan más remedio que reconocer tal error para decirle al mundo cuán diferentes se puede ser. Y para sellar a fuego esa diferencia, como anticipación de la actividad revolucionaria del Che, Alberto Benegas Lynch (1909-1999) fundó, en 1957, el Centro de Estudios sobre la Libertad (liberalismo) en Argentina. Debía hacerle honor a la máxima preferida de Thomas Jefferson, tercer presidente de Estados Unidos: “El precio de la libertad es su eterna vigilancia”. Además, para que esa libertad esté bien vigilada, durante los primeros años de la llamada Revolución Libertadora, tras el derrocamiento de Juan Domingo Perón, se había desempeñado como ministro plenipotenciario de la embajada argentina en Washington. El 11 de julio de 1940, el economista Alberto Benegas Lynch tuvo un hijo. Lo llamó Alberto Benegas Lynch y selló, sin titubeos, su mandato paterno. Con los años, su hijo accedió a dos doctorados: al de Economía y al de Ciencias de Dirección. También, como su padre, construyó un think tank: Fundación Libertad y Progreso. Desde ese espacio, al que catalogan como “centro de investigación en políticas públicas”, hoy se elaboran casi todas las propuestas de La Libertad Avanza. Allí, se escriben buena parte de los textos que Javier Milei expone. Todos los temas: económicos, políticos y sociales. Desde la venta de órganos, pasando por los vouchers para la educación, la reforma previsional, la eliminación del Banco Central, la dolarización y el valor absoluto de la libertad individual por encima de cualquier cosa que huela a bien común están allí, académicamente redactados y obscenamente justificados. Pero hay más. Falta mencionar a “Bertie”, sobrenombre que recibe el tercer Alberto Benegas Lynch, nieto del exministro de la dictadura del 55 y asesor de José Alfredo Martínez de Hoz en 1976. Él es quien, entre otras misceláneas, afirmó en un reportaje: “Me cuesta digerir que seas peronista, o no sos bueno o no sos inteligente”. Y esta otra lindura: “Es (el Congreso) un aguantadero de delincuentes que tienen fueros”. No queda muy claro cuál es la maestría que ostenta. Sin embargo, tiene un título otorgado por la Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas (ESEADE). Instituto que, curiosamente, fundó y dirigió su padre.  Además trabajó para el Banco Santander y como director general de Universia Argentina, una especie de “bolsa de trabajo” para egresados recientes de muchas universidades financiadas por el mismo banco. Hoy es el primero en la lista de candidatos a diputados nacionales por La Libertad Avanza en la Provincia de Buenos Aires.  “Los Benegas Lynch son mis próceres”, afirma Milei. Son el puente hacia Juan Bautista Alberdi, su máximo referente histórico y hacia la escuela austríaca de economía, promovida incansablemente por Alberto Benegas Lynch abuelo. No sabemos si Javier Milei llegará a la presidencia. Pero el benjamín de los Albertos, salvo algún extraño giro de la historia, será diputado nacional. Será el primero de la dinastía en ocupar un cargo electivo. Y, curiosamente, se trata del más alejado de la cosa pública y quien guarda menos pergaminos. Tal vez, cuando despertemos de esta pesadilla, algún otro Lynch aparezca en la escena nacional. Bueno sería que en esa oportunidad, se parezca más a los Guevara que a los Benegas. 

Después de estar 5 años prófugo, Lautaro Curruhuinca se presentó a la Justicia para dar testimonio en el juicio por Nahuel. La persecución, la clandestinidad y la libertad actual. Su relato minucioso de aquel 25 de noviembre de 2017, al que calificó como “una cacería” en este diálogo con La Retaguardia. Redacción: Fernando Tebele Edición: Agustina Sandoval Lerner Lautaro Curruhuinca tiene 25 años. Estuvo prófugo de la Justicia desde los 19 hasta hace pocas semanas, cuando se presentó para dar testimonio de cómo vio morir a Rafael Nahuel, el joven mapuche asesinado por efectivos de la Prefectura que son juzgados actualmente en General Roca, la ciudad que lleva el nombre del genocida de pueblos originarios. Quiere hablar. Necesita romper el silencio. Aunque pensó que quedaría preso al presentarse, la Justicia lo liberó. Estaba acusado primero por el asesinato de su propio compañero. Cuando el disparate quedó en evidencia, le imputaron haber sido parte de un enfrentamiento con las fuezas federales y hasta le pusieron como cargo “Atentado contra el orden institucional”. El juicio por Rafael está certificando que tampoco fue así. Que fue más bien una cacería, como dirá Lautaro en la charla, como se denunció desde el primer momento. Ante la presentación de la Gremial de Abogados y Abogadas, el juez solo dejó el cargo de “Usurpación”, y lo dejó libre considerando prescripto el delito. Ahora está en Bariloche, a punto de regresar al territorio. Desde el otro lado de la línea, siempre acompañado por su mamá, Mirta Curruhuinca, se dispone a retroceder a aquellos días oscuros de noviembre de 2017. El día que estaban velando los restos de Santiago Maldonado en su pueblo, Rafa Nahuel era asesinado y otras dos personas resultaban heridas con balas de plomo. Allí comenzó el silencio de Lautaro  que ahora se rompe con ese relato minucioso.  —Una semana bastante particular, porque pasaste de estar en la clandestinidad, escapando de la Justicia que te buscaba, a estar en el juicio por el crimen de Rafael Nahuel dando testimonio. ¿Cómo fue ese cambio? Me imagino que es un cambio brusco. —Primeramente sí, obviamente uno se acostumbra a vivir así tantos años, porque yo estuve un poco más de cinco años prófugo, con pedido de captura, y la verdad que no me esperaba que pase así tan de repente, de un día para otro el cambio de la decisión del juez. Cuando yo decido presentarme como testigo, inclusive lo hacía pensando que podía llegar a quedar detenido. Pero igual iba a presentarme como testigo en el juicio, sin importar que esté detenido. Y la verdad es que me sorprendió bastante todo esto, porque todos estos años la defensa presentaba siempre la eximición de prisión y siempre se lo rechazaba la Fiscalía, porque yo no quise aceptar la versión de ella, que fue un enfrentamiento armado y esa fue la excusa para la captura, porque no me quise doblegar ante ellos.  —El día del asesinato de Rafa, vos decías que una de las razones por la que no te quisiste presentar es porque la Justicia presentaba el asunto como un enfrentamiento. ¿Qué fue lo que pasó aquel día? ¿Cómo lo definirías?  —Ese día, esos días, del día de desalojo, del 23 a la madrugada al 25 (de noviembre de 2017), en realidad fue tipo una cacería que hizo la policía mientras nosotros estuvimos en el monte escondidos. Y no fue un enfrentamiento armado, porque nosotros no teníamos armas, teníamos piedras no más. Y nos defendimos solamente con piedras. —Tuvimos hace algunas semanas el juicio contra Jessica Bonnefoi, acusada de un rasguño contra una oficial, el 23; dos días después, el 25, se produce finalmente la represión con Rafa asesinado. ¿Qué recordás de aquel día?  —Bueno, el 23 a la madrugada llegó la policía y resistimos hasta donde pudimos. Y obviamente, con lo que teníamos a mano, que eran piedras no más. Y de ahí la gente que estuvimos ahí, nos replegamos para el monte, salimos corriendo para arriba, para la cordillera, y ahí estuvimos todo ese día, y ahí nos estuvieron cazando a nosotros con helicópteros, drones, con policías y con perros. El helicóptero iba y venía todo el tiempo. A la noche el dron también, y el 24 de la mañana decidimos volver para un lugar que conocían los peñi, donde hacían ceremonias, que fue donde lo mataron a Rafa. Y cuando llegamos ahí, nos encontramos con Fausto (Jones Huala) Rafita, que habían subido a llevarnos comida y abrigo y las noticias de lo que estaba pasando afuera. Ahí estuvimos hablando, descansamos, pudimos comer un poco y el 25 a la tarde seguimos, después de pasado el mediodía, y bajamos a ver qué es lo que estaba pasando en la ruta porque no se escuchaba más ruido, no se sabía nada. Y cuando bajamos a 200 metros de esa planicie donde estábamos, empezamos a escuchar disparos. Primero un grito de alto de Prefectura, pero al instante fue un disparo atrás del otro y empezamos a correr para arriba nuevamente. Nunca se dejaron de escuchar los disparos mientras corríamos esos 200 metros. En el momento, cuando llegamos arriba y veíamos que algunos no llegaban, empezamos a tirar piedras donde venían los disparos, corriéndonos porque la balacera era terrible y ya ahí en ese momento yo alcanzo a ver que lo hieren a (Gonzalo) Coña. Eso fue eterno. Duró poco, pero fue eterno, y de repente veo que a la izquierda mía cae Rafita y al instante empezamos a gritar, y seguía la balacera, y ahí hieren a Johana (Colhuan). Entonces entre toda esa gritería, ahí se van, se vuelven para abajo, con velocidad.  —Entonces ustedes ahí se encontraban con tres personas que habían recibido balazos Coña, Colhuan y Nahuel, y se dieron cuenta rápidamente que la situación de Rafa era peor.  —Sí, cuando lo revisamos, se revolcaba en el piso, no podía hablar mucho, decía algunas palabras, pero se revolcaba por el dolor. Lo empezamos a revisar y encontramos que tenía un poco de sangre en

El proyecto liderado por Julián Bouvier va a la inversa que lo tradicional: si un trabajo musical empieza en las plataformas y así llega a los oídos, aquí la ecuación se invierte: canciones que nacieron y se fueron mostrando en las calles, pasaron luego por el estudio de grabación y ahora se encuentra en las plataformas usuales. Con sencillez y sensibilidad, Mundo mejor reúne un puñado de canciones que siguen apostando a la esperanza en momentos de falta de ese insumo en las góndolas de la vida cotidiana. Acá podés escuchar algo del nuevo trabajo:

La referenta de la Coordinadora contra Represión Policial e Institucional (CORREPI), María del Carmen Verdú, en diálogo con el programa La Retaguardia se expresó de ese modo sobre las próximas elecciones y agregó que “es una cuestión de supervivencia”. Durante la charla, Verdú analizó también el primer año del Mapa de la Policía. Entrevista: Pedro Ramírez Otero / Fernando TebeleFoto: Archivo Natalia Bernades / La Retaguardia

Lito Borello, secretario de Derechos Humanos de la UTEP e integrante del Movimiento Popular Los Pibes, pasó por el programa radial La Retaguardia y habló acerca de la coyuntura política argentina.“Vamos a votar a Massa en defensa propia, en contra de Bullrich y de Milei, pero es una táctica. La batalla electoral termina ese domingo a las 6 de la tarde y después tendremos que confrontar, ojalá con la opción menos mala”, dijo el militante.También señaló que los niveles de injusticia globales son preocupantes. “El 1% del planeta tiene un nivel de poder en todos los planos, que hace muy difícil imaginar un mundo pacífico y democrático “, comentó. Entrevista: Fernando Tebele / Pedro Ramírez OteroIlustración: Chechu Rodríguez / La Retaguardia 🎧 La entrevista completa 👇🏽

Una nota de la agencia Bloomberg, especializada en economía, da cuenta de que los analistas perciben un panorama incierto después de que el líder libertario Javier Milei obtuvo más de un 30 % de los votos. Fuente: Télam Wall Street se está preparando para que las elecciones presidenciales de Argentina terminen en una segunda vuelta en noviembre después de que el candidato libertario Javier Milei obtuviera un apoyo sorprendentemente fuerte en las Primarias, Abiertas, Simultáneas Obligatorias (PASO) celebradas durante la víspera. Este lunes, la cotización de los bonos soberanos se desplomaron después de que Milei, que se postula con una plataforma para dolarizar la economía y “quemar” el Banco Central, capturó alrededor de un tercio de los votos emitidos. En una nota que lleva la firma Scott Squires, la agencia Bloomberg dio cuenta de la opinión de especialistas como Pilar Tavella, de Barclays; Benito Bereber, de Natixis; y Juan Pablo Rotger, de Banco Mariva, entre otros. “La sorpresiva victoria de Javier Milei en las elecciones primarias ha aumentado la incertidumbre política en lugar de reducirla. La crisis económica está destinada a profundizarse y no está claro cómo reaccionarán los votantes ante una mayor inestabilidad”, señaló Pilar Tavella. Por su parte, el analista Oren Barack, de Socios Globales de la Alianza, sostuvo que “Milei es solo la sorpresa más grande y desconocida para el mercado, pero si finalmente gana las elecciones generales, una reducción significativa en el gasto público y la dolarización de Argentina podría ser un beneficio a largo plazo”. En tanto, Benito Bereber, de Natixis, analizó que “la gente está harta de los peronistas y eso es positivo para los mercados. Sin embargo, no estamos seguros de si el mercado reaccionará positivamente a un potencial presidente Javier Milei”. “El candidato libertario tiene posiciones extremas como dolarizar la economía y es poco probable que tenga un fuerte apoyo en el Congreso para aprobar las reformas necesarias”, agregó Bereber. Por su parte, Graham Stock, responsable de gestión de activos de Bluebay, sostuvo que la elección general de octubre “está abierta de par en par, ya que los tres principales candidatos tienen efectivamente un tercio cada uno de los votos”. En tanto, Juan Pablo Rotger, de Banco Mariva, señaló que “la victoria de Milei fue aplastante ya que logró ganar en 16 de los 24 distritos electorales, sobre todo en Córdoba, Santa Fe y Mendoza” Mientras que Mariano Machado, de Verisk Maplecroft, argumentó que “la falta de experiencia ejecutiva de Milei aumenta el riesgo de un ajuste económico desordenado, incluida una posible crisis social importante después de diciembre”. “En un país con un índice de pobreza del 40%, un aumento importante del desempleo y/o la informalidad aumentaría el fuego bajo la olla a presión existente. La agitación social podría alcanzar niveles similares a los de principios de la década de 2000, lo que establecería nuevos récords políticos, de seguridad y de riesgo social para los inversores”, completó Machado. Por último, Ana Iparraguirre, consultora de GBAO, dijo que en Argentina “estamos pasando de un sistema bicoalicional, muy polarizado, a una situación más fragmentada, más parecida a lo que estamos viendo en el resto de América Latina, con tres fuerzas luchando por el poder”.

Luego de las elecciones generales, pasó en España, al menos por ahora, la chance de un gobierno del Partido Popular junto a la ultraderecha. José Luis Romero Lora analizó para La Retaguardia  las semanas previas y los primeros días posteriores. No se descarta que haya que volver a votar si ninguna fuerza puede alcanzar la mayoría para formar gobierno. Redacción: José Luis Romero Lora (Especial para La Retaguardia)Edición: Pedro Ramírez OteroFoto: Una de las tantas encuestas que daban mayoría absoluta al PP junto a VOX Conteníamos la respiración. Después de la ola reaccionaria que ganó las elecciones autonómicas y municipales de finales de mayo, el derrotismo de unos y la euforia de los otros por los resultados obtenidos, presagiaban un asalto a los cuarteles de las instituciones democráticas del país por quienes creen que sólo ellos están llamados a ocuparlas. Las fuerzas progresistas se preguntaban cómo era posible que se les castigase en las urnas después de haber subido el Salario Mínimo Interprofesional a 1.080 euros mensuales, un incremento del 47% en los últimos cinco años de gobierno de coalición; de que el número de parados se hubiera rebajado en ese periodo en más de medio millón de personas; de que la contratación indefinida pasara del 10% al 44%; de que la revalorización de las pensiones se incrementase un 8% y la garantía de que en el futuro se ajustaría, como mínimo, al IPC (Índice de Precios al Consumo); de haber sorteado con cierta dignidad la pandemia con la puesta en marcha de los ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo), que salvó a los trabajadores del despido y a las empresas y autónomos de la quiebra; de las consecuencias del incremento de los precios por la guerra de Ucrania, con una “excepción ibérica” que, junto con Portugal, redujo los gastos en energía considerablemente en ambos países; de que la legislación en materia de derechos sociales se ampliase hasta límitess nunca antes vistos, con mayor protección jurídica para las mujeres, los colectivos trans o LGTBI; de que en el terreno independentista o nacionalista los cauces democráticos se abrieran por caminos de dialogo y no de enfrentamiento… Nos mirábamos el ombligo y no entendíamos nada. Y en esa desolación de unos y entusiasmo de otros, cuando nadie lo esperaba, el presidente Pedro Sánchez da un puñetazo sobre la mesa y convoca elecciones generales anticipadas. Alucinante. Después, una campaña fea, donde la derecha se aferra al trumpismo de manera grosera, con mentiras y medias verdades que avergüenzan la inteligencia y el decoro, extendiendo falsas noticias y poniendo en duda los instrumentos o instituciones del Estado, como la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos (donde se emiten y registran los votos por correo); resucitando el fantasma de la ETA (Euskadi Ta Askatasuna) y sus asesinatos después de más de diez años de la desaparición de la banda terrorista; asumiendo y dando pábulo a las consignas de grupos cuasi paramilitares como DESOKUPA, que se mueven en el filo de la legalidad con métodos fascistas en la “desocupación” de viviendas ocupadas, al margen de los tribunales y de las fuerzas de seguridad del Estado, un fenómeno, el de la ocupación, en el que sólo se denunciaron un 0,06% de casos en 2022. Es decir que no es un problema sustantivo ni generalizado y en el mayoría de los casos se resuelve por la vía del Desahucio Exprés, los más graves, o por la desocupación inmediata, pues la calificación jurídica no llega a ocupación sino a allanamiento de morada, lo que simplifica muchísimo los procedimientos del desalojo. Con todo, el 23 de julio, algunos conteníamos la respiración. La derecha, el Partido Popular (PP), ha ganado las elecciones; sin embargo, ha perdido porque es casi imposible que pueda formar gobierno, porque ninguna fuerza democrática quiere pactar con sus únicos aliados: la extrema derecha neofranquista representada por VOX. Hay que recordar que el sistema constitucional español no es presidencialista sino parlamentario; de manera que el electorado elige a sus representantes al Congreso de los Diputados, y éstos, a su vez, al presidente del gobierno. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) no sólo se ha mantenido, sino que ha incrementado el número de votos y obtuvo dos diputados más que en la anterior legislatura; la otra fuerza del gobierno de coalición, Sumar, ha salvado los muebles y se mantiene con 31 escaños, a pesar de una pérdida considerable de representantes que vaticinan un nuevo o posible acuerdo de gobierno. Aunque la negociación será difícil con el resto de los grupos parlamentarios de derecha y de izquierda nacionalista, casi nadie quiere retroceder en derechos y contaminarse con la barbarie sectaria, populista y retrógrada de la extrema derecha. Así que, este servidor, confía en que las fuerzas democráticas tengan la suficiente altura de miras como para no condenarnos a la regresión cultural, social y política, y saquen adelante un gobierno de coalición con un programa de investidura de mayoría parlamentaria que permita mantener y avanzar en los derechos habidos y por venir. Conteníamos la respiración, pero, de momento, respiramos, que no es poco. Sin embargo, en momentos así uno piensa en lo frágil que es la libertad y lo fácil que puede ser perder derechos. Siempre tengo presente que Hitler alcanzó el poder en Alemania en las elecciones de 1933, que fueron las últimas de la República de Weimar. Lo demás ya lo sabemos. Tal vez hoy no nos amenace del mismo modo la fuerza bruta indiscriminada, quizá porque los organismos internacionales (especialmente la Unión Europea) tienen suficiente fuerza económica y política como para garantizar que sus instituciones democráticas resistan los ímpetus arbitrarios de los neofascismos. Pero no hay que dejar que el lobo despierte, porque el primer zarpazo, si despierta y puede, irá contra los emigrantes y contra los niños no acompañados que ellos llaman MENAS, deshumanizándolos con el acrónimo. El segundo irá, como ya hacen de hecho allí donde pueden legislar, contra las leyes que protegen a las mujeres o identidades sexuales y, una vez instalados en la

Lo dijo Tato Bolonigni, baterista de la banda uruguaya. En diálogo con el programa radial Estás Muteadx habló acerca de la actualidad de la banda y de la gira que realizaron durante julio por diferentes provincias de Argentina.  Entrevista: Pedro Ramírez Otero / Julián BouvierRedacción: Julián BouvierEdición: Valentina Maccarone / Pedro Ramírez OteroFoto: Cuatro pesos de propina Cuatro pesos de propina es un conjunto musical uruguayo que nació en el  2000. Fusionan ritmos y estilos como el ska, el reggae, el rock, y les agregan su influencia rioplatense, los colores de la música del Uruguay.  La banda nació y dio sus primeros pasos de manera autogestiva. Algunas de sus letras, incluso, narran cómo es ser artista independiente en un mundo completamente comercializado. Tato Bolonigni, baterista de la banda, se refirió a los diferentes procesos que tuvo el grupo: “Pasamos por diversas etapas. Hay momentos donde algunas cosas son 100 por ciento autogestión, y otros donde algunas cosas se nos van de las manos y tenemos que armar un equipo más grande, porque sino no se logra mantener. Siempre es un tremendo desafío para crecer y encontrarle la vuelta. Al principio, te comunicabas con la banda y te llevábamos el disco a tu casa en bicicleta. Y en un momento nos superó un poco y empezamos a trabajar con más gente. Es cuestión de ir reconociendo cada etapa y ver cómo se puede accionar desde ahí”. En su primer disco, Se está complicando, la banda incluía los acordes para la guitarra junto a las letras de las canciones. “Eso habla también del vínculo con nuestro público, de compartir. Que cada uno haga suyas las canciones, que la música también sea de esa persona”, dijo Bolonigni. Desde sus letras, Cuatro pesos de propina siempre propuso un acercamiento a las luchas sociales y a las problemáticas del pueblo: “Lo que intentamos hacer es que la música sea una herramienta. Si hay determinadas luchas que sentimos que nos representan, vamos a apoyar con la banda, a modo de megáfono gigante que llega mucho más que si lo hiciéramos de a uno”, planteó el baterista. En la actualidad, Uruguay está atravesando la peor crisis hídrica desde 1949. El embalse de Paso Severino, el más grande del país y que abastece a más de la mitad de la población, está trabajando con un pequeño porcentaje de su capacidad, debido a la sequía y a la falta de políticas de prevención. “Estamos con una sequía bárbara. Y los políticos de prácticamente todos los partidos no han logrado prever esto. Un montón de gente que sabe del tema, científicos y expertos, lo venían diciendo, no se hizo nada y ahora lo estamos padeciendo. Se hicieron manifestaciones y ahí estuvimos, haciendo un toque en vivo de onda. Y así, estuvimos en un montón de movidas políticas, donde sentimos que tenemos que estar apoyando. Políticas en la visión, no partidarias. “, explicó. El público argentino La banda siempre tuvo un vínculo cercano con Argentina. En sus primeras etapas, cuando cruzaban el Río de La Plata, solían presentarse en el Teatro José Verdi, en el barrio porteño de La Boca. Varias veces hicieron giras por el país, sobre todo en Buenos Aires, Santa Fé y Córdoba. Y esta vez no fue la excepción. “Siempre es alucinante volver a Argentina. Para nosotros es toda una aventura: salir, tomarnos el barco, viajar, la banda junta 24 horas. Y el público argentino, ya lo saben, pero si quieren se los repito, tienen una efusividad y una forma de mostrar que algo les gusta que es única. Es un público increíble. He visto a la misma banda en Uruguay y en Argentina y es como que ustedes se conectan mucho. Lo hacen suyo. Entonces se da una comunión tan grande, que se potencia fuerte”, dijo Bolonigni. Esta vez, su visita a Buenos Aires fue en el marco del festejo de los 36 años del medio comunitario FM En Tránsito, en el Auditorio Oeste, en la Provincia de Buenos Aires. En Córdoba tocaron en el Museo de la Industria y en Rosario, en el Centro Cultural Güemes.  La actualidad de Cuatro pesos de propina En los últimos años, la banda sufrió algunos cambios en sus integrantes. Se incorporaron dos mujeres al grupo. Agustina García se sumó a cantar, en un primer momento haciendo coros y, luego, se sumó a la dupla de voces junto a Gastón Puentes. “Fue re loca su incorporación, porque fuimos a un toque y ella iba a tocar con otra banda. La invitamos a cantar alguna canción con nosotros y cuando subió, se cantó todo. Fue increíble. Primero, se sumó como invitada, pero es tan crack que se terminó quedando. Ella era fan de la banda, iba a todos los recis con la bandera, tiene el tatuaje de la banda. Y la partida del antiguo cantante de la banda dio lugar a que se sume, con su energía alucinante. Y para ella también es super loco tocar en una banda que le encantaba”, contó Tato. También se incorporó Sabrina Díaz, en reemplazó del tecladista. “Es hermoso compartir música con gente joven que viene con una data increíble. Y estamos todos en la misma. Compartir música, momentos”, comentó.

Lo dijo la docente Martina Montoya, integrante de CAPOMA. En diálogo con el programa radial La Retaguardia, la comunicadora popular habló acerca de las protestas que sigue habiendo en la provincia y se refirió al aumento que consiguieron los y las docentes jujeñas.  Entrevista: Fernando Tebele/Pedro Ramírez OteroRedacción: Julián BouvierEdición: Pedro Ramírez OteroFoto: CAPOMA Hace algunos días se cumplió un mes de la primera marcha multitudinaria de docentes que salieron a la capital jujeña. En los últimos años hicieron reclamos, paros, cartelazos, pero lo que hizo que las comisiones directivas de los sindicatos miraran a la docencia fue la masividad del pasado 5 de junio.  “Ese día explotó la capital jujeña con maestros y profesores que bajaron de toda la provincia. En todo Jujuy se conmemoró esa fecha, porque además el sector de inicial y primario seguimos de paro por tiempo indeterminado. En el medio de esto hicimos marchas, plenarios, nos sumamos a acompañar a organizaciones sociales al costado de la ruta cuando cortaron. El último fin de semana hicimos una huelga de hambre. La voz del reclamo docente nos dice que es ahora. Algo contenido que desde que empezamos, no para. Haciendo una recopilación de fotos para mostrar ahora en el fogón, no podemos creer lo que hicimos en un mes”, contó la docente Martina Montoya, integrante del Centro de Acción Popular Olga Márquez de Aredes (CAPOMA). Desde que gobierna Gerardo Morales en la provincia, las “paritarias” eran reuniones entre los gremios y los representantes del Ministerio de Educación, donde estos últimos decidían de cuánto eran los aumentos. Los números no subían del cuatro o cinco por ciento, y aunque los gremios denunciaban que era insuficiente, el Gobierno liquidaba los sueldos por decreto.  “Logramos que este mes hubiera reuniones paritarias. Semana tras semana fuimos consiguiendo algo y los aumentos eran de un 10%. Hemos conseguido en estas cuatro semanas, que nos aumentaran un 100% de nuestro básico, que sigue siendo insuficiente, de todos modos. No queremos hablar de porcentajes, queremos hablar de un monto fijo para una verdadera recomposición salarial. Un sector pedía 100 mil pesos de básico, y otro 200 mil”, contó Montoya. El sector de nivel inicial y primario, al que pertenece la docente, es el que tiene los sueldos más bajos. “Por eso pedíamos un monto más alto, porque considerábamos que nuestras horas cátedras no estaban siendo consideradas. El día de la huelga de hambre hemos conseguido un compromiso del Gobierno de que en la próxima reunión paritaria se iba a aumentar la hora cátedra del docente y se iba a empezar a hablar de otra manera, lo cual es una lucha histórica en el sector inicial y primario. Desde los 90 estamos exigiendo que nuestra carrera sea reconocida por hora cátedra y no solo por cargo. Ya que trabajamos 35 horas cátedras y nos están reconociendo 15. Son muchas las reivindicaciones. Hemos pasado de tener un básico de 32.700 pesos a hoy 62.700 pesos. En esta lucha hemos logrado algo que en los últimos años no ha logrado ningún gremio. 100% de aumento. Pero es insuficiente. Además, nos dicen que nos van a descontar los días de paro, y eso va a ser muy duro. Por eso la docencia sigue firme en esta lucha”, dijo.  La integrante de CAPOMA contó también que la Fiscalía de Jujuy, a cargo de Miguel Ángel Rivas, actuará como querellante en las causas que se inicien contra las personas que fueron detenidas en la manifestación del 20 de junio, en la que hubo represión. “La represión que se está viviendo, la persecución, el hostigamiento y no solo por parte del Gobierno con la mano ejecutora que es la policía, sino también de la Justicia. Un fiscal hablando de ‘delincuentes’ y maltratando a todo aquel que se manifiesta. Tratan de desprender a los docentes de esa lucha. Cuando fue la represión del 20 de junio había docentes detenidos, maestras que habían sido detenidas con sus hijos. Los hijos de la maestra que estaban apoyando a la marcha, fueron detenidos casi a 20 cuadras, pero sin embargo no hay ningún detenido de los que entraron a la Legislatura y nos preguntamos por qué con semejante fuerza policial no pudieron detener a nadie que estaba en la Legislatura. Y sí, era gente que estaba a los alrededores, además de que después se produjeron las persecuciones, detención en camionetas que no tenían patente, que pertenecen al empresariado que tiene contratos con el Gobierno. Y lamentablemente todo te lleva a hacer esa comparación con lo que se vivió durante la dictadura en nuestra región”, planteó la docente. La comparación es en referencia al Apagón de Ledesma, en 1976, donde hubo cortes intencionales de luz en Libertador General San Martín, en Jujuy. Durante esos cortes, hubo personas secuestradas en camionetas de la empresa Ledesma. “Y muchos lo dijeron, cuando vieron en las noticias y los relatos, que parecía que estamos viviendo en la dictadura. Es lamentable que esté pasando eso. El Gobierno nos ha llevado a esa situación su accionar totalmente patronal, totalmente arbitrario, donde no hay diálogo”, agregó.  Los medios de comunicación “Los medios vienen solamente cuando hay un estallido. Tenemos cortes en la provincia, en todo el norte y los pueblos originarios en la zona de Abra Pampa, La Quiaca, Purmamarca. Y ya van van tres semanas de corte de ruta. Después de la represión, comenzó la persecución. Policías de civil entraban en las casas de los docentes, buscaban cosas, no sabían qué. A una profesora de teatro la golpearon en la cara y tiene un derrame en el ojo. La manosearon, le decían ‘así que vos sos la maestra piquetera, a ver cómo movés el culo’. Ella en un estado de shock, lo único que pudo hacer es pedir ayuda. Después se fue a denunciar penalmente acompañada por su sindicato. Y hay muy poca difusión sobre estas cuestiones”, planteó Montoya. La integrante de CAPOMA aportó una perspectiva esperanzadora acerca de la lucha del pueblo jujeño: “Es una persecución en todos los planos.