Canción actual

Título

Artista


#NiUnaMenos

Página: 4


Patricia Gordon, psicóloga e integrante de la organización En Red, dialogó con Fernando Tebele y María Eugenia Otero en el programa La Retaguardia. Gordon analizó el tratamiento de lo que se conoce como el Caso Nahir. El mismo día de la perpetua para la joven que mató a su novio Fernando Pastorizzo, en contraposición, fue absuelto Ricardo Panadero, uno de los cinco policías bonaerenses acusados de violar y asesinar a Natalia Melmann, hace 17 años, en Miramar. ¿Por qué conocimos el caso de Nahir por su nombre y no por el de la víctima, como todos los demás? ¿Por qué la familia Melmann continúa buscando justicia tantos años después? Una víctima y una victimaria que quizá sean parte del mismo esquema de poder.(Por La Retaguardia) Natalia Melmann. 17 años después de su femicidio, absolvieron a uno de los acusados de violarla y matarla. En el comienzo de la charla con Patricia Gordon, la idea fue analizar el trato que se dio en la prensa tradicional al crimen de Fernando Pastorizzo, al que sin embargo, excepcionalmente, conocimos como Caso Nahir. En el periodismo tradicional, se suelen usar los apellidos de las víctimas para nombrar los casos, salvo que nos encontremos ante un asesino múltiple; en esa situación, por ejemplo, ante la imposibilidad de nombrar a todas las mujeres asesinadas, usamos Caso Barreda. Sin embargo, no ocurrió eso, y el Caso Pastorizzo se convirtió en el Caso Nahir, la asesina de aspecto angelical, incluso agregaron. “Han circulado por las redes hasta cuestiones íntimas de índole sexual. Qué paradójico el día de la condena a Nahir, en Mar del Plata sabemos que quedó absuelto Panadero en el caso de Natalia Melmann. A Nahir Galarza la han puesto en escena invirtiendo el sentido de las cosas. Nadie se acuerda del nombre de otros victimarios porque generalmente se antepone otra cosa, pero Nahir es mujer. Esto dio lugar a una condena social, a las reacciones de la sociedad, a los cultores de los linchamientos que están de fiesta y al ‘Nadie menos’. Hay gente que todavía sigue despistada en estas cuestiones de género y no avanza en poder comprender qué es lo que realmente pasa en un país donde muere una mujer cada 18 horas por femicidios justamente. Leí mucho por las redes comentarios típicos como ‘¿y ahora qué dicen las feminazis?’. No se entiende que las mujeres son asesinadas por ser mujeres y todo eso está atravesado por una cuestión de poder”, explicó la psicóloga. “No niego de ninguna manera el hecho de que un asesinato tiene que ser condenado, pero si lo analizamos desde el punto de vista jurídico, convengamos que Nahir va a salir dentro de 37 años, más o menos a los 56, a partir de esta condena que vista desde otro análisis jurídico, ni un genocida tiene una pena tan extensa como esta. Eso me llamaba muchísimo la atención: los que se apropiaron de bebés y torturaron en algunos casos no han tenido la condena que tiene Nahir. No está mal recordar que tiene 19 años y una personalidad en formación más allá del trastorno que pueda tener, no me voy a meter con eso porque no lo sé”, aclaró Gordon. “Esto hace ruido y, por otro lado, el tema de la resocialización, sabemos que la cárcel no cumple esa función. Por otro lado, un sector muy importante de la sociedad encuentra este lugar donde depositar su ser reaccionario y fundamentalmente por esta condición de ser mujer. Para mí es alarmante más allá de Nahir, que nos esté pasando esto como sociedad nos tiene que preocupar”, insistió la integrante de En Red. El costo del avance feminista “Hay una oposición fuerte cuando hay un movimiento y un giro importante en la sociedad. Todo esto está relacionado, el avance del movimiento de mujeres, del feminismo, en relación a estas luchas, conquistas, transformaciones culturales que se dan en la sociedad, también provoca un contramovimiento. Una reacción muy fuerte. Nahir Galarza se convierte en un análisis porque en ella también se depositan todas estas vivencias que se presentan como obstáculos y resistencia a estos cambios tan profundos que estamos viviendo porque es una mujer y es una mujer joven”, especificó Gordon. “El tratamiento mediático con una victimaria rubia, delgada, de clase media ha servido a estos medios hegemónicos para poder tener su noticia. Se han dado una serie de factores. Por eso digo que hay que repensar el tema de la resocialización, de la justicia. Está bueno preguntarse estas cosas, no estamos poniendo en duda que ante un asesinato tiene que haber una condena. Lo que hay que pensar es qué condena y cuál es el fin de esa condena. Este es un largo tema. Por otro lado, la sociedad con estas reacciones y lo que han hecho los medios con eso. Este caso nos brinda la posibilidad de seguir interrogándonos en relación a todo esto, pone de relieve, muestra crudamente este factor que tiene que ver con la crueldad que nos habita”, consideró. “Nahir termina siendo una depositaria de esta crueldad. Me hago preguntas que no me puedo responder, en relación a qué es lo que falló, qué pasó antes, en qué punto fallaron las instituciones, la familia. Qué pasaba con esta violencia de la que se habla. Siempre pienso en la prevención de todo esto, en cuáles son las prácticas que tenemos que generar desde distintos espacios para no llegar a estos extremos. Por supuesto son preguntas para las cuales yo no encuentro una respuesta inmediata”, sinceró Gordon. Caso Melmann: un Panadero que engorda la impunidad El mismo día de la condena a perpetua para Nahir Galarza, en Mar del Plata, el policía bonaerense Ricardo Panadero fue absuelto. Estaba acusado de haber participado en el secuestro, violación y posterior asesinato de Natalia Melmann, en Miramar, hace 17 años. “Las sensaciones luego de la absolución de Panadero perduran. Nosotras estuvimos desde En Red junto a otras organizaciones del movimiento de mujeres desde después del mediodía, aproximadamente, se había  hablado de que

El día Martes 3 de Julio en el TOC 22 de los tribunales de Comodoro Py 2002, se llevó a cabo la cuarta audiencia del juicio oral y público contra Mariano Bonetto por el asesinato de Natalia Grebenshikova de 15 años, y Nuria Couto, de 18, a quienes apuñaló el 11 de Octubre de 2016 en el Parque Irala del barrio de La Boca. Las jóvenes murieron días después. (Por Colectivo de Medios de Comunicación Popular*) Aquella tarde, tras haber atacado brutalmente a Nuria y Natalia, Bonetto fue reducido por una persona cuya identidad se desconoce, quién le arrebató el puñal y se lo clavó en la sien. El agresor, al igual que Natalia y Nuria, fue trasladado al hospital Argerich.El juicio comenzó el 14 de junio. Las primeras tres audiencias se desarrollaron en una pequeña sala a la que sólo pudieron ingresar familiares directos y abogados, excluyendo amigos, prensa y otras personas interesadas en presenciar el juicio. Esta vez la querella logró que el tribunal otorgue una sala más grande y por fin el juicio adquierió un verdadero estado público.Fue una jornada de testimoniales muy importantes. Con la sala repleta de gente, declararon como testigos los médicos de guardia del Hospital Argerich, el coordinador de Terapia Intensiva del Hospital Santojanni, tres integrantes del equipo de salud mental del mismo Hospital y los padres de Bonetto. Por su parte, Bonetto prefirió estar ausente en la audiencia.El Jefe de Guardia del Hospital Argerich, Roberto Veneroni, comenzó su declaración con una actitud hostil hacia la querella. Fue cuando le consultaron acerca de la ausencia de los análisis toxicológicos en los informes médicos. Luego, al ser consultado sobre el estado en el que se encontraba Bonetto contestó: “Me dijo que la verdad iba a ser revelada, luego hizo una tijera y tiró una patada que le pegó en la cabeza a una enfermera. La frase la sentí apocalíptica”.En el mismo sentido declararon las tres testigos propuestas por la defensa, integrantes del equipo de salud mental del Hospital Santojanni. La doctora en psiquiatría Mariana García dijo que tan sólo dos entrevistas de 20 minutos cada una fueron suficientes para arribar a un diagnóstico presunto de “Síndrome de Descompensación Psicótica, con Fenómenos de Influencia Auditivos con tinte místico”. La Licenciada Mariana Torres, psicóloga del mismo equipo, reforzó la idea de ese diagnóstico: “Escuchaba voces que le decían que tenía que matar” dijo. Silvia Tersoli, Licenciada en Psicología declaró, “Bonetto nos dijo que si él no acuchillaba se le volvía en contra”.Luego de cada testimonio, las tres fueron consultadas por el Fiscal sobre si habían considerado la posibilidad de que Bonetto las hubiera engañado, a lo que todas respondieron que no y que, por lo tanto, no habían realizado los test correspondientes para comprobar una posible manipulación del discurso.Mabel Raca, madre de Bonetto, también fue testigo en la jornada del martes. Ante todo se le informó que debía omitir cualquier dicho que perjudicara a su hijo, ya que la ley prohibe que declare en su contra. Acerca de la infancia de su hijo dijo que “fue un niño normal. Exceptuando algunos berrinches, nunca noté otra cosa, pero bueno… ahora me doy cuenta de que ya ahí empezaban sus problemas”. Contó también que su último contacto fue un mail de despedida, rompiendo toda relación con su familia, por lo que ella y su marido temieron que fuera a suicidarse. Frente a esto, la querella sostuvo que de ese correo sólo existe una fotocopia de una captura de pantalla que lo vuelve imposible de rastrear y por lo tanto creen que es una prueba falsa.Por último, llegó el turno de Santiago Bonetto, padre del doble femicida, quien utilizando los mismos conceptos e idénticos términos, brindó un discurso calcado al de su esposa Mabel Raca.Durante el intenso debate, tanto la fiscalía como las querellas señalaron una gran cantidad de contradicciones en las declaraciones. La mayoría de los testimonios evidenciaron una clara tendencia a orientar la causa hacia un nuevo fallo de inimputabilidad del asesino, que ya fue sobreseído dos veces en primera instancia por esa razón.Al finalizar la jornada, en declaraciones a los medios presentesn Liliana Borysiuk, abogada de la querella, dijo: “La defensa apunta a que Mariano Bonetto no entendía su comportamiento al momento del hecho”.Por su parte Anna Rodionova, madre de Natalia Grebenshikova, dijo: “Lo que escuché confirmó lo que pensaba, los padres son malas personas… están mintiendo. Nunca se pusieron en contacto con nosotros. Lamento haber tenido que escucharlos”.La próxima audiencia se realizará el día jueves 12 de Julio a las 11 horas. *La Retaguardia/FM Riachuelo/FM La Caterva/Sur Capitalino/Agencia Paco Urondo/ANCAP

Se realizó el sábado 30 para quienes pagaran una entrada de 50 pesos. Se trató de una jornada impulsada por la “Unidad Provida” y apenas se difundió la invitación, hubo respuesta para la Comisión Directiva que alquiló las instalaciones: la Subcomisión de mujeres de Ferro definió a los convocantes como “un movimiento que milita en contra de los derechos de las mujeres”. (Por Rosaura Barletta para La Retaguardia) Pilar Funes, vicepresidenta de la Subcomisión de Mujeres de Ferro, en diálogo con La Retaguardia, fue categórica: “Que se expresen donde quieran, pero no en nuestra institución”. La actividad, sin embargo, se realizó, y unas 300 personas formaron parte del evento en el que el clima fue significativamente distinto de las clásicas movilizaciones verdes. Banderas de Argentina, cornetas mundialistas, coreos de canciones de pop y algún que otro cántico de ritmos tradicionalmente militantes con nuevas letras incitando a senadores a votar ‘por la vida de los dos’. Además, se leyeron los nombres de los principales diputados impulsores de la media sanción y fueron abucheados por los presentes.El flyer que invita al evento tiene una curiosidad, un puño en alto con el pañuelo envolviendo la muñeca sería, si no hubiesen cambiado el color, un símbolo a favor del aborto legal, seguro y gratuito. La imitación de las formas cambiando el verde por celeste es elocuente, al punto de que el símbolo ‘provida’ es ahora ese triángulo de tela con un logo incluso parecido al de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.“En cuanto vimos la convocatoria, yo personalmente enloquecí”, aseguró Funes y explicó que la indignación colectiva desembocó en la carta firmada por toda la Subcomisión. “Es una cuestión de políticas públicas, salud pública y justicia social”, definió. “Nos dirigimos a la gente de la Comisión Directiva, no para que frenaran la actividad porque cuando hay un contrato de por medio no hay mucha posibilidad, pero sí que no se vuelva a repetir nunca y que puedan dar una explicación de por qué aceptaron esto cuando nosotras trabajamos el género fuerte en Ferro y debería haber una consulta de por medio”. Además, Funes agregó que la respuesta que recibieron fue justificar el alquiler basándose en la situación económica crítica del Club y en la falta de claridad de los grupos ‘provida’ que se presentaron sólo como ‘jóvenes apolíticos’. Transcripción de la carta completa de la Subcomisión de Mujeres de Ferro La Subcomisión de Mujeres de Ferro Carril Oeste siente el compromiso y la responsabilidad de manifestarle a lxs miembrxs de la Comisión Directiva, y a toda la masa societaria del Club, su absoluta disconformidad con que se haya puesto a disposición el Estadio Héctor Etchart para la realización de un Festival convocado por la Unidad Provida, movimiento que milita en contra de los derechos de las mujeres.El debate del Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) redactado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que logró media sanción en la Cámara de Diputados y que ya tiene fecha para tratarse en el Senado, nos interpela a las Mujeres, al Estado y a la sociedad toda.No podemos concebir que se tome con liviandad un asunto de políticas públicas, salud y justicia social. No dentro del marco de un compromiso que estableció la Comisión Directiva con el proyecto presentado por un grupo de socias, para la conformación de una Subcomisión de Mujeres que bregaría, ante todo, por los derechos y autonomía de las Mujeres.Nuestra Subcomisión, a pocos meses de su creación, ya ha establecido un Reglamento Interno para la aplicación del Protocolo de Prevención e Intervención ante situaciones de violencia a niños, niñas y adolescentes. Creó una Receptoría compuesta por profesionales idóneas para poder vehiculizar situaciones y/o denuncias de acoso, abuso y violencia dentro del Club. Redactó un Protocolo de Acción frente a situaciones de Violencia de Género, articulando acciones con el CIM, Lugar de Mujeres. Esta Subcomisión, además, visibilizó las cifras del movimiento #NiUnaMenos, acompañó actividades del Día de la Mujer, planificó talleres, espacios de debate y capacitaciones en género para profesores, y trabaja todos los días para garantizarle a las Mujeres un espacio libre de estigmatizaciones, estereotipos y dominación. Abrirle las puertas de la institución a un movimiento que se contrapone constantemente con los valores, propuestas, objetivos y actividades de la Subcomisión de Mujeres y el Club Ferro Carril Oeste en general, nos exige alzar la voz. Entendemos que aquí primaron las necesidades económicas por sobre la conciencia de género. Y que aún estamos en un proceso de evolución. Y es justamente por esto que les solicitamos que tengan en consideración a esta Subcomisión para plantear, discutir y fijar postura del Club Ferro Carril Oeste, cuando se trate de cuestiones de género. Desde ya muchas gracias.SUBCOMISIÓN DE MUJERES

Finalmente, el debate por el Aborto legal, seguro y gratuito llegará al Senado el 8 de agosto. Antes pasará por las comisiones de Salud, Justicia y Asuntos Penales y Asuntos Constitucionales. La Cámara Alta rechazó que el proyecto también fuera analizado en la comisión de Presupuesto, como pretendía Gabriela Michetti, pero sí aceptó el giro a Asuntos Constitucionales, el otro foco de la polémica. El 1° de agosto habrá dictamen. (Texto de Rosaura Barletta y fotografías de Agustina Salinas para La Retaguardia) Ya está confirmada la fecha de tratamiento de la ley de interrupción voluntaria del embarazo con las modificaciones realizadas en la Cámara de Diputados. Será el 8 de agosto. Por el momento, el proyecto tiene firmas a favor de 28 senadores y senadoras y en contra de 27, este es por ahora el único poroteo basado en datos. Se estima, sin embargo, que la votación será otra vez muy reñida.  Tanto en el caso de la campaña a favor, principalmente impulsada por la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, como en el caso de los sectores autodenominados “provida”, la interpelación a los senadores ya comenzó y se espera que en los próximos días comiencen a definirse paulatinamente por el sí o por el no.  De lo que no hay dudas es de que el miércoles 8 de agosto habrá una multitudinaria movilización de mujeres, quizás mayor que la del 13 de junio, y que mantendrán su guardia frente al Congreso hasta que los senadores tomen una definición. La legalización del aborto es una ley que se impuso en el parlamento desde el clamor feminista de las calles y es, precisamente, el mismo que pondrá en su lugar a cada una de las responsabilidades políticas de votar ‘no’.

El diputado Jair Bolsonaro del Partido Social Cristiano dedica su voto “a la memoria del Capitán Carlos Alberto Brillante Ustra”. Es la discusión por la destitución de Dilma Rousseff y el Capitán Ustra fue uno de los torturadores de la presidenta. Bolsonaro quiere ser presidente de su país y se postula como candidato. Propone ametrallar las favelas. En Argentina, con el debate en Diputados por el proyecto de ley para legalizar el aborto, escuchamos provocaciones semejantes. En escenarios y contextos diferentes se puede ver la misma raíz sanguinaria. (Por Paulo Giacobbe para La Retaguardia) Recién comenzado en la Cámara de Diputados el debate que culminará con la media sanción, el diputado del PRO Nicolás María Massot va a sacar a relucir la tradición de su apellido a los gritos: “Hablo desde la juventud que cree en la política para poder cambiar la realidad, con las leyes y la política, Pietragalla, no para que las leyes y la política meramente reflejen lo que ya ocurre, porque es un fracaso de la política. ¿Está claro? Esa es la juventud que yo quiero representar, la que llegó para cambiar las cosas. La que llegó al Estado, no para que el Estado claudique en su deber primero, no para que el Estado haga un renuncio público que es lo que nos estamos planteando acá, para que, precisamente porque fracasamos, porque la política fracasó, entonces el camino fácil sea que no se note. Eliminemos al otro, eliminemos derechos. ¿Y vos dónde estás parado hoy, Juan? Nunca en democracia nos animamos a tanto, Juan. Ni en democracia ni de otra manera ¿Dónde estamos parados hoy?”La diputada Mayra Mendoza lo corrige:– En dictadura sí se animaron.-Tampoco en ese momento, Mayra, nos animamos a tanto. -le contestó Massot utilizando una primera persona del plural heavy.Muy aplaudido por sus pares el diputado Massot. A continuación habló justamente Mayra Mendoza, que comenzó diciendo que no iba responder a los violentos que carecen de argumentos.Luego vendrán los descargos de Horacio Pietragalla, Victoria Donda y Juan Cabandié, todos nietos recuperados. En el medio el diputado del PJ, José Orellana, que sobre el final de su discurso dijo: “Yo acá veo muchos pañuelos verdes que hablaron de la ESMA, si estas mujeres a las que le rindo mi honor, mi homenaje, hubiesen abortado, algunos que están sentados acá no hubiesen sido diputados y esas mujeres les dieron la vida”.No se entiende bien qué quiso decir el diputado. Ninguno de los diputados y diputadas, ni yo que escribo esto, ni quien lo lea, ni tampoco quien no lo lea, ni el diputado, podríamos hacer o dejar de hacer algo, si no hubiésemos nacido ¿Eso qué tiene que ver con los partos clandestinos en la ESMA? Los dichos de MaSSot y animarse En Argentina se pudo demostrar judicialmente que existió un plan sistemático de robo de bebés. Se tardó más de quince años, pero ahí está la sentencia.La filmación la toma de espaldas. Adriana Calvo relata crimen tras crimen, horror tras horror, frente al tribunal que va a juzgar a las juntas militares. Será la primera testigo en relatar el Terrorismo de Estado: “Mi trabajo de parto comenzó alrededor de las siete de la noche, supongo era de tardecita ya, era mi tercer hijo, ya sabía que iba a nacer muy rápido. Yo ya estaba prácticamente con contracciones de parto, llegó un auto, un patrullero, me subieron al auto y salimos de la comisaría 51”. Cuenta Adriana que iba acostada en el auto, vendada y con las manos atrás. Todo el tiempo gritaba que estaba por nacer. Ellos la insultaban y le decían que era lo mismo porque los iban a matar a los dos. Adriana no sabe cómo, pero logra sacarse la ropa interior: “Les grité, íbamos a toda velocidad por la ruta que une La Plata con Buenos Aires, iba el auto a toda velocidad, y yo les grité ya nace, no aguanto más, y efectivamente nació, nació mi beba, pararon en la banquina, estábamos exactamente frente al laboratorio Abbot, creo que es en el cruce de Alpargatas; mi beba nació bien, era muy chiquita, quedó colgando del cordón, se cayó del asiento, estaba en el piso, yo les pedía por favor que me la alcancen, que me la dejen tener conmigo, no me la alcanzaban”. Con un trapo sucio ataron el cordón y siguieron camino. La beba lloraba y no se la daban.  “Ese día hice la promesa de que si mi beba vivía y yo vivía, iba a luchar todo el resto de mis días por que se hiciera justicia” dijo Adriana Calvo y cumplió.En su testimonio, (que se puede leer completo aquí)  Adriana relató el calvario de otras secuestradas en distintos centros clandestinos del Circuito Camps. A Silvia Mabel Isabela Valenzi la habían llevado al hospital de Quilmes en el momento del parto. Con asistencia de partera y enfermera. Estuvo internada y volvió al centro clandestino sola. Silvia está desaparecida y su hija fue robada. Cristina Marroco “había hecho un aborto porque estaba embarazada de dos meses, y por las torturas creo, había hecho un aborto”.Adriana Calvo contó que Patricia Uchanski asistió al parto de María Eloísa Castellani, “fue en el piso del pasillo, tirada; Patricia la atendió, nació sola, era una nena, después que nació le alcanzaron un cuchillo de cocina; con eso Patricia cortó el cordón y se llevaron a la beba; cuando yo la conocí a Eloísa todavía tenía pérdidas, tenía leche, se sacaba la leche porque los pechos se le hinchaban mucho”. Esa nena fue robada. Adriana definió como “experiencias terribles” en ese lugar el parto de Inés Ortega, de 16 o 17 años. Cuando llegó el momento del parto la llevaron al cuarto de las torturas. “La subieron a la mesa y vendada, oíamos sus gritos, oíamos las risas de los guardias, oíamos los gritos del médico y por fin oímos el llanto del bebé; había nacido un varón en perfectas condiciones aunque no lo crean; lo oímos durante un día que lo tuvieron en

Gabriel David Marino fue condenado hoy a prisión perpetua por el travesticidio de Diana Sacayán, la activista trans que fue asesinada en octubre de 2015 en el barrio porteño de Flores. En el veredicto, los jueces del Tribunal Oral Criminal Nº4 consideraron que se trató de un “homicidio triplemente agravado por odio de género, por violencia de género y por el vínculo”. (Por Colectivo de Medios de Comunicación Popular *) La jornada había comenzado a media mañana, cuando las partes realizaron las réplicas y dúplicas. Luego de un cuarto intermedio, le lectura del veredicto se realizó minutos pasadas las 12. En las afueras del Palacio de Tribunales, una radio abierta de medios comunitarios acercó el fallo a la gente que se había acercado para participar de la jornada.Diana Sacayán tenía 40 años cuando fue asesinada. Había impulsado una ley que luego fue aprobada y que lleva socialmente su nombre, para generar un cupo laboral trans del 1% en la administración pública de la Provincia de Buenos Aires. Su lucha siempre tendió, desde una posición abolicionista en torno de la prostitución, a poder brindarles a sus compañeras trans y travestis alguna opción que las quite del camino recto hacia la prostitución.Hoy, con este veredicto, y a partir de su asesinato cruel, Diana Sacayán vuelve a hacer historia. *FM La Caterva, FM Riachuelo, La Retaguardia, Agencia Paco Urondo, Sur Capitalino, La Obrera Colectivo Fotográfico, ANCAP.

La primera audiencia del juicio oral y público contra el asesino de Natalia Grenbenshicova (15) y Nuria Couto (18) sucedió el pasado jueves 14 en Comodoro Py. Mariano Bonetto, el veterinario que acuchilló en Parque Irala de La Boca a las dos adolescentes, no presenciará el proceso porque el TOC 22 permitió esa opción. (Por Colectivo de Medios de Comunicación Popular*) La Sala G en el séptimo piso de los Tribunales de Retiro no pudo contener a las familias de las dos víctimas, ni a los vecinos de La Boca, ni a los veedores de la Embajada de Rusia, ni a les docentes de la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano, ni a las amistades de Nuria y Natalia, que entre todes reunieron alrededor de 50 personas. La prensa tampoco pudo estar presente al inicio del juicio para escuchar a Bonetto. Ni registrar el momento en que la defensa ninguneó el dolor de Anna Rodionova, mamá de Natalia, por hablar otro idioma. “A mí me gustaría que todo esto la prensa lo escuche. Esta fue una maniobra distractora al momento de empezar la audiencia porque el Tribunal dijo que no podían hacer nada (respecto a la capacidad de la sala) y no dejaron entrar al público, aunque había sillas vacías y sabían de las acreditaciones” apuntó Liliana Borysiuk, abogada querellante por la familia de Natalia. “Me molestó bastante y estamos haciendo gestión por una sala más grande para que los que quieran mentir no puedan”, agregó.Los testigos de esta audiencia, ese fatídico 11 de octubre de 2016, estaban en situación social en la Plaza Irala y contaron lo que vieron. Que Bonetto estaba sentado en el pasto, sólo, haciendo yoga o meditación. Que se paró a pedir una seca de cigarrillo. Que se volvió a sentar donde estaba. Que pocos minutos después se levantó y acercó a Nuria y Martín. Que con ellos cantó, a los gritos exagerados, un tema de Luis Alberto Spinetta. Que así estuvieron cuarenta minutos, en una situación normal (la de una plaza una tarde de sol donde un desconocido se acerca a compartir música), pero que los chicos se sintieron incómodos por no saber quién era y porque se quedaba tanto tiempo sin invitación.Que de un segundo a otro se tiró encima de Nuria y empezó a lastimarla. Que de lejos parecía un juego hasta que vieron sangre. Que Martín quiso apartarlo y consiguió que lo persiguiera a él con el cuchillo enorme. Que dobló y pudo escapar pero Bonetto eligió a alguien más para hacerle daño. Que tomó a Natalia por el cuello, de espaldas, y la apuñaló sin cesar. Que un herrero vio la persecución y cómo agarró a Natalia. Que le gritó que pare y se acercó. Que a la segunda vez que tuvieron contacto visual, Bonetto frenó su ataque. El herrero sintió en la mirada que el veterinario estaba consciente de lo que hacía y quería seguir. Que se levanta y lo amenaza con el cuchillo con el filo de la hoja hacia abajo. El herrero contó que se paralizó y que el homicida salió corriendo a toda velocidad por el interior del Parque. El herrero dijo que se da vuelta para observar su entorno y que al volver la vista Bonetto estaba tirado con el cuchillo clavado en la sien. Una vecina (a la que el herrero colocaba una reja en su casa frente al Irala) primero socorrió a Nuria, y otros testigos la llevaron en un auto muy mal herida a la guardia del Hospital Argerich. Después contuvo a Natalia, que desvanecida no entendía lo que pasaba. La vecina llamó al SAME, les dijo a los médicos que la víctima era la nena porque cuando llegaron atendieron primero a Bonetto. La doctora que viajó en la ambulancia con él declaró que estaba tranquilo, que tuvieron un diálogo adecuado que no le llamó la atención. Y que Bonetto le dijo que un grupo de jóvenes lo había herido. En ningún momento mencionó lo que él había hecho.A pesar de que la audiencia no pudo ser del todo pública, Borysiuk expresó que el Tribunal fue muy respetuoso y colaborativo con la querella, que tuvieron cuidado con las madres de las víctimas, que los testigos pudieron describir bien los hechos. “Hay tribunales que tienen la política de ofrecer al presunto culpable decir unas palabras y determina si quiere o no que el acusado presencie el juicio. Es muy fuerte ver al asesino de tu hija y compartir la misma sala”. E indicó que “ahí creo le ofrecieron la posibilidad de retirarse y delegar todos sus derechos en su abogado”. Cuando lo sacaron de la sala, primero corrieron a las personas que estaban en el pasillo para que no lo vieran; se lo llevaron a Ezeiza esposado y custodiado por dos policías.La expectativa de la querella en el juicio oral es demostrar ante tres jueces, y no en instrucción cerrada, que Bonetto es imputable y no inimputable como lo declararon en dos oportunidades. Cuenta Borysiuk que en la audiencia Bonetto dijo cómo se llama, dónde nació, de qué se recibió. Que al momento de declarar estaba coherente y dedujo que una persona con algún grado de desequilibrio tiene otra actitud. “La querella considera que es culpable porque entiende que Bonetto sabía el hecho que estaba haciendo, que lo planificó y lo ejecutó. Esperamos que de la misma manera lo entienda el Tribunal y se pueda demostrar con los testigos que van a presenciar”, concluyó la abogada.Anna expresó ante el Tribunal su pedido de justicia para que no se repita un crimen tan terrible. La acompañaron en esta audiencia las/os compañeras/os de Natalia, algunas mamás del colegio, Roxana Cainzos mamá de Nehuen Rodríguez, la hermana de Manuel Nieto, profesoras de “La Belgrano” y la Federación Rusa en Buenos Aires. “Siento mucho amor y es muy conmovedor”, agradeció por el apoyo. El próximo jueves continuarán las audiencias en Comodoro Py. Anna sabe que no va a recuperar la vida de su hija, pero no quiere

Un pañuelo doblado cuidadosamente, como carpetita recién bordada por una abuela, sobre el pavimento helado. Alrededor, tres velas clásicas, pegoteadas con cera en el asfalto. Callao al 200. Es madrugada y hacen falta calor y macumbas. Se discute la Ley de Aborto legal, seguro y gratuito en la Cámara de Diputados. El clima hiela la sangre y el panorama es más que complicado. Aun así, lo parejo del poroteo y la incertidumbre por los “indecisos”, provocan sensaciones variadas. Oscilamos toda la noche alrededor de los números más tortuosos: como en un balotaje, ellos tenían centésimas a su favor. (Por Rosaura Barletta para La Retaguardia)Foto: Natalia Bernardes La jornada empezó mucho antes de llegar a la convocatoria. En la esquina barullera del colegio Echeverría, en Ramos Mejía, subió al 242 la diputada Nathalia González Seligra (PTS-FIT). Eran las nueve de la mañana y ningún pasajero supo que viajaba con una de quienes 24 horas más tarde legislarían sobre el cuerpo de todas las mujeres y personas con capacidad de gestar de nuestro país. Las diez cuadras de viaje que compartimos fueron eufóricas y despabiladoras: “¿Tenés novedades? ¿Qué onda los indecisos? Siento que vamos a perder ¿A qué hora se vota? ¿Ya sabés cuándo hablás vos? Bueno, sí, sí, acá me tengo que bajar. A la tarde voy ¡Fuerza ahí adentro!”. El encuentro fue un disparador que tiró como gatito de un ovillo de lana y comenzó a desdoblarse la tensión mental de la jornada. En el trabajo y con auriculares, la sesión sonó hasta la hora de irme. El diputado Lipovetsky (PRO-Cambiemos) en la apertura dio rienda suelta al clima inicial: a favor. La diputada Romina Del Pla (PO-FIT) encendió la conducta de la jornada, que fue el ímpetu para dejar registro de una certeza irrefrenable: queremos que salga la ley, pero no es legítimo que nuestro derecho a decidir sobre nuestro cuerpo se someta a la opinión, creencias o convicciones de nadie.Postales de época Son casi las 18 en Rodríguez Peña y Perón y la circulación de gente antes de la caída del sol da aspecto de feria. El uso de los baños de los bares no estuvo nunca en discusión. Las mujeres no preguntamos y todos los baños pasaron a ser mixtos, aunque nos apiadamos de los varones que llegan a las filas y les damos prioridad. Una chica hace un gesto de ‘caballerosidad’ y deja pasar primero a su compañero varón. Una chica le pide a otra que le comparta los datos móviles de su teléfono para poder comunicarse con sus conocidos. “Obvio, pero explicame cómo se hace”. Una chica del conurbano bonaerense, apenas ubicada, alejada aún de la movilización, se cruza en mitad de la calle a alguien con el pañuelo:-¿Sabés para dónde está el Congreso?-Para allá, derecho-, señala.-¡Gracias!-¡Ey! Pará, ¿dónde te encontrás con tu grupo? ¿En qué calles? Bueno, mirá, agarrás por acá derecho, en dos cuadras doblás a la izquierda.Caminar a esa hora, abrigada (no lo suficiente) para lo que el frío sería horas más tarde, es sofocante. Llego a mi esquina, saludo a hermanos, amigas, amigos, sobrinos, me abro la campera, me saco la bufanda verde, agarro el pañuelo de una tira de la mochila y envuelvo mi cuello mientras pienso que exageramos, que siempre lo hacemos, que no va a hacer tanto frío, que tengo dos bolsas de ropa que no voy a usar. Voy a recordar ese pensamiento, con bronca, sentada en el piso en medio del paisaje amarillento de luces de calle y fueguitos entre las tres y las siete de la mañana. Tomamos la decisión de quedarnos por ahí hasta que pasen algunas horas y se acomode la muchedumbre, porque acercarse al Congreso o al escenario sobre Callao es meterse en una masa asfixiante.“Aborto legal en el hospital”, intermitentemente hizo vibrar cada calle y hasta llegó a las pizzerías de Corrientes, acompañado del clásico golpe a la mesa que suma la melodía metálica de los cubiertos dando saltitos. Hay algo disruptivo en el uso político del espacio público. Pintarlo de verde, dormir en el asfalto, montar la pantalla en El Molino, descansar en una carpa, tomar mate en las escalinatas de un banco –de los que tienen plata-, caminar por Callao envueltas en una frazada -compartida o no-, prenderse en una batucada o comentar alguna intervención con la desconocida de al lado y encender un intercambio fructífero cuando el frío ya nos tiene petrificadas. Qué ilusa cuando pensé que habíamos exagerado. Remera, camisa, doble pulóver, campera, doble bufanda, doble pantalón, doble par de medias. Nada alcanza en este barrio ventoso de mármol y cemento. Para colmo, llegar a las seis de la mañana es una intensa cuenta regresiva y a esa hora ni asomo del amanecer que vendrá como pasadas las siete y media. De la esquina a la pizzería, de la pizzería a Callao y Corrientes, luego a ver en el escenario a La Delio Valdez y alguna de las salidas repetidas de Las Taradas, luego a la puerta del banco, luego a ver la pantalla, luego a desayunar para amortiguar el frío. Mientras estábamos sentadas en ronda cerca del escenario, las diputadas Romina Del Pla, Araceli Ferreyra (FPV-PJ) y Victoria Donda (Libres del Sur) subieron para dar un mensaje de aliento y pedir lo más importante: que no se fuera nadie. Que teníamos que ser tantas como al principio de la jornada cuando se votara la ley: “Comenzamos la sesión en las calles y es en las calles la terminaremos”, dijo Donda. “Quieren que nos cansemos”, dijo Ferreyra. El estímulo de las diputadas incentivó a redoblar el esfuerzo y quedarse a pesar de la hostilidad del clima, pero también dejó un sabor amargo: algo olía mal adentro.La desesperanza me acompañó toda la noche y me malhumoró cuando la mañana nos hizo saber que estábamos al borde del final. Ocho y veinte eran cuando una provincia copó los Whatsapp de todas las que estábamos, aún sin energías ni cabeza para sostener un conteo, siguiendo el minuto a minuto. La

En octubre de 2016 las jóvenes Nuria Couto (18 años) y Natalia Grenbenshicova (15) fueron apuñaladas en el Parque Irala, en La Boca, por Mariano Bonetto (29). Las chicas murieron días después. Tras ser declarado inimputable dos veces, este jueves 14 comienza el juicio donde se lo imputa por dos homicidios agravados por alevosía. “Tal vez podamos cambiarlo a femicidio”, expresó Anna Rodionova, mamá de Natalia. (Por La Retaguardia) Según reconstruye un informe del Colectivo de Medios de Comunicación Popular* El 11 de octubre de 2016 cerca de las 16 horas, Nuria paseaba por el Parque Irala (La Boca) junto a un amigo, cuando fue atacada por Bonetto, quien le asestó diecisiete puñaladas. Cuando se escapaba de allí, el femicida se cruzó con Natalia, quien se encontraba cerca de una fuente que tiene la plaza, a quien atacó con cuatro puñaladas en distintas partes del cuerpo. Ambas eran estudiantes de la Escuela Superior de Bellas Artes Manuel Belgrano.Tras la agresión, una pareja que se encontraba en el lugar trasladó a Nuria y a su amigo al Hospital Argerich, mientras que Natalia fue llevada hasta el mismo centro asistencial por el SAME. Pese a los esfuerzos médicos y diversas intervenciones quirúrgicas, Couto murió el 5 de noviembre y Grenbenshicova, el 24 de ese mismo mes.El juicio se iniciará el jueves 14 a las 11 horas y estará a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal 22, ubicado en el sexto piso de los tribunales de Comodoro Py 2002, en Retiro.El único imputado es Mariano Bonetto (29), que está alojado en el Programa Interministerial de Salud Mental Argentino del Complejo Penitenciario Federal N°1 de Ezeiza, desde que fuera declarado inimputable. Será fundamental el juicio para determinar su accionar.“Luchamos todo el pasado para que hubiera juicio oral. La jueza intentó dos veces que se declarara la inimputabilidad, pero apelamos las dos veces y la Cámara aceptó las apelaciones. Finalmente en enero de este año se elevó la causa a juicio, hace pocos días nos confirmaron que la jornada será el 14, la carátula es Homicidio simple pero esperamos que tal vez podamos cambiarla por Femicidio. La jueza Wilma López sostuvo que él no podía entender lo que hacía. Para nosotros siempre fue obvio que él sabía perfectamente lo que quería hacer y lo hizo. Lo planificó y ejecutó. Estamos seguros de eso por los testimonios de las personas que vieron el crimen, por personas que lo conocían desde días antes, lo escuchaban hablar y también por su forma de actuar después de matar a la chica. Los testigos dicen que, como estaba lúcido, respondía bien las preguntas”, argumentó Rodionova. “Una persona que no podía entender lo que hacía, no podía hacer tampoco eso. También compró el cuchillo con anticipación, dejó el celular para que no pudieran seguir los rastros. Seguramente pensaba escapar, por eso eligió un parque en el que no hay seguridad. Un par de días antes estaba en el parque Lezama donde sí hay policía”, aclaró.Los jueces Angel Nardiello, Patricia Cusmanich y Sergio Paduczak tienen previsto escuchar a unos 50 testigos durante las jornadas fijadas inicialmente (14, 21 y 28 de junio), entre ellos familiares de las víctimas, personas que estaban ese día en la plaza, policías y peritos psiquiátricos.La causa llegó a juicio por decisión de la jueza de instrucción Wilma López, pero tras la insistencia de los fiscales de La Boca Susana Calleja y Marcelo Martínez Burgos, luego de que la magistrada, en dos ocasiones, declarara inimputable a Bonetto y considerara que debía permanecer en un psiquiátrico.Para Rodionova, el hecho de que Bonetto sea el hijo de un gerente de una sucursal del Banco Nación en Córdoba, “tiene que ver con los dos sobreseimientos anteriores, y también con cómo actuó la defensa. Actuó con total insolencia, hasta parece que la elevación a juicio fue una novedad para el defensor porque no tenía ni el expediente, y cuando recibió la noticia fue a hacer las copias”.Por último, pensando en sus deseos para el juicio, planteó: “Lo único que me queda es la esperanza. Espero que Bonetto se haga responsable por el doble femicidio y que la justicia le dé lo que corresponde por eso”. Además, Rodionova explicó cómo se siente en relación a otras causas similares: “Ahora quiero acompañar a las familias que estén en la misma situación que yo, con algo, estando presente. Por eso pido a todos los que no les es indiferente nuestro caso a que vayan el jueves 14 a las 10 de la mañana a Comodoro Py 2002, en los tribunales de Retiro”. *FM La Caterva, FM Riachuelo, La Retaguardia, Agencia Paco Urondo, Sur Capitalino, La Obrera Colectivo fotográfico.

Lo dijo Charlie Di Palma. La joven denunciante definió así -parafraseando a Felicitas, amiga y denunciante también- a los dos años que lleva su caso desde que salió a la luz pública por 7 chicas, entre las que está ella, que se animaron a decir basta. Todas acusan a Cristian Aldana, cantante de la banda El Otro Yo, de abuso sexual cuando tenían entre 13 y 16 años, en un período que va desde 1999 hasta 2010. Ya hubo tres audiencias del juicio en el que puede ser condenado a 20 años de cárcel. El diálogo con Di Palma fue en el programa de Radio La Retaguardia, Otras Voces Otras Propuestas, que conducen Luis Angió y Rosaura Barletta. (Por La Retaguardia) “Tuvimos semanas muy intensas. Por suerte estuvimos recontra acompañadas por nuestras amigas, amigos, compañeros, compañeras, familia en el mejor de lo casos. También por la Dirección de Orientación, Acompañamiento y Protección a Víctimas (DOVIC), estuvieron asesorándonos, acompañándonos con asistencia psicológica, social y de distintas índoles que es necesaria para este tipo de enfrentamientos. El juicio es un enfrentamiento de por sí. Nosotras estamos muy acompañadas entre nosotras también. Nos fuimos conectando, había pasado mucho tiempo y nos costaba tomar contacto por una cuestión de cotidianidad”, explicó. “Todas vivimos en distintos lugares, laburamos, estudiamos, hacemos actividades y se nos complicaba un poco. El último tiempo pudimos conectarnos de vuelta vía Whatsapp, en grupo, en persona, con distintos acercamientos que nos permitieron darnos fuerza y mantenernos firmes y unidas. Eso fue muy importante”, destacó.El juicio “Esperamos que dure un par de meses. Se va extendiendo bastante porque los relatos son muy extensos, son muchos años en la vida de, al menos, lo que concierne a mí, a Ariell (Luján) y a Felicitas (Marafioti). Para el resto de la chicas quizás es más acotado. Nuestros relatos son más largos y tenemos bastante testigos presentados, muchas chicas que son víctimas que no hicieron la denuncia penal pero van a declarar. También tienen sus relatos, sus pruebas. No sabemos cuánto va a durar pero estimamos que un par de meses. La idea sería que para mitad de año ya esté la sentencia”, estimó Di Palma.“La primera declaración fue la de A. Fue el primer día. Empezó bastante tarde el juicio porque el móvil del Servicio Penitenciario tardó bastante en venir de Marcos Paz y se atrasó unas cuatro horas todo. Después se leyeron todos los testimonios, hicieron el inicio del debate y entró A.; tarde, como a las 15. Ese día se cerró a eso de las 19”, contó. “El abogado de Aldana no quiso hacer preguntas así que la declaración se retomó el jueves siguiente. Por una situación personal de una parte del debate no se pudo seguir ese día, aunque estaba estipulado que declaráramos ese día Felicitas y yo. Nosotras no podemos presenciar estas audiencias por una cuestión de cuidado y porque de alguna manera se contaminaría el relato de las siguientes”, señaló.Testigos del horror “De nuestra parte, los testigos son mucha gente que conocíamos y se fue acercando, que se ofreció a dar su testimonio. Personas que nos vieron, que vieron situaciones, que vivieron situaciones con él y con nosotras. Bastante graves. Nos mandaron mensajes, nos empezamos a encontrar y nos dijeron que estaban dispuestos a ayudarnos. Esto les concierne, fueron testigos de una época, de todo lo que pasó respecto a El Otro Yo, cómo se movía, éramos todos chicos, mucha gente con la que compartíamos recitales. Viene por ese lado. Del lado de él hay gente que trabajó con él, muchos fans también. Pero la gente que nos acompaña a nosotras, que es también gente que sufrió de algún modo las consecuencias de esto, es gente que se solidarizó”, contó Di Palma sobre quienes respaldan su denuncia y declararán.Dar el salto “Cuando nosotras nos animamos a denunciar fue porque vimos que había un montón de gente que daba cuenta de cómo era la situación en ese entonces. Todo el repudio que sufrió él en esa publicación contra Miguel Del Pópolo fue de personas del ambiente de ese momento. Gente que ahora es grande, tenemos entre 25 y 30 años, que vieron cómo se manejaba. Que dejaba pasar a las pibas a los camarines, las llamaba para ir a Besótico y todas esas cuestiones”, planteó. La denuncia contra Cristian Aldana tomó estado público y relevancia judicial a partir de la denuncia que hizo Mailén Frías contra Miguel Del Pópolo, con la que se solidarizó la banda El Otro Yo. Eso provocó una catarata de respuestas en redes sociales acusándolos de hipócritas, de manejarse de la misma forma, de abusar de menores de edad.“Me enteré de lo que había pasado con Mailén y Aldana me llamó porque se había viralizado un blog que había escrito una de las chicas que, aunque no daba nombres, describía situaciones en las que yo había estado. Él se dio cuenta que podía ser yo o alguna de las chicas que habíamos ido en su momento y me llamó en un tono desesperado para que bajáramos ese blog diciendo que era una difamación. Corté con él, me comuniqué con Feli después de seis años sin haber tenido contacto y entré a la página y vi todo lo que ponían y ellos borraban. Fue un día entero de mirar eso. Todo el mundo me llamaba, me preguntaba si me acordaba lo que había pasado, que yo la había pasado mal”, recordó la denunciante. “Hacía diez años que no lo veía en persona. Fue muy fuerte. Fue revivir el pasado totalmente. Ya venía trabajando el tema en terapia, hablándolo, muy por lo bajo pero haciéndolo. En ese momento sentí que era una oportunidad para enfrentar la situación a pesar de que estaba muerta de miedo. Me había llamado a mí y también a Feli, había sido una situación muy estresante. De todos modos, en esa conversación logré decirle que se hiciera cargo de lo que hizo, después me temblaron las piernas dos días enteros”, contó.“Sin apoyo, sin