Canción actual

Título

Artista


Trata de personas


El Comité Ejecutivo de Lucha Contra la Trata y Explotación de Personas se encargaba de intervenir en pos de la restitución de derechos para las víctimas y sobrevivientes de esta problemática. El Gobierno de Javier Milei decidió desarticular el organismo que funcionaba hace 12 años y despedir a sus trabajadores y trabajadoras. Patricia Gordon, excoordinadora del Comité, habló con La Retaguardia acerca de las tareas que llevaban a cabo y de las consecuencias que traerá su desmantelamiento para las víctimas y sobrevivientes. Redacción: Valentina MaccaroneEdición: Pedro Ramírez OteroFoto: Valentina Maccarone / Archivo La Retaguardia Hasta el martes pasado, las nuevas estructuras ministeriales no habían asignado responsables para integrar el Comité Ejecutivo para la Lucha contra la Trata y Explotación de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas. Ese día, a partir de una publicación en la cuenta de Instagram del  Ministerio de Seguridad de la Nación, se hizo público que la nueva directora operativa es Verónica Toller, investigadora y periodista especializada en la problemática. Sin embargo, el organismo cuenta con más de 30 personas despedidas y sus tareas quedaron desarticuladas desde el inicio del Gobierno de Javier Milei.  El Comité fue creado a partir de la sanción de la Ley 26.842/12 (Prevencion y sanción de la Trata de personas y asistencia a sus victimas), junto con el Consejo Federal para la Lucha contra la Trata y Explotación de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas.  Desde entonces, la principal función de este organismo fue la coordinación con agencias del ámbito nacional y provincial y con las organizaciones de la sociedad civil para la prevención, combate y asistencia a las víctimas de trata sexual y laboral. En ese sentido, las tareas fundamentales del Comité fueron planificar y ejecutar políticas públicas para víctimas y sobrevivientes de esta problemática. Fundamentalmente, se basó en planes bienales que contenían acciones en distintos ejes: prevención, asistencia, persecución del delito y fortalecimiento institucional. Había un delegado o delegada por provincia, que trabajaban junto a un equipo técnico, una dirección, una coordinación. “Favoreció al hecho de que la trata ocurre cuando las condiciones están dadas, cuando hay connivencia con el delito. De esta manera, se trabajó de una forma mucho más dinámica y territorial, con delegados que conocían ese territorio y que iban acompañando no solamente lo que tiene que ver con la asistencia y trabajando articuladamente con cada punto focal de cada provincia, sino también fue de mucha utilidad el hecho de quien conoce el territorio, conoce qué pasa en ese territorio. Esto ha servido mucho para la detección de casos de trata que por ahí en otro momento no eran tan visibles”, dijo Patricia Gordon, excoordinadora del Comité. “Nos parece importante resaltar que seguramente faltaba avanzar en muchas cuestiones, pero el hecho de que se hayan rescatado durante esta gestión 5.200 personas que han sido víctimas de este tipo de delitos y que muchas de ellas hayan recibido todo esto que estoy contando en relación con las políticas públicas existentes”, señaló Gordon. Algunos de esos aportes, en el marco de distintos niveles de asistencia, inmediata y a largo plazo, estuvieron con vinculados con la inclusión laboral a través del Programa Reparar Derechos del Ministerio de Trabajo, el Programa Acompañar del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, las ayudas a través de Desarrollo Social, el acompañamiento terapéutico con el trabajo conjunto con la Dirección Nacional de Salud Mental del Ministerio de Salud, brindar soluciones habitacionales en convenio con el Ministerio de Desarrollo y Hábitat, entre otros. “De la gestión del 2020 al 2023, se trabajó fundamentalmente en ejes que tienen que ver con lo que nosotros consideramos que es la restitución de derechos para esas víctimas de trata”, dijo la excoordinadora. Y agregó: “Estas han sido políticas públicas novedosas y necesarias para que podamos pensar en lo que es la restitución de derechos”. Además, en el eje prevención, el Comité realizó capacitaciones y espacios de formación a través de mesas interinstitucionales en todo el país y en los territorios de frontera. “La conformación de este Comité en esta gestión que hemos realizado durante todos estos años dejó de ser una oficina ubicada en CABA desde la cual se miraba como pasaba la trata por la ventana, por decirlo de alguna manera”, planteó Gordon.  Acerca de la continuidad de las tareas que desarrolló el Comité, sostuvo: “Son todas instancias que me parece importante destacarlas, pero también decir que todo esto ya no está, porque la mayor parte de estos ministerios ya no existen y porque estos programas quedaron a mitad de camino. A raíz de los despidos de todos los delegados y delegadas, coordinadores, el director, este Comité prácticamente podemos decir que ya no existe”.  Reestructuración en el Ministerio de Seguridad: contra las recomendaciones internacionales Actualmente, la ley vigente (26.842) indica que el Comité Ejecutivo debe funcionar bajo el ámbito de Jefatura de Gabinete y debe estar integrado por un representante del Ministerio de Seguridad, uno del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, uno de Desarrollo Social y uno del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. A partir de las modificaciones estructurales o renombramientos que atravesaron los ministerios, se dejó al Comité sin una definición clara sobre las acciones a tomar y las instituciones responsables de su funcionamiento.  Además, en febrero de 2024, el Comité fue transferido al ámbito del Ministerio de Seguridad. “Era un organismo que dependía de la Jefatura de Gabinete de Ministros, porque era un organismo interministerial. Fue por un decreto trasladado a lo que sería la órbita del Ministerio de Seguridad y esto, consideramos nosotros, que es un gran problema”, indicó la excoordinadora.  Esta decisión contradice las recomendaciones y protocolos internacionales de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional Internacional. Allí, desaconsejan que las fuerzas de seguridad tengan el monopolio en la lucha contra la trata de personas, ya que es un delito federal y transnacional. Al respecto, Gordon señaló: “El hecho de que un organismo que por ley debe tener

Lo dijo Aldana Ros, integrante del equipo de legales de la ONG Madres Víctimas de Trata. En diálogo con el programa radial Estás muteadx, la abogada planteó la necesidad de políticas públicas por parte del Estado y problematizó el uso de aplicaciones de venta de contenido sexual como Only Fans como forma de captación. Además,  puntualizó en lo que significa la trata de personas en un contexto de crisis económica y social. Entrevista: Pedro Ramírez Otero / Julián BouvierRedacción: Agustina Sandoval LernerEdición: Pedro Ramírez Otero / Valentina MaccaroneFoto: Archivo Valentina Maccarone / La Retaguardia     Aldana Ros, abogada de la ONG Madres Víctimas de Trata comenzó la charla refiriéndose a la actual situación económica y social del país: “En general los contextos tienen mucho que ver con la trata. Más que nada con el aumento de este tipo de delitos, sobre todo porque aumenta la situación de vulnerabilidad de aquellas personas, fundamentalmente mujeres y personas trans que son captadas por sujetos que las utilizan para explotarlas sexualmente”. Acerca del delito en sí, planteó que la trata de personas “es una problemática que lamentablemente nunca se ha resuelto de manera eficaz y que, más allá de los diferentes contextos, siempre hacen falta políticas públicas y un Estado presente, no sólo para brindar la asistencia que corresponde y el acompañamiento a aquellas personas que son víctimas, sino también para trabajar en la prevención de este delito tan complejo”. La promesa del trabajo y el rol de las plataformas digitales Una de las formas de captación más recurrentes para la trata es a partir de ofertas de trabajo a personas que se encuentran, por lo general,  en situaciones de extrema vulnerabilidad. Esos supuestos trabajos se ubican en lugares lejanos, remotos, en otras provincias, en lugares donde quizás no es posible tanta comunicación, alejado del  entorno familiar y social de la víctima.  Más allá del problema que esto conlleva, no hay que pasar por alto el contexto de crisis actual, que profundiza aún más la problemática.  —En este contexto de extrema necesidad, las “ofertas de empleo” como método de captación son una herramienta que seguramente funciona mejor que nunca.  —Sí, es algo que nos llamó la atención. Desde Madres Víctimas de Trata empezamos a tener muchos casos. Fue la manera en la cual se transformó la forma de captación de las víctimas. Primero, aclararles a quienes no nos conocen, que Madres Víctimas de Trata trabaja puntualmente respecto a la problemática de la trata con fines de explotación sexual, con fines de prostitución ajena. O sea, aquellos que captan adolescentes, mujeres, también niños, niñas, personas trans para prostituirse y para explotarlas sexualmente. Lo que estuvimos viendo, sobre todo a partir de la pandemia, fue que las formas de captación y las formas de explotación se fueron transformando. Está claro que la forma clásica de explotación sexual es a través de distintos lugares, departamentos privados, prostíbulos; y no importa el lugar, sino el hecho en sí. Hoy en día existe la captación a través de distintas plataformas, páginas web, que captan a personas ofreciéndoles, por ejemplo, promesas totalmente falsas, engañosas y manipuladoras, como es obtener mucha cantidad de dinero a través de la comercialización de imágenes, videos, a través de actos sexuales. Esto ha aumentado muchísimo en el último tiempo. Me interesa dejarlo en claro, que se transforma a través de aplicaciones. Por dar un ejemplo, la plataforma de Only Fans. Hay muchísimas otras que funcionan de la misma manera, a través de la cual se da un discurso totalmente falso, y que nosotras lo hemos visto puntualmente con víctimas y sobrevivientes que han acudido buscando ayuda, porque terminan siendo explotadas sexualmente en formas atroces y en formas de violencia extrema por terceras personas y por otros sujetos que obviamente actúan de manera organizada para estas plataformas. —El discurso de la gente que gana plata, que lo hace porque puede tomar una decisión por sus propios medios y hacerlo a través de las plataformas y redes sociales, es lo que está prevaleciendo y ganando cada vez más terreno. —Totalmente. Y, además, los efectos no son distintos a los que surgen de la explotación sexual, digamos “clásica”, en la cual hay un contacto físico, persona a persona, entre la persona que está siendo prostituida y el mal llamado cliente. Los efectos no son distintos porque siempre hay una tercera persona que justamente manipula a la que está siendo explotada para que haga determinadas cosas, con lo cual se termina dañando de forma extrema todo, no solo a nivel emocional, sino también físicamente. —En la cuenta de Instagram de Madres Víctimas de Trata están subiendo información sobre diferentes casos para mostrar cómo son las diferentes formas de trata. ¿De qué manera podemos aportar como sociedad a la ONG? —Hace un tiempo que empezamos a darle visibilidad a varios casos, obviamente con nombres de fantasía para proteger a las víctimas. Nuestra tarea es brindar acompañamiento y asistencia a aquellas personas que están siendo víctimas. También nos abocamos a casos de abuso sexual en la infancia, porque consideramos que algunos casos están vinculados con la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes. Es dentro de ese acompañamiento que nos encargamos de brindar una asistencia y asesoramiento en lo que es jurídico. Como abogada del equipo y la coordinadora, la doctora Marcela Cano, trabajamos de manera íntegral, brindando no solo asesoramiento, sino patrocinando, representando en los casos a nivel judicial. La verdad es que nuestro trabajo se guía con el aporte voluntario que haga cualquier persona que nos conozca y acompañe nuestra causa. Lo pueden hacer y nos pueden contactar. Nuestra red de Instagram es @madrestrata y a través de nuestro Facebook. También me interesa comentarles que nos manejamos vía correo electrónico que es madresvictimasdetrata@gmail.com. Por cualquiera de esas vías nos pueden contactar, consultarnos y por supuesto acompañarnos siempre. El aporte voluntario es para nosotras y sobre todo para las víctimas y las familias.  Lo que viene detrás de la negación de la violencia de género Las feministas ya

En los discursos de los medios de comunicación se estructuran distintas representaciones sobre hechos o actores sociales. ¿Cómo construyen la trata de personas en sus portales de noticias un medio de comunicación tradicional y cómo lo hace un medio alternativo? Hoy comienza la campaña nacional “Se trata de NO + TRATA”, una semana de lucha y visibilización contra la trata de personas. En este marco, analizamos una selección de noticias sobre la problemática en Argentina, producidas entre 2015 y 2020. Redacción: Valentina Maccarone*Edición: Pedro Ramírez OteroFoto: Archivo Valentina Maccarone / La Retaguardia La trata de personas con fines de explotación sexual es una problemática que afecta directamente los derechos humanos, como lo estableció el Estatuto de Roma, adoptado por la Corte Penal Internacional (CPI) en 1998. A partir de los medios, nos permeamos de distintas representaciones en torno a esta, porque, como productores sociales de discursos, los medios son organizaciones complejas que trabajan con la dimensión política y simbólica de acuerdo a sus objetivos (Marino y Espada, 2019). Ahora bien, el uso de los medios no es inocuo. ¿Qué función social tienen de acuerdo a esos objetivos? Por un lado, los medios tradicionales se caracterizan por ajustarse a los discursos oficiales impartidos por distintas instituciones del Estado (Piglia, 2000) y a una serie de recursos que tienden a producir un efecto de objetividad respecto de los hechos comunicados (Atorresi, 1997). En este caso, vamos a tomar a Página 12 por ser uno de los medios de mayor alcance a nivel nacional y, dentro de ellos, se propone a sí mismo como un posicionamiento divergente. Esto lo vemos en su eslogan,  La otra mirada. Por otra parte, los medios alternativos elaboran una agenda que privilegia el interés público por sobre intereses particulares, ante todo empresariales (Lamas, 2020). Así, ponen en evidencia temas y protagonistas que los medios tradicionales porteños deciden no mostrar. Dentro de este tipo de medios, vamos a tomar la Red Nacional de Medios Alternativos por ser uno de los de mayor trayectoria en el país desde su creación en el 2004, ser organizador del Encuentro Nacional de Medios Alternativos y estar compuesto por numerosas radios, medios gráficos, televisoras y equipos técnicos/formativos, distribuidos en distintas provincias. La mediatización de la trata de personas  ¿Qué nos dicen los medios sobre la trata de personas? ¿Qué estrategias lingüístico-discursivas usan para construir información sobre esta problemática?   Antes que nada, definamos la perspectiva desde donde lo vamos a analizar: la lingüística y, particularmente, el Análisis Crítico del Discurso. La lingüística es una ciencia que estudia el lenguaje y las diversas lenguas. Dentro de esta, se encuentra el Análisis Crítico del Discurso (ACD), que es una corriente que comenzó en Europa y, luego, se desarrolló una vertiente propiamente latinoamericana con postulados y teorías propias. El ACD estudia cómo los discursos construyen y sostienen (o no) relaciones de poder, es decir, estudia el lenguaje en uso en función de su anclaje social, cultural y contextual. Para eso, se sirve de distintas herramientas analíticas inductivas, porque se va desde los datos analíticos hacia la reflexión social y estudia casos particulares (o sea, no generalizamos).  Ahora sí, vamos a los resultados más relevantes para intentar llegar a algunas respuestas. Estrategia 1. En todas las noticias del medio alternativo, el argumento central del texto (es decir, la voz que desarrolla la noticia) está integrada por los y las entrevistadoras de Enredando las mañanas y por las personas entrevistadas (mayormente familiares de víctimas de trata). En tal sentido, el medio se alinea con las víctimas y con las personas o agrupaciones vinculadas a ellas, como lo vemos en la noticia 3.  En cambio, en las muestras del medio tradicional, no aparecen quienes entrevistan como partícipes de los hechos comunicados (por ejemplo, en la noticia 9). Esto se relaciona con la pretensión de objetividad propia del género periodístico tradicional. Estrategia 2. En el medio alternativo existe una tendencia a que el Estado se oponga discursivamente a Enredando las mañanas en conjunto con las víctimas y/o su entorno. En este ejemplo de la noticia 1, se marcan fuertemente ambas posturas como opuestas: “Y que el Estado sepa que nosotras estamos, que más allá de Susana Trimarco, que admiramos su lucha y que es una mujer increíble que sigue buscando a su hija, acá somos más mamás que somos víctimas de esta tragedia (…) y como siempre decimos, ‘no parimos putas para el Estado’.”  En contraposición a esta estrategia, en el medio tradicional, la narración de los hechos se despliega a partir de la perspectiva estatal (lo que dice Gendarmería, el aparato judicial, la ley, por ejemplo en la noticia 6) y no se cuestionan las versiones oficiales. Tampoco se contraponen esas versiones con otras posibles vivencias de los sucesos. Estrategia 3. En el medio alternativo se recuperan los nombres de las víctimas y de su entorno a través de palabras que señalan algo de manera grupal o particular (en Lingüística se definen como hiperónimos e hipónimos). Por ejemplo, en la noticia 4, “los nombres de niñas, de jóvenes, todas arrancadas de nuestros barrios, de nuestras familias, de nuestras casas, de nuestras aulas” es el hiperónimo de “Diana, Yamila, Marita, etcétera” que son hipónimos. Veamos todo el fragmento: “En el Bajo Flores de la Ciudad de Buenos Aires, los nombres [HIPERÓNIMO] que hoy pegamos en los postes y en los murales escolares, son los de Erika, Jennifer, Layla, Ester, Marta [HIPÓNIMOS]… todos nombres de niñas, de jóvenes [HIPERÓNIMO], todas arrancadas de nuestros barrios, de nuestras familias, de nuestras casas, de nuestras aulas”. Además, el medio alternativo nos ofrece los audios de las entrevistas grabadas incrustados en las noticias, es decir, el crudo desde el cual están trabajando la información. Así, recupera las voces (literalmente) de las personas o agrupaciones vinculadas con las víctimas (por ejemplo, lo vemos en la noticia 2. En contraparte, en el medio tradicional, hay un borramiento del nombre propio de las víctimas y la aparición de nombres propios ligados a instituciones estatales. Por ejemplo, en la noticia 8, “la fiscal

Por octavo año consecutivo se realizará la semana internacional de lucha contra la trata, del 23 al 30 de septiembre. Consistirá en diversas actividades artísticas y pedagógicas que se llevarán adelante con el fin de visibilizar la trata de personas con fines de explotación sexual y temáticas vinculadas, como la prostitución y la Educación Sexual Integral. Un recorrido histórico de esta problemática. Redacción: Valentina Maccarone Edición: Pedro Ramírez OteroImagen: El rapto de las sabinas (1874) de Francisco Pradilla Desde una perspectiva histórica, el concepto actual de trata de personas con fines de explotación sexual se fue delineando a lo largo del tiempo. Sin embargo, el crimen como acción violenta sobre las mujeres y sus cuerpos existe desde los inicios de la cultura occidental. Por ejemplo, en el imaginario popular quizás conozcamos el episodio histórico/mitológico del rapto de las sabinas, durante la fundación de la antigua Roma. Este hecho se basó en el engaño, secuestro, violación y forzamiento al matrimonio de las mujeres de Sabinia, llevado a cabo por hombres romanos a causa de la “escasez” de ellas en su pueblo. A fin de cuentas: intereses económicos y políticos conectados por la violación masiva de mujeres.  En América Latina esta problemática se originó en 1492 a partir de la colonización, ya que los españoles en sus enfrentamientos con los pueblos originarios tomaban o entregaban el “botín de mujeres” al grupo vencedor. De esa forma, se generó el comercio sexual con la creación de establecimientos específicos para esos intercambios. A finales del siglo XIX, el término “trata de blancas” se implementó para denunciar específicamente el traslado de mujeres de origen europeo o americano que eran sometidas a esclavitud sexual en países árabes, africanos y asiáticos (Staff Wilson, 2009). Décadas más tarde, con el desarrollo de las guerras mundiales (1914-1918 / 1939-1945) se intensificó el fenómeno. No obstante, la denominación “trata de blancas” quedó desplazada, porque se comenzó a considerar el impacto de la problemática sobre personas de diferentes géneros, edades, culturas y ubicaciones geográficas (Quintana y Bernal, 2011).   En la actualidad, la trata de personas es una de las formas de esclavitud que continúa vigente: es una violación directa a los derechos humanos. Esta concepción legal del crimen se establece en artículo 7 inciso G del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (CPI), al cual Argentina adhiere mediante la Ley 25.390 (sancionada en 2000 y promulgada en 2001). Con tal lineamiento, las principales causas de la trata son la oferta y la demanda de prostitución (vinculada con el turismo sexual), la impunidad de los y las tratantes, y la situación económica vulnerable de las personas afectadas. Hoy, se entiende como una secuencia delictiva, porque incluye delitos como el secuestro y la desaparición forzada, y se define como el reclutamiento, el traslado y la privación de la libertad con fines de explotación (Staff Wilson, 2009). Las mujeres y niñas son los grupos más afectados, consideradas cuerpos-objeto y colocadas en distintos mercados para el comercio sexual (Torres Falcón, 2016; Segato, 2018).  Además de los convenios y tratados que firmaron los países para erradicar la trata, existen distintas agrupaciones que se encargan de ponerle el cuerpo a esta lucha. En Argentina, encontramos principalmente a Madres Víctimas de Trata (@madrestrata), quienes asisten a víctimas del sistema prostituyente y tienen un comedor en el barrio porteño de Constitución hace más de 35 años. Otro ejemplo es la campaña “Se trata de NO + TRATA” que del 23 al 30 de septiembre realizará la semana nacional de lucha contra la trata. El día de inicio de la campaña es por el Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas, fecha que en 1913 fue promulgada la Ley N° 9.143 en Argentina: la primera norma legal del mundo que tiene como fin luchar contra las redes de explotación sexual, impulsada por el diputado socialista Alfredo Palacios. Mientras que la fecha de cierre de la semana es el 30 de septiembre, por el aniversario de la creación de la Asociación Madres Víctimas de Trata. Podes participar de esta semana de lucha enviando tu propuesta en este link https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSeqt0qN7D3FcM95j_n0dokwnvIxWTt2Ena4PlaW8Tmf-l92BQ/formResponse.  Referencias Quintana M. S. & Bernal C. A. (2011). Políticas anti-trata en la región andina. En Boletín Andina Migrante, 11 (4), pp. 2-10.Segato, R. (2018). “Pedagogías de la crueldad. El mandato de la masculinidad (fragmentos)”. En Contra-pedagogías de la crueldad. Prometeo Libros: Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Staff Wilson, M. (2009). Recorrido Histórico Sobre la Trata de Personas. Programa Andino de Derechos Humanos (PADH): Quito. Torres Falcón, M. (2016). El nuevo rostro de un viejo fenómeno: la trata de personas con fines de explotación sexual y los derechos humanos. En Sociológica, 31 (89), 95-129.

Lo dijo Sibila Camps, periodista y docente, autora del libro “La Red. La trama oculta del caso Marita Verón”. En su paso por el programa radial Otras Voces, Otras Propuestas, habló acerca del entramado del juicio por Marita Verón, la red de trata y las complicidades provinciales de la impunidad.  Entrevista: Luis AngióRedacción: Gabriela Suárez LópezEdición: Pedro Ramírez Otero El 14 de diciembre María de los Ángeles Verón (Marita) hubiera cumplido 44 años. Pero Marita salió de su casa el 3 de abril de 2002 para una consulta médica y no regresó nunca más, y al día de hoy nada se sabe de ella. Desapareció en plena democracia en la provincia de Tucumán. Su secuestro y posterior traslado a la provincia de La Rioja con fines de explotación sexual generaron una trama compleja de complicidades policiales, judiciales y políticas que entorpecieron y ralentizaron el proceso del juicio que comenzó a los casi 10 años de la denuncia: “El juicio duró casi 10 meses. Y desde el primer momento se empieza a armar la trama de impunidad, ya con la instrucción. Fue algo de lo cual participaron tanto la Policía de Tucumán como el Poder Judicial de Tucumán o funcionarios del Poder Judicial y el Poder Político de Tucumán. Y después pudimos avanzar gracias a dos o tres investigadores de la policía que fueron honestos, aunque no sabían bien cómo manejarse porque nunca habían trabajado en tema de trata sexual. Cuando se empezó a determinar y saber que Marita estaba secuestrada y prostituida en prostíbulos de La Rioja, ahí participaron en el encubrimiento y en el desvío, funcionarios judiciales de La Rioja y también de la Policía de La Rioja”, explicó la periodista Sibila Camps, autora del libro “La Red. La trama oculta del caso Marita Verón” Según la Ley 26.364 de “Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas” y su modificatoria (Ley N° 26.842), la trata de personas abarca todas las acciones previas que se realizan con la finalidad última de explotar a una o más personas. En este tipo de delitos, la clave está en el traslado de la víctima para alejarla de su entorno social y afectivo y propiciar un contexto para la producción y reproducción del sometimiento. Cuando se llega a este punto, el explotador o la explotadora efectúa un extremo control del tiempo, espacio y las actividades de la víctima que hacen casi imposible la salida de este círculo. Los protocolos indican que es de vital importancia la denuncia inmediata y la activación de búsqueda, constatación en hospitales y comunicaciones interjurisdiccionales que tienen un impacto profundo en las investigaciones de estos casos ya que existe una íntima relación entre la migración y la trata.  En este caso en particular, entre la denuncia de la familia y la acción de la justicia pasaron 10 años. El juicio, oral y público, histórico por su extensión y por la cantidad de imputados, tuvo a la sociedad argentina pendiente de la sentencia que se pudo ver por televisión el 11 de diciembre de 2012. Y como todo juicio que desde el inicio tuvo sus detalles escabrosos como señala Sibila “no se grabó porque el tribunal no quiso grabar, no quiso filmar, no quiso registrar nada ni puso taquígrafos que eso es algo justamente importante para esa sentencia absolutoria y generalizada que hubo”, y finalizó con la absolución de los 13 imputados frente a la cámara de televisión desnudando ante la atención de toda la audiencia la corrupción del Estado en todos sus estratos. Una corrupción que era transversal a la provincia de Tucumán. Pero no estaban solos: la provincia de La Rioja también decía presente en toda la causa. Para la periodista Sibila Camps, “el caso Marita Verón fue una bisagra, un antes y un después de la problemática de trata para que hubiera conocimiento por parte de la población en general de cuál es la situación de las mujeres prostituidas o explotadas en prostitución. Esa impunidad que estaba señalando durante la instrucción del juicio, se replicó después de una manera atroz ante las audiencias. El tribunal no tenía la menor capacitación en la problemática de trata sexual ni perspectiva de género”. Ante tanta impunidad e inexperiencia, más las amenazas y presiones políticas, judiciales y policiales, Camps contó que se encendió una señal de alerta para proteger y “que no se filtrara dentro del juicio a Rubén Ale, conocido como ‘la Chancha’ Ale, que junto con su hermano Angel, ‘el Mono’ Ale, han formado parte de una mafia tremendamente importante en Tucumán durante décadas”.  Los testimonios de las mujeres que también habían sido testigos-víctimas de trata es otro capítulo caracterizado por una nula asistencia y contención por parte del tribunal: “Los abogados defensores eran realmente feroces, porque estuvieron permanentemente arremetiendo y chicaneando contra las testigos que habían sido víctimas de la red de trata y que habían estado en contacto o que habían visto a Marita Verón. Mujeres que habían sido también víctimas 9 o 10 años antes, y declaraban lo que habían visto en penumbras, sin ver nunca la luz del sol, encerradas, a veces drogadas, a veces ebrias también porque las obligaban a beber alcohol, amenazadas, golpeadas, ellas mismas prostituidas”, detalló la periodista.  El acto de testimoniar para una víctima de trata con fines de explotación sexual la ubica en un marco que alude directamente al género. La mayoría de las personas víctimas de este delito son mujeres, niñas y adolescentes y por eso la importancia de lo que Sibila subraya  sobre el abordaje desde una perspectiva de género. Las víctimas que volvieron a declarar 10 años más tarde sobre hechos que siguen estando ahí, que les remiten al consumo de sus propios cuerpos, que hacen grandes esfuerzos para olvidar lo imposible de poner en palabras debieron soportar “permanentemente a los abogados defensores que insistían en que repitieran o que se acordaran lo que habían dicho textualmente 10 años antes”. Camps, acerca de esto, profundizó: “Eso fue una humillación y una

La referente feminista abolicionista abordó la problemática con su crudeza habitual. Mencionó los pocos avances en relación a la trata de personas, sin dejar de dar cuenta de la complicidad policial y política para que continúe sucediendo. Además, se refirió al aumento del grooming en el contexto del aislamiento y dijo que hacen falta políticas públicas que incluyan la penalización sobre los prostituyentes, acompañada por una educación para generar conciencia. (Por La Retaguardia) 🎤 Entrevista: María Eugenia Otero/Fernando Tebele ✍️ Redacción: Nicolás Rosales 💻 Edición: Fernando Tebele/Pedro Ramírez Otero 🖍️ Ilustración: Lorenzo Dibiase “Seguimos en este mismo camino porque cada vez es más difícil. Es más fuerte la embestida violenta hacia nosotras, en especial hacia las mujeres, pero también hacia las chicas travestis. Es tremendo, porque hoy hacia la explotación sexual sobre nuestros cuerpos y vidas, debemos sumarle el alquiler de vientres. Somos un producto comercial para este neoliberalismo asqueroso”, comenzó su intervención Sonia Sánchez, cruda y precisa como cada vez que alza su voz contra la explotación sexual. La trata de personas se ha profundizado La militante feminista y abolicionista hizo referencia a los pocos cambios de aquí a 10 años en relación a la trata de personas. “No hemos hecho un cambio. Lo positivo es que tenemos una ley de trata. Que costó, no las dio el gobierno de turno, nada de eso. Los gobiernos son siempre explotadores. Nos costó a las organizaciones y al movimiento feminista llegar a una ley, que fue por el tema de Marita Verón. Luego, por el tema del Covid-19, la PROTEX (Procuraduría de Trata y Explotación de Personas) ha subido a su página los números. La trata con fines de explotación sexual está en primer lugar. El 95% representa a mujeres traficadas, prostituidas, y con ellas niñas. Además, con esto del aislamiento social, preventivo y obligatorio, se ha mutado a internet, a las plataformas virtuales. Y ahí también está lo peligroso. Porque en definitiva, el hambre cada vez tiene más rostro de mujer. La desocupación también se ha profundizado. Entonces, si no tienes trabajo, estás cagada de hambre, tienes críos a quienes darles de comer y mandarles a la escuela, bueno acá tienes plataformas virtuales para el trabajo. Total ahí no te van a penetrar vaginal, bucal ni analmente. Y entonces muchas jóvenes, y esto es lo peligroso y es bueno que los medios de comunicación también lo hablen todo el tiempo que puedan, es que tienes que tener cuidado. Porque igual, en esto de las plataformas virtuales, a través del grooming, están captando a nuestras adolescentes. Y a través de la pornografía también. Después sus imágenes son vendidas, traficadas. Y los que hacen dinero son siempre los varones dueños de estas plataformas. En este sentido creo que no hemos avanzado, la trata de personas se ha profundizado”, expresó. La base está en la educación Sonia Sánchez mencionó cuáles serían según su parecer las políticas públicas que podrían llevarse adelante para revertir la situación: “Tiene que haber un shock de medidas todas juntas y no por separado. Primero yo penalizaría la demanda de prostitución. A los varones (a quienes llama prostituyentes), como lo hace el modelo sueco. Con una multa bien alta, y esto (la multa) tendría que ir a las personas que son prostituidas y traficadas. También capacitaría a estas mujeres que han sido prostituidas para que fueran talleristas en temas de derechos humanos, de explotación sexual y trata. Para que, justamente, dieran estos talleres a estos varones violentos y con esto también tengan su dinero”. Por otro lado, no se olvidó de denunciar cómo el sistema prostituyente puede funcionar gracias a un engranaje de complicidades, entre ellas el rol que cumple la policía con sus cajas chicas: “Habría que empezar a trabajar junto con esa policía, cómo parar esa caja chica. Que no solo está en la prostitución y en la trata, sino que está en los arrebatos, en el robo de celulares. Porque hay zonas despejadas para todo esto. Y esto es corrupción”, enfatizó.  Desde su experiencia y conocimiento, indicó un país donde sí se ha podido avanzar conscientemente con intervención estatal. “En Suecia bajó la trata de personas con fines de explotación sexual. Yo tuve una charla con la embajadora de Suecia y me dijo ‘que la penalización vaya con educación’. Además, es obligatorio, desde la primaria hasta la secundaria, educación hacia las niñas y adolescentes en el tema de la prevención de la trata y la prostitución. Han hecho una encuesta a varones jóvenes y les preguntaron si les gustaría ir de putas, o a lugares donde las mujeres están siendo prostituídas para tener sexo. El 99% dijeron que no. Que les da vergüenza esa forma de actuar con las mujeres. Para mí, la base está en la educación. Porque se empieza a educar a varones no violentos”, contó.  El proxenetismo y los varones que van de putas Sánchez tiene una mirada crítica hacia AMMAR (La Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina), y así lo expresó: “El proxenetismo está entrando, me refiero a AMMAR, que para mí es el sindicato del proxenetismo en la Argentina, a las universidades a hablar de prostitución y feminismo. El feminismo no es sinónimo de proxenetismo. Además, todas, todos y todes tenemos que ponernos a derecho, porque Argentina es un país abolicionista. AMMAR necesita captar a nuestras jóvenes”. Como es su costumbre, interpeló a las mujeres para mirar dentro de sus casas: “Los varones que van de putas, los torturadores prostituyentes, viven en nuestras casas, ahí debemos hacernos cargo. Porque los varones tienen impunidad. Están pidiendo adolescentes de 14 años. Niñas para ser prostituidas, traficadas. ¿Cómo paramos esto?”, se preguntó. Desconstruir con abolicionismo “Las personas que somos abolicionistas no tenemos un mango. Tenemos solo el cuerpo y la palabra. Para mí, como mujer feminista y abolicionista, la base es la educación. Que nuestros adolescentes, nuestros niños, puedan comprender la violencia, que es la prostitución. Y luchar como sociedad para desconstruir esta masculinidad violenta. Para mí, no hay otra. Digo, políticas públicas con perspectiva en derechos humanos,

A cuatro años de la muerte de Lohana Berkins, militante travesti -“e inconvenientemente feminista”, como le gustaba definirse-, se realizó un homenaje en la Fundación Mercedes Sosa de San Telmo. Participaron sus compañeras travestis y trans, que reivindicaron el carácter político de su identidad y el legado feminista de lucha que dejó Lohana. Desde el programa radial La Retaguardia, tomamos algunas de las intervenciones y sensaciones que circularon en la actividad. (Por La Retaguardia) 🎤 Audios 👉 María Eugenia Otero✍️ Redacción  👉 Rosaura Barletta💻 Edición 👉 Pedro Ramírez Otero y Fernando Tebele📷 Fotos 👉 Bárbara Ann Araceli Matus, la nieta de Mercedes Sosa hablando durante el acto homenaje. “Sentimos que nos acompaña una palabra que nos dijo, una idea, su forma tan amorosa de llegar a las personas y decir cosas muy complejas de un modo tan sencillo. Todas las personas que pasamos algo con ella la llevamos en el corazón y nos acompaña con su sabiduría”, recordó María Eugenia Otero, integrante de La Retaguardia, apenas llegada de la actividad en la que se recordó a Lohana Berkins a cuatro años de su partidaPara Otero, Berkins “era la primera militante por los derechos de las travas”, pero “siempre esas luchas estuvieron en diálogo con otras. En la actividad dos frases se repitieron un motón. Una compañera del Partido Comunista de la CABA contó que la conoció a Lohana un 24 de marzo, que habían hecho unas remeras con la cara de Fidel que tenían una inscripción que decía ‘La Revolución es cambiar todo lo que hay que cambiar’. Una de las remeras, se la regalaron a Patricio Etchegaray y Lohana pidió la suya, pero no había para ella. Se quedó muy compungida, pero fue a encarar a Patricio y le dijo ‘Esta remera es mía’ y se la puso”. La irreverencia de Lohana Berkins se encuentran en las mínimas anécdotas cotidianas de quienes la conocieron y dieron un paso a su lado. Cuando habla Flor Guimaraes, atrae toda la atención. Tal cual sucedía con su amada Lohana.  Florencia Guimaraes García, activista travesti, compañera de lucha de Lohana, fue la primera en intervenir: “Hace cuatro años despertábamos con la triste noticia de tu vuelo al cielo rojo de las travas. Luchando hasta el final como mariposa trava guerrera que siempre fuiste. El sistema creyó ganarte, pero se equivocó. Vos siempre dijiste que tu tumba dijese ‘Aquí yace la travesti más feliz del mundo’. Nadie pudo doblegar tu felicidad. Luchaste siempre contra toda norma establecida, te rebelaste a los mandatos patriarcales cuando, siendo apenas una niña, tu padre te dijo ‘o te hacés hombre o te vas’. Sin dudar, a pesar de todo el dolor, emprendiste vuelo, porque no existe manera de ocultar el orgullo travesti”, reivindicó Guimaraes García. “Como a casi todas nosotras, el sistema te arrojó a una esquina, pero lo desafiaste. Saliste y luchaste hasta el fin por la abolición del sistema prostituyente. El biologicismo intentó también anular tu voz y lo enfrentaste con coraje de mariposa trava. Así, sin la capacidad de gestar pero sí de engendrar una nueva historia luchaste por el derecho al aborto seguro, legal y gratuito. La sociedad y el Estado te encarcelaron miles de veces. Por rebelarte al nombre asignado, y dijiste ‘basta’. Luchaste por el derecho a la identidad comprendiendo siempre que esa lucha debía ser colectiva”, recordó. “Tantas son las conquistas que llevaste adelante querida Lohana Berkins. Todo el odio y el desprecio que sufriste lo transformaste en lucha y rebeldía. Hoy celebramos tu paso por este mundo a pura cumbia, copeteo y lágrimas. Sabiendo que no hay herederas ni coronas, sólo miles de travas y travitas que seguirán tu legado hasta que el capitalismo y el patriarcado caigan juntos. Es un gran orgullo como colectivo travesti trans poder estar hoy acá en esta fundación, en esta casa que tiene que ver con la cultura popular, con el arte, y recordar una frase que Lohana nos decía: ‘Vivan las travestis artistas que con su arte cambiarán el mundo, sólo el arte nos hará libres. Furia travesti’”. Margarita Meira también se hizo presente para recordar a Lohana. También intervino Daniela Ruiz, una militante travesti que conoció a Lohana cuando todavía era una niña y que recuerda aún la anécdota que las acercó. “Mirando a Mercedes Sosa y los cerros, lo que es ser norteña, venir del norte, identidad marrón, de lo que hablábamos el movimiento travesti y trans, nace de una lucha y de zonas rojas. Pusimos el cuerpo como putas paradas en las esquina. Una de ellas fue una gran referente y compañera Lohana Berkins. Nunca me voy a olvidar cuando a mis 18 años estaba en Tribunales detenida por unos edictos policiales que había en Buenos Aires. Era una travita salteña, marrona, de abuela indígena. Recuerdo que estaba en ese calabozo detenida con varias compañeras que me habían llevado desde la zona roja de Godoy Cruz y Lohana ingresó ese día y me dijo ‘Marica, ¿qué estás haciendo acá?’ y le dije ‘nada’. Me quedé pensando. ‘¿De dónde venís?’. ‘Y yo vengo igual que vos, tengo rasgos parecidos a vos’, le digo. Y me dijo, ‘vos sos de las mías’. Nos sacó. Hizo un escándalo al comisario, estábamos detenidas con hombres. Éramos niñas detenidas, ya expulsadas de nuestras casas y puestas en las esquinas. Estaba ahí con un vestidito blanco al lado de Tribunales al lado de todos los abogados que pasaban, sin conocer lo que es la moralidad, esa realidad la vivían todas nuestras compañeras. Ella me dijo ‘ahora, te tomás un café y te vas directamente a tu casa’. Yo no entendía por qué venía a decirme qué hacer de mi vida. Después la vi de nuevo a Lohana y empezamos a tener una empatía”, recordó Ruiz sobre su primer acercamiento, en que el que Lohana la sacó de la cárcel y, también, quiso cuidarla. “Un día, desde la revista El Teje, nos reunieron a todas. Me ayudó, la compañera, a pensarme como sujeta y también como creadora de las artes. Armé la cooperativa Arte Trans y

Margarita Meira, fundadora de Madres de Victimas de Trata, presentó su libro autobiográfico en la feria del libro de Avellaneda. “Margarita y La Anaconda” relata los años de lucha llevada adelante desde el secuestro y muerte de su hija Susi, como impulso para combatir la trata y explotación sexual de personas. Allí estuvieron Valentina Maccarone y Lorenzo Dibiase, realizando el siguiente fotoinforme y relato sobre la presentación. (Por Lorenzo Dibiase y Valentina Maccarone para La Retaguardia) Fue uno de esos días que son una puerta en la vida. Puerta que marca un antes y un después.Ayer en el contexto de la feria del libro de Avellaneda se presentó el libro de una luchadora que “se viene cocinando a fuego lento”, como dijo la grosa de Blanca Rizzo. Margarita Meira la viene remando hace 25 años desde que las redes de trata se llevaron a su hija y se la devolvieron asesinada. Violada y asesinada por el tercer negocio mas grande del mundo después de la guerra y la droga: la trata.Ayer brilló. Brilló una nueva Marga, empoderada y gigante, que sostiene con fuerza el machete de su tierra misionera para cortarle la cabeza a ese monstruo inmenso que asfixia al pasar: la anaconda.Hoy es urgente hablar sobre trata, hablar sobre prostitución, hablar sobre una de las mayores opresiones históricas que se lleva la vida de millones de niñes, mujeres, trans, travestis y otras disidencias cada día. Urgente hablarlo entre todes, en donde sea y sobre todo, entre varones que somos quienes nos vamos de putas y contribuimos a este sistema de muerte.

Johana Ramallo estuvo desaparecida casi dos años, hasta que hace aproximadamente quince días se confirmó el hallazgo de sus restos. Marta, su mamá, reflexionó desde su dolor más profundo al aire del Enredando las Mañanas del pasado jueves 30 de mayo. (Por RNMA) El 30 de abril la familia Ramallo recibió las peores noticias: habían hallado los restos  de Johana. “A nosotros el 26 de julio de 2017 nos quitaron la vida y el día 30 de abril del 2019 nos volvieron a arrebatar la vida, las esperanzas, la ilusión; nos volvieron a matar, el Estado cómplice, los jueces, los fiscales, todos los que estuvieron haciendo simulacros estos 22 meses que llevamos reclamando aparición con vida de Johana”, comenzó diciendo Marta.   La querían viva, porque así se la llevaron, y esa fue la consigna de todas las movilizaciones que se realizaron en La Plata durante este largo tiempo. Sin embargo, las súplicas fueron vanas. La justicia patriarcal, cómplice de redes de trata y poder, jugo a favor del más terrible de los desenlaces. Pero nada más lejos de suponer que la lucha de Marta -como la de tantas otras madres- ha claudicado. “Esto a mí me llena de fuerza para buscar y voy a hacer justicia por todas esas pibas que no volvieron más a sus casas, por todas esas mamás que tuvieron que entrar a una morgue judicial y ver pedazos de sus hijas tirados en una bolsa negra” aseguró. Hace unos días ya que el cuerpo se encuentra en la morgue judicial federal, y se están realizando las pericias correspondientes por los médicos forenses a cargo. Lo que está esperando Marta es que el cuerpo comience a hablar: “Una vez que el cuerpo hable van a caer todos los que tienen que caer y ahí voy a estar yo viéndoles las caras, porque les quiero conocer la cara, les quiero hacer ver quién soy yo y quién fue Johana”. En esta lucha, además de familiares, militantes, amigos, amigas, Marta tuvo como aliados a los medios alternativos de comunicación, y no se olvidó de agradecer por el respeto con el que siempre abordaron el caso. También recordó que, en contraposición, los medios tradicionales no solo no tuvieron respeto, sino que volvieron a matarla una y otra vez. No hay lugar para reproches: quien haya seguido el caso sabe sin dudas que la mamá de Johana dejó todo en su búsqueda. Agotó todas las instancias formales del proceso, y las informales también. No hubo calle de La Plata que no haya sentido los pies de Marta, ir y venir, las veces que fuera necesario. Los reclamos, las explicaciones, que sean para el poder judicial, la policía, y todo ese entramado perverso que no deja de robarse pibas. Y, esto último, la entrevistada lo tiene muy claro: “Como somos gente humilde, ellos creen que no merecemos una justicia digna para nuestras pibas. Nosotros estamos siendo víctimas de un Estado cómplice y proxeneta, eso lo vengo denunciando desde el primer día de la desaparición de Johana”. Lo que le queda a Marta, tal vez, sean dos certezas: la primera es que en la desaparición y muerte de Johana no pudo solamente haber participado una persona. Y la segunda es que por su hija y por su nieta, va continuar por el camino de la lucha: “Estoy segura que voy a hacer justicia y van a pagar los que tengan que pagar porque ellos no tuvieron piedad ni con mi hija ni con la hija de Johana, que hoy con 8 años se encuentra levantando un cartel que pide verdad, justicia y memoria por su mamá”. DESCARGAR

Ariatna, vecina e integrante de Vecinos organizados de Parque Avellaneda, denunció que durante este último mes hubo distintos intentos de secuestro en su barrio. Se los adjudicó a grupos de mafias organizadas en complicidad con la policía, que buscan mujeres y niñas para las redes de trata. Lo contó en Radio La Retaguardia durante el programa Hora Libre que conducen Matías Bregante, Rodrigo Ferreiro y Natacha Bianchi. (Por La Retaguardia) Foto: la bicicleteada en Parque Avellaneda (nadienosinvito.com.ar) “En los últimos días, en Parque Avellaneda, sufrimos lo que sufren la mayoría de los barrios que es la complicidad policial ante las mafias organizadas que secuestran mujeres, secuestran disidencias, niñas y niños. No se sabe bien con qué fines. Por lo general es para llevarse mujeres a las redes de trata. No hay ninguna duda de que funciona en base a la complicidad policial y a mafias organizadas que se vinculan directamente con la Policía. Además, esto funciona como un amedrentamiento hacia la juventud porque persiguen a mujeres y a disidencias que son jóvenes y militan, que llevan el pañuelo verde en su mochila. Queremos que se visibilice que hay un conflicto muy grande y que la policía está siendo cómplice de un montón de intentos de secuestros. También queremos destacar que esto es una problemática que vivimos las mujeres y las disidencias. Lo que se ha vivido en el Parque Avellaneda es perseguir a mujeres en distintas horas de la noche en motos y con complicidad con la policía. Son esquinas muy transitadas donde, por lo general, hay un patrullero o un policía. En estos casos la realidad es que no los hay”, manifestó Ariatna y contó cómo reaccionaron en torno a esto. “Los vecinos y las vecinas nos estamos organizando, estamos convocando a reuniones y pensando qué medidas tomar en el barrio, y más allá del barrio, para denunciar a quienes tengan que ser denunciados”, apuntó. La metodología Respecto a los hechos en sí, la vecina prefirió no hablar de casos particulares, pero dio indicios de las situaciones que están sucediendo en Parque Avellaneda: “Hay un acuerdo entre los y las vecinas del barrio de no hablar mucho de las situaciones puntuales, pero básicamente hay autos blindados, motos y otros vehículos que persiguen a pibas e intentan subirlas. Hay muchísimos casos que no llegan a las asambleas que estamos teniendo. Básicamente se trata de interceptar pibas que caminan solas por las calles para subirlas a un auto. Lo venimos escuchando hace tiempo en muchos barrios y no sale en ningún medio. La única manera de prevenir estas situaciones es ver cadenas de Instagram o ver en Facebook que tal persona escuchó que en tal esquina un auto trató de subir a una piba. Son cosas que pasan todos los días”, expresó.Ariatna manifestó la necesidad de visibilizar esta problemática y pidió la organización de los distintos barrios para lograr combatir estas situaciones: “No es un mito. Esto pasa. Llamamos a las compañeras de los distintos barrios a organizarse. Si no nos cuidan, vamos a cuidarnos (entre nosotras). Yo llamaría a hacer una asamblea en la zona oeste de la capital en dónde podamos contactarnos los y las vecinas para estar alertas y entender que esto no se trata de un mito, se trata de una realidad en donde la mujer es oprimida. En este caso, la mujer es presa de la boca de lobo que produce la falta de luminaria y otras cosas. Tenemos que someternos a situaciones que no están buenas. Ojalá el ejemplo de Parque Avellaneda repercuta y los barrios salgan a organizarse en contra de estas cosas”, dijo en el programa Hora Libre de La Retaguardia.Se han tomado distintas medidas para dar a conocer esta problemática y alertar al resto de las vecinas del barrio: “Estuvo habiendo asambleas. La semana pasada hubo un bicicletazo, donde el objetivo fue visibilizar por el barrio lo que estaba pasando. Se hicieron afichadas y se repartieron volantes. Mañana va a haber una nueva asamblea donde se van a proponer nuevas medidas. La idea es que vaya un poco más allá de la visibilización y haya respuestas concretas. La idea es que esto siga avanzando hasta que podamos resolver la problemática”, contó Ariatna.La vecina también se refirió a la ausencia estatal en estos casos y a la posibilidad de llevar estas denuncias a la justicia: “El Estado es absolutamente responsable de lo que está pasando, así como es responsable de las muertas por abortos clandestinos. No sé si vamos a llevar esto a la justicia o a algún ámbito legal. Es algo que se revuelve en asamblea y hay un montón de opiniones contrapuestas al respecto. Hay quienes dicen que la policía lejos de resolver, va a aumentar el conflicto y hay quienes dicen que hay que llevar a la policía, y en el caso de que no escuchen denunciar a la policía. Vamos a decidirlo las vecinas en asamblea. Lo más importante ahora es debatir en manera democrática cómo sigue nuestra lucha y hacia dónde apunta”, explicó.Para quienes deseen contactarse con el grupo de vecinas y vecinos organizados de Parque Avellaneda ya sea para contar alguna situación semejante a las denunciadas por Ariatna o para acompañar su lucha pueden hacerlo a través de Instagram parque_avellaneda o a través del mail a mujeresdeparqueavellaneda@gmail.com: “Llamo a que los barrios refuercen su organización y salgan a denunciar lo que tengan que denunciar. La complicidad policial se tiene que terminar. Vamos a hacer que se termine. Esto a las pibas no nos puede pasar más: no puede ser que salgamos a la calle con miedo, no puede ser que vayamos a un hospital con miedo, no puede ser que vayamos a una consulta ginecológica con miedo, a la escuela con miedo o a dirección a decir que un docente nos tocó o maltrató con miedo. Son situaciones que vivimos en la cotidianeidad”, cerró Ariatna. ESCUCHAR O DESCARGAR EL AUDIO