Canción actual

Título

Artista


Buscar resultados para: label

Resultados totales: 105 / Mostrando página: 3 de 11

Son seis las personas sobreseídas, entre las que están los militantes contra la represión estatal Nadia Paris y Fermín Martínez. Además, Rene Oscar del Valle Rosales, Marco Painevil, Carmen Antilef y Raúl Horacio. Los habían acusado de formar parte de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), organización indígena que Patricia Bullrich ubicó como chivo expiatorio luego de la desaparición forzada de Santiago Maldonado. (Por Rosaura Barletta para La Retaguardia) A fines de 2017, Fermín Martínez y Nadia Paris sufrieron un allanamiento en la casa en la que conviven junto su pequeño hijo, en el Paraje Balsa de Las Perlas, en Río Negro. La jueza de Garantías de esa provincia, María Florencia Caruso, por resolución y a solicitud del Juez de Garantías de la Localidad de Esquel, Neuquén, Diego Piedrabuena, buscaban cartelería manuscrita, todo tipo de sustancias iniciadoras de fuego y/o inflamables, materiales para la confección de cartelería en general, elementos que sirva para la confección de carteles, instrumentos que sirvan para la confección de stencils, computadoras, tablet, notebook, pen drive, armas de fuego, escritos de información como agendas personales, pinturas y simbología Mapuche, prendas de vestir con identificación de agrupaciones, elementos relacionados al RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) y facturas de compra de elementos para la confección de cartelería.La denuncia que originó la persecución había sido realizada por la empresa petrolera Pluspetrol, que dijo haber sido objeto de un atentado mediante la colocación en unos de sus pozos petroleros de una bomba de fabricación casera que nunca explotó. Además, se investigaba el incendio de dos vehículos en un predio de YPF. En paralelo, un informe presentado con bombos y platillos por la ministra Bullrich, incluía a militantes populares de todo el país en una supuesta red terrorista que no era tal.“Se llevaron la bandera de Radio Alternativa Móvil, cartelería de las causas de Luciano Arruga, Daniel Solano, Carlos Painevil, de todos los desaparecidos de la región en las que actuamos siempre. Lo extraño y lo que raya lo absurdo es que el juez Piedrabuena haya autorizado a retirar este tipo de elementos que no tienen ningún tipo de contenido ilícito y que violentan la dignidad de cualquier persona y la libertad de expresión, o de estar en un partido político”, había explicado luego del operativo la abogada Gisela Moreira a la Red Nacional de Medios Alternativos.Acerca de Pluspetrol había dicho que “es todo muy raro porque incluso se mezclan los grupos. Estos allanamientos fueron en las casas de todos los compañeros que participan de Radio Zona Libre y los compañeros que acompañan esta lucha. No fue causal. Fue para amedrentar, hostigar y decirles ‘sabemos quiénes son y qué están haciendo’. Fueron a las casas de Nadia y Fermín, Marco Painevil, Rubén Wani, todos activistas que son visibles y que ayer estuvimos haciendo una actividad frente al juzgado pidiendo la libertad de Facundo Jones Huala“.Según el fallo de sobreseimiento, “luego de hacer un repaso por las constancias agregadas al sumario, la titular de la vindicta pública tuvo en cuenta que ninguno de los elementos evaluados por la justicia local permite sostener que los investigados estén vinculados al grupo denominado Resistencia Ancestral Mapuche -R.A.M-, ni mucho menos que alguno de ellos cometieran los hechos vandálicos materia de pesquisa”. Un garrón, como le dicen en el barrio. El problema es todo nació en un informe del Ministerio de Seguridad.

La Marcha Nacional Contra el Gatillo Fácil realizó una concentración frente al Congreso pidiendo justicia por Silvia Maldonado, asesinada de un tiro en la cabeza por la policía de Santiago del Estero. La convocatoria coincidió en horario y esquinas con la concentración que acompañó la audiencia pública en Diputados exigiendo justicia a 17 años de los asesinatos de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki. Con muchos puntos en común, ambas convocatorias se mezclaron y potenciaron. (Por Paulo Giacobbe para La Retaguardia) Rivadavia estaba cortada desde Riobamba hasta Callao, completamente. Nutrida manifestación. Aunque frente a la gravedad de los hechos, resultó escasa. Toda la sociedad debería estar en la calle. En Santiago del Estero, Silvia Maldonado, mamá de dos bebés, fue asesinada de un tiro en la cabeza por negarse a que la policía ingrese a su vivienda sin orden de allanamiento. Inmediatamente, la Marcha Nacional Contra el Gatillo Fácil se solidarizó en la calle con la familia de Silvia. Ya habían marchado desde Congreso a Plaza de Mayo por los chicos asesinados en San Miguel del Monte. Cuando el 22 de mayo Clarín titulaba: “Chocaron con un camión. Conmoción en San Miguel del Monte: cuatro chicos muertos en una confusa persecución policial”, o La Nación decía: “Tragedia en San Miguel del Monte. Conmoción en San Miguel del Monte: murieron cuatro jóvenes durante una persecución policial”, casi calcados los escribas aguados, desde la Marcha Nacional Contra el Gatillo Fácil craneaban manifestarse desde Congreso a Plaza de Mayo exigiendo justicia. Autoconvocarse. Uno de los pibes muertos en la confusa persecución tenía una herida de bala. Testimonios varios del miércoles, dentro y fuera de Diputados, coinciden en que es urgente la salida de este gobierno, porque se cobra vidas a tiros todos los días. La renuncia de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y del Presidente de la Nación, Mauricio Macri, como deseo de un pueblo que persigue justicia y dignidad. No se puede más con esta doctrina ChocobarNehuén Rodríguez fue asesinado el 15 de diciembre por el policía de la Metropolitana Daniel Germán Castagnasso. Su mamá, Roxana Cainzos, estaba el miércoles en la marcha, con una remera negra con la cara de su hijo. Dijo que la concentración era “para solidarizarnos con la familia de Santiago del Estero de Silvia Maldonado, que la policía asesinó con un tiro en la frente, dejando a dos niños muy pequeños solos, y una madre llorando, como son nuestros casos. Creemos que tenemos que salir a las calles, decir basta de esta mano dura, que el Nunca Más sea Nunca Más. Que dejen de matar a nuestros pibes con total impunidad. Ya sabemos que el vicepresidente que quiere poner Macri también estuvo hablando que la policía tiene que seguir reprimiendo y nos parece que no. Nosotros creíamos que la policía estaba para cuidarnos, y ahora la quieren sólo para reprimir, callarnos, amedrentarnos, que no salgamos a las calles. Pero después que te matan a un hijo ya no le tenés más miedo a nada y la lucha nuestra va a seguir en la calle hasta el último día de nuestras vidas, ya no se puede más con esta doctrina Chocobar”. — La Retaguardia: ¿Cómo ves que tratan los medios de comunicación estos temas? — Roxana Cainzos: Como generalmente somos de barrios bajos los chicos que matan, siempre tratan de buscarle la vuelta, que el pibe estaba robando. En este caso que era un allanamiento y que no los dejaron entrar, la culpa siempre la tiene la persona que mataron, siempre el culpable es la víctima y no son ellos.  De hecho ellos no ingresaron porque no tenían la orden de allanamiento y sin embargo se estaban retirado porque los vecinos saltaron a defenderla y, antes de subir al patrullero, le metieron un tiro en la cabeza. Total impunidad y sangre fría. Esas cosas nos parecen terribles. Son re asesinos. Estamos cansados de ver estos casos, por eso salimos a las calles. Cada 21 horas matan a un pibe y sigue toda cada vez peor. Queremos que se vaya Bullrich, que se vaya Macri y tener los derechos que nos han quitado. — LR: Está claro el rol de Bullrich fogonenado desde sus declaraciones y avalando el accionar de la policía en estos casos, y ya desde antes, con Santiago Maldonado. — RC: Sí, totalmente. Ella siempre está ensuciando a las víctimas y poniendo cada vez más impunidad a los policías, apoyándolos. Cuando pasó lo de Chocobar, Macri y ella lo felicitan al policía que mata a Juan Pablo Kukoc. Nos parecen terribles todas estas acciones y la gente que consume todos estos medios masivos de televisión se creen todo como se lo cuentan. Y nosotras, que caminamos junto a todas las madres, conocemos la verdadera historia que nunca es la historia que cuentan por la tele, nunca, ni parecida. Muchas las familias destruidas por el gatillo fácilCarolina Vila es la mamá de Lucas Cabello, baleado en el barrio de La Boca en el año 2015 por el policía de la Metropolitana Ricardo Ayala. Un tiro en la cabeza y en el piso dos tiros más. Lucas va a sobrevivir al fusilamiento. María Eugenia Vidal, en ese momento Vicejefa de Gobierno porteño, justificó al policía diciendo que se había tratado de un caso de violencia de género. “Es un caso de violencia de género, se le había dado un botón antipánico a la pareja de esta persona, además se agregó una consigna policial en protección de esta mujer. Esta mujer salió de su casa gritando que esta persona que ha sido herida la había amenazado de muerte, la Policía Metropolitana le da la voz de alto, no atiende la voz de alto y es ahí que se genera la reacción de la policía. Todo lo dicho por Vidal es mentira. Nada fue así. Pero ese día imprimió el mensaje que Patricia Bullrich gritará como propio, la voz de alto es sagrada y el no acatamiento amerita bala. Los medios de comunicación van a titular similar: ‘trapito baleado’. El 10 de noviembre de

Algunos permanecen prácticamente intactos y son Sitios de Memoria, otros no existen más o no están señalizados. Entrevistas a Osvaldo López del Sitio de Memoria Virrey Cevallos y a Emilio y Gabriel, del sitio de Memoria Automotores Orletti. (Por Paulo Giacobbe para La Retaguardia)Foto: Virrey Cevallos “En realidad los tipos ya tuvieron impunidad, pasaron 40 años. Los tipos hicieron su vida, se casaron, tuvieron hijos, los hijos estudiaron, se recibieron. La vivieron. Estamos discutiendo que jubilación van a pasar”, reflexionó Osvaldo López sobre los represores que actuaron en el ex Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio (ex CCDTyE) Virrey Cevallos. Osvaldo estuvo secuestrado en ese lugar y actualmente es coordinador del Sitio de memoria. A fines del año pasado se realizó el juicio por los crímenes de Lesa Humanidad cometidos en ese centro clandestino. Solo tres acusados. Dos condenas y una absolución fue el resultado. “Estamos discutiendo qué jubilación van a pasar. Van a ser procesados, van a estar con arresto domiciliario, van a estar presos, no van a estar presos. Eso se está discutiendo hoy. Cuando la justicia llega tan tarde deja de ser justicia y aparte el poder judicial se mueve en función del poder político. El macrismo hizo varios intentos de frenar los juicios, no pudo por la presión social, el 2×1 es un ejemplo de eso. Buscó otros caminos de impunidad, la entró por la vía judicial, entonces ahora hay fallos con absoluciones y hay más arrestos domiciliarios que antes. Es un camino de impunidad con el compromiso que tiene el macrismo, esa clase social, con los militares que hicieron el trabajo sucio para ellos. El  fallo de Cevallos está atado a eso. Hay una absolución, una condena y un arresto domiciliario”.Osvaldo López rescató otras connotaciones que van más allá de la sentencia: “lo que se conoce durante ese proceso en cuanto a la verdad, la difusión que tiene el espacio, la difusión social y con los chicos de la escuela sobre lo que fue el Terrorismo de estado, la reparación de muchos de los secuestrados que pasaron por acá y dejan de ser los demonizados, los condenados, un montón de efectos que suman, pero estamos a cuarenta años, es una pincelada de manteca”.La vida engaña dos veces Virrey Cevallos tiene la particularidad de haber sido un centro clandestino de la Fuerza Aérea que funcionó en una casa, en el barrio de Monserrat. Durante el juicio se mencionó otro centro clandestino de la Fuerza Aérea que también funcionó en una casa, pero en el barrio de Caballito. “Fuerza Aérea actuó en zona oeste fundamentalmente, fuera de eso aparecen Virrey Cevallos y Franklin (en Caballito, a la altura del 900 de esa calle), sospechamos que hay más. Sabemos que hubo gente secuestrada en SIFA (Servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea) en Riobamba y Viamonte, yo fui a hacer un reconocimiento del lugar y hay celdas en el sótano. Sabemos que RIBA (Regional de Inteligencia de Buenos Aires) y la patota de acá tenían un lugar de tortura en la ESMA, incluso estaban un tiempo secuestrados en la ESMA y después se los llevaba Fuerza Aérea de nuevo”, relató Osvaldo, marcando las conexiones operativas entre las distintas fuerzas represivas y la diferencia con otros centros clandestinos: “son casas, están enclavadas urbanamente. No son como las unidades militares”.La historia de Cevallos es intrincada. Andrés Visca la había donado al Estado, junto con otras propiedades, para construir una maternidad. Se crea la“Comisión Legado Andrés Visca” de la Policía Federal y el inmueble es rematado. Los hermanos Río compran la propiedad y se la alquilan a alguien de la Fuerza Área que lo utiliza como centro clandestino. La agrupación barrial independiente Vecinos de San Cristóbal contra la Impunidad será clave para denunciar el lugar y recuperarlo como Sitio de Memoria. Organizando escraches y marchas al lugar, que estaba en venta y seguramente sería demolido, es que en 2004 se logra su recuperación.Osvaldo razonó que los vecinos linderos sabían lo que pasaba: “Los vecinos sabían, imposible que los vecinos pared de por medio no supieran. Si los que estaban secuestrados acá escuchaban las voces de los vecinos. Cuando vinimos nosotros también había miedo. Con el tiempo recién empezaron a hablar los vecinos, ellos vieron los vehículos que usaban, vieron las patentes.”Hasta que un día, uno de esos vecinos le dijo a Osvaldo: “si quiere saber más de esto, vaya a la casa de Viamonte y Riobamba”.Y así llegan a SIFA. Que “fue el archivo, la misma función del 601 del ejército que está en la otra cuadra, pero de Fuerza Aérea. Tenían celdas abajo, sospechamos que tenían gente de paso, y que llevaban a ver los archivos. Estos hechos hacen que el Terrorismo de estado no sea un hecho del pasado, todavía tiene consecuencias que llegan hasta hoy, no hablemos de las económicas, sociales y demás. Consecuencias en particular que están ahí. En la piel de hoy”, analizó Osvaldo López.Algunos de los vecinos, entonces, tenían bastantes datos. No todos declararon en sede judicial, aunque se acercaron al espacio y dieron información importante. Para muchos vecinos, los más cercanos, todavía sigue siendo La Casa del terror.“Entonces tiene una distancia por el significado que ellos le dieron a esto, les cuesta venir. Pero es imposible que no supieran el funcionamiento, el movimiento. A medida que te alejas, la otra cuadra ya se sabe menos, se sospecha. Después se va diluyendo en la distancia el conocimiento sobre esta casa”.Osvaldo calculó que el centro clandestino de la calle Franklin funcionó poco tiempo: “Calculamos que seis meses, porque la pareja que secuestran y el que se escapa fue al poco tiempo que alquilaron la casa. La abandonaron por esa fuga y fue seis meses después que alquilaron la casa y funcionó al mismo tiempo que Cevallos. Yo creo que eran casas operativas, ellos necesitaban una distribución de lugares, si vos hacías un secuestro en la Ciudad no podías ir a Morón, torturarlo allá y sacarle información para después hacer de nuevo un secuestro en la

La gestión de Rodríguez Larreta retiró de Plaza de Mayo una escultura de homenaje a las Madres. Isabel Huala y Sergio Maldonado. Nora Cortiñas y Mirta Baravalle en la última Ronda de marzo. (Por Paulo Giacobbe para La Retaguardia)Fotos: Karina Díaz (Nora Cortiñas, Sergio Maldonado y Mirta Baravalle), Muralismo Nómade (escultura) La revolución restauradora que bombardeó Plaza de Mayo con su obra pública permanente volvió a retirar una escultura de las Madres instalada en esa plaza. A la trayectoria de desmemoria impulsada por el gobierno de Rodríguez Larreta hay que sumarle que el año pasado borraron del piso el símbolo de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y un pañuelo que tenía los nombres de los compañeros detenidos desaparecidos. Había sido pintado en una Marcha de la Resistencia en el lugar donde siempre se reúne Línea Fundadora. Julio César Creativo, autor de la escultura, participó de la Ronda el jueves pasado: “La obra se llama Madres del Universo, porque ellas son nuestras y ya superan el amor de todo”. La escultura fue colocada en la plaza durante la marcha del 24, pero el 25 antes de las cinco de la mañana ya la habían removido. En diálogo con La Retaguardia, Julio dijo que se la llevó “el Gobierno de la Ciudad a un galpón de Fiscalización” y que nadie se comunicó con él, ni con las Madres. La escultura de una mujer con un pañuelo en la cabeza, el puño izquierdo en alto y un bebé en brazos, colocada un 24 de marzo en las cercanías de la pirámide, con una placa que dice “Homenaje a Las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Obra Madres del Universo. Autor Julio César Creativo MMXIX”, no puede prestarse a confusiones o malos entendidos. La remoción de la obra y la falta de diálogo es parte del destrato del Gobierno a los Organismos de Derechos Humanos. “La gente me decía que era hermosa la obra, la quería tocar, tocaban el bebé. Norita también tocó la escultura, la parte del bebé… una aceptación de toda la sociedad sin diferencias políticas”, dijo Julio César Creativo, al contar la reacción de quienes vieron la obra el poco tiempo que estuvo emplazada.El mismo 24, otro grupo intervino el bebedero donde las Madres Línea Fundadora se reúnen al resguardo de la poca sombra que quedó en la Plaza. “Muralismo Nómade en Resistencia, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, el Taller de Cerámica Libre de la Estación Darío y Maxi y la constante colaboración, acompañamientos y cuidado de Hagamos Lo Imposible; construimos una idea desde el dibujo a la materialidad, tomando los símbolos que ELLAS, incansables luchadoras contra el olvido, nos invitaron a pensar…”, dice el Facebook de Muralismo Nómade y la transformación del bebedero, de gris cemento a la belleza de hoy, resulta indescriptible. “Un pañuelo para la lucha y la memoria, un pajarito para la libertad, una Azucena para las catorce primeras, en circulación, contra las injusticias, en memoria de aquellxs que cayeron en la lucha contra el terrorismo de estado”, es un fragmento del documento que difundieron desde Muralismo Nómade. En la ronda del jueves, entre abrazos, aplausos y el presente por los 30.000, el bebedero intervenido es un símbolomás de amor, resistencia y lucha en esta búsqueda por memoria, verdad y justicia.Facundo Jones Huala y Santiago Maldonado “La situación está bastante complicada con tantas causas que le han armado a nuestros hermanos allá. Con el lonko (Facundo Jones Huala) todavía preso en Temuco (Chile), esperando qué dice la Corte Interamericana”, dijo Isabel Huala, madre de Facundo, en la Ronda de los jueves, describiendo la persecución que desde los Estados chileno y argentino llevan adelante contra su familia por ser mapuche, “también esperando de este lado de la cordillera, que Benetton le haga el juicio, por usurpación, abigeato y tenencia de armas, según ellos, los demás hermanos quedaron absueltos de todos esos cargos”, contó Isabel Huala.Otro de sus hijos, Fausto, es testigo del asesinato de Rafael Nahuel. Junto a Lautaro Gómez bajaron de la montaña el cuerpo de Rafael Nahuel en un intento por salvarle la vida, después de la represión llevada adelante por Prefectura Naval en Villa Mascardi. “En el caso de Rafael Nahuel, mi hijo Fausto se entregó para que se movieran las causas que estaban trabadas, porque le habían puesto una ley de hace 70 años donde si él no se presentaba los abogados no podían mover la causa, entonces ahora se va a agilizar un poco la situación y ojalá se llegue a buen término, a que los Albatros que mataron a Rafita tengan que pagar sus culpas”. Fausto y Lautaro fueron arrestados y torturados el día que prefectura asesinó a Nahuel. Luego recuperaron la libertad pero fueron procesados. Estaban prófugos desde 2018. Fausto se entregó lhace dos semanas y quedó en libertad después de un juicio abreviado. Sobreseído por usurpación y demostrado que no utilizó armas durante el ataque de los Albatros, figura un revés para la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que en defensa de los prefectos declaró que los mapuches tenían armas de grueso calibre con las que habían derribado un árbol y que “el juez necesita pruebas, nosotros no”.Por último,la madre de Facundo Jones Huala le habló a Sergio Maldonado, que también estaba en la ronda: “Saludar a Sergio y decirle gracias a él por Santiago, porque el día que se lo llevaron esos malditos estaba pidiendo la libertad de mi hijo Facundo”.Por su parte, Sergio Maldonado habló del 24 de marzo y de la causa que investiga la desaparición seguida de muerte de su hermano. “El 24 fue una muestra de lucha”, y realizó una comparación entre los 30.000 y Santiago Maldonado: “todos esos pibes fueron solidarios y tal vez muchos de ellos se relacionan con lo de Santiago, aparecen en un río por los vuelos de la muerte, esa negación por parte del Estado, de mentir, encubrir, de decir que no están, que se fueron, que viven en otro lado”, repasó Sergio los

La actividad de todos los eneros en La Matanza es particular. Hay muchas características que sólo se repiten en esa convocatoria y que la convirtieron en una referencia en varios sentidos. Es el evento militante no oficial más destacado del distrito, además de tener, en sus picos altos, un nivel de masividad inusitado. Es, además, un hito en la lucha contra el gatillo fácil y la represión estatal descargada sobre los sectores más empobrecidos. Decenas de familiares de víctimas encontraron allí el impulso para desarrollar actividades similares con el anclaje territorial que la caracteriza. (Por Medios Comuintarios, Alternativos y Populares*) El desafío de alcanzar la masividad y la atención mediática en una marcha que bien podría convocarse a Plaza de Mayo, pero sostiene la raigambre barrial que garantiza que no sólo se grita una denuncia política para el afuera, sino que se sacude la estantería en el propio foco de la peor violencia que Luciano Arruga sufrió antes de ser asesinado. Hay algo de toda esa decisión identitaria que remueve, sobre todo, a familiares de víctimas de la represión. Hay algo que los impulsa. Hay necesidad de estar ahí, y también de multiplicar.Algo de todo eso es lo que Vanesa Orieta, la hermana de Luciano, intentó poner en palabras en una de sus intervenciones: “Nos encontramos hoy acá en General Paz y Mosconi. En este lugar estamos concentrando para marchar hacia la plaza de 12 de Octubre, plaza y barrio donde Luciano pasaba gran parte de su tiempo. Estamos recordando el caso de Luciano como un ejemplo de una problemática que es la represión estatal y que se lleva  la vida de cientos de miles de pibes y pibas de los barrios. Intentamos a través de estas actividades generar una concientización, empezar a poder relacionar la problemática represiva con la problemática de inseguridad y que se empiece a entender que la inseguridad es y fue aprovechada por los diferentes gobiernos constitucionales para generar el miedo social, para instalar la figura de un otro peligroso que puede ser un trabajador que exige por su fuente de trabajo, su salario, el pibe de los Barrios, el referente de un pueblo originario y bueno, una vez puesta la mirada en esa figura peligrosa se avanza con medidas represivas que son las que venimos notando: los pedidos de bajar la edad de imputabilidad de los menores, el encierro de nuestros pibes y nuestras pibas cada vez más jóvenes, las torturas dentro del encierro o fuera en el barrio, dentro de la patrulla, las desapariciones forzadas… bueno, todas estas herramientas a pesar de que supuestamente vivimos una era democrática. Es un momento para sin duda ver que está muy mal la niñez y la adolescencia, que se está avanzando fuertemente con medidas represivas, pero sin perder la memoria y ser muy duros en nuestra mirada con relación al rol que tuvieron los diferentes gobiernos constitucionales que han logrado que se naturalice la muerte de nuestros pibes y nuestras pibas de los barrios.”La lista ya supera los cinco mil nombres. Es un fuerte anhelo que ese número de familias sea el que un día se encuentre reunido. Mientras tanto, la actividad de enero en La Matanza es un semillero de organización para las historias que hoy salen a la calle. Diego Ávalos La marcha recorrió poco más de veinte cuadras para llegar a la plaza Luciano Arruga. Durante esa etapa de la convocatoria, en la que las columnas e independientes ocupaban una fila de gente de siete cuadras atravesando Lomas del Mirador de punta a punta, el micrófono del camión de sonido estuvo abierto para familiares de víctimas. Desde ahí, desde la cabecera de la movilización, de cara a las primeras banderas, las más improvisadas, con letras imperfectas, las que nombran a pibes adolescentes, habló el papá de Diego Ávalos: “Mi hijo fue fusilado por José Pérez Buscarolo de Hurlingham, subcomisario de la Policía Federal. En mayo, del 2 al 8, serían los días del juicio. Espero que nos acompañen y muchas gracias a todos”. A veces alcanza con esbozar las respuestas de las famosas 5W, (qué, cuándo, dónde, cómo y por qué) aunque el porqué puede no ser más que un signo de pregunta. A veces se necesita más tiempo, más llanto, más aliento. Julián Antillanca Ayelén, la hermana, contó: “A mi hermano lo mataron el 5 de septiembre de 2010 cuatro policías a la salida de un boliche. Intentaron desaparecer el cuerpo. Lo tiraron frente a la casa de unos pibes que tenían antecedentes para desviar la investigación y en 2015 se condenaron a cadena perpetua a Solís y Abraham, dos de los cuatro que lo mataron. La cabo Soledad Córdoba quedó absuelta y el comisario también. Fue en Trelew, Chubut. Es importante estar acá, visibilizar y acompañar a la familia y amigos de Luciano, por el contexto que estamos viviendo, cada vez peor, con relación a los pibes de los barrios y el ajuste brutal que está llevando el gobierno neoliberal. Después del asesinato de mi hermano hubieron muchísimas denuncias. Mataron a Castaño, a un testigo de una golpiza, de una violación, a Almonacid lo violaron en la comisaría 2da. El asesinato de mi hermano fue un homicidio de clase: era negro, pobre, mapuche, y creían que nadie iba a ser nada por él. Lo que quisieron hacer para entorpecer tenía que ver con eso: quién iba a reclamar a este negrito”. Santiago Maldonado Verónica Heredia, abogada de Sergio y Andrea (hermano y cuñada de Santiago), se refirió a la dimensión de la problemática: “La máquina de hacer desaparecer comienza con la fuerza de seguridad, con la policía, un gendarme  prefecto, pero solamente se puede obtener una desaparición forzada, una tortura, si hay un poder judicial que avala esos hechos. Por un lado la fuerza de seguridad que es el brazo armado, y luego el poder judicial que garantiza la impunidad”. Marcos Acuña Inés, su mamá: “A mi hijo lo mató el prefecto Juan José Silva de un tiro en la espalda

El 9 de septiembre de 2016  Diego Ramallo, Richard Alcaraz y Diego Soraire murieron es sus puestos de trabajo. El desinterés por las medidas de higiene y seguridad, junto con la complicidad de las burocracias sindicales y la falta de regulación y control por parte del Estado, dieron como resultado esas muertes que suelen mostrarse como “accidentes de trabajo”. Con aquella fecha como puntapié inicial, familiares y compañeros de las víctimas se organizaron para denunciar esta problemática que se cobra la vida de un trabajador cada 20 horas. Formaron el espacio “Basta de Asesinatos Laborales”(BAL), que el viernes pasado presentó el Informe Anual sobre Asesinatos Laborales en Argentina. (Fotos y Textos de Agustina Salinas para La Retaguardia) El salón del primer piso de Ademys no alcanzó para contener a quienes asistieron a la presentación, por lo que varias personas escuchaban desde el patio compartiendo mates y alfajores. El equipo audiovisual Silbando Bembas dió inicio a la actividad con la proyección de un video sobre la masacre de la escuela 49 de Moreno, ocurrida en Agosto de este año, que dejó como saldo la muerte de Sandra y Rubén. Ese hecho dejó al descubierto las irregularidades y fallas en infraestructura que padecen los alumnos, docentes y auxiliares de Moreno. También disparó una oleada de denuncias acerca de las precarias condiciones en la que se desarrollan las clases en las escuelas del municipio, lo que dejó a los niños y niñas sin clases durante buena parte del año, sin que el propio municipio o la gobernación resolvieran el mientras tanto. Ariel Godoy, integrante del espacio e integrante del Sindicato del Neumático, indicó la importancia de esta herramienta, no sólo a modo de lucha sino como herramienta para la formación y organización de los y las trabajadoras. Es fruto de investigaciones junto a la Superintendencia de Riesgos de Trabajo (SRA), información recolectada a través del vinculo con trabajadores de diversos sectores y de notas periodísticas. Godoy indicó que el registro de la SRT no contempla los casos de muertes “In inteinere” (aquellas que ocurren en viaje hacia y desde el trabajo) ni los vinculados a enfermedades profesionales (EP), cuestiones que aumentarían exponencialmente las cifras. También comentó lo dificil que se torna poder tener una cifra que englobe al conjunto de los trabajadores, ya que los datos que manejan son sobre los trabajadores registrados; quienes no están registrados alcanzan al 30%, y no están incluidos en el informe por la imposibilidad de registro. Con esta salvedad, el informe arroja un total de 375 muertes en los lugares de trabajo entre octubre de 2017 y septiembre de 2018. Cifras que dan cuenta del riesgo que implica la desidia empresarial avalada, por acción y omisión, desde el Estado. El informe desglosa por rango etario, rama de actividad y forma de muerte. Transporte es el sector donde se produjeron más muertes en estos últimos 12 meses, un 20% del total. Denuncian que se debe al poco descanso de los choferes, la falta de personal y de  mantenimiento.   Los integrantes del espacio BAL, se encargaron de nombrar a los distintos trabajadores que murieron en sus puestos de trabajo.  De esta manera recordaron a Fabian Tomasi, quien falleció en agosto de este año luego de transformarse en un caso emblemático de la lucha contra los agrotoxicos; a Leonardo Mármol, de la Textil Fadeté, que decantó la organización de sus compañeros en el pedido de justicia; o Martín Pino, trabajador de seguridad de la empresa tercerizadora Murata, contratado por la línea Mitre. Recordar a los trabajadores identificándolos, refleja que el informe no es sólo una  estadística sino que es una herramienta de lucha para no olvidar a quiénes fueron asesinados por desinterés, recortes, precarización y/o burocracia dentro de sus lugares de trabajo. Intentan de esta manera recordar a cada laburante en la búsqueda de justicia y remarcan la importancia de destacar que son asesinatos, y no “accidentes laborales”, ya que en todos los casos se pudieron haber evitado si la patronal, el sindicato y el estado hubiesen dispuesto de regulaciones necesarias en los sectores de trabajo.  Nestor Marcolini, delegado de la Línea 60, recordó el caso de David Ramallo, que desencadenó un paro de 9 días, ya que la empresa demostró un completo desinterés y se desentendió de su responsabilidad en el asesinato de David. Los trabajadores llevaban un tiempo denunciando la negligencia patronal y la falta de control sobre la playa de estacionamieto de los colectivos. Marcolini aseguró que la empresa Monsa desoyó cada uno de sus reclamos y fue responsable de la muerte de David.  “Estar acompañada y organizada es muy importante para que nos escuchen y tengamos justicia”, dijo la mamá de David Ramallo entre lágrimas incontenibles. Eva Puente es fundadora del espacio y comentó entre anécdotas y recuerdos, que cuando comenzaron a organizarse “eramos tres personas y nos veíamos en una plaza.” destacando el crecimiento de la organización. Comentó el apoyo que recibió de parte de los compañeros de la Línea 60 y cómo ese acompañamiento fue fundamental para que el asesinato de David no quedara impune. Con voz nerviosa pudo contar que le cuesta mucho dormir, que todos los días recuerda a David y que la lucha es un gran sostén que lleva adelante por la memoria de su hijo. Sabe que sin el apoyo de los demás trabajadores “sería muy difícil seguir”. Eva cerró los ojos, levantó el puño y gritó “¡David Ramallo, presente!”. Así, le puso nombre propia a los centenares de trabajadores/as que son solo números para sus empleadores y, por lo tanto, suelen ser variable de ajuste. 

Daniel Feierstein presentó su libro Los dos demonios (recagados) el 25 de octubre en la librería Hernández. En este nuevo lanzamiento de Editorial Marea, el sociólogo e investigador del Conicet hace un paralelo entra la teoría de los dos demonios implantada en la década del ’80 y una nueva versión con nuevos matices y dificultades. En diálogo con Fernando Tebele en el programa Oral Y Público, Feierstein desarrolló algunas de las consideraciones de su trabajo. (Por La Retaguardia) “Planteo que los dos demonios están recargados porque están mucho peor. No es lo mismo que vivimos en los ’80. Lo empiezo a identificar en 2014, pero cuando uno empieza a buscar, es algo que empieza bastante antes. Diría que entra a aparecer en 2008, 2009 de forma marginal y hacia 2012, 2013, comienza a cobrar mucha más fuerza a nivel mediático y social. Es recuperar la idea de los dos demonios y la equivalencia de la violencia, la sensación de la sociedad, pero con un contenido y finalidad infinitamente peores”, consideró. “Busca legitimar la represión en el presente, cosa que no era parte de la mirada original de los dos demonios. Hay una articulación de distintos elementos. Parte del objetivo del libro es llamar la atención en el sentido de que por supuesto hay un quiebre con el nuevo gobierno pero es algo que viene de antes y de alguna manera puede explicar, también, el triunfo de macrismo entre muchas otras variables. Es algo que comienza a crecer antes, a instalarse antes, y el cambio de gobierno le da muchísima más legitimidad en el aparato pero muchas de estas corrientes y planteos son previos y cobran fuerza hacia el final del segundo gobierno de Cristina”, puntualizó. “No desde el aparato estatal, pero sí en distintos sectores y muy particularmente en los medios de comunicación de masas. Sobre todo en el sentido común. Los objetivos del libro no son sólo estar atentos y poder identificarlo sino también ver la falta de respuesta del campo popular. Hay un capítulo que llamo Los errores no forzados y las respuestas fallidas. Se trata de empezar a preguntarnos, en la primera persona del plural porque no es que me pongo afuera, qué es lo que no hicimos tan bien para que pudiera avanzar con tanta fuerza esta nueva mirada de los dos demonios”, indagó.Los dos demonios y la represión hoy “Una de las conquistas logradas desde el fin de la dictadura tuvo que ver con la deslegitimación del actor militar, de las Fuerzas Armadas, producto en parte de la dictadura y también del rol que tuvo en la guerra de Malvinas y la resistencia a la dictadura. La articulación de todos esos elementos deslegitimó por un par de décadas a las Fuerzas Armadas. Parte del objetivo de esta teoría recargada es su relegitimación, que no estaba en la versión original de los dos demonios, que justamente lo que hacía era alinear a las Fuerzas Armadas y las organizaciones insurgentes como algo que no tenía que ver con la sociedad. En esta teoría recargada lo que se hace es cierto silencio sobre el rol de las Fuerzas Armadas en el aparato represivo, cierto uso, que creo que tenemos que revisar, de la idea de cívico militar, que fue reapropiada por la derecha para relegitimar a las Fuerzas Armadas”, señaló Feierstein. Para el investigador, “la demonización de la insurgencia busca hacer un paralelo entre lo que fueron los ’70 y hoy para demonizar y estigmatizar cualquier modalidad de resistencia hoy y legitimar cualquier posibilidad represiva. No podemos decir que no hubo represión de 1983 para acá, pero salvo la excepción de los desaparecidos, asesinatos y desastre ocurrido en La Tablada, cuando hubo represión en todo el período democrático, en general tuvo cierto costo político. Hubo distintos hechos represivos y muertos en esos hechos pero por lo general tuvo costo. La novedad del macrismo de la mano de esta teoría recargada es relegitimar la represión y que la desaparición y posterior muerte de Santiago Maldonado, la represión que se llevó la vida de Rafael Nahuel, la represión de diciembre del año pasado, no impliquen costo político y sean legitimadas por los medios de comunicación masivos para que haya también legitimación social”.Los medios tradicionales ayer y hoy “En las dos construcciones de los dos demonios hubo un fuerte apoyo mediático. La diferencia no es tanto el rol de los medios sino los discursos y objetivos. La idea de los dos demonios original tuvo un montón de problemas y por eso la sociedad argentina pudo avanzar por sobre esa mirada, pero no hay que olvidar que uno de sus objetivos fundamentales era legitimar el juicio a las Juntas. Uno de sus objetivos fundamentales era deslegitimar a las Fuerzas Armadas. Entonces, el costo a pagar por el juicio a las Juntas y la deslegitimación de las Fuerzas Armadas era renunciar a la legitimidad de cualquier cuestionamiento al orden existente. Por eso esta idea de dualizar la maldad en términos de la fuerza estatal y las organizaciones insurgentes. Pero la mayor carga de la versión original estaba puesta en condenar la acción represiva del aparato estatal”, consideró y diferenció: “En esta fórmula recargada hay bastante silencio sobre eso, se lo da por supuesto pero la postura es ‘ya se habló mucho de eso, necesitamos una memoria completa’ y la demonización está muy centrada en lo que llaman la violencia terrorista, yo la caracterizo como insurgente porque me parece que asumir la calificación de terrorismo es un serio problema. Esa demonización no solamente se expresa con respecto a los hechos de los años ’60 o ’70, sino que busca transferirse al presente en situaciones totalmente distintas donde lo que se busca es caracterizar desde las organizaciones mapuches en el sur hasta quienes salen a reclamar contra la reforma previsional a fines del año pasado o quienes quieren enfrentar las consecuencias de un plan económico con el FMI, unificarlos y homologarnos a la lógica de esa violencia insurgente que el Estado tendría derecho a reprimir”.“Hay

Lo dijo Patricia Chabat, secuestrada y torturada en La Escuelita de Bahía Blanca, a 20 años de celebrarse aquellos procedimientos judiciales no penales que se desarrollaron en las ciudades de La Plata, Mar del Plata, Mendoza y la propia Bahía Blanca. Fue en el programa Oral y Público que emite Radio La Retaguardia con la conducción de Fernando Tebele y la participación de Víctor Basterra. (Por La Retaguardia)Foto: agenciapacourondo.com.ar En el año 1998 regían las leyes de Punto Final y de Obediencia Debida que garantizaban impunidad a todos aquellos genocidas que no fueron jefes militares durante el Terrorismo de Estado. Sin embargo, comenzaron a gestarse los denominados Juicios por la Verdad para escuchar los testimonios de las víctimas, sobrevivientes y familiares sobre los crímenes de lesa humanidad que les fueron perpetuados durante la última dictadura. Eran juicios donde se escuchaba la verdad, pero no había justicia, ya que no se podían aplicar penas. Patricia Chabat recordó aquellos procesos y destacó su importancia en ese momento: “Podemos rescatar a las personas y los organismos que se pusieron al hombro los Juicios por la Verdad en ese contexto. Se recabó muchísima información que después sirvió para los juicios, primero en España, y después cuando cayeron las leyes de la impunidad, acá en la Argentina. Además, permitió a los familiares y a los amigos conocer detalles y estar cerca de las personas que habían estado con los suyos. Fue como tenerlos nuevamente cerquita. Si bien no se lograba justicia, sí la memoria de tenerlos junto con nosotros”, expresó Chabat y explicó lo difícil que fue lograrlo: “En la década del ’90 ser sobreviviente era estar estigmatizado. Muchos de los familiares tenían un resquemor de ser identificados por parte de la sociedad que todavía no podía digerir lo que había pasado durante la dictadura. Fuimos todos víctimas, no solo los que estuvimos secuestrados y presos. Fue el pueblo argentino. Creo que los Juicios por la Verdad facilitaron esa otra mirada y no solo para los familiares. Eso costó muchísimo”, admitió.Si bien las leyes de la impunidad no permitían que se condenara a los genocidas, estos juicios fueron el inicio de los que hoy siguen sosteniendo los y las sobrevivientes, familiares y los organismos de derechos humanos. Ayudaron a conocer muchas cuestiones acerca del accionar del Terrorismo de Estado, a obtener información respecto de los desaparecidos, a descubrir centros clandestinos de detención y sirvieron, como dijo Víctor Basterra,  sobreviviente de la ESMA: “para ir liberando a los testigos para comenzar a dar los primeros pasos en esta carrera de testimonios”.Chabat puso como ejemplo los vuelos de la muerte, probados en la justicia recién a fin del año pasado: “En los juicios por la verdad, cuando se hablaba que a los compañeros los tiraron de los aviones, tuvo que decirlo un represor como (Adolfo) Scilingo, que él había participado, para que realmente se lo tuviera en cuenta. Hablar de un centro clandestino en el Interior era como hablar de marcianos. Reivindico a los Juicios por la Verdad más que nunca. Fue un espacio para conocer y tener las bases de datos de los compañeros que estuvieron y no sobrevivieron, un espacio para que los sobrevivientes pudiéramos contar y ser escuchados o leídos de otra manera por los demás y, fundamentalmente, para los familiares”, sostuvo Chabat en La Retaguardia.La sobreviviente también se refirió al rol de los genocidas en estos juicios donde no podían ser penalmente condenados. “Ellos estaban envalentonados. Había que tener muchos recaudos porque lo que hacían era vender información errada. Pasaron los juicios por la verdad, pasaron los juicios penales y nunca dijeron a dónde están los chicos y dónde están nuestros desaparecidos. Lo tienen bien guardadito. Por otro lado, la impunidad instalada los llevó, en muchos casos, hasta irse de boca y dar nombres de otros genocidas que participaban de las torturas”, contó. La utopía de la justiciaChabat destacó el trabajo arduo y militante de los y las sobrevivientes que prestaron su testimonio en aquel entonces y siguieron haciéndolo en los juicios penales contra los genocidas de hoy en día, todas las veces que fuera necesario: “Yo no pensé que iba a vivir lo que vivimos después de la derogación de las leyes. Siempre creí que la revolución cultural es la que sostiene los distintos procesos. Nuestra misión y tarea como sobrevivientes era contribuir para sostener la memoria. Nunca pensé que iban a existir estos juicios. Era un deseo, como una utopía. Con el trabajo de todos los compañeros de 30 años que no solo estuvieron recopilando los datos sino discutiendo muchas cuestiones. Que hoy se hable del genocidio no se debe a la justicia, se debe al trabajo de los compañeros. Fue un trabajo de los organismos y de muchísimos compañeros”, cerró Chabat.Antes de la despedida del programa, Víctor Basterra contó, emocionado, un anécdota que mantuvo con la entrevistada y con Jorge Julio López mientras preparaban alguna de las audiencias de los Juicios por la Verdad: “Teníamos peleas con el viejo Julio López por la tarea de recopilación de datos. Él decía que había 4 campos en Arana, no 1 solo. Le decíamos que se había vuelto loco. Después se descubrió que eran 3, no 4, pero eran 3. Todas esas cosas eran anécdotas valorables”, expresó el sobreviviente para confirmar lo que Chabat decía. El rol de los y de las sobrevivientes en la reconstrucción de los hechos y para enjuiciar a los responsables del Terrorismo de Estado fue, y sigue siendo, el acto más grande de amor y de valentía que cualquiera pueda imaginar.

En el sexto juicio realizado en Mendoza por crímenes de lesa humanidad fueron condenados a prisión perpetua 5 genocidas. También hubo sentencias que van de 22 a 4 años y medio y un absuelto. El fallo remarca la violencia de género que sufrieron específicamente las mujeres por su condición. Pablo Salinas, abogado querellante e integrante del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, habló con Fernando Tebele en el programa Oral y Público por Radio La Retaguardia y contó los detalles de la sentencia. (Por La Retaguardia) Foto: el momento de la lectura del veredicto (juiciomendoza6.blogspot.com) Pablo Salinas participó como abogado querellante en los 6 juicios que se realizaron en Mendoza. Es más: cuenta que fueron 7, porque suma el juicio por la verdad, que se realizó cuando las leyes de impunidad impedían penalizar a los genocidas. Además de la satisfacción por las condenas perpetuas, Salinas se mostró satisfecho porque el Tribunal reconoció el centro clandestino Las Lajas como tal y porque los crímenes contra las mujeres fueron identificados por su componente de género: “Fue una sentencia picante. Ha considerado todos los crímenes contra la humanidad en el contexto de genocidio. Ha declarado expresamente que el campo clandestino de la Fuerza Aérea Las Lajas fue un centro clandestino y un campo de concentración. También ha especificado y considerado la especial violencia de género que sufrieron las prisioneras mujeres en el Casino de Oficiales del Ejército. Es la primera sentencia de lesa que considera especialmente la violencia sufrida en cárcel de mujeres por su específica condición de género. En este tremendo contexto adverso, estamos conformes de poder seguir sosteniendo los juicios y poder transmitir un mensaje de esperanza a los colegas abogados de todo el país, organismos y familiares”, expresó. El listado de víctimas y la declaración de violencia de género. Más allá de la importancia de la distinción de la violencia de género en la sentencia, no es la primera vez que esto ocurre. La Retaguardia pudo hallar al menos un antecedente: la megacausa La Rioja III, en el que el tribunal que falló el 28 de junio de 2016 determinó que “las mujeres que estuvieron detenidas en esta causa y que conforme a los testimonios vertidos en la audiencia de debate sufrieron algún tipo de vejamen o abuso sexual, fueron víctimas de actos que, según la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, constituyen formas de violencia contra la mujer”.Cabe resaltar también que la de Mendoza fue la sentencia de lesa humanidad 25 en la que se distinguen los delitos sexuales, evitando que queden incluidos en las torturas. Como solemos decir, la disputa de sentido en la justicia ha sido escalonada, y una vez que se consigue sumar algún valor, las sentencias posteriores suelen tomar esos conceptos. Allí se incluyen tanto la distinción de los delitos sexuales, como la caracterización de violencia de género. Las perpetuas Las cinco prisiones perpetuas fueron para los represores Pablo Gutiérrez Araya, Alcides Paris Francisca, Diego F. Morales Pastran, Ricardo B. Miranda y Juan Carlos Santamaría. El abogado remarcó la importancia de la condena a Santamaría porque incluyó la confirmación del centro clandestino Las Lajas y demostró la responsabilidad de la Fuerza Aérea durante el Terrorismo de Estado: “Santamaría, de la Fuerza Aérea, fue condenado por el crimen del rector Mauricio López, que se lo vio por última vez en el centro clandestino Lajas. Es un centro descubierto con posterioridad a la CONADEP. Lo descubrimos en Mendoza hace 10 años. Estamos convencidos que allí pueden estar los restos de nuestros compañeros. Es muy importante la condena perpetua de este Vice Comodoro. En la sentencia a las Juntas, la Fuerza Aérea pretendía ser excluida. Esta sentencia en Mendoza deja más que claro que la Fuerza Aérea formó parte del aparato represivo de la última dictadura militar. Las otras perpetuas son Miranda, Araya, Alcides Paris y Pastran, que son miembros del D2, el peor centro de detención clandestino de la provincia. El D2 es la ESMA de Mendoza”, referenció. Delitos de lesa humanidad con condenas bajas Salinas se refirió a la condena baja que recibió el excomisario de la Policía de Mendoza y funcionario durante la gestión del gobierno democrático de Celso Jaque, Carlos Rico Tejeiro, que lo dejó en libertad: “Le dieron 4 años y medio y tenía la pena cumplida. Hay algunas otras condenas también bajas. Nosotros vamos a recurrir en Casación. Si son crímenes contra la humanidad en contexto de genocidio, la pena de 4 años y medio no es justa. Es bastante leve”, avisó y reiteró: “En estos tiempos, mantener sentencias condenatorias es muy importante. Hay un laburo de acusación muy fuerte”, dijo.El resto de las condenas fueron para Carlos Ledesma Luna (22 años), Armando Carelli (22 años), Armando Fernández (20 años), Ramón Ángel Puebla (14 años), Roberto Usinger (14 años), Dardo Migno (12 años), Mario Alfredo Laporta (12 años), Miguel Ángel Salinas (5 años), Carlos F. Alvarez Lucero (5 años), Migue Ángel Tello (5 años), José Luis Mirotta (4 años y 6 meses), Marcelo León (4 años y 6 meses) y Luciano Marín fue absuelto. La escasa cobertura Salinas fue contactado por La Retaguardia algunas horas después de la lectura de veredicto. Hasta ese momento ningún medio tradicional de comunicación había informado sobre las condenas. Para el querellante, la responsabilidad es de algunos personajes nefastos que intentan destruir el proceso de Memoria, Verdad y Justicia: “Pasaron varias horas de la sentencia y no hay ningún medio nacional que lo refleje. Es triste. Tiene que ver con toda la operación de este enorme mecanismo de control social que son los trolls, aceitados por algunos personajes como Baby Etchecopar, (Alfredo) Casero y demás, que son profetas de ideas negacionistas. Vienen a pretender echar un manto de olvido sobre el proceso de Memoria, Verdad y Justicia. Casero y Etchecopar merecen el repudio de toda la sociedad argentina por pretender instaurar teorías negacionistas”, denunció el abogado.Después de este sexto juicio por delitos de lesa humanidad, en Mendoza se desarrollarán otras causas

En la Ronda de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora se recordó a Jorge Julio López y la Noche de los Lápices, aunque todos los jueves se los recuerda marchando con sus fotos. Pero septiembre tiene el foco en ellos/as. La Madre que habla de deuda, también habla de agua, la visita del G20 y la CTEP. (Por La Retaguardia) Texto y audios: Paulo Giacobbe Fotos: Natalia Bernades Video: Fernando Tebele y Luis Angió    El fin de semana pasado Nora Cortiñas estaba en Catamarca, participando de la I Cumbre Latinoamericana del Agua para los Pueblos, organizado por asambleas antimineras. Mientras en la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires colocan medidores de agua en las casas familiares, una Madre dice que el agua vale más que el oro y nos compara (oh, qué horror) con Bolivia: “Defender el agua es defender la patria, son patriotas, la gente deja su hogar, su casa, para hacer días de marcha y dejar todo para solo defender el agua. Hay una frase: el agua vale más que el oro. Recuerdo cuando asumió Evo Morales, lo primero que hizo fue decir que el agua era para el pueblo y el agua no se cobra más, y acá se cobra cada vasito de agua. Tenemos que luchar para defender el agua y todo. Vaca muerta, todo lo que se están llevando día por día”. Nora reivindicó la militancia de los Lápices en La Plata: “Los chicos eran militantes políticos, no era que solo querían el boleto escolar. Eran militantes y se los llevaron porque eran jóvenes y entonces molestaban. Acá en la Argentina se usa matar a los pibes de 13, 14 años por las dudas de que cuando sean grandes sean militantes, se van adelantando. Y no por nada compraron las armas a Israel, no por nada. En la dictadura los militares le compraron las armas a Israel para reprimir al pueblo, ahora son más sofisticadas todavía. Y el decreto 683 (sobre la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad interior) está preparado para acompañar esas armas. Tenemos que estar muchos en la calle y cada uno cuidar al otro y a la otra, estar comunicados. Volver otra vez 40 años atrás, estar juntos y avisarnos cualquier cosa que pasa. Uno dice que no hay que ser pesimista pero pasó ahora, hace 2 días”.  El martes anterior a la Ronda, en el barrio porteño de Constitución, llevaron presos a un grupo de trabajadores senegaleses. Cuando algunos dirigentes sociales de la CTEP se acercaron a la comisaría 18 y pidieron su liberación, también fueron detenidos y golpeados. El operativo represivo fue desmedido. Cientos de uniformados con su andamiaje y escudos. Varios dirigentes políticos no macristas explícitos se acercaron a la comisaría para pedir por los detenidos, entre ellos el exgobernador de la Provincia de Buenos Aires, Felipe Solá, que criticó el accionar de la policía. La memoria selectiva la ejercitó hasta el desgarro: “En 2002 durante mi gobernación tuve que dedicar un enorme esfuerzo para contener la violencia policial” escribió en su cuenta de Twitter. El indignado Solá es ni más ni menos que uno de los responsables políticos de la masacre de Avellaneda, Darío y Maxi cayeron asesinados por su policía. En la Ronda del jueves anterior, como sabiendo lo que Solá iba a tuitear el martes, Nora Cortiñas dijo que el 26 de junio de 2002 ella habló telefónicamente con Felipe Solá, en ese entonces Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, que le dijo que se trataba de una guerra entre piqueteros, entre pobres. Esa trató de ser la versión oficial de la masacre de Avellaneda, que terminó fracasando. Nora no solo lo cuenta cada tanto en la Ronda. También lo declaró en la causa que investiga a los responsables políticos de los asesinatos. “La actitud de los pibes de la CTEP estuvo muy bien, hasta que no salieron todos no se fueron, me parece que es lo que hay que hacer”, rescató Nora de ese martes delirante de estado policial.     EL G20 y la deuda externa: “Vienen por nosotros para llevarse todo lo que nos queda. El FMI, el Banco Mundial, los bancos de afuera y el G20 que son los 20 presidentes de los países ricos. Hay que estar en la calle para repudiar, repudiar, repudiar. Va a estar cercada la ciudad por todos lados. Para eso hicieron el decreto 683, para poder cercar todo Buenos Aires y ponernos como en una cárcel, tenemos que salir a la calle y repudiar todo lo que están haciendo, este manejo de entregar el país a esas instituciones extranjeras, y decir no al pago de la deuda externa, todos los días tenemos que decir “No al pago de la deuda externa”. Cada dólar que se paga es un niño más con hambre”, dictaminó Nora.  Nora denunció que Silverio Enríquez fue hallado muerto luego de haber pasado una semana desaparecido. Silverio era wichi y miembro de la Comisión de Recuperación Territorial en El Impenetrable, Chaco. A su espalda, integrantes de pueblos originarios alzaban carteles pidiendo justicia por Ismael, el niño qom de 13 años, asesinado a principio de mes en la misma provincia.  Así como se recordó a los desaparecidos de la Noche de los Lápices de La Plata, también se dio el presente por los estudiantes desaparecidos de la Noche de Los Lápices de San Justo. En esta semana, familiares de los chicos desaparecidos y una sobreviviente brindaron su testimonio en el juicio que investiga los crímenes cometidos en la Brigada de San Justo.  “Hoy, al cumplirse un año más de impunidad, exigimos aparición con vida y juicio y castigo a todos los responsables, venimos con Jorge Julio López y los 30 mil como banderas que guían todas nuestras luchas”, comenzó leyendo Marga Cruz de la Asociación de ex Detenidos Desaparecidos y luego de repasar las inacciones judiciales en la causa que investiga la desaparición de Jorge Julio López, responsabilizó a los gobiernos kirchneristas y macristas: “los gobiernos de