Canción actual

Título

Artista


fotoinformes

Página: 5


“¡Basta, basta basta!” Con ese grito finalizó la asamblea de trabajadores senegaleses, que se realizó esta tarde en Plaza Miserere. Ante la discriminación, el hostigamiento policial  y el pedido de coimas que padecen cotidianamente, decidieron organizar una asamablea abierta para difundir el conflicto. Acusaron directamente al Gobierno de la Ciudad, que desde diferentes sectores (Policía, Espacio Público)  los someten a persecuciones constantes. Además, comentaron que ayer por la tarde varios de ellos fueron golpeados y detenidos por la Policía de la Ciudad, en un hostigamiento que llega incluso hasta sus viviendas o locales de venta. Compartimos un foroinforme. (Por Agustina Salinas para La Retaguardia)

Esta tarde, miles de personas se manifestaron en la puerta del Ministerio de Desarrollo social para que se declare la emergencia alimentaria. Exigieron a la ministra Carolina Stanley la apertura de programas sociales, cupos de ingreso en los planes vigentes y aumento de raciones de alimentos. La única respuesta que brindaron desde el Gobierno fue la represión que dejó un detenido y varios heridos. Además, la Policía de la Ciudad se ensañó destruyendo la cámara de fotos de Pedro Funes, fotógrafo que estaba cubriendo la represión. Las organizaciones mantendrán un acampe por 48 hs., hasta obtener una respuesta ante sus exigencias. Compartimos fotoinforme de una jornada tensa. (Por Agustina Salinas para la Retaguardia)

Margarita Meira, fundadora de Madres de Victimas de Trata, presentó su libro autobiográfico en la feria del libro de Avellaneda. “Margarita y La Anaconda” relata los años de lucha llevada adelante desde el secuestro y muerte de su hija Susi, como impulso para combatir la trata y explotación sexual de personas. Allí estuvieron Valentina Maccarone y Lorenzo Dibiase, realizando el siguiente fotoinforme y relato sobre la presentación. (Por Lorenzo Dibiase y Valentina Maccarone para La Retaguardia) Fue uno de esos días que son una puerta en la vida. Puerta que marca un antes y un después.Ayer en el contexto de la feria del libro de Avellaneda se presentó el libro de una luchadora que “se viene cocinando a fuego lento”, como dijo la grosa de Blanca Rizzo. Margarita Meira la viene remando hace 25 años desde que las redes de trata se llevaron a su hija y se la devolvieron asesinada. Violada y asesinada por el tercer negocio mas grande del mundo después de la guerra y la droga: la trata.Ayer brilló. Brilló una nueva Marga, empoderada y gigante, que sostiene con fuerza el machete de su tierra misionera para cortarle la cabeza a ese monstruo inmenso que asfixia al pasar: la anaconda.Hoy es urgente hablar sobre trata, hablar sobre prostitución, hablar sobre una de las mayores opresiones históricas que se lleva la vida de millones de niñes, mujeres, trans, travestis y otras disidencias cada día. Urgente hablarlo entre todes, en donde sea y sobre todo, entre varones que somos quienes nos vamos de putas y contribuimos a este sistema de muerte.

Otro “caos de tránsito” se vivió esta mañana en el Obelisco de la mano de los agentes de la Ciudad de Buenos Aires: Miles de trabajadores y trabajadoras se movilizaron a raíz del asesinato de Cinthia Choque, ayer domingo en la madrugada. La agente de tránsito fue asesinada por el periodista Eugenio Veppo, quien eludió un control de alcoholemia, y atropelló a Cinthia y a su compañero Santiago que está herido de gravedad y se encuentra internado. Irónicamente, los y las trabajadoras que habitualmente se encargan de ordenar el tránsito cuando hay alguna protesta, fueron quienes protagonizaron el corte de un carril alrededor del obelisco: además de exigir justicia por su compañero y su compañera, denuncian que gran parte de quienes se encuentran contratados y son monotributistas, no pudiendo gozar de derechos laborales básicos tales como organizacion sindical, licencia por enfermedad, ART, entre otros. Exigen el pase a planta y mejores condiciones laborales para terminar con la precarización que padecen. Aquí un fotoinforme de la jornada. (Por Agustina Salinas para La Retaguardia)

Miles de personas se concentraron desde esta mañana en la sede de Desarrollo Social de la Nación para exigir que se declare la emergencia alimentaria ante la profundización de la crisis economica. Desde esta mañana, las organizaciones sociales se movilizaron en busca de una negociación con la ministra Carolina Stanley, quien no cedió en ninguno de los reclamos, por lo tanto se mantiene, hasta el día de mañana, un acampe en las inmediaciones del Ministerio. Compartimos un fotoinforme. (Por Agustina Salinas para La Retaguardia)

A 17 años de la Masacre de Avellaneda se realizó, como todos los años, la jornada cultural en la estación Darío Santillán y Maximiliano Kosteki. A lo largo del día, diversas intervenciones artísticas, paneles y bandas fueron parte de la jornada que no pudo finalizar en el Puente Pueyrredón por órdenes del ministerio de Seguridad que montó un operativo que impidió el paso. Con la valla desplegada sobre la Avenida, el miércoles 26 tampoco se pudo realizar el acto arriba del Puente Pueyrredón, tal como se hizo durante 16 años. La policía federal estuvo a cargo del cordón que impidió el ingreso y además amenazó con reprimir a familiares que intentaban pasar a realizar la jornada en memoria de Darío y Maxi. A continuación, un fotoinforme de ambos días de lucha, emociones, abrazos y exigencias de justicia (por Agustina Salinas para La Retaguardia.)

Un grupo de pibas y femeneidades disidentes entrenan en un club de Avenida la Plata 1827, en el Barrio de Boedo. Por la mañana, tres veces por semana, se ponen los guantes y aprenden Muay Thai de la mano de la profe Muriel Aimi. Algo en común las reúne: aprender una disciplina que las fortalezca y las ayude en la autodefensa.. Pero no solo eso: entrenar Muay Thai les abrió las puertas a otros caminos sobre el autoconocimiento y los cuidados. Una integrante de La Retaguardia entrena allí, entrevistó a sus compañeras y Natalia Bernades registró un día de entrenamiento y armó un fotoinforme para La Retaguardia. (Texto de Agustina Salinas / Fotos de Natalia Bernades para La Retaguardia) Llegan alrededor de las 10.30. Se cambian, se ponen las vendas, saludan al tatami e ingresan a entrenar. La rutina es así: saltar la soga para entrar en calor, combinar los saltos con sentadillas, abdominales y flexiones. Dejar la soga y correr mezclando piñas, patadas, burpees, de nuevo sentadillas, de nuevo flexiones, de nuevo abdominales. Estirar piernas y brazos, cuello, cintura. Tomar agua y seguir. Ponerse los guantes y empezar: en pareja o con la bolsa practican recto, cross, gancho. Frontal, rodilla. Recto, codo. Y siguen. Esa es más o menos una rutina en el gimnasio de Avenida La Plata. Ese viernes son 5 quienes entrenan. Termina la jornada cerca del mediodía. La profesora es Muriel Aimi, que entrena hace 8 años y tiene amplia trayectoria en torneos mundiales, panamericanos y sudamericanos. Hace 3 años que da clases a pibas por recomendación de una colega y que la motiva “ver el empeño que le ponen, que se sienten seguras y que descubran que se puede más, que somos más fuertes de lo que creemos. Y se sientan cómodas de tener un espacio solo para nosotras.” Luego Dani comienza contando su experiencia con el deporte. “Empecé hace aproximadamente 3 años a entrenar Kick Boxing y cuando supe de la existencia del Muay Thai, que suma codos, rodillas y clinch pensé tengo que ponerme a entrenar Thai, es mucho mas completo y tiene mas tecnicas ofensivas. Conocí la disciplina rondando el ámbito de la defensa personal, ya que hay muchas técnicas para la autodefensa que se toman del Muay Thai”, describe Dani, que fue la última en inscribirse en el club de Boedo pero la que hace más tiempo entrena.Agustina comenta sobre sus comienzos, el año pasado: “empecé porque me lo propuso mi amiga. No tenía ni idea qué es Muay Thai -ni sabía como se escribe- pero me animé, alentada por ella. Nunca hice deportes, un par de veces practiqué autodefensa, pero no de manera constante. Hoy puedo decir que me amigué con mi cuerpo y es mi herramienta de defensa: si alguien me quiere lastimar, sé técnicas para la autodefensa y contraataque.” Su amiga es Belén, que cuenta: “antes de empezar Muay Thai iba a clases de autodefensa feminista. No conocía la disciplina, pero escuché sobre Muriel y averigüé sobre las clases. El entrenamiento es re intenso y al principio me costó, pero noto que con la continuidad se logra ampliar el umbral de resistencia. Físicamente me siento mas fuerte, y entrenar me brinda más seguridad sobre lo que soy capaz de hacer con mi cuerpo. Entrenar también me ayudó a tener un ritmo más ordenado con mi cotidianidad: duermo mejor y le presto más atención a estar bien alimentada.” En ese senido, Dani suma que “en cuanto a cambios netamente fisicos, tanto la rutina fisica como la práctica de las técnicas propias del Thai me han hecho desarrollar muchisimo la fuerza. Acompañando el entrenamiento con una alimentación acorde pude conseguir mayor peso y volumen muscular. Además, dato no menor, logré aumentar la resistencia a la hora de correr o andar en bici. La capacidad respiratoria se me amplió muchísimo ayudándome en otras cosas como el uso de la voz; entrenar me hizo entender la importancia del aire/oxigeno en el cuerpo”. Lihué, que comenzó hace casi dos años a entrenar, suma su experiencia: “Noto que físicamente tengo mas fuerza, y soy conciente de lo que puedo: me dí cuenta de mis propios límites. Puedo analizar las situaciones pero tambien sé de mis debilidades. Entreno con pibes y tienen más fuerza. Desarrollé mas atención, tengo mas reflejos y conozco mis propios límites”. Ella también comenzó a entrenar para aprender defensa personal: “tenía ganas de hacerme responsable de mi propio cuerpo. Cuando queria salir a la noche, eso implicaba tener fuerza, ser capaz de poder resolver alguna situacion de violencia o lo que sea en la calle”. Además, Lihue orienta en las clases cuando la profe Muri no puede ir.Las pibas conciden en varios puntos: la autodefensa como punto de partida para entrenar y el entrenamiento como punto de partida para trabajar con los cambios de actitud en distintas situaciones. “Noto que algunas partes de mi cuerpo se tonificaron y eso me da seguridad. Tener brazos más fuertes hace que realice tareas que por mi género se dan por hecho que no puedo. También sé que puedo correr y no cansarme demasiado y que adquirí destrezas y habilidades que no sabía que tenía, y que puedo hacer con mi cuerpo cosas que no creía posibles. Si bien comencé buscando un método de defensa, el entrenamiento se volvió algo mucho más disfrutable: no lo hago solamente para “adquirir fuerza”, lo hago porque me hizo desarrollar una autonomía, un cuidado y disfrute que no esperaba en el momento de empezar a entrenar y ahora me encanta. No veo al entrenamiento como fin en sí mismo, es un medio para sentirme bien y segura”, dice Agustina. Dani Agrega que “Considero que el Thai tiene la capacidad de transformar varias partes del cuerpo en ‘armas’ y por  ese lado es donde me atrapó muchísimo. Por esa misma arista también es que noto los cambios en mi mente: Desde que entreno, me paro en la vida de otra manera, con una confianza corporal y mental para conmigo

Todavía dura el temblor ocasionado por la declaración del ex militar Nélson González, que desde Neuquén, a través de una videoconferencia, relató cómo fueron fusiladas 4 personas, entre ellas Marcos Patito Zucker y Federico Frías. También reveló cómo era el mecanismo de los vuelos de la muerte desde Campo de Mayo, y cuantificó en 4000 las personas que pasaron por allí, de la que apenas se pueden contar sobrevivientes. Compartimos una crónica fotográfica de la jornada. (Por Gustavo Molfino y Fabiana Montenegro para El Diario del Juicio) Foto de portada: González, desde Neuquén. Lejos y con un testimonio muy fuerte (Gustavo Molfino) Eulogio Sellares arrancó con las testimoniales. Llegó desdeSanta Fé. Fue parte de las Ligas Agrarias.(Gustavo Molfino/DDJ) Sellares responde mientras la fiscal Gabriela Sosti toma notas. (Gustavo Molfino/DDJ) Con buzo a rayas, Joaquín Frías, el hijo de Federico Frías, observa como el ex militar González relata el fusilamiento desu padre en el polígono de tiro de CAmpo de Mayo. (Gustavo Molfino/DDJ) Sosti le pregunta a González, de fondo en el monitor desde Neuquén.(Gustavo Molfino/DDJ) Marcos, el hijo de Luis Alberto Fleitas, militante de la JP que estuvo escondido en el monte jnnto a integrantes de las Ligas Agrarias. Luego participó de la Contraofensiva y permanece desaparecido.(Fabiana Montenegro/DDJ) Los abrazos apenas terminadas las testimoniales aprietan años, carino, compromiso y resistencia. En primer plano queda lafoto de Luis Alberto Fleitas. (Fabiana Montenegro/DDJ) Marta Bertolino de Dávila dio el cuarto testimonio de una jornada extensa. Es la prima de Raquel Cattáneo. El hijo de Raquel, Martín Molina, fue dejado por la patota en la puerta del edificio de Marta. (Fabiana Montenegro/DDJ) Sosti escucha con atención a César Dávila, el marido de Marta, fue el último testigo de una jornada que quedará en la historia. Lo observan también los integrantes del tribunal: de izq. a der., De Korvez, Rodríguez Eggers y Mancini. (Fabiana Montenegro/DDJ) Ningún lugar queda vacío durante las audiencias. Hay 30 mil gritos que se hacen espacio como pueden.(Fabiana Montenegro/DDJ) *Este diario del juicio por la represión a quienes participaron de la Contraofensiva de Montoneros, es una herramienta de difusión llevada adelante por integrantes de La Retaguardia, medio alternativo, comunitario y popular, junto a comunicadores independientes. Tiene la finalidad de difundir esta instancia de justicia que tanto ha costado conseguir. Agradecemos todo tipo de difusión y reenvío, de modo totalmente libre, citando la fuente. Seguimos diariamente en https://juiciocontraofensiva.blogspot.com

El movimiento surgido en 2015 este año tuvo como consignas: “Ni Una Menos por violencias sexistas, económicas, racistas, clasistas a las identidades vulneradas. Aborto legal ya y abajo el ajuste del gobierno y el FMI” ¿Por qué miles de mujeres salimos el lunes pasado a las calles a gritar que nos queremos libres y desendeudadas? En el documento, entre otros reclamos, se mencionó la modificación de la Ley Previsional que quita, principalmente a las amas de casa, la posibilidad de tener una moratoria para poder jubilarse.En 2018 fueron asesinadas 278 mujeres víctimas de violencia de género, según el Registro Nacional de Femicidios de la Justicia Argentina. El número aumenta año a año.El Presidente Mauricio Macri desde su cuenta de Twitter, señaló: “Ni Una Menos empezó un cambio profundo en nuestra sociedad. Para cumplir necesitamos que los tres poderes y cada nivel de gobierno estén comprometidos y trabajando juntos por la igualdad y contra la violencia de género”. El presupuesto asignado en 2019 para protección de víctimas de violencia de género tuvo tan solo 2% de aumento. Cifra evidentemente absurda teniendo en cuenta la inflación. No parece que el nivel de compromiso sea alto. Por eso, entre tantas otras cosas, salimos. Texto y Fotoinforme de Natalia Bernades para La Retaguardia

El 26 de mayo nuestro espacio desbordó de gente. La invitación a compartir una jornada cultural, con locro matriótico de por medio, tuvo una sorprendente participación. Más de 250 personas disfrutaron de la música, el teatro y la radio abierta. Compartimos una crónica de elaboración colectiva, un fotoinforme y algunos videos de una jornada que para quienes hacemos La Retaguardia será inolvidable. (Por La Retaguardia) Foto de portada: la gente obsevando la obra de Res o no Res (Eva González)24 horas antes hubo quienes ya estaban tocando el timbre. Gente que se vino desde Avellaneda hasta Mataderos, un día antes, por error. Más o menos a esa misma hora, quienes somos parte de La Retaguardia nos juntábamos para la tarea previa. Los invitados adelantados huyeron al ver cuchillos, ollas, ingredientes que se apilaban en la mesa y discusiones que comenzaban. “No lleva morrón”. “El año pasado le pusimos”. “No, sólo el vegano tenía”. Recién con muchos platos servidos durante la jornada, nos arrepentiríamos de la discusión, porque la mayor parte del morrón debería haber sido para el picante, que se terminó demasiado pronto.Picante está la vida cotidiana. Teníamos un nudo en la garganta, porque el Topo Alejandro Cabrera Britos, presente en cada causa justa, ya nos faltaba demasiado. Sus abrazos apretados, su tozudez y su risa eterna, estuvieron todo el tiempo ahí, entre nosotras y nosotros, mientras pelábamos zapallos y hervíamos el maíz.Al locro, finalmente, no le pusimos morrón; al vegano sí. Pero a todo lo que cocinamos en lo que llamamos “la familia Retaguardia”, y a la preparación de nuestra casa/radio, le pusimos mucho amor. El domingo nos lo devolvieron recargado. Hubo demostraciones de afecto y cariño infinitas. Participaron más de 250 personas (entre ellas los anticipados de Avellaneda que no quisieron faltar a la cita correcta), y eso superó nuestras expectativas y la capacidad de los espacios. Nos mirábamos con asombro y decíamos: “¡cuánta gente!”. “Una bocha”, respondíamos con alegría. La fila para conseguir el locro daba una vuelta tan larga que terminaba en el jardín. Tanto el carnívoro como el vegano estuvieron riquísimos, según se comentaba.El vino Siete Vacas, del Valle Calchaquí, estuvo a la altura de todo lo que sucedió alrededor. Su sabor fue compartido y disfrutado durante toda la jornada.En la fiesta de La Retaguardia se respiró respeto, comunidad y mucha solidaridad. Son encuentros especiales. A los tiempos de tormentas, nos oponemos con amor y resistencia. Todo el mundo se sintió cómodo: quienes tienen costumbre de venir y quienes llegaron por primera vez. Estamos comenzando a pensar que hay una mística allí, que no alcanzamos a descifrar del todo, pero de la que nos gusta ser parte.Un micrófono abierto, música en vivo, la presentación de una nueva edición de la revista, una muestra fotográfica, teatro. Las fotos de los genocidas capturados por la lente del fotógrafo, aunque no siempre por la justicia, llenaron la Sala Effy, en la que se escuchaba “Como a los nazis, les va a pasar, adonde vayan los iremos a buscar”. Gustavo Molfino se encarga cada día de hacer de esa consigna una realidad. Lo escuchamos en el micrófono de la radio abierta, por el que también pasaron la fiscal en causas de crímenes de lesa humanidad, Gabriela Sosti y Pablo Verna, del colectivo Historias Desobedientes, hijos e hijas de genocidas, entre otras personas.Un grupo de pibes y pibas encontraron un lugar donde sentarse a leer, que interrumpieron por un rato para sumarse a ver un segmento de la obra del grupo de teatro comunitario del barrio, Res o no Res, montada en el jardín colmado de personas sentadas en banquitos, reposeras, paradas, tiradas en el pasto.Por el escenario de la Sala Cachito Fukman, con la foto de Alejandro Cabrera Britos en el centro (que acercó Jorgelina Méndez), pasaron Christian Madia, Walter Valin y Luciana Gómez, Las Chai y Mariela Milstein.Hubo sorteos y confusiones, porque los tres talonarios numerados que usamos en la puerta eran del mismo color. Decíamos 80 rosa y venían tres personas a reclamar su premio. Lo que en otro lugar hubiera sido un escándalo, aquí solo fue un motivo más para reírnos.El mensaje de Nora Cortiñas desde la ruta, lamentando no poder estar, confirmaba que ella hubiera venido también el día anterior. Aprovechó la ocasión para pedirnos una porción, que tenemos guardada todavía en el freezer, y que ya se encargó de reclarmarnos el jueves en la Ronda de las Madres de Plaza de Mayo. Parte del grupo que las acompaña cada vez, también trajeron su alegría a esta jornada. Somos un espacio autogestivo y abierto a la participación. Comunicar es nuestra tarea. Gracias a los recaudado en el buffet vamos a mejorar nuestro estudio radial Víctor Basterra y nuestra revista, La Retaguardia Papel, tiene garantizados un par de números más, a pesar de la macrisis. Si te quedaste con ganas de ser parte, queremos compartir estas imágenes que reviven algunos de los momentos que nos emocionaron y nos hicieron mezclar alegrías y tristezas. Transitamos este camino en compañía. No concebimos otra manera. Creemos con fervor que parte de nuestra tarea contribuye a modificar esta realidad de espanto, aunque claramente no lo suficiente.Muchas veces nos han comentado que hay gente que se pregunta: “Una radio, una revista de papel gratuita, un portal de noticias, ¿quién los banca?” La respuesta estuvo una vez más a la vista: nos banca mucha gente, generosa y solidaria que valora la comunicación comunitaria, alternativa y popular, y a la que no sabemos bien cómo agradecerles por tanto. Foto: Gustavo Molfino Foto: Gustavo Molfino Foto: Gustavo Molfino Foto: Jorgelina Méndez Foto: Eva González