Canción actual

Título

Artista


Género y Diversidad


Como cada año, las calles de todo el país volvieron a llenarse para proclamar la consigna del Ni Una Menos. La convocatoria se vio atravesada por un contexto social y económico en el que la pobreza y el desempleo no dejan de aumentar. Cada día estamos a la espera de saber qué conquista atacarán, para desviar el foco de las verdaderas discusiones. Fue la primera concentración sin Norita Cortiñas, quien estaba  en cada lucha. Aun así, logramos llevar su legado, para que siga estando presente. Compartimos un fotoinforme. Redacción: Agustina Sandoval Lerner / Valentina MaccaroneEdición: Pedro Ramírez Otero Fotos: Natalia Bernades / Bárbara Barros 3J 2024 en Congreso Foto Natalia Bernades 3J 2024 en Congreso Foto Natalia Bernades 3J 2024 en Congreso Foto Natalia Bernades 3J 2024 en Congreso Foto Natalia Bernades 3J 2024 en Congreso Foto Natalia Bernades 3J 2024 en Congreso Foto Natalia Bernades 3J 2024 en Congreso Foto Natalia Bernades 3J 2024 en Congreso Foto Natalia Bernades 3J 2024 en Congreso Foto Natalia Bernades Desde 2015, nos movilizamos en todo el país bajo la consigna “Ni una menos”. Hace ya 9 años nos convoca un mismo grito de furia, que esta vez se vio intensificado en las calles.  Nos ocupan el hambre, la pobreza, el desmantelamiento del Estado en políticas públicas hacia las mujeres y diversidades, el desempleo y el peligro de derrumbe de nuestras conquistas más peleadas, como la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.  Hoy, gritar “Ni una menos” tuvo un gusto mucho más amargo y desgarrador. En mayo, el Observatorio “Mujeres, Disidencias, Derechos” de Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá) lanzó un nuevo informe del Registro Nacional de Femicidios, Femicidios Vinculados, Trans/Travesticidios, lesbicidios y otras muertes violentas. De enero a mayo de este año hubo 89 femicidios contados en este registro. De estos, se desprenden: -64 Femicidios directos.-3 Trans/travesticidios.-3 Lesbicidios.-2 Vinculados de niñas/mujeres.-6 Vinculados de niños/varones.-9 Feminicidios por narcotráfico/crimen organizado.-2 Suicidios feminicidas. Los intentos de femicidios contabilizados fueron 216. Además, los discursos de odio circulan con mayor validación social cada día, y el Gobierno nacional a su vez los fomenta.  Las cifras continúan siendo alarmantes. En un contexto donde nos cuidamos sólo entre nosotras, donde no existe ningún tipo de respuesta por parte de un Estado que niega la existencia del patriarcado y del sesgo de género en las violencias, las calles se inundaron de consignas contra el hambre, la pobreza, contra el ajuste a las jubilaciones, el desempleo y, claro, contra la violencia machista. Este fue nuestro primer Ni Una Menos sin Norita. Sin su sonrisa y sus abrazos. Pero, con toda la tristeza acumulada desde su partida, sabemos que desde algún lado sigue guiándonos y mandando todas las fuerzas que necesitamos para enfrentar el odio que no para de crecer.  Su esencia y lucha quedará en cada una de nosotras y nosotres. En cada corazón, cada consigna. Encada grito, en cada calle y en cada lucha.  Norita nunca se va a ir. Nunca nos va a dejar.  Venceremos, Norita querida.

Lo dijo Jesi Hernández, de Lesbianes Autoconvocades por Barracas en Radio La Retaguardia, durante el programa Otras Voces, Otras Propuestas.  Entrevista: Luis Angió

  Tristeza, dolor, angustia, bronca. Algunas de estas sensaciones, entre otras, se notaban a simple vista frente a la vivienda de alquiler de Barracas en la que fueron atacadas 4 personas por ser lesbianas. Que Pamela, Roxana y Andrea hayan muerto, vuelve irreversible algo que nunca debió haber ocurrido. Pero sucedió. Entonces, tristeza, dolor, angustia y bronca, no alcanzan para describir. Quizá las fotos ayuden un poco más. Fotos: Emiliano Rojas SalinasEntrevista: Luis Angió  

Lo dijo la activista travesti Florencia Guimaraes García, a 12 años de la sanción de la ley que contempla el derecho al reconocimiento de la identidad autopercibida, al cambio de los datos personales y el acceso al sistema de salud. En diálogo con el programa radial La Retaguardia, reflexionó también acerca de la situación de crisis económica y ajuste actual, y cómo repercute en el colectivo travesti trans.   Entrevista: Pedro Ramírez Otero / Fernando TebeleRedacción: Agustina Sandoval LernerEdición: Pedro Ramírez OteroFoto: Bárbara Barros / La Retaguardia   El 9 de mayo de 2012 se sancionó la Ley 26.743 de Identidad de Género que establece que toda persona tiene derecho a que se reconozca su identidad de género autopercibida, incluyendo el cambio de datos personales y el acceso a tratamientos de salud, si así lo requiere. Luego de que en 2010 se conformara el Frente Nacional por la Ley de Identidad de Género impulsado por Lohana Berkins y más de 15 organizaciones, y se diera una lucha colectiva enorme, el Senado, dos años después, con 55 votos a favor, ninguno en contra y solo una abstención, sancionó con fuerza de ley una norma que en su primer artículo fija el derecho de las personas a que se reconozca su identidad de género, al libre desarrollo de su persona conforme a esa identidad y a ser tratada e identificada de acuerdo con su identidad autopercibida. Esta ley entiende la identidad de género autopercibida como “la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo. Esto puede involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios farmacológicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que ello sea libremente escogido. También incluye otras expresiones de género, como la vestimenta, el modo de hablar y los modales”. Fue la primera ley en reconocer derechos tan importantes y básicos en el mundo, siendo pionera y ejemplo de normativa a nivel internacional. A 12 años de la sanción de la ley Florencia Guimaraes, activista travesti, habló acerca de lo que significó esta ley: “Ha sido la llave que nos ha abierto la puerta para poder acceder a esos lugares que nos habían sido negados históricamente, como la escuela, el hospital y a todas las instituciones, no teniendo hecho el cambio registral, porque se debe respetar la identidad de género de las personas, independientemente de si hayamos hecho o no el cambio en documentos. Ha sido una ley bisagra que ha reconocido la identidad de las personas trans o identidades que habían sido criminalizadas por el Estado a través de códigos contravencionales o edictos policiales, lo cual hacía que vivamos en total clandestinidad. Veníamos de muchísimos años de hostigamiento, de persecución, que siguen sucediendo, pero hoy tenemos otras herramientas con las que no contábamos, cómo esta ley maravillosa, donde podemos hacer valer nuestro derecho a la identidad que a veces se minimiza”. Acerca del acceso a servicios básicos, como la educación o la salud, Guimaraes explicó cómo impactó esta ley en su vida: “Yo volví a la escuela a los 36 años a terminar el secundario, porque después de obtener mi cambio registral de DNI me sentí con fuerza. Porque entonces no teníamos derecho a terminar la escuela, no teníamos derecho de ir a un hospital, y que se nos trate como corresponde, éramos encarceladas con varones, realmente estábamos completamente desamparadas por el Estado”. Derecho al libre desarrollo personal y al trato digno Los artículos 11 y 12 fijan el derecho al libre desarrollo personal y al trato digno. El artículo 11 establece que la persona podrá “a fin de garantizar el goce de su salud integral, acceder a intervenciones quirúrgicas totales y parciales y/o tratamientos integrales hormonales para adecuar su cuerpo, incluida su genitalidad, a su identidad de género autopercibida, sin necesidad de requerir autorización judicial o administrativa”. El artículo 12 dice que “deberá respetarse la identidad de género adoptada por las personas, en especial por niñas, niños y adolescentes, que utilicen un nombre de pila distinto al consignado en su documento nacional de identidad”. Sobre estos parámetros la activista reflexionó sobre el alcance del acceso a la salud: “El artículo 11, que es fundamental, tiene que ver con el acceso integral a la salud. Lohana (Berkins) lo decía. Estaba completamente convencida de que el acceso a la salud es primordial para nosotras, travestis y trans, que vivimos con nuestros cuerpos con silicona, que morimos mayoritariamente por ITS, por VIH Sida, por estar la mayoría en situación de prostitución. Lo único que se aplicó dentro del artículo 11, tiene que ver con el acceso a tratamientos hormonales, pero después no tenemos médicos que conozcan nuestros cuerpos siliconados, no tenemos la atención que corresponde al sistema de salud cuando queremos acceder a la salud mental”. Acerca del mencionado artículo 12, dijo que “no se cumple en las escuelas, no se cumple en las instituciones, ni en los medios de comunicación”. Y planteó: “Como trabajadora judicial, veo que hay mucha resistencia dentro del Poder Judicial a la hora del respeto a las personas travestis y trans”. La lucha por la identidad en tiempos de Milei El gobierno de Javier Milei ya había demostrado que las políticas de género y diversidad no se encuentran en su agenda. Desde el cierre del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), pasando por la prohibición del lenguaje inclusivo en la Administración Pública Nacional, hasta el despido de más de 80 personas travestis y trans en el ámbito del Estado, atacando directamente el cupo laboral establecido por ley, ha demostrado el plan de desmantelamiento que recae sobre las políticas públicas y la lucha del colectivo travesti trans. Sobre este contexto de ajuste debemos tener en cuenta las situaciones de vulnerabilidad de cada población en particular. “Este ajuste afecta a toda la clase trabajadora y por supuesto enormemente también a las travestis,

El 8 de mayo se estrenará en el Cine Gaumont el documental “Amplificadas”, sobre la colonia de vacaciones de invierno para chicas y disidencias de entre 7 y 17 años que funciona en una escuela cooperativa en la Provincia de Buenos Aires. Sol Bembibre, una de las creadoras, pasó por el programa radial Escuchame una cosita y habló acerca del proyecto. Entrevista: Silvio Florio / Carla Zurrián / Braulio DomínguezRedacción: Braulio DomínguezEdición: Valentina Maccarone / Pedro Ramírez OteroFotos: Carla Zurrián Chicas amplificadas es una colonia de rock en vacaciones de invierno para chicas y disidencias de entre 7 y 17 años. Durante la semana en la que se desarrolla, cada una aprende a tocar un instrumento, arman bandas de rock, componen melodías y sus letras. El último día se presentan ante el público. Se realiza en una escuela cooperativa de Martín Coronado, Provincia de Buenos Aires. Cada banda tiene manager o asistente y productora. Incluso, diseñan su logo y estampan sus remeras.  Sol Bembibre, una de las creadoras,  explicó cómo es la dinámica de trabajo: “Usamos la música como una excusa para poder hablar y expresarnos de todas las violencias y desigualdades de género  que nos atraviesan”. Además, reflexionó: “En todas las series de Disney, nos hacen competir, a ver quién es la más linda, quién tiene el chico, o en el ámbito de la música Tini versus Lali. Nunca aparece cómo trabajar en conjunto, y juntas podemos hacer cosas increíbles”.  —¿Qué cosas que hayas visto en estos encuentros te sorprendieron particularmente? —Algo que me sigue llamando la atención es que cuando empezamos a hablar de las opiniones que nos pueden dar otras personas sobre nuestros cuerpos, es lamentable escuchar que chicas de 8, 9 o 10 años reciben “piropos”, que en realidad es acoso en la calle. Y hablando de eso descubren que no está bueno, porque está normalizado, o no saben bien qué es eso, qué le están diciendo. Duele saber que eso sigue sucediendo a pesar de la ESI (Educación Sexual Integral) y un montón de cambios sociales que estuvimos viendo. La cultura del acoso permanece.  —¿Cómo es la parte económica del proyecto? —No cobramos por este trabajo. Hay unas 50 voluntarias. Lo hacemos porque nos gusta el proyecto y estamos comprometidas socialmente en poder generar un cambio. El precio que cobramos es lo más amigable posible para cubrir la comida y nada más. Nosotras nunca recibimos ayuda de ningún subsidio ni ningún fondo. Siempre fue todo muy a pulmón: venta de remeras, rifas o por redes sociales pedimos un cafecito. Es súper difícil en estos tiempos, incluso armar un presupuesto, por ejemplo, cuánto nos puede salir la comida en julio. El 50% de las chicas que participan están becadas por la otra mitad, no pagan absolutamente nada. Escuchá la entrevista completa

El Comité Ejecutivo de Lucha Contra la Trata y Explotación de Personas se encargaba de intervenir en pos de la restitución de derechos para las víctimas y sobrevivientes de esta problemática. El Gobierno de Javier Milei decidió desarticular el organismo que funcionaba hace 12 años y despedir a sus trabajadores y trabajadoras. Patricia Gordon, excoordinadora del Comité, habló con La Retaguardia acerca de las tareas que llevaban a cabo y de las consecuencias que traerá su desmantelamiento para las víctimas y sobrevivientes. Redacción: Valentina MaccaroneEdición: Pedro Ramírez OteroFoto: Valentina Maccarone / Archivo La Retaguardia Hasta el martes pasado, las nuevas estructuras ministeriales no habían asignado responsables para integrar el Comité Ejecutivo para la Lucha contra la Trata y Explotación de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas. Ese día, a partir de una publicación en la cuenta de Instagram del  Ministerio de Seguridad de la Nación, se hizo público que la nueva directora operativa es Verónica Toller, investigadora y periodista especializada en la problemática. Sin embargo, el organismo cuenta con más de 30 personas despedidas y sus tareas quedaron desarticuladas desde el inicio del Gobierno de Javier Milei.  El Comité fue creado a partir de la sanción de la Ley 26.842/12 (Prevencion y sanción de la Trata de personas y asistencia a sus victimas), junto con el Consejo Federal para la Lucha contra la Trata y Explotación de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas.  Desde entonces, la principal función de este organismo fue la coordinación con agencias del ámbito nacional y provincial y con las organizaciones de la sociedad civil para la prevención, combate y asistencia a las víctimas de trata sexual y laboral. En ese sentido, las tareas fundamentales del Comité fueron planificar y ejecutar políticas públicas para víctimas y sobrevivientes de esta problemática. Fundamentalmente, se basó en planes bienales que contenían acciones en distintos ejes: prevención, asistencia, persecución del delito y fortalecimiento institucional. Había un delegado o delegada por provincia, que trabajaban junto a un equipo técnico, una dirección, una coordinación. “Favoreció al hecho de que la trata ocurre cuando las condiciones están dadas, cuando hay connivencia con el delito. De esta manera, se trabajó de una forma mucho más dinámica y territorial, con delegados que conocían ese territorio y que iban acompañando no solamente lo que tiene que ver con la asistencia y trabajando articuladamente con cada punto focal de cada provincia, sino también fue de mucha utilidad el hecho de quien conoce el territorio, conoce qué pasa en ese territorio. Esto ha servido mucho para la detección de casos de trata que por ahí en otro momento no eran tan visibles”, dijo Patricia Gordon, excoordinadora del Comité. “Nos parece importante resaltar que seguramente faltaba avanzar en muchas cuestiones, pero el hecho de que se hayan rescatado durante esta gestión 5.200 personas que han sido víctimas de este tipo de delitos y que muchas de ellas hayan recibido todo esto que estoy contando en relación con las políticas públicas existentes”, señaló Gordon. Algunos de esos aportes, en el marco de distintos niveles de asistencia, inmediata y a largo plazo, estuvieron con vinculados con la inclusión laboral a través del Programa Reparar Derechos del Ministerio de Trabajo, el Programa Acompañar del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, las ayudas a través de Desarrollo Social, el acompañamiento terapéutico con el trabajo conjunto con la Dirección Nacional de Salud Mental del Ministerio de Salud, brindar soluciones habitacionales en convenio con el Ministerio de Desarrollo y Hábitat, entre otros. “De la gestión del 2020 al 2023, se trabajó fundamentalmente en ejes que tienen que ver con lo que nosotros consideramos que es la restitución de derechos para esas víctimas de trata”, dijo la excoordinadora. Y agregó: “Estas han sido políticas públicas novedosas y necesarias para que podamos pensar en lo que es la restitución de derechos”. Además, en el eje prevención, el Comité realizó capacitaciones y espacios de formación a través de mesas interinstitucionales en todo el país y en los territorios de frontera. “La conformación de este Comité en esta gestión que hemos realizado durante todos estos años dejó de ser una oficina ubicada en CABA desde la cual se miraba como pasaba la trata por la ventana, por decirlo de alguna manera”, planteó Gordon.  Acerca de la continuidad de las tareas que desarrolló el Comité, sostuvo: “Son todas instancias que me parece importante destacarlas, pero también decir que todo esto ya no está, porque la mayor parte de estos ministerios ya no existen y porque estos programas quedaron a mitad de camino. A raíz de los despidos de todos los delegados y delegadas, coordinadores, el director, este Comité prácticamente podemos decir que ya no existe”.  Reestructuración en el Ministerio de Seguridad: contra las recomendaciones internacionales Actualmente, la ley vigente (26.842) indica que el Comité Ejecutivo debe funcionar bajo el ámbito de Jefatura de Gabinete y debe estar integrado por un representante del Ministerio de Seguridad, uno del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, uno de Desarrollo Social y uno del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. A partir de las modificaciones estructurales o renombramientos que atravesaron los ministerios, se dejó al Comité sin una definición clara sobre las acciones a tomar y las instituciones responsables de su funcionamiento.  Además, en febrero de 2024, el Comité fue transferido al ámbito del Ministerio de Seguridad. “Era un organismo que dependía de la Jefatura de Gabinete de Ministros, porque era un organismo interministerial. Fue por un decreto trasladado a lo que sería la órbita del Ministerio de Seguridad y esto, consideramos nosotros, que es un gran problema”, indicó la excoordinadora.  Esta decisión contradice las recomendaciones y protocolos internacionales de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional Internacional. Allí, desaconsejan que las fuerzas de seguridad tengan el monopolio en la lucha contra la trata de personas, ya que es un delito federal y transnacional. Al respecto, Gordon señaló: “El hecho de que un organismo que por ley debe tener

Entre la ola de despidos de trabajadoras y trabajadores del Estado, se produjeron hoy las cesantías de 9 integrantes de la Línea 137, que atiende a víctimas de violencias. Se enteraron a través de un listado que circuló por WhatsApp, algunas de ellas mientras se encontraban atendiendo llamadas.Compartimos un escrito que nos hizo llegar una de las trabajadoras despedidas. ¿Qué es la Línea 137? Es la Línea de atención gratuita del Programa “Las Víctimas Contra las Violencias” que funciona las 24 horas los 365 días del año. Depende de la Dirección Nacional de Promoción y Fortalecimiento para el Acceso a la Justicia, de la Subsecretaría de Acceso a la Justicia, perteneciente al Ministerio de Justicia de la Nación. Realiza atención a víctimas de violencia familiar y sexual (incluyendo explotación sexual contra niños, niñas y adolescentes; y grooming) y a consultantes por problemas de acceso a la justicia. Lxs profesionales realizan guardias en la Central de Llamadas y en Equipos Móviles. Son parte de un equipo interdisciplinario que se acerca al lugar donde se encuentre la víctima al momento de realizar la denuncia, acompaña, asesora, e incluso asiste a una guardia de hospital. Realizan evaluaciones de riesgo, contención, articulación institucional, armado de redes y acompañamiento telefónico y territorial en la urgencia, durante las 24 horas, todos los días del año, para todo el país (NO ES lo mismo que el 911). En paralelo a ellos, se confeccionan informes que luego son elevados a fiscalías, juzgados u otros organismos intervinientes, lo que implica una potencia específica para el sostén subjetivo de las víctimas y un aporte para el curso de la investigación. De esta forma, los operadores judiciales cuentan así con un registro inicial, presencial, en el momento de la emergencia, que brinda el relato en el marco del evento traumático. Los profesionales del programa tienen formación académica, capacitaciones, cursos constantes. La Línea y el Programa son parte de una Política Pública, un servicio que se le brinda a la comunidad, vinculada a las necesidades específicas del entorno social, cultural, político, económico, psicológico e institucional, es decir la posibilidad de lxs ciudadanxs de acceder a sus derechos. Históricamente las luchas sociales conquistaron derechos, teniendo los Estados la obligación de garantizarlos y restablecerlos, como también promocionarlos y llevar a cabo políticas públicas que atiendan problemáticas sociales tan significativas como la violencia machista, la violencia familiar y la violencia sexual. En en año 2023 ocurrió un femicidio o travesticidio-transfemicidio cada 28 horas en el año 2023. Un total de 256 niñes que quedaron sin su madre. La violencia familiar está presente en muchos hogares. Las cifras de abuso sexual en las infancias, según datos de la OMS, arrojan que 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 hombres adultxs declararon haber sufrido abusos sexuales en la infancia. Sabemos que muches lo callan, que aún no pueden hablar a pesar de los años que han transcurrido, y que esta cifra es mucho mayor en realidad. La Educación Sexual Integral permite que los diferentes tipos de violencias, y en especial la violencia sexual, puedan ser visibilizados y denunciados, y se puedan realizar acciones para proteger la integridad psicofísica de niñes y adolescentes. Para eso está nuestra Línea… ¿Qué haces vos si tu hijx te cuenta que fue abusadx? ¿o llega tu hija golpeada por la pareja?, ¿Qué haces si tu familia te violenta o si sos adultx y tus hijxs ya grandes te maltratan? Estas problemáticas no tienen horario, no suceden de lunes a viernes de 8 a 15 horas. Nosotrxs estamos ahí, las 24 horas los 365 días del año. En diciembre de 2023 compañeras que en Navidad estaban acompañando a una joven que fue víctima de abuso sexual y luego a una mujer embarazada que fue golpeada por su pareja, fueron despedidas por correo electrónico. Los primeros despidos en la Secretaría de Justicia fueron informados vía GDE (Sistema de Gestión Documental Electrónica). Llegaron sin ningún contacto personal el viernes 29 de diciembre por la tarde, cuando terminaba el último día laboral del año. A esas 7 profesionales de la línea dadas de baja, 1 de la línea de acceso a la justicia y 4 de los centros de acceso a la justicia (motivados por el decreto 84/2003) se suman 9 profesionales que fueron informadas hoy que sus contratos no serían renovados. Ellas engrosan la lista inmensa de trabajadoras y trabajadores del Estado que se encuentran en estado de conmoción. La información de los nuevos despidos llegó a cada funcionaria/o por WhatsApp o por correo, esta mañana. No se presentaron interlocutores oficiales, nadie dio la cara; la importante cuota de humanidad, esa ternura en los términos de Ulloa que te salva, la brindó la red de profesionales que sigue sosteniendo y conteniéndose mutuamente. Este recorte, además de poner en peligro las fuentes de trabajo, deja en suspenso las políticas públicas que brindan acompañamiento y contención a víctimas de la violencia familiar y sexual. Tanto a nivel nacional como local, los despidos representan menor calidad de atención a las personas que se contacten con la Línea, ya sobrecargada. Sabemos que peligra la continuidad del programa Las Víctimas contra las Violencias, ya que más del 90% de las y los profesionales son contrataciones bajo la modalidad de Artículo 9, que renuevan año a año su contrato, desde el año 2006; en este momento quienes tengan la posibilidad de renovar, será por tres meses con la posibilidad de nuevos despidos. Esto implica un vaciamiento de las Políticas Públicas. Las personas no pueden estar esperando horas a ser atendidas luego de pasar un hecho tan traumático, deben ser asistidas en la emergencia por profesionales idónexs en una temática que es tan compleja. Nosotrxs estamos ahí, pero cada vez somos menos. EN EL ESTADO NO SOBRA NADIE.

La exposición está organizada por Dori Faigenbaum, mamá de Effy, la fotógrafa Ximena Martínez, y la curadora María Julia Prut. Se podrá visitar desde el 27 de marzo hasta el 25 de abril en el Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas (CeDInCi). En diálogo con La Retaguardia, Faigenbaum habló del arte de su hija y de cuán presente está su obra en la actualidad y reflexionó acerca de su situación personal en estos 10 años sin Effy. La inauguración de la muestra será transmitida a través del canal de YouTube de La Retaguardia. Entrevista: Fernando Tebele / Pedro Ramírez OteroRedacción: Agustina Sandoval LernerEdición: Valentina Maccarone A 10 años del fallecimiento de la artista y performer trans Effy Beth, su madre, Dori Faigenbaum, contó cómo se siente respecto del paso del tiempo en relación con la partida de su hija: “Es una instancia totalmente diferente. A esta altura del partido me parece que uno va revisando desde qué lugares se conecta con esa persona que uno ama, que salió de sus entrañas, y no está. Pero me parece que he transformado el dolor y el sufrimiento en amor. Yo no siento que sufro, no siento que me duele. Sí la extraño, por supuesto”.  Acerca de la elaboración de la muestra artística como algo propio, dijo: “Hasta el momento, a todas las muestras que se han hecho, he ido como invitada, como la mamá de Effy. Esta es la primera vez que la muestra, la idea, la dirección, la hago junto con la curadora y una de las fotógrafas. Pero voy yo. Saco de casa la obra para mostrarla de otra manera”.  “Algo habré hecho” ―¿Con qué nos vamos a encontrar en esta muestra?    ―Effy era un artista conceptual, feminista, queer, performer. Lo que tenía es que era muy ordenada y tenía en su computadora y en su vida todo muy organizado, por lo cual también está siendo muy fácil de guionar esta muestra. En uno de los primeros libros que salió de la Universidad de La Plata ella dijo “algo habré hecho”. Ese “algo habré hecho” es un recuento de su recorrido artístico y de su transición de género, cómo ella le dio legitimidad y visibilidad a su identidad de género. Con esto se van a encontrar en la muestra. Tomamos nosotras ese “algo habré hecho”, que ha hecho mucho en los cortos 25 años que ha vivido, y en esos siete años que ha transicionado y se ha convertido en esta artista conceptual. Lo que nosotras queremos mostrar ahí es cómo a partir de su obra fue despejando todos los prejuicios que atañen a una sociedad que está tan signada por los mandatos patriarcales y con todo lo que se corre de lo que es la heteronorma. Esto es lo que van a ver en esta muestra, una obra ordenada, organizada, donde ella quiso mostrar desde qué lugar ella fue mujer, desde sus menstruaciones como mujer, a partir de cada acto performático que ella fue haciendo.   ―Cuando decís “nosotras” te referís a María Julia Prut y a Ximena Martínez.   ―Sí. María Julia Brut es la curadora de la obra de Effy, una artista audiovisual y activista feminista y por los derechos LGTBIQ+. Ximena Martínez es integrante del grupo de fotógrafes que Effy convocó en su momento para hacer su segundo libro, “a. C. d. C”, que es antes y después de la cirugía.  En la muestra, también va a haber un panel con gente que va a hablar de ella. Estará Matías Máximo, el periodista que prologó todos sus libros, entre otros. Va a hablar Pablo Farneda, filósofo que hace arte y escribe. Va a estar toda la gente que quiere mucho a Effy y que van a poder dar cuenta de su obra.  Effy: entre el arte espejo y la provocación   ―¿Qué pensás que significa en este contexto la obra de Effy? En esta coyuntura particular de persecución, de decir que está prohibido utilizar el lenguaje inclusivo, de intentar negar todo lo que tenga que ver con las diversidades.    ―Para mí lo que significa es la posibilidad de seguir pensando en estos temas tan duros. Para que no nos duerman, para que no nos hagan a un lado, para que se pueda seguir trabajando para erradicar la violencia de género. Seguiría siendo arte espejo, mostrando todo aquello que la gente no tiene que dejar de ver, no tiene que mirar para el costado. A ella no le gustaba la “bajada” con algunas cuestiones ideológicas, pero sí hacía todas sus perfo para que el otro se quede pensando si está bien que, pasando las cosas que están pasando, uno haga de cuenta que no pasa nada. Doy fe de esto porque me lo enseñó como hija, ya no hablo de la artista conceptual y performer, hablo de la chiquita que me tocó tener 25 años de mi vida, y que de alguna manera me obligó a mirarla, siempre con amorosidad. Siempre decía: “Mamá si hay algo que no te gusta o no te cabe, no me respires en la nuca, simplemente decímelo y charlemos sobre el tema”. Y bueno, en ese sentido, yo estoy formada por ella. Me abrió los ojos y, por eso, para mí la ESI (Educación Sexual Integral) tiene que seguir existiendo. Me fue metiendo en un activismo que no es el suyo, porque hasta ese momento lo único en lo que activaba yo era por los derechos humanos, yendo a las marchas cada 24 de marzo. Ella me guió y me mostró otro camino que casi no sabía que existía. En estos momentos ella sería ella, que decía: “Cuando vayas a la marcha no me busques ni en el PRO ni en La Cámpora. Buscame con la bandera de la humanidad”. Yo creo que estaría así, yendo con sus banderas y sus pancartas y viendo como se le suma gente, porque lo que dice es directo, concreto y sin vueltas.     ―Actualmente están resurgiendo  discursos contra la

La Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) y el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), junto a Amnistía Internacional, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), EcoFeminita, Fundar y FES Argentina, realizaron un informe que analiza el presupuesto nacional destinado a políticas públicas de género en los primeros meses del gobierno de Javier Milei. Además, lo compararon con el de la gestión de 2023.  Redacción: Agustina Sandoval LernerEdición: Pedro Ramírez OteroFoto de portada: Natalia Bernades / La RetaguardiaFotos: Informe ACIJ – ELA “El gasto en las políticas públicas que según el propio Estado apuntan a reducir la desigualdad de género fue, en lo que va de 2024, un 33% más bajo que el año pasado. Este ajuste es incluso más fuerte que el que sufrió el presupuesto nacional total, que fue del 24%”. Así comienza el duro informe publicado por la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) y el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA).   ¿Qué son las “políticas públicas destinadas a reducir la desigualdad de género”? Los instrumentos legales, la Constitución Nacional con sus Tratados Internacionales ratificados por nuestro país, y con jerarquía constitucional, las leyes, los decretos, protocolos, reglamentaciones, e infinitas disposiciones que regulan la violencia de género apuntan a una activa participación del Estado como principal responsable de esta problemática.  Además de conceptualizar qué es la violencia de género, con sus tipos y modalidades, es importante recordar qué indican acerca del rol estatal.  El Estado argentino está obligado por normativa nacional e internacional a aplicar políticas públicas para erradicar las relaciones desiguales de poder. Algunos ejemplos de estas políticas son promover la concientización de esta problemática, informar, educar. Esto, llevado a la práctica, puede traducirse en fomentar el acceso al empleo, otorgar subsidios económicos, acceso a tratamientos psicológicos, entre otros. Un ejemplo clarísimo es la creación en 2020 del Programa Acompañar, mediante el decreto 734/2020. Programa que brinda un apoyo económico, estipulado en un Salario Mínimo, Vital y Móvil, durante seis meses, además de acompañamiento psicológico. Lo que surge del documento de la ACIJ y ELA es que “se observa desfinanciamiento en todas las aristas del presupuesto con perspectiva de género. Entre ellas, cabe destacar aquellas que garantizan pisos mínimos de protección social ―como la AUH y las moratorias previsionales―, las que sostienen espacios de cuidado ―como los jardines infantiles y los centros de primera infancia―; y las que permiten a las personas en situación de violencia contar con atención, contención, asesoramiento y asistencia económica ―como la Línea 144 y el Programa Acompañar―”. No es de extrañar. Las personas que seguimos de cerca las políticas del Estado en relación a la violencia de género, sabíamos qué iba a suceder cuando Javier Milei asumiera la presidencia.  No perdió el tiempo. El 10 de diciembre de 2023 fue disuelto el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, mediante la Ley de Ministerios, dentro del Decreto 8/2023.                               Actualmente, existe (y no está claro qué función cumple) la Subsecretaría de Protección contra la Violencia de Género. Lo único que aparece en el sitio web oficial del Ministerio es un cartel que indica: “Estamos actualizando los contenidos del sitio en el marco de la implementación del Decreto 8/2023” y un aviso de comunicación a la Línea 144.     No la ven Es curioso (o no) cómo pueden asegurar que están ocupándose de una problemática que siempre existió, que en tiempos de crisis aumenta, simplemente poniendo en pantalla un aviso que dice: “Llamá al 144. Comunicate vía WhatsApp”, cuando, sin ir más lejos, en la órbita del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a fines de diciembre, fueron despedidas trabajadoras de la Línea 144 y de Centros Integrales de la Mujer. Si creemos que esta información es de difícil acceso o son datos que “sobrevuelan” o “circulan”, solamente ingresando a la página del Ministerio de Economía de la Nación, en la sección de Presupuesto Abierto, se encuentra el Seguimiento de gasto en género.  Casualmente, desactualizado, ya que sólo figura el Ejercicio 2023 de la Administración Pública Nacional.      Aun contra todo pronóstico, los programas que se encontraban a cargo del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, aparecen en el presupuesto del Ministerio de Capital Humano. “Aunque las asignaciones presupuestarias fueron prorrogadas nominalmente al igual que el resto del presupuesto, la baja en la ejecución del primer bimestre es mucho más marcada que en el presupuesto total, observándose caídas superiores al 50% en todos los programas”, indica el Informe de la CIJ y ELA.     Ni un paso atrás Haber reducido tan drásticamente el presupuesto nacional y haber desmantelado los programas dirigidos a las víctimas de violencia de género en tan sólo tres meses de gobierno, no da un panorama muy alentador sobre el futuro cercano. Siempre lo supimos. Pero no podemos, como sociedad hambreada y harta de la crisis socioeconómica, mirar para el costado.  Con esta información al alcance de nuestras manos, teniendo estos datos tan claros del desguace del Estado para con las mujeres y diversidades, es momento de gritar más fuerte que nunca, que no estamos dispuestas a movernos de este lugar de conquista de derechos. 

Las Juanas, una herejía cósmica es una obra de teatro protagonizada por Agustina Toia, que recorre diferentes momentos y circunstancias que atravesaron ocho mujeres  disruptivas de sus tiempos. Toia, quien también dirige la obra junto con Severo Callaci, conversó con La Retaguardia acerca de la creación y puesta en escena, y la importancia de recuperar “los legados de libertad, fe y lucha” de estas mujeres.  Redacción: Valentina MaccaroneEdición: Pedro Ramírez OteroFoto: Instagram Compañía Toia & Callaci Juana Manso, Juana La loca, Jeanne d’Arc, Juana Azurduy, La Papisa Juana, Giovanna Marturano, Juana de Ibarbourou y Sor Juana Inés de la Cruz. Ocho mujeres, cada cual con su lucha en distintos momentos sociohistóricos. En Las Juanas, una herejía cósmica, Agustina Toia protagoniza y dirige, junto con Severo Callaci, una obra que nos lleva a conocer la vida de estas mujeres. “Cada una de estas Juanas tuvo que afrontar el poder, el machismo y el patriarcado de diferentes maneras para poder torcer sus destinos”, las presenta Toia. Así, en esta tragicomedia vemos a estas mujeres que son herejes de sus contextos, ya que buscan más allá de lo permitido, confrontan el orden establecido y apuestan a algo distinto. Además, la directora señala que lo “cósmico” de la obra se relaciona con “lo universal, esa memoria histórica que viaja en nuestra sangre, que todas llevamos dentro, que nos emociona a todos”.  Las Juanas, una herejía cósmica se puede ver todos los sábados de marzo en La Carpintería Teatro (Jean Jaures 858). —¿Por qué Juanas? —Juana es un nombre poderoso como punto de partida para hablar de nosotras. Una vez, una mujer me dijo “Todas somos Juanas”. Eso es lo que genera la obra, mucha emoción e identificación, no solo en las mujeres. Retomamos la vida de estas mujeres, pero para dar un salto más grande, como fuerza inspiradora. No es una obra histórica-documental, es una obra viva. —¿Cómo fue el proceso de selección de estas ocho Juanas?  —Las Juanas están en mí desde siempre. Desde que era niña, cuando mi abuela del campo me recitaba de memoria las poesías de la Ibarbourou o de Sor Juana Inés de la Cruz: “Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpais…”.  La elección de las Juanas tiene que ver, además, con mi propia experiencia de vida como mujer. Eran ideas que las venía sintiendo hace mucho. De a poco las empecé a tejer, como las Juanas se van tejiendo a sí mismas durante el espectáculo por medio del vestido blanco. Cada Juana tiene algo muy importante que contarnos. La obra atraviesa varias épocas y siempre va cambiando. La Papisa pudo camuflarse muy fácilmente siendo mujer en el 800: se cortó el pelo, se fajó las tetas, aprendió un par de idiomas y ya nadie dudó de que era un hombre. Así vivió y llegó a ser “el primer papa con tetas”, como decimos en la obra. Era impensable que una mujer del 800 hable otro idioma que no fuera el propio. La mujer estaba condenada al recinto de las cuatro paredes de su casa.  —¿Cómo fue la experiencia de ponerle el cuerpo a estas mujeres?  —Fue un desafío muy grande, pero muy hermoso. Cada Juana está en un momento diferente de su vida y en una época y un lugar muy diferente. Plazas, cementerios, campos de batalla, claustros, habitaciones, torres. Son ocho cuerpos, ocho voces y ocho energías diferentes. Hay quien habla siendo apenas una joven, como la de Arco, que se disputa entre la hoguera y la vida. Otra regresa de la muerte, como La Papisa, que sale indignadisima de la tumba al haber sido enterrada como hombre. Otra está ya muy anciana en sus últimos días de vida. Construir todas esas voces y esos cuerpos fue mucho trabajo. Para anclarlas físicamente, por ejemplo,  me quedé todo un día siendo la Giovanna Marturano: salía a buscar leña y cocinaba todo como si fuera una anciana de 93 años. Otro día me quedé con La Loca, encerrada entre cuatro paredes. Y así, iban llegando esas mujeres, al invocarlas entre sí. Toia contó además cómo trabajaron junto con Callaci, compañero y director de la obra: “Algo que también nos ayudó a construirlas fue haber podido ir a sus lugares y acercarnos lo más posible a sus vidas. Una vez de gira por México fuimos a visitar el claustro de Sor Juana, donde vivió sus últimos años. También fuimos a la Plaza de Rouen, una pequeña ciudad medieval francesa, que aún conservaba algunas fachadas del 1400, donde quemaron a Juana de Arco. Hasta el Vaticano fuimos siguiendo las huellas de La Papisa y su historia. Todo esto ayudó mucho para la organicidad y la naturalidad de la escena a la hora de ponerle el cuerpo”. —La obra trabaja con distintos elementos cargados de simbolismo, principalmente, el vestido que usan todas las Juanas de distintas formas. ¿Cómo pensaste esas capas de significado en objetos “simples”? —A mí me gusta el desafío en el teatro, y en la vida también, de poder hacer lo máximo con lo mínimo. Es una premisa que en el teatro abre las puertas al juego y la imaginación. Además, como compañía viajamos por todo el mundo. Así que todo debe caber en una valija. En este caso, el espíritu de la obra es de mutación y transformación permanente. Todo tiene ese espíritu: la escenografía, el vestuario, los objetos escénicos. Todo va creciendo y resignificándose en la obra mientras transcurre. Y esa es la magia del teatro también para nosotros, que lo abordamos desde lo físico. Solo queda lo esencial.  —¿Cómo considerás que atraviesa “la locura” en las historias que se recuperan en la obra? —La mujer no tenía permitido opinar, manifestarse, ni mucho menos enojarse o ponerse a discutir. Solo asentía con la cabeza a los discursos, las opiniones e ideas de sus hombres (hijos, maridos, padres). Pero, cuando una mujer entraba en debate, se la callaba, se la colocaba en ese lugar de la “loca desquiciada”,