Canción actual

Título

Artista


abuso sexual infantil


A finales del mes pasado, organizaciones que trabajan con el acompañamiento a personas que atraviesan hechos de violencia sexual en la niñez u adolescencia realizaron un abrazo al Congreso de la Nación. Allí evidenciaron la necesidad de poner en la agenda política la modificación de algunos de los instrumentos jurídicos para que quienes acudan a la Justicia no se encuentren con obstáculos como el paso del tiempo. Redacción: Tamara Alfaro MorenoEdición: Pedro Ramírez OteroFotos: Natalia Bernades/La Retaguardia El sistema judicial en Argentina les dice a quienes acuden a las realizar denuncias que debe haber respeto por los tiempos de las víctimas, pero, por otro lado, las causas prescriben y con ellas se imposibilita la investigación. Por ende se cierra el camino legal para quien se anima al acto de denunciar. A una persona que ha transitado la tortuosa experiencia de padecer violencia sexual en su niñez o adolescencia, y que a la vez fue sometida a la condena del silencio por quien la agredió, explicarle que tiene un tiempo límite para salir de ese encierro ahora por la fuerza del vencimiento del plazo legal, es doblemente violento. Así como irrumpen a diario caras, historias, vivencias —algunas actuales y otras históricas—, que relatan en los medios de comunicación sus padecimientos con la crudeza de la vida misma, al mismo tiempo se pierden en el minuto a minuto con el que se miden los programas habitualmente. En la actualidad, se cuelan proyectos que chocan directamente con esta lucha por los derechos humanos que tienen las víctimas de delitos contra la integridad sexual. En la Legislatura de Ciudad de Buenos Aires hubo una mesa de trabajo en la que se abordó el tema de las falsas denuncias, en línea con las presentaciones que aparecen a diario en contra de derechos ganados para la población como la aparición y el repudio posterior al “0800 VIDA” que va en contra del Ley de Acceso a la Interrupción Voluntaria y Legal del Embarazo y a la atención postaborto de todas las personas con capacidad de gestar. Reclamar por ampliación de derechos para las niñeces y adolescencias requiere de implicación ciudadana y coherente: no es ético invitarles a denunciar y al mismo tiempo decirles que mienten, exageran o que se les llenó la cabeza en contra de una persona o varias. Esto incluye a profesionales que a diario trabajan acompañando desde el terreno estos develamientos, y que con el impulso de estos discursos que están emparentados a la teoría de los dos demonios, padecen la violencia de los violentos. Hay varios proyectos de ley para intentar abordar esta temática de la imprescriptibilidad de los delitos contra la integridad sexual contra niños, niñas y adolescentes . Es el momento de ponerlo en discusión y que sea ley.

Lo dijo la actriz y música Valeria Leiva, creadora de “Se hizo costumbre”, una obra de teatro sobre abuso sexual en la infancia. Leiva pasó por el programa radial Estás Muteadx y contó cómo surgió la obra. También habló acerca de los silencios, el sistema patriarcal y la Justicia en los casos de abuso.  Entrevista: Pedro Ramírez Otero/Julián BouvierRedacción: Gabriela Suárez López/Tamara Alfaro MorenoEdición: Pedro Ramírez OteroFotos: Comisión de Mujeres, Géneros y Diversidades del Club Larrazábal La idea de hacer una obra de teatro sobre abuso sexual en las infancias es jugada, disruptiva. Teniendo en cuenta lo político y lo estético del tema, Valeria Leiva, creadora de “Se hizo costumbre contó cómo surgió la idea de hacer una obra de teatro sobre abuso sexual en la infancia: “Ante todo, yo soy víctima, sobreviviente de abuso en mi infancia. Eso por un lado. Y la identidad de las víctimas de abuso las solemos construir en soledad. No hay mucha difusión, no hay mucho material. Es un tema que está más bien silenciado y del cual cuando se habla, se habla siempre en un tono condescendiente. Es muy complejo construir esta identidad de sobreviviente y poder después de alguna manera correrse del lugar de víctima por más que lo hayamos sido”. Leiva explicó que trabaja con infancias vulneradas y que en su trabajo diario era recurrente esta situación de ir a espacios donde se tocaba la temática de abuso y esa temática estaba siempre en presencia intereses académicos y con una bajada muy verticalista. Por eso surgió la necesidad de hacer algo distinto: “La idea, como mi formación también es teatral, fue armar un dispositivo, una herramienta que funcionara para bajar al cotidiano, a algo más coloquial un tema del cual no se habla. Se habla cuando acontece un medio más bien de tono amarillista y hace una tapa o una placa y el morbo empieza a actuar en torno a eso. La obra fue una excusa para poner sobre el tapete y visibilizar algo de lo que deberíamos hablar muchísimo más porque es transversal en cuanto a generaciones, a niveles socioeconómicos, a geografías, a religiones, a todo”, dijo la actriz y creadora de “Se hizo costumbre”. Acerca del modo de mirar a las infancias y la incomodidad que genera el tratamiento social de las niñeces, Leiva planteó: “En una sociedad adultocentrista, tan patriarcal como la que vivimos, tan capitalista, si nos ponemos a hurgar y a hacer memoria cada une de nosotres seguramente sufrimos algún tipo de vulneración en nuestra infancia. Desde un docente que te decía ‘no llores’, o alguien que te bajaba línea de alguna manera agresiva o violenta, o ciertos mandatos. La infancia suele ser una etapa en la que estamos susceptibles de ser agredides todo el tiempo. Parece algo muy común pero también parece algo de lo que rápidamente queremos salir. Viste que cuando somos chicos todo el tiempo estamos hablando de ‘cuando yo sea grande voy a hacer tal cosa’. Como que rápidamente queremos salir de la infancia por ese lugar de vulnerabilidad en el que estamos”.  “Se hizo costumbre” Valeria Leiva fue la creadora de esta obra que aborda el abuso sexual en las infancias, pero la dramaturgia fue construida de manera conjunta: “La idea fue mía pero la dramaturgia terminamos armándola colectivamente todas las personas que integramos este colectivo que somos las tres actrices y el director. La dramaturgia es una construcción de todos. La historia son tres mujeres de distintos estratos, con distintos recorridos, con distintos bagajes socioculturales que narran sus historias, rememorando y todo el tiempo corriéndose del lugar de adultas, pasando de adultas a niñas. Y esta variedad hace que sea muy fácil identificarse o ponerse en ese lugar. Y la obra es esa herramienta que es un poco la excusa para lo que viene después que es el espacio de debate. Nosotras siempre proponemos la obra como una apertura para el debate que es lo que más nos interesa que es lo que después termina enriqueciendo la experiencia total. O sea que es teatro-debate”, contó. Sobre la relación de la problemática de abuso sexual en las infancias, el movimiento feminista, el Estado y la Justicia, Valeria afirmó: “Creo que tenemos desde el feminismo una gran deuda todavía con las niñeces en ese sentido. Creo que todavía nos debemos una revisión y volver a repautar cómo vamos a encarar esto. Porque lo que le pasa a las niñeces es que no pueden armar un plan de protesta por sí mismas. Necesitan la voz adulta. Entonces, un poco necesitan esa voz adulta, responsable y comprometida que pueda salir, reclamar, decir lo que se tenga que decir en este sentido. Y en relación a políticas públicas, tenemos en el país leyes que son de vanguardia a nivel mundial. En el 2004 se modificó la ley que se llamaba de Patronato, por la Ley 26.061 a nivel nacional, que constituye a las niñeces como sujeto de derecho. El tema es la aplicabilidad de esas leyes porque sino terminan siendo letras muertas que es lo que nos está pasando hoy en nuestro país”. La actriz se refirió a la dificultad en la aplicabilidad efectiva de las leyes cuando apelan a distintos organismos o a la Justicia: “El Estado debe un ajuste en sus políticas de actualización y de implementación de estas leyes”. Que las causas no prescriban Hace algunas semanas, en la Cámara de Diputados y Diputadas presentaron un proyecto de ley para que las causas de abuso sexual en la infancia no prescriban. Leiva se refirió a la importancia de una ley de ese estilo, porque muchas veces cuestionan a las personas que denuncian hechos de abuso varios años después. ”Empieza a circular este discurso de ‘20 años después lo dice, ¿por qué lo dice justo ahora?’. Te revictimizan desde un lugar social que lo que termina generando es más silenciamiento”, dijo. Y profundizó: “¿Para qué me voy a animar a decir esto? Me van a decir que lo invento, que porqué lo

La niña riojana víctima de abuso sexual tiene 6 años. Está en Buenos Aires junto a su madre. La Justicia provincial ordenó buscarla y trasladarla a La Rioja sin su madre. De concretarse la medida quedaría revinculada con el progenitor y su entorno, entre los que está su abuelo denunciado por agresiones sexuales contra la niña. Redacción: La Retaguardia La historia de la niña riojana Arcoiris tiene un nuevo capítulo, y no es el mejor. La jueza de esa provincia, Ana Carla Menem, ordenó trasladarla desde Buenos Aires, donde se encuentra en un lugar reservado junto a su madre, Delfina Silva Zárranz, por indicación de la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia (OVD). De cumplirse la medida, Arcoiris sería llevada por la fuerza de vuelta a La Rioja, la provincia de la que es oriunda y de la que fue sacada por su madre en el intento por evitar la revinculación con su progenitor. La orden se produce mientras la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pide informes al Estado Argentino por la “vulneración del derecho a la protección” de la niña. La abogada Élida Barrera señaló que “el restituir atenta contra lo establecido en el artículo 3 de la Convención de los Derechos del Niño, porque Arcoiris ha dicho a los funcionarios judiciales que la entrevistaron que no quiere ver a su padre en persona”, según informaron desde el espacio Justicia por Arcoiris. También informaron que la psicóloga Solange Birnbaum, integrante de la Mesa, afirmó que la medida tomada por la jueza Menem “pone en peligro la integridad psíquica y física de la niña”, y desconoce el debido proceso judicial. “Es alarmante que las causas penales por abuso y violencia contra el abuelo y el progenitor no avancen, a pesar de las múltiples pruebas presentadas”, señaló Birnbaum. Todo comenzó cuando su mamá denunció al abuelo paterno por abuso sexual. La Justicia de La Rioja insiste en revincular a la niña con su padre, persecución contra su mamá de por medio.Las últimas noticias sobre la niña pueden seguirse en las redes sociales a través de la cuenta @justiciaporarcoiris.

Desde las 11:30, se realizará en el Auditorio de ATE Capital, una conferencia en la que abogadas y el grupo de gente que acompaña a Delfina, la madre protectora; y a Arcoiris, la niña riojana víctima de abusos intrafamiliares.

Lo dijo Daniela Dosso, mamá de Martín, en la movilización del 3 de marzo que acompañó el pedido de apelación al sobreseimiento del denunciado por abuso sexual contra su hijo y en rechazo de la denuncia a Daniela y a los y las profesionales de la salud intervinientes. La Cámara Nacional de Apelaciones, Sala 4, finalmente revocó el sobreseimiento al acusado, por lo que continúa la investigación penal. Compartimos fotos de la jornada. (Por La Retaguardia) 📷 Fotos: Bárbara Barros/La Retaguardia ✍️ Textuales: Agustina Sandoval Lerner Daniela Dosso, mamá de Martín Quienes acompañan a Martín y a su mamá protectora, informaron las novedades a través de un comunicado que compartimos: La Cámara Nacional de Apelaciones Sala 4: ✔️ REVOCÓ el SOBRESEIMIENTO al abusador. Sigue la investigación penal al agresor 👏🏽👏🏽 ✔️ No desestimó las contradenuncias a la madre y médica pediatra. Esto obstruye pruebas para la investigación penal 🔥  ✔️ No dió lugar al pedido del abusador de que se pase a la madre de querellante a imputada. 📌 La causa penal vuelve al Juez que sobreseyó al abusador: Alejandro Ferro. Vamos a pedir su recusación por evidente parcialidad. ‼️La investigación penal tiene que seguir sin contradenuncias a la madre y profesionales testigos del abuso. ‼️ 💪Basta de Violencia institucional a las mujeres que protegen a sus hijos de la Violencia. 💪Un logro de la lucha colectiva 💪Seguimos alertas.  #a Martin lo cuidamos entre todes #contra el encubrimiento judicial del abuso sexual en las infancias y adolescencias Durante la jornada de lucha, varias voces se alzaron contra el encubrimiento de abusos por parte de la justicia. Daniela Dosso, mamá de Martín:“¿Cuáles son los abusos sexuales que la justicia no condena, que encubre? Nos estamos enfrentando a un abusador con experiencia, un pedófilo que es defendido por una agrupación anti derechos, llamada Apadeshi, por la abogada Elsa González, muy conocida por los profesionales y las profesionales de la Ciudad de Buenos Aires, porque los ha denunciado a casi todos, a casi todas las psicólogas que acompañan abusos. Así que nos estamos enfrentando a esto y lamentablemente también nos estamos enfrentando a un sistema judicial que en vez de reconstruir la verdad y reparar, está encubriendo. Y este encubrimiento no es el único. El caso de Martín es un caso testigo del encubrimiento judicial, del abuso sexual en las infancias y adolescencias, no sólo en Ciudad de Buenos Aires, sino en todo el país. Este encubrimiento judicial se realiza a través de diferentes técnicas que hay que estar muy alerta. Una, es la implementación del falso síndrome de alienación parental a las madres, a las mujeres, dicen que mentimos, con eso obstruyen la prueba de la testigo. Dos, implementando el síndrome de memorias implantadas. Cuando les niñes hablan, dicen que lo que cuentan son memorias implantadas por la madre o por, ahora una nueva, las psicólogas tratantes entonces violan el derecho a ser oído de los niños. Tres, negacionismo en el examen físico. Lisa y llanamente, dicen que las lesiones observables no existen y lo firman. El cuerpo médico forense es responsable del encubrimiento. En esta actividad además se inaugura la primera de las 46 acciones. Le vamos a pedir a la Sala 4 de la Cámara Nacional de Apelaciones, a los jueces Lucini, Seijas y Rodríguez Varela que atiendan la apelación del sobreseimiento de este imputado, porque en primera instancia se encubrieron las pruebas, psicológicas y físicas, y le vamos a pedir también que me quiten el revólver que el imputado me está poniendo en la cabeza, junto con esta abogada ya fui denunciada dos veces, una tercera, en un período de falta de acción donde como no pueden negar el abuso sexual porque hay pruebas físicas y fotografías, ahora están pidiendo que me imputen a mí por el abuso sexual, me están amenazando, amedrentando y con eso están desprotegiendo a mi hijo. Así que también vamos a pedirle que desestimen, tal cual ya lo hizo el fiscal, la denuncia hacia la madre protectora y hacia la médica del hospital público que vio las lesiones y no la dejan declarar por estas denuncias”. Daniela Dosso, mamá de Martín:“Si la Cámara Nacional de Apelaciones, Sala 4, da lugar a la apelación del sobreseimiento, sigue la investigación del imputado, pero también da lugar a su estrategia de defensa, que es atacarme a mí y a la médica y a cada profesional que certifica el abuso, sigue construyendo impunidad porque sigue dejando a la casa en un escenario de paridad entre victimario, agresor y víctima. Siguen queriendo implantar el SAP esta idea de que el origen de estas situaciones son falsas denuncias producto de conflictiva familiar, donde infantilmente plantean que mamá denuncia a papá por abuso y papa denuncia a mamá por mentir. Entonces la justicia sin ningún costo parece que decide imparcialmente, o sobreseyendo a los dos o siguiendo con la imputación de los dos. Esto no lo vamos a permitir, es inconstitucional e convencional, y que a una mujer no se la tome como castigo de una casa de abuso sexual por el solo hecho de haber tenido una relación sexual afectiva con el imputado, violan el principio de igualdad ante la ley. Las mujeres que denunciamos tenemos derecho y nuestros hijos tienen derecho a tenernos como testigos, porque eso es lo que somos”.  Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP) Silvana Scali -Vicepresidenta- y Valeria Bonetto -secretaria de género-: “El juez Alejandro Ferro, del Juzgado Criminal número 36 de CABA, dictó el sobreseimiento hacia el abusador, quien en 2004 ya fue imputado por abuso sexual hacia la hija de dos años de su pareja de ese entonces. ¿Cómo podría producirse esto si no es con la complicidad de los operadores judiciales, con los grupos de abogades anti derechos? Sabemos que Apadeshi, Asociación de Padres Alejados de sus Hijos, que defendió al abusador en ambos casos, tiene vínculos estrechos con el Poder Judicial. Como gremio de la salud nos parece fundamental decir que el abuso sexual

La Campaña ALERTA POR MARTIN convoca a una movilización para exigir que se deje sin efecto el sobreseimiento del acusado por abuso contra su hijo y que se desestimen las denuncias que presentó su defensa contra testigos y contra la madre protectora. La cita será el jueves 3 de marzo, a las 12, frente a la Cámara Nacional de Apelaciones, en Viamonte 1147. (Por La Retaguardia) ✍️ Redacción: Maria Eugenia Otero 💻 Edición: Fernando Tebele En febrero de 2021 Martín habló y contó abusos sexuales por parte de su padre. Su mamá hizo la denuncia. No era la primera vez que el progenitor de Martín había sido imputado por abuso. Ya había conseguido el sobreseimiento en una causa por abuso a su hija mayor cuando tenía apenas 2 años. La abogada del acusado es Elsa González, que integra APADESHI (Asociación de padres separados de sus hijos), un grupo antiderechos que defiende padres acusados de abuso sexual. Utilizan el falso síndrome de alienación parental (SAP) para atacar a las madres protectoras, y el “backlash”, que consiste en amenazar, denunciar y desprestigiar a las y los profesionales que protegen los derechos de las y los niños. En el caso de Martín, además, denuncian a Daniela Dosso, su madre protectora, por falsedad ideológica, y pretenden que pase de querellante a imputada. La causa está en la Cámara Nacional de Apelaciones luego de que el Juzgado 36 de esta ciudad dictara el sobreseimiento del imputado desconociendo pruebas y sin escuchar a testigos. Por eso la protesta se realizará en Viamonte 1147 el próximo jueves desde el mediodía. Compartimos la campaña de fotos, que exige la verdadera investigación de los hechos y juicio y condena al responsable.

Lo acusaron por violencia sexual contra su hijo. A pesar de que tenía denuncias anteriores, la justicia lo absolvió y ahora él pide la revinculación con el niño. El responsable es el Juzgado en lo Criminal 36 de CABA, a cargo de Alejandro Ferro y detrás de esta situación oscura e injusta estaría APADESHI, organización conocida por defender pedófilos usando el inexistente Sindrome de Alienación Parental (SAP) y por amedrentar a profesionales que trabajan combatiendo la violencia sexual contra niñas, niños y adolescentes. La indignación de la madre cuidadora y miles de activistas que saben que la revinculación con un abusador es tortura. (Por La Retaguardia) Compartimos el comunicado del grupo que acompaña a la mamá de Martín: 📣URGENTE : LA DEFENSA DEL ABUSADOR DE MARTÍN PIDIO LA REVINCULACIÓN EN EL JUZGADO CIVIL 🔴🔥 Martín reveló abusos sexuales de su progenitor. El juez penal Alejandro Ferro dictó escandalosamente el sobreseimiento del abusador y, mientras la medida es apelada por la mamá de Martín y sus abogadas, el acusado de abuso pidió la revinculación con el niño. 👉🏼Además, el progenitor de Martín fue imputado y sobreseído en 2004 en otra causa por abuso sexual a su hija mayor de una pareja anterior, cuando la niña tenía dos años y medio. En aquel abuso, pese a contar con pruebas físicas y una pericia psiquiátrica que manifestaba tratarse de “una personalidad hipernarcisista con rasgos perversos”, fue sobreseído. 👉🏼Siempre lo defiende la abogada Elsa González, quien sería miembro de APADESHI, organización conocida por defender pedófilos usando el inexistente Sindrome de Alienación Parental (SAP) y por amedrentar a profesionales que trabajan en abuso sexual infantil (ASI). 😡La revinculación con abusadores es una tortura, una nueva victimización y un acto de violencia contra el niño. NO A LA REVINCULACIÓN DE LAS NIÑECES CON SUS ABUSADORES El Poder Judicial tiene que dejar de ser un lugar de impunidad, secretos, silenciamiento y violencia. Necesitamos actos de justicia que sea reparadores. 🔴Ahora lxs responsables de cuidar a Martín son el Juzgado Civil Nro 25. Jueza Marcela Sommer Defensoría Nro 7. Defensora de Menores Carolina Paladini. ✋🏻 MARTÍN sufrió abuso sexual x parte de su progenitor. MARTÍN ya habló, su cuerpo también habla de lo que sufrió. No vamos a dejar que se viole su integridad nunca más. ✨Seguimos por el camino de LA VERDAD.✨🔥 #JuicioYCondenaAlAbusadorDeMartin. #SiempreHayMásDeUnaVictima. #AbusoSexualEsTortura. A Martín lo cuidamos entre todas y todos.

En Quién mató a mi hermano, la  película de Ana Fraile y Lucas Scavino estrenada el año pasado sobre Luciano Arruga, aparece la perito médica Virginia Creimer afirmando que el joven de 16 años podría haber sido víctima de abuso sexual por parte de la Policía Bonaerense. Fue luego de observar una serie de fotografías de Luciano al momento de su asesinato en la General Paz y al analizar resultados de la segunda autopsia, Esta declaración fue sorprendente: no se conocía públicamente el informe que Creimer había elaborado cuando se encontró el cuerpo de Luciano. La semana pasada, y a horas de cumplirse un nuevo aniversario de la desaparición, Vanesa Orieta, su hermana, habló con La Retaguardia, por primera vez, de la valiente decisión de permitir que estos datos salieran a la luz. Afirmó que junto a su madre, Mónica Alegre, están fortalecidas, y que se tomó esta decisión, difícil y dolorosa, porque la sociedad debe saberlo, y que las palabras de Creimer acompañan la denuncia de la familia contra la Policía Bonaerense. Vanesa concluyó, además, que la perito forense es clara y deja en evidencia la perversidad de la Policía Bonaerense en los barrios populares. En diálogo con La Retaguardia, Creimer aportó más detalles sobre su informe, y también explicó por qué cree que aún no fue incorporado a la causa. (Por La Retaguardia) 🎤 Entrevista 👉 Fernando Tebele 📝 Texto 👉 Rodrigo Ferreiro💻 Edición 👉 Rosaura Barletta/Fernando Tebele📷 Fotos 📽️ Video de la película ¿Quién mato a mi hermano? de Ana Fraile y Lucas Scavino Al momento de la identificación de los restos de Luciano Arruga, enterrado como NN en el cementerio de la Chacarita hasta octubre de 2014, Virginia Creimer trabajaba en el Ministerio Público Fiscal. Es una médica forense de extensa trayectoria, que luego de trabajar para el sector público durante un período prolongado, tuvo que cambiar al ámbito privado. No fue una elección. Sufrió amenazas graves, como la aparición de un cuchillo ensangrentado clavado en la puerta de su casa, o acciones aún más directas y tenebrosas, como el descuartizamiento de una de sus mascotas. Ante la ausencia de protección desde el Estado, decidió salirse para poder seguir parada en el mismo lugar. Su participación en juicios como el que condenó por los crímenes de los dirigentes montoneros Osvaldo Cambiaso y Eduardo Daniel Pereyra Rossi, a Luis Abelardo Patti, ex policía y político estrella de la ultraderecha noventosa; o el peritaje que imposibilitó uno de los intentos del genocida Etchecolatz de conseguir la domiciliaria, entre otras causas en las tuvo un rol relevante, pudieron haber ocasionado las amenazas, porque sus revelaciones ayudaron a volcar causas contra gente poderosa, en general integrantes de las fuerzas de seguridad. El caso de Luciano no es la excepción. Creimer hizo un informe exhaustivo de la segunda autopsia realizada sobre los restos de Luciano y sobre las fotos que muestran cómo se encontraba al momento de ser atropellado en General Paz. En ambos aspectos, su aporte fue revelador. Esta entrevista es un diálogo fuerte, que golpea. Sin embargo, es necesario y clave, no sólo para descubrir la verdad acerca de lo que pasó con Luciano, sino para entender la capacidad cínica de la Bonaerense. —La Retaguardia: ¿Qué implica para una perito que se involucra como vos que las familias puedan poner en palabras ese sufrimiento de Luciano? —Virginia Creimer: En principio, dejar en claro que es un proceso complejo, las pruebas no aparecen de inmediato o mágicamente como en las películas. En mi caso, cuando tomo una causa la sigo hasta el final, hasta las últimas consecuencias, y a veces así son las consecuencias. La verdad repara, y a veces la justicia no repara el daño causado por otros, pero la verdad repara, y muchas veces es tan dolorosa que lleva un tiempo de duelo aceptar esa verdad. Con Vanesa hemos hablado de esto, lo duro de aceptar que ese testimonio aparezca en la película, y la valentía que tuvieron ellas dos, Vanesa y su mamá (Mónica Alegre), tanto en encontrar a Luciano como en romper esa coraza, romper tantos dolores, y decir “sí, a Luciano le pudo pasar eso, hay alguien que trabaja hace años investigando esas cosas, a estudiar cómo las fuerzas de seguridad violentan a las personas, que está pensando que además de todo lo que sufrió, además de todas las otras torturas, fue víctima de abuso sexual”. Y eso fue muy duro en la investigación, porque cuando yo tomo conocimiento de que existen las fotografías, y ya trabajando para el Ministerio Público Fiscal, el fiscal (Sebastián Basso, actualmente a cargo de la Unidad AMIA) es reacio a mostrármelas, yo no quería instistir, pero la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de La Matanza planteó que tenía que verlas. Hasta ese momento yo sólo tenía objetivamente las lesiones que se habían encontrado en la primera autopsia (realizada al cuerpo NN al momento del atropellamiento en la Gral. Paz), bastante deficiente, y las lesiones que habíamos empezado a encontrar en la reautopsia, muy importantes porque daban cuenta de las torturas que había sufrido anteriormente Luciano. Pero cuando me abren la carpeta de la autopista con las fotos y yo veo el cuerpo de Luciano en el asfalto, y veo la ropa que tenía puesta (hasta ese momento sólo sabía, yo, de las lesiones desde el punto de vista médico legal). No es que mi juicio cambia, pero la realidad me pegó un cachetazo en la cara, porque después de haber trabajado durante tantos años investigando el accionar de personas perversas, cuando veo el cuerpo de Luciano, tenía puesto una tolerita, un pañuelo en el cuello, unas medibachas mal puestas, porque evidentemente Luciano no sabía cómo ponérselas, con una vedetina rosa por encima de las medibachas, un jean de mujer enrollado hasta las rodillas, y esto es un dato muy importante, porque quiere decir que Luciano corrió con los pantalones hasta la rodilla, y de ese modo es imposible cruzar la General Paz, es ir hacia la muerte. —LR: Ese dato

Es una de las denunciantes de Cristian Aldana, explicó cómo pudo pasar de esa mirada de los hechos a la denuncia pública y cómo atraviesan hoy las cuatro querellantes el debate oral. Fue en un diálogo con Rosaura Barletta en el programa Otras Voces, Otras Propuestas. Gracias a una sucesión de estrategias dilatorias por parte de la defensa, el juicio que debía durar apenas unos meses ya lleva un año y, a pesar de estar en su tramo final, aún no tiene fecha de cierre. (Por La Retaguardia)Foto: Constanza Niscovolos (en orden: Ariell Luján, Felicitas Marafioti, Charlie Di Palma – tres de las cuatro querellantes) Cristian Aldana cambió de abogado, interrumpió audiencias a los gritos, pidió “una semana de descanso”, entre otras estrategias dilatorias. Busca extender lo más posible los plazos de su prisión preventiva sin condena ante la inminencia de una sentencia condenatoria. Su defensa volvió a cambiar hace días y faltan, además de la finalización de su declaración indagatoria, sus alegatos. Aún no se sabe cuánto tiempo le otorgará el Tribunal Oral en lo Criminal 25 de la Ciudad, integrado por Ana Dieta de Herrero, Rodolfo Goerner y Rodolfo Bustos Lambert, a la nueva defensora para preparar la última exposición.No fue sólo una banda, fue un dispositivo de sometimiento inserto en la cultura que venera la violación, y que lo hace, también, apoyada en los productos culturales. Productos que circulan, influencian y escarmientan. “Cuando no haya aire para respirar / Te estaré asfixiando / Encadenada con mi foto / Condenada a pensar en mi / El pasado desaparece / Y eres mí­a / Y estás bajo mi control / Solo yo puedo tocarte / Y puedo ahogarte / En el vértigo del sadismo”. Por letras como esa, la fiscalía, que pidió 35 años de cárcel para Aldana, afirmó que “sus canciones son una confesión”. Una confesión a cielo abierto.Sebastián Da Vita, abogado de Felicitas Marafioti y otras dos denunciantes, perteneciente al Programa de Asistencia y Patrocinio Jurídico a Víctimas de Delitos del Ministerio Público de la Defensa, pidió 40 años de prisión para el cantante acusado de abuso sexual gravemente ultrajante y corrupción de menores ocurridos entre 1999 y 2010. Gabriela Conder, abogada de Ariell Luján, otra de las denunciantes, pidió 20 años de prisión por su caso. Las denunciantes son siete. Las querellantes, cuatro. Las víctimas, muchísimas más.Alegatos: “Se entendió todo lo que pasó” “El juicio empezó en mayo del año pasado. No fui a todas las audiencias, fui a la primera, cuando tuve que declarar y a los alegatos. Hace dos meses se venía diciendo que se iban a dar los alegatos pero siempre, por el lado de Aldana, se atrasaban. No estaba el abogado, estaba enfermo, siempre había una excusa. Eso desgasta para nosotras y para todos, también la gente del Tribunal. Estuvimos yendo y recién se pudieron empezar la semana pasada. Fueron los de nuestro abogado, Sebastián Da Vita, después de Gabriela Conder, abogada de Ariell (Luján), y el fiscal. Hoy y el jueves, Aldana iba a terminar su declaración indagatoria y, después, su defensa tiene que hacer los alegatos. Estirar es una estrategia. Él dice que no, que quiere que termine lo antes posible pero en realidad no es lo mismo para él estar en la cárcel y condenado que continuar con prisión preventiva. Por ahí piensa que esto nos va a desgastar y vamos a bajar los brazos, pero la verdad que no”, aseguró Marafioti. “Si te ponen piedras en el camino, más fuerte te hace. Nada nos va a parar en este momento. Estamos muy tranquilas, los alegatos estuvieron tremendos. Muy bien. Se entendió todo perfectamente. Es escuchar nuestra historia de las voces de gente que sabe de derecho ¿Sabés cuántas veces estuvimos nosotras pensando que eso había estado mal? Que nosotras teníamos la culpa, nos culpamos muchos años. Escucharlo de nuestros abogades y el fiscal nos confirma que se pudo entender el punto al que íbamos nosotras cuando empezamos a denunciar”, consideró. “El día que empezamos, empezamos con mucho miedo y sin entender un montón de cosas. Las querellas fueron increíbles. Se entendió todo, todo lo que pasó. En tiempo y espacio, incluso, quedó clarísimo. Son tantas historias que una puede pensar que por ahí se confundía el nombre de una con otra, pero no pasó. Te revuelve, todavía sigue revolviendo la historia. Hay que darle un cierre con una sentencia. Empezar una nueva página. Eso es lo único que nos genera ansiedad”, reconoció.Psicopateos 2.0 Cristian Aldana ejerció, durante el desarrollo del juicio, distintos tipos de violencia contra sus denunciantes. “En el caso de los alegatos, fue abierto al público. Durante un lapso previo no lo fue porque la parte de Aldana pidió videos de la audiencia para ver lo que se había dicho, pero subieron videos a youtube. Lo que hizo el Tribunal, entonces, fue ponerlo privado hasta alegatos y sentencia. Eso fue una consecuencia del accionar de ellos (la defensa). Ni nosotras, que es nuestro juicio, podíamos entrar”, explicó Marafioti. Sobre el accionar judicial, si bien reconoce que es atípico, Felicitas aclaró que “el juicio se alargó por Aldana, no por la Justicia. Quiere seguir psicopateando, no solamente a niñas de 13 o 14 años, que lo hizo, sino a todo un tribunal y los abogados extendiendo los tiempos con excusas. Eso hizo que tarde un año un juicio que tendría que haber tomado tres o cuatro meses. Fue un juicio con agonía. Se decía ‘la próxima audiencia va a pasar esto’ y el tipo te salía con un martes 13. En ese sentido, la Justicia nos escuchó. Sentí que nos escucharon. El día que fui a declarar me dijeron que todo el tiempo era para mí, que si quería podía parar. En un momento paré porque tenía ganas de vomitar y me levanté y me fui al baño mientras estaba declarando y me dejaron hacerlo. Nadie me juzgó ni dijo nada. En ese sentido fuimos cuidadas. Cuando había preguntas desubicadas del abogado de Aldana, el tribunal lo

Se trata de la denuncia contra la docente Analía Shwartz, que había sido absuelta por unanimidad en mayo de 2017 por el Tribunal 1 de esa ciudad. Luego de la apelación de las querellas, enfrentará un nuevo juicio por más de 40 casos de abuso sexual ocurridos en dos colegios (Gianelli y Fleming). En el programa radial La Retaguardia, Fernando Tebele y Pedro Ramírez Otero dialogaron con Gonzalo, papá de una de las víctimas. (Por La Retaguardia) “La defensa había presentado una revisión de ley con esto de que una persona no puede ser juzgada dos veces por el mismo delito. Pero el fallo de Casación no daba por terminado el proceso, sino que sigue. Por eso le denegaron este pedido a la defensa y estamos a la espera de que vuelva el expediente a Mar del Plata para tener un sorteo de un tribunal y ahí ya ver en qué tiempos se puede realizar este nuevo juicio”, explicó Gonzalo sobre los pasos a seguir.Sobre los fallos emitidos por el Tribunal que absolvió a Schwartz hasta el momento, Gonzalo fue contundente: “En Mar del Plata, todas las causas donde está el poderoso dinero van siempre a parar al mismo Tribunal. El Tribunal 1 que dio la sentencia lamentable para esta maestra, que fue absolverla. Fue el mismo Tribunal que dijo que Lucía Pérez se murió sola prácticamente, y es el mismo que en estos días está juzgando a Federico Sasso, una persona que, alcoholizada en un auto atropelló y mató a Lucía Bernaola. Este juicio se está dando ahora en la ciudad. Nos llama la atención que siempre que hay dinero cae en ese Tribunal”, planteó. “Los abogados, sabemos que son los mismos, quiénes son y qué defienden y lo permeable que es este Tribunal a fallar a favor del poderoso. Cuando nos enteraron que era el mismo en el caso de Lucía Pérez nos acercamos a la familia a explicarle quiénes eran estos jueces. Ellos nos decían ‘no puede ser’, después nos abrazamos y lloramos juntos y nos decían ‘tenés razón’. También nos acercamos a hablar con la familia Bernaola, porque ellos son semidioses que están en un estrado y dicen lo que ocurrió y no ocurrió como si fueran dueños de la verdad”, agregó.Por último, Gonzalo se refirió a las vidas de las víctimas: “Mi hija actualmente tiene diez años. Está con tratamiento psicológico como muchos de los chicos. A muchos les dieron el alta pero con el tiempo tienen que volver. Sabemos que es una herida, una cicatriz, que con el tiempo la marca queda. Ellos saben qué les pasó. Ahora son más grandes y entienden, saben, preguntan. Siguen esperando y preguntando por qué no les creyeron. Es una etapa que queremos cerrar obteniendo la condena que tendría que tener esa mujer. Es una etapa que queremos cerrar para poder mirar a nuestros hijos a los ojos y seguir diciéndoles que les creemos desde el primer día y que les seguimos creyendo y estamos peleando para que podamos conseguir justicia por ellos y otros chicos a los que les pueda pasar lo mismo”, advirtió. DESCARGAR