Canción actual

Título

Artista


Pablo Llonto después de Vuelos: “Ojalá se puedan conseguir más fallos contra Clarín y La Nación”

Escrito por el julio 15, 2022


El abogado querellante opinó acerca de la rectificación que deberá hacer el diario Clarín sobre una noticia falsa publicada al momento de los crímenes del juicio por los Vuelos de la Muerte que culminó la semana pasada. El TOF N°2 de San Martín ordenó que se le haga llegar al medio la resolución judicial para la modificación. Habían publicado que dos niños habían sido abandonados; en realidad, sus padres habían sido secuestrados. “Me gustaría ver ahora qué sale en el diario”, le dijo a La Retaguardia Martín Arancibia, uno de aquellos niños, después del fallo. “Es un hecho histórico”, señaló Mercedes Soiza Reilly, parte del equipo de la fiscalía. Clarín publicó la noticia de las condenas, pero hasta ahora no hizo mención alguna a la rectificación que deberá realizar.

Entrevistas: Lucrecia Raimondi/Paulo Giacobbe/Fernando Tebele
Redacción: Paulo Giacobbe
Edición: Fernando Tebele
Foto: Archivo Natalia Bernades/La Retaguardia

La publicación de la noticia falsa en Clarín al momento de los hechos. Martín y Adriana no habían sido abandonados.

El 24 de noviembre de 1977 el diario Clarín publicaba: “Buscan a familiares de dos niños abandonados”. Las fotos de Adriana y Martín Arancibia acompañaban la noticia. Pero no era eso lo que estaba pasando.
Su madre y su padre, María Eugenia Zago y Ramón Arancibia, no los habían abandonado. Habían sido secuestrados por el Ejército. El cuerpo de Ramón apareció en la costa, como ya se dijo. María Eugenia Zago continúa desaparecida. El TOF N°2 de San Martín ordenó comunicar la sentencia al Grupo Clarín para que rectifique la información publicada. “Es un avance tremendo en el sentido de la reparación. Siempre pedimos penas pero también pedimos medidas de reparación y esta para la familia Arancibia representa mucho”, definió el abogado querellante Pablo Llonto en diálogo con La Retaguardia.
Los medios son la primera versión de la historia y no es lo mismo si en las hemerotecas figura en los propios diarios que esa historia que contaron no fue así. El caso Arancibia no es el único ni Clarín el único medio.

No eran dos niños perdidos. Eran dos niños víctimas de delitos cuyos padres habían sido secuestrados, esto también es la pelea por la verdad. Ojalá se puedan conseguir en todo el país rectificaciones ordenadas por los tribunales, para que los medios hegemónicos y sobre todo Clarín y La Nación, que fueron los dos diarios que más apoyaron a la dictadura, tengan también que hacer lo que debieron hacer en aquel momento: publicar la verdad”, dijo Llonto.

El día del veredicto, tanto antes como después de la lectura del tribunal, Martín Arancibia dialogó con La Retaguardia. “Me encantaría ver qué rectifiquen y ver qué dicen ahora. No esperaba que dijeran ésto en el fallo”. Sobre el fallo en general dijo: “Campo de Mayo no fue una casualidad, fue un plan. Y que ahora tengan nombre y apellido abre que se hagan más juicios”. Martín estuvo acompañado por su hija, la nieta de Roberto Ramón Arancibia.

“Un hecho histórico”

Mercedes Soiza Reilly fue parte del equipo del Fiscal General Marcelo García Berro, quien actuó en este juicio. Mecha, como le dicen quienes la conocen, fue auxiliar fiscal en el tramo de la Megacausa ESMA en la que se condenó por primera vez por los Vuelos de la muerte. Toda aquella experiencia seguramente le resultó valiosa en este proceso judicial. También trae experiencia en lo que tiene que ver con los pedidos de rectificación a los medios de comunicación por las noticias falsas publicadas durante la dictadura. Por eso no dudó en calificar como histórico el fallo en ese sentido: “En realidad es un hecho histórico, porque varias veces hemos pedido la rectificación de las noticias falsas de los medios de comunicación pero nunca habíamos logrado que un tribunal recepte el pedido”, indicó Soiza Reilly. “En el juicio ESMA III presentamos una docena de noticias falsas publicadas en medios de comunicación, no solo en Clarín, pero el tribunal no respondió. El Tribunal en ese sentido demostró que tiene también un interés histórico en que esto sea rectificado”, señaló, y agradeció por eso a los jueces.

El Tribunal Oral Federal N°2 de San Martín, conformado por los jueces Walter Venditti, Esteban Rodríguez Eggers y Matías Mancini, condenó la semana pasada a prisión perpetua en cárcel común a 4 militares en el juicio por los Vuelos de la Muerte de Campo de Mayo: Santiago Omar Riveros, ex jefe de Institutos Militares; Luis del Valle Arce, ex comandante del Batallón de Aviación 601; Delsis Ángel Malacalza, ex segundo comandante y piloto de aviones Twin Otter y Fiat, utilizados en los vuelos de la muerte; y el ex oficial de operaciones de esa dependencia, Eduardo María Lance. Se les realizarán a tres de ellos pericias para constatar su estado de salud y determinar si pueden ser alojados en dependencias del Servicio Penitenciario Federal; no currirá lo mismo con Riveros, porque sus dolencias no pueden ser atendidas en una cárcel. Actualmente todos gozan del beneficio de la prisión domiciliaria.

Llonto repasó con La Retaguardia el fallo. “Salió lo que se pidió”, fue lo primero que dijo sobre el veredicto, y resumió una sensación generalizada. Llonto no es afecto a celebrar las sentencias pero reconoció que “siempre pasan por el cuerpo sensaciones muy particulares porque uno recuerda sobre todo a quienes no están. Recién estaba abrazado a Rodolfo Novillo (hermano de Rosa Eugenia Novillo Corvalán, una de las víctimas de este juicio) porque su hermano hizo muchísimo por esta causa, y hoy no está, falleció hace unos años, y uno lo primero que se acuerda es de ellos”. De este modo el abogado querellante da cuenta de algo que ocurre en muchas casos: son las propias familias las que llevan adelante los primeros pasos en la investigación de los crímenes de lesa humanidad.
Sobre el valioso veredicto agregó: “Es la primera vez que los Vuelos de la Muerte del Ejército tienen nombre y apellido de sus responsables y reciben condenas. Este fue el método de exterminio que caracterizó vergonzosamente al país y sus autores estaban paseando tranquilos durante décadas en la Argentina. Hoy Malacalza, del Valle Arce, Lance y otros más que hay que seguir buscando saben que ya hay una respuesta de la Justicia para quienes fueron pilotos, copilotos y mecánicos de vuelos de este siniestro plan de exterminio”.

Las víctimas en este juicio fueron Rosa Eugenia Novillo Corvalán, Roberto Ramón Arancibia, Juan Carlos Rosace y Adrián Enrique Accrescimbeni. Las 4 personas estuvieron secuestradas en Campo de Mayo y sus cuerpos aparecieron en la costa argentina luego de haber sido arrojados al agua desde gran altura. Fueron enterradas como NN hasta que las identificó el Equipo Argentino de Antropología Forense.
Las cuatro víctimas no representan el total de personas arrojadas al mar desde los Vuelos de la Muerte que partieron desde Campo de Mayo, pero permiten entender cómo fue el plan de extermino de la última dictadura y el rol del Ejército Argentino en ese centro clandestino.

El abogado Pablo Llonto fue querellante por las familias de las cuatro víctimas del juicio: Roberto Ramón Arancibia, Adrián Enrique Accrescimbeni, Juan Carlos Rosace y Rosa Eugenia Novillo Corvalán. (Foto Archivo Natalia Bernades/La Retaguardia)

La causa que se viene

“En el Juzgado Federal de Dolores tramita una causa donde se están recopilando los casos de todos los restos aparecidos en toda la Costa Atlántica. Y masivamente algunos casos, porque aparecieron ocho o diez restos juntos”, explicó el abogado querellante, quien al momento de la publicación de esta nota está en esa localidad para observar el expediente
“Ojalá que esa causa en Dolores avance pronto para condenar a los responsables civiles que no hicieron lo que tenían que hacer en las costas cuando aparecían los restos. Tenían que avisarles a los familiares una vez identificados, y lo que hicieron fue abrir las puertas para que fueran enterrados como NN”.
El caso de Rosa Eugenia Novillo Corvalán es un ejemplo de lo que denunció Llonto. Cuando el cuerpo de Rosa apareció en la costa de Magdalena fue enterrada como NN. Pero a los pocos meses fue identificada por sus huellas digitales. Rosa era militante del PRT ERP y tenía “prontuario”; había sido una de las mujeres que se fugaron en 1975 de la Cárcel del Buen Pastor, en Córdoba. Carlos Machado intervino como Juez Federal y no modificó ni el sumario ni el acta de defunción, dejándola como NN.

Llonto exigió que se investigue más sobre el rol de los jueces y también al “personal policial que no hizo en el 76, 77, 78 lo que tenía que hacer”, al tiempo que se mostró esperanzado en esa causa y por otro tramo de este juicio: “Va a haber repercusiones en el Juzgado de Dolores. También empuja a que en el juzgado de (Alicia) Vence podamos convocar testigos y algún mecánico de vuelo para que cuente todo lo que sabe de lo que fueron todos los vuelos de la muerte, no solo estos cuatro casos, sino todos los aviones que despegaron de Campo de Mayo”. En el juzgado de Alicia Vence tramitó la etapa de Instrucción y el abogado querellante valoró el trabajo realizado, como así también la tarea del tribunal que los condenó. Subrayando las declaraciones de los exconscriptos que permitieron reconstruir la mecánica de exterminio, Llonto recordó cómo se fueron juntando los testimonios, comenzando por lo aportado por Miguel Ángel Hait en 2008. “A partir de ahí se le pidió al juzgado que cite a otros soldados porque teníamos un soldado que había visto cómo subían gente a los vuelos, no sabía mucho quién ni a quiénes, le pareció que una de las víctimas era (Roberto) Quieto. Pero a partir de ahí el juzgado decidió hacer un trabajo, que ojalá lo repitan todos los juzgados, que es llamar masivamente a todos los soldados. Obviamente va a haber algunos que no van a saber nada porque esto no era un partido de fútbol que tenía una tribuna y mil colimbas viendo el mismo partido. Acá había pedacitos. Uno que vio una cosa a las doce de la noche, otro vio a las nueve de la noche, otro a las seis de la mañana. Eso es lo que había que encajar”.
Ese partido que no todos los colimbas estaban mirando se fue reconstruyendo con los que sí estaban mirando y describieron la mecánica de los Vuelos de la Muerte en Campo de Mayo.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *