Canción actual

Título

Artista


Campo de Mayo

Página: 5


El primer juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos en Campo de Mayo todavía no tiene sentencia firme. En 2009 se condenó a los responsables de la desaparición de Floreal “el Negrito” Avellaneda, el niño de 15 años, militante del Partido Comunista y secuestrado en su domicilio junto a su madre, Iris Pereyra. Después de una serie de apelaciones el caso llegó a la Corte Suprema de Justicia, que intentó beneficiar a los genocidas con la ley del 2×1. Ocho años después, devolvió el expediente a la Cámara de Casación. (Por La Retaguardia) 🎤 Entrevista: Fernando Tebele ✍️ Redacción: Paulo Giacobbe 💻 Edición: Fernando Tebele 📷 Foto de portada: Paloma García El caso de Floreal Avellaneda es emblemático. Se trata de uno de los primeros casos conocidos de los Vuelos de la Muerte. Rodolfo Walsh, en la mítica Carta abierta de un escritor a la Junta Militar, denunció las torturas que sufrió el Negrito y que su cuerpo fue encontrado en la costa de Uruguay. Pese a eso, continúa desaparecido. En diálogo con Oral y Público, Iris Pereyra de Avellaneda, su madre también secuestrada en el mismo operativo, dijo: “En la Corte Suprema se burlan de nosotros”, en referencia a la reciente decisión de mantener el expediente sin sentencia firme. “Después de ocho años encajonaron la causa en la Corte y ahora la mandan a Casación; es una burla. No nos respetan a nosotros, los sobrevivientes, el dolor que uno siente por la pérdida de un hijo”, señaló. Sucede que 3 de los acusados recibieron penas bajas y las querellas apelaron. Se trata de los represores Alberto Aneto, Raúl Harsich y César Fragni. “No estábamos de acuerdo con las condenas, y no quedaron firmes y quedaron sueltos”, detalló. El caso llegó a la Corte Suprema y ahí quedó hasta que lo devolvió a Casación.   “Los genocidas se están muriendo. Los testigos ya estamos grandes, seguimos perdiendo tiempo, que te llaman a declarar. Yo declaré ocho veces. Entonces no puede ser esto, por eso vamos a exigir que pongan las barbas en remojo y que los metan presos”, exigió.   15 de abril de 1976 Iris relató su secuestro y el de su hijo como si no hubieran pasado 45 años, con la entereza de quien lucha, milita y persigue justicia. “En el 76 fueron tan siniestros los casos. Lo que pasó con tanta desaparición de gente y el caso nuestro que fue a los pocos días, el 15 de abril”, arrancó. “Justo al mes del secuestro nuestro, que El Negrito cumplía los 16 años, aparece en los vuelos de la muerte. Yo estaba presa todavía, porque yo me comí más de tres años en distintas cárceles, y recién me entero cuando salgo que El Negrito había sido asesinado y tirado en los vuelos de la muerte”, recordó.   Madre e hijo fueron torturados en Campo de Mayo. Iris piensa que se llevaron a ellos dos porque no se pudieron llevar a Floreal, el padre del Negrito, que se escapó por los techos de la casa. El cuerpo del Negrito apareció en las costas uruguayas junto al de otras nueve personas, en bolsas negras. Se lo reconoció por un tatuaje con sus iniciales. “La FA y un corazón en el brazo, igual que su papá”, graficó Iris.  “Imaginate cuando salgo en libertad y me entero de todo esto. Mi desesperación de saber el porqué, dónde están, pero estábamos con el golpe militar. Hasta el 83 que vino la democracia, recién pudimos movilizarnos un poco, viajamos al Uruguay tres veces. Los jueces se declararon incompetentes”, detalló Iris. “Cuando salgo en libertad para mí fue una desesperación. Han pasado 45 años y no sabemos que pasó con el cadáver”, agregó. Iris contó que solo tiene del Negrito unas fotos escalofriantes, que un fotógrafo tomó de casualidad paseando por la playa: “Y de ahí, como apareció, desapareció. No se sabe si fue a fosa común o lo enterraron en algún lado. Por eso exigimos que nos abran los archivos para saber qué pasó con nuestra gente”.  Las empresas Iris Pereyra también exige a la Justicia que se juzgue a los empresarios que fueron parte del genocidio. “Queremos hacer juicio a las empresas” que tenían vínculo directo con el Ejército Argentino que comandaba el Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio El Campito, montado en Campo de Mayo. “Varios militares estuvieron en Tensa. Imaginate si nos quedamos de brazos cruzados y dejamos que esta gente que se enriqueció en forma, a costilla de nosotros, los secuestrados. Eso no se puede perdonar”, dijo. En Tensa trabajaba Floreal padre.   Por último, Pereyra de Avellaneda sostuvo que el camino para revertir la impunidad y lograr algo de justicia es el mismo de siempre: “Nosotros queremos hacer una movilización porque la lucha se gana en las calles, no queda otra. Nosotros lo que queremos es eso”. 

Continúa el alegato de la fiscal auxiliar Gabriela Sosti. Entre otros casos, en esta ocasión aborda la persecución contra el PRT-ERP.

Comienzo del alegato del Ministerio Público Fiscal a cargo de la Fiscal Auxiliar Gabriela Sosti.

Declara Juan Carlos Farías por el caso de Roberto Ramón Arancibia.

La jornada número 92 de la Megacausa, en la que debía comenzar el alegato de la Fiscal  Gabriela Sosti, fue suspendida después de un debate acerca de si los 20 imputados tienen que estar presentes en esta instancia.  El TOF N°1 de San Martín deberá resolver la situación de cara al próximo miércoles. En el cierre de la transmisión de La Retaguardia, la auxiliar fiscal Gabriela Sosti mostró su indignación. A las quejas de las partes acusadoras por las ausencias, se sumó la dolorosa situación que sorprendió a las partes cuando el secretario del TOF, Matías Ferrari, se retiró acongojado al enterarse de la muerte de su madre. (Por La Retaguardia) 🎤 Entrevista: Fernando Tebele/Lucrecia Raimondi ✍️ Redacción: Diego Adur 💻 Edición: Fernando Tebele 📷 Foto de portada: Captura Transmisión La Retaguardia Una de las audiencias más esperadas del juicio comenzaba en la mañana de este miércoles. Con la etapa testimonial concluida y después de una ampliación de cargos para algunos de los imputados del juicio, el Ministerio Público Fiscal a través de Gabriela Sosti debía comenzar su alegato. Durante esta etapa, las partes acusadoras repasan lo ocurrido a lo largo del juicio y expresan la acusación formal que realizan contra los 20 imputados en este tramo de la Megacausa de Campo de Mayo. Antes de comenzar con su alegato, Sosti advirtió que ninguno de los imputados estaba conectado a la plataforma virtual y lo hizo notar al Presidente del Tribunal, Daniel Omar Gutierrez. Los defensores dijeron que se harían cargo de transmitir lo alegado por la Fiscalía a sus representados. Sin embargo, Pablo Llonto, abogado querellante de familiares de las víctimas, presentó una reposición para objetar que la audiencia no podía continuar sin la presencia de los imputados. A ese pedido adhirieron el resto de las querellas y también el MPF. Luego, tomó la palabra Juan Carlos Tripaldi, defensor oficial, quien manifestó que las personas acusadas en el juicio tenían la posibilidad de elegir estar presentes o no en esta etapa. La audiencia fue suspendida y el Tribunal deberá resolver para el próximo miércoles si le exige a los imputados presenciar y escuchar los alegatos o si podrán ausentarse como en el día de hoy. Fue una jornada sumamente accidentada en la que, además, uno de los secretarios del Tribunal, Matías Ferrari, se enteró del fallecimiento de su madre cuando la audiencia estaba comenzando. Inmediatamente, Gutierrez dio sus condolencias y le dio permiso para que se retirara. Ferrari se levantó acongojado y fue sustituido por Amaro Torres. Tras un cuarto intermedio, la audiencia continuó. Este hecho pareció haber jugado también en la decisión del Tribunal de no definir la situación de los imputados con un cuarto intermedio durante la misma jornada. Luego del final de la audiencia, Gabriela Sosti se sumó para el cierre de la transmisión en vivo de La Retaguardia.  Sosti dio su pésame para el secretario Ferrari. Para la auxiliar fiscal, la audiencia debería haberse suspendido de inmediato: “Es un dolor. Es un compañero que durante dos años y medio estuvimos trabajando ahí, codo a codo, cada uno en su lugar. La verdad que yo esperaba que automáticamente, al mismo momento, el Tribunal suspendiera. Creo que es lo que corresponde, no se puede alegar en el medio de un luto”, razonó. Sosti definió como un “escándalo” el pedido del defensor Tripaldi para que el Tribunal dispense a los imputados y les permita no asistir a la etapa testimonial del juicio: “Se están naturalizando cuestiones básicas basadas en errores, incluso en errores procesales groseros como el que manifestó el defensor. Se naturaliza que en los juicios de lesa humanidad, si los imputados no quieren estar, no están. El momento del alegato es el momento de defensa material por excelencia, porque es la acusación final. Una falacia que utiliza el defensor oficial es decir que la defensa material está en el momento de la lectura del requerimiento, como si el requerimiento fuera la acusación”, dijo la fiscal sin ocultar su molestia, y continúo: “Si esto fuera así, ¿para qué hay debate? Acusamos y defendemos con el requerimiento y listo entonces. A la acusación la perfecciona el alegato. La defensa material más plena es la de escuchar el alegato, porque no se dice lo mismo que se dijo en el requerimiento. Y no solamente tiene el derecho a escucharlo sino que tiene la obligación. El artículo 366 del Código Procesal Penal dice que el imputado asistirá, no hay posibilidades. Parece que los abogados defensores han naturalizado una interpretación o han derogado de facto ese artículo y entienden que hay facultades. No hay ninguna facultad. La interpretación literal del Código dice ‘el imputado asistirá’. No dice ‘podrá asistir’. Entonces ese es el origen. La madre de todas las desgracias que tuvo este juicio hoy fue no entender o no haber interpretado correctamente el Código Procesal”, arremetió la representante del MPF. “Los acusadores no castigamos” En su intento de justificar la ausencia de los imputados a los alegatos, Tripaldi increpó a las partes acusadoras. El defensor planteó la posibilidad de que en el deseo de la fiscalía y las querellas hubiera una suerte de venganza o búsqueda de castigo para los imputados: “Otra cosa que deslizó artera y taimadamente el defensor, fue plantear: ‘que estén escuchando es una forma de castigo’. Yo no sé qué tiene en la cabeza el defensor, pero eso es agresivo. Es bárbaro, es espantoso decir una cosa así. Francamente, es espantoso, porque es poner en intención de las acusadoras semejante cuestión. Los acusadores no castigamos. Pedimos justicia. Esa expresión es decididamente repudiable. No puede decir es un defensor y mucho menos un defensor oficial. Es una falta de respeto profesional lo que hizo”, señaló.   Sosti apuntó también contra el Tribunal, que en ningún momento le avisó a las partes ni libró oficio alguno sobre la ausencia en esta instancia de los imputados. La fiscal se enteró de esta situación en el momento previo a iniciar su alegato: “Estaba poniéndome dispuesta, arreglándome la gola para ponerme a alegar y

Continúa la ampliación de indagatoria del imputado Bernardo Caballero. También declaran en indagatoria los imputados Alfredo Oscar Arena, ex Teniente de Navío; y el integrante de la orquesta de músicos de Gendarmería, Roberto Julio “Pajarito” Fusco.

Incorporación de prueba documental, última audiencia antes de los alegatos.

Declaran Domingo Fortunato Ferraro, Miguel Ángel Alberti y Pablo Verna.