Canción actual

Título

Artista


Jones Huala

Página: 4


En este momento, Pablo Pimentel -presidente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de La Matanza- y Soraya Maicoño -vocera de la Pu Lof en Resistencia de Cushamen- se encuentran en Chile esperando ser recibidos por la Jefa de Gabinete, Analía Uriarte. El objetivo es entregarle en mano a la funcionaria, ya que Michelle Bachelet no se encuentra en el país, una carta escrita por Adolfo Pérez Esquivel -premio nobel de la Paz- y Nora Cortiñas -Madre de Plaza de Mayo de Línea Fundadora-, en la que le solicitan al gobierno chileno que cese el pedido de extradición del Lonko Facundo Jones Huala, quien fue juzgado dos veces por el mismo hecho. Además, en el contexto del pedido de libertad del Lonko se produjo por parte de Gendarmería Nacional la desaparición forzada de Santiago Maldonado, que se encontraba en la Pu Lof en solidaridad con la causa mapuche. Hasta el momento, la secretaria de la Jefa de Gabinete informó a Maicoño y Pimentel que gestionará la reunión con la funcionaria. (Por La Retaguardia) Foto: Pimentel y Maicoño frente al Palacio de la Moneda, sede del gobierno chileno. Aún no fueron atendidos. DESCARGAR

El lonko, que está preso a la espera de una posible extradición a Chile, envió una carta al juzgado federal de Bariloche pidiendo la recusación del Juez Gustavo Villanueva “debido a su falta de imparcialidad, enemistad manifiesta con mi persona, el Movimiento Político del que formo parte y al Pueblo Mapuche Organizado”. Este martes 7 de noviembre a las 9 horas, se llevará a cabo una reunión en Santiago de Chile entre Soraya Maicoño, la vocera de la Pu Lof en Resistencia Cushamen, y Pablo Pimentel, el presidente de la APDH de La Matanza, con Analía Uriarte, la Jefa de Gabinete de Chile. Acompañarán también con adhesiones Nora Cortiñas, Adolfo Perez Esquivel y José Schulman. El encuentro tendrá como objetivo tratar el tema del pedido de extradición del Lonko Facundo Jones Huala a Chile. (Por La Retaguardia) En la misiva, el Lonko mapuche hizo referencia al rechazo explícito a todas las pruebas y testigos presentados, y acusó al juez y a los fiscales de actuar bajo presiones de los “Ministerios de Seguridad de Chubut y Rio Negro y Pablo Noceti (Jefe de Gabinete de Asesores del Ministerio de Seguridad de la Nación), dando por tierra con la independencia del Poder Judicial”. Además denunció la complicidad de la justicia en la desaparición forzada de Santiago Maldonado en el marco de una represión ilegal: “Contemplando que fue parte del contexto Jurídico, Político y Social en el que la confrontación entre sus aparatos represivos y comuneros-militares Mapuche y simpatizantes de nuestro Movimiento (M.A.P) desencadenó  la “Desaparición Forzada “de Santiago Maldonado, 9 detenidos en Bariloche, 7 detenidos en Buenos Aires, entre otros hechos trágicos digitados entre funcionarios políticos y judiciales incluidos Guido Otranto y también Gustavo Villanueva”, escribió, agregando que “se esfuerzan en esconder delitos políticos tras la fachada de delitos comunes”. Sobre la solicitud de extradición de Jones Huala a Chile, el prisionero mencionó que se trata de un conflicto de índole política que atraviesa las históricas violaciones a los derechos humanos de los pueblos indígenas, avaladas por el Gobierno: “Las causas de la solicitud de extradición son a todas luces políticas, pero dicho magistrado por presiones políticas del Gobierno Nacional, o por simpatías ideológicas, se ha encargado de recortar descaradamente la prueba y testigos, en su afán de despolitizar un conflicto histórico que a pesar de sus intenciones seguirá siendo el conflicto geopolítico más  relevante de Argentina y Chile, que mientras las autoridades políticas pertinentes no den “soluciones políticas” y sigan criminalizando nuestras propuestas sin reconocer el carácter político, cultural y social de la confrontación lejos de descomprimir, seguirán poniendo en riesgo la soberanía ,la seguridad y el orden público, vulnerando los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas reconocidos en la Constitución Nacional  y Pactos Internacionales”, escribió.Por último, el Lonko aseguró que ni él ni ningún integrante la Lof flaquearán en su reclamo: “No dude que mientras suba la presión, la censura y la hostilidad, más resistiremos como LONKO (Autoridad Político Filosófica) y WEICHAFE (Guerrero). No puedo más que enfrentar con dignidad su corporación corrupta al servicio de los ricos que nos oprimen, reprimen y matan, mientras ustedes persiguen con tecnicismos a los defensores de la libertad y los derechos de los pueblos”, finalizó Facundo Jones Huala. Todos y todas las integrantes de la Lof en Resistencia Cushamen emitieron un documento exigiendo la libertad de Jones Huala y repudiando el pedido de extradición. Mencionaron que se trata de una “persecución política e ideológica por ser una de las voces más fuertes que denuncian tantas injusticias cometidas contra el pueblo mapuche y mapuche-tehuelche”. Enumeraron también los hostigamientos recibidos, “mentiras, amenazas, violencia, cárcel, muerte y desaparecidos”.Además, hicieron notar su acompañamiento a la familia Maldonado en la búsqueda por la verdad y la justicia por Santiago que “fue desaparecido por Gendarmería por defender y solidarizarse con la defensa de los derechos de nuestro pueblo”. En el comunicado, responsabilizan al Estado y exigen “el cese de la criminalización y persecución judicial de las comunidades y la campaña mediática de demonización”, además de pedir “la desmilitarización del territorio de las comunidades mapuche”.

Pablo Pimentel, presidente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de La Matanza, estuvo en Formosa conmemorando el aniversario de los 70 años de la Masacre de Rincón Bomba y aprovechó para visitar a Agustín Santillán en Las Lomitas. Sobre estos temas conversó en el programa radial La Retaguardia con Fernando Tebele. (Por La Retaguardia) La visita a Agustín Santillán “El encuentro con Santillán fue muy lindo. Venimos con una gran cantidad de demandas que nos ha hecho. Lo vi mejor de semblante, más delgado. Ahora está bien. Me dijo que no tiene quejas con la Alcaidía de Las Lomitas. Lo único que iba a plantear era si lo podían alojar con alguien más. Está solo. Le están respetando una dieta que él pidió. Está escribiendo mucho. Tiene un cuaderno lleno de sus sentimientos para con la impotencia que le surge de esta justicia infame, de que a la gente que hace bien las cosas le inventan causas. No sabe por qué está ahí. Le da impotencia”, relató Pimentel, que se entrevistó con el joven wichí horas antes de hablar con La Retaguardia.Una de las sensaciones de malestar de Santillán, fue haberse visto involucrado en una utilización política por parte del Secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, que al regresar de su viaje a Formosa despotricó contra las medidas de cautiverio de Agustín, sin considerar a los demás presos políticos bajo prisión por gobiernos provinciales de su mismo signo político: “Cuando lo visitó Avruj, a él le molestó mucho que lo utilizara políticamente. Escuchó en la radio las declaraciones y no se ajustaban a la verdad. Inclusive el director de la unidad estaba enojado porque Avruj salió hablando de que allá le faltaban frazadas y otras cosas. Este jefe, Ortiz, me pidió que le pregunte a Agustín si de verdad estaba tan mal. Y la verdad es que están respetando todo lo que él planteó cuando vino de Formosa (a Las Lomitas). Me dijo que se sintió utilizado por el Secretario de Derechos Humanos de la Nación. Agustín preguntaba, con muy buena lectura política, por qué no hacía lo mismo por Facundo Jones Huala o por Milagro Sala. Le respondí que los gobiernos donde ellos están detenidos responden al gobierno nacional y que el gobierno donde él está detenido responde al kichnerismo. Hoy esa es la pelea de fondo”, aseguró Pimentel.Agustín Santillán continúa preso injustamente porque todas las causas que le habían armado se cayeron, salvo una que el juez López Picabea recaratuló luego de que la Cámara anulara su procesamiento anterior. El líder wichí le dejó algunos encargos a Pimentel para cuando regresara a Buenos Aires: “Me pidió varias cosas. Una de las preocupaciones es que no sabe por qué se prolonga tanto la detención por una causa que se cayó hace dos meses, dicho por la Cámara de Apelaciones de Formosa que anuló todo porque no tenía sustento las pruebas que presentó (Marcelo) López Picabea para tenerlo detenido. Y todavía sigue detenido…”, manifestó. El rol de los medios tradicionales Los medios tradicionales ya no se interesan en Agustín Santillán ni siquiera, como fue el caso de Claudio Avruj, para utilizarlo contra la oposición kircherista. Ya no tiene lugar en la agenda de estas corporaciones mediáticas y pasó a ser olvidado. Pimentel retrató las sensaciones del joven preso en Las Lomitas: “’Creen que soy un delincuente’, me dijo Agustín. La productora de Canal 13 no le creyó ni a Gabriela, su mujer. El grado de subestimación que los medios hegemónicos están haciendo para con Agustín hace también que se sienta utilizado. En algún momento, Agustín les daba notas y les servía para pegarle al kichnerismo. Estaba dentro del proyecto de (Héctor) Magnetto. Ahora que no les sirve, no le creen. Lo tienen como un marginal. Creen que salió a robar”, afirmó.En la Alcaidía de Las Lomitas también continúan presos Víctor Hugo Delgado y Roberto Frías. Pimentel tuvo la oportunidad de visitar a Delgado, quien está detenido incluso desde antes que Santillán y por el cual tampoco queda ninguna causa que lo sostenga en prisión: “Lo conocí a Delgado también. Un joven wichí, de 50 Vivienda. Yo lo conocí en 2010. Él se siente también muy afectado. Dice que a Agustín lo conoce de lejos y lo tiene como referente de su pueblo. Lo involucran en un hecho que no estuvo en absoluto. No tiene antecedentes. Vive de changas. Estaba conectado con alguien de la Municipalidad que lo llevaba a trabajar de mozo en Ingeniero Juárez. Después lo detuvieron dos meses antes que a Santillán. Es todo tan perverso…”, se indignó el presidente de la organización de derechos humanos.A partir de ahora, el rol que Pimentel se propone será acelerar la liberación de los wichí presos en Formosa. Para él estas medidas no hicieron más que detener circunstancialmente el reclamo por las tierras de los pueblos originarios, pero aseguró no creer que puedan detenerlos por mucho tiempo más: “Con esto lograron acallar a varios que estaban reclamando y protestando por las tierras. Un ratito nomás. Hasta que se vuelvan a organizar y se junten fuerzas. Los tienen apretados. Tienen más de 20 causas. No hay abogados que los defiendan si no es la defensa pública. La defensa pública responde al gobierno hegemónico de Gildo Insfrán. Están en una encerrona diabólica ahí en Formosa. Por eso vengo con mucha tarea para hacer”, dijo. El pergamino negro del peronismoLa visita de Pimentel a Formosa fue en realidad para estar presente en el 70° aniversario de la Masacre de Rincón Bomba. De ese acto, rescató los discursos de integrantes de la comunidad Pilagá, masacrada en octubre de 1947, pidiendo la unidad de su pueblo para sostener el histórico reclamo territorial que llevan adelante: “Fue un compromiso que habíamos tomado el año pasado, cuando Norita Cortiñas nos invitó para el 69° aniversario. La idea era acompañarlos. Fue un acto muy emotivo por los discursos de los hermanos Bartolo (Fernández) y Cipriana (Palomo), dos miembros de la Federación Pilagá. Su hijo, Solano Caballero, fue uno de los últimos

Este miércoles, tras la toma pacífica del Juzgado Federal de Esquel por parte de miembros de la comunidad Mapuche-Tehuelche Vuelta del Río, por la noche fue incendiada intencionalmente la ruka (casa) de Marcelo Calfupan, quien participó de la acción. En el Enredando las Mañanas del jueves hablamos con María Isabel Huala, la mamá de los Jones Huala, para que amplíe la información. (Por RNMA) “Ayer habían andado seis o siete camionetas de la Policía Federal con Ronald Mc Donald por el territorio amenazando a la gente en la comunidad”, relató la madre del preso político mapuce, en referencia al gerente de Benetton con nombre de payaso de multinacional de comidas rápidas:  “de repente aparecieron 4 ó 5 vestidos de negro, encapuchados, se dirigieron a la casa de Marcelo Calfupan; algunos vieron eso, después vieron el fuego y corrieron para algún lugar, no los pudieron encontrar, se dirigían hacia la casa de Rogelio Fermín, pero todavía no tengo yo noticias de si le quemaron la casa”. Más tarde se supo que la única ruka incendiada fue la de Calfupan. Expresó también que “hay que ponerse en el contexto de que las zonas son grandes, pero como es zona de estepa hay visibilidad”. Aseguró que “está todo mandado por Patricia Bulrich y Macri, ellos siguen en su postura de que están haciendo las cosas bien” y dijo que “es muy triste que salgan a decir que están haciendo las cosas bien, que están buscando a Santiago, que ofrezcan una recompensa, si todo el mundo sabe que se lo llevó Gendarmería”. “Nos quieren borrar del mapa” Isabel Huala remarcó que “hace más de 130 años que no tenemos tiempo de pensar” y aseguró que “la conquista del desierto sigue, lo anunció el otro Bulrich hace un tiempo largo atrás; ahora se está viendo que sí se está llevando adelante y que nos van a hacer lo mismo que a nuestros antepasados, nos quieren borrar del mapa, nos van a terminar de sacar la poca tierra que nos dejaron; y bueno, nos volveremos a armar y tendremos que salir a defendernos con lo que sea, como lo hemos hecho hasta ahora, porque la mayoría de las comunidades se ha salido a defender con palos y piedras”.“Tenemos que tener en cuenta que el lunes, a la gente que tuvieron precintada le hicieron torturas, a Matías Santana, mi sobrino, que es el testigo que vio por última vez a Santiago, lo precintaron a las 6 de la mañana y lo tuvieron 12 horas con precinto y no lo dejaron ni siquiera ir al baño, no lo dejaron tomar su medicina, no lo dejaron comer, él pidió por favor porque le dolían las manos, y le dijeron que no, que cuando terminara el rastrillaje los iban a liberar”, relató la lamgen mapuche: “eso se llama tortura del Estado, Terrorismo de Estado, violencia institucional” y aseguró que “están buscando más presos políticos mapuche y más presos políticos originarios, porque ya los tienen y muchos en este Estado”.La madre de Facundo Jones Huala recordó también el episodio represivo del 10 de enero en La Trochita, cuando “terminaron quemando casas, hubo detenidos, llevándose los caballos de la comunidad, los animales de la comunidad, las vacas que todavía no las devolvieron, se las comieron los policías en Maiten” y sentenció que “eso también es grave, eso es parte de la persecución” y que “iban a matar a uno” y terminaron “dos heridos de gravedad, porque a Emilio se le ve que le falta un pedazo de mandíbula, pero Fausto si no lo hubieran llevado antes de las cuatro horas moría en la comunidad; él todavía tiene coágulos internos, perdió el oído interno, ¿quién se hace cargo de eso?; están buscando muertos, por eso se juntaron Bachelet con Macri para tratar el tema Mapuce en agenda y el tema Facundo Jones Huala”.La lamgen cuestionó que “ahora Chile no está diciendo nada sobre si lo quiere extraditar o no, el juez Villanueva no nos está dando ninguna respuesta y Facundo sigue preso; son muchas cosas que están pasando”.En relación a la presencia de Gendarmería Nacional en la zona, Huala contó que “hace unos quince días atrás viajaron los perros de Santiago del Estero con gendarmes, eran varios colectivos, camionetas, y venían los canes con Gendarmería; yo sé que fueron a declarar los gendarmes disfrazados de la Policía Federal, entonces me queda la duda de quienes entraron en el rastrillaje del lunes, me queda la duda de quiénes están afuera del juzgado, hoy para mí es todo parte de lo mismo y se llama Bulrich”. Explicó también que “donde aparecen dos o tres mapuche aparecen veinte o treinta milicos” y que “si llegamos a ir a identificarlos vamos a recibir gas pimienta, golpes, precintos, roturas de dientes, ya es algo como una rutina de ellos; ni los forenses se presentan, aparecen con guardapolvo blanco, los miran por afuera como si fueran bichos y después se van y les dejan un certificado que dicen que no tienen nada”. Los medios En relación al tratamiento de la prensa hegemónica, María Isabel Huala dijo que sacaron fotos de toda la familia de Facebook, “las tiene Inteligencia, hay carpetas donde tienen las fotos de toda la familia”. De allí utilizaron las fotos de Fernando Jones Huala, adolescente, con look urbano.“Benetton ha puesto tranqueras dentro de las comunidades, mucha de la gente tiene que pedirle permiso al administrador para abrir la tranquera para poder ir a comprar sus alimentos” y eso produce que “muchas veces los jóvenes se cansan de eso y se van a la ciudad a trabajar para ayudar con los alimentos a los viejitos”.Sobre las distintas estrategias de los medios tradicionales, la madre de Facundo Jones Huala expresó: “no veo cuál es el problema de que mi hijo haya sido flogger, al otro le gustaba el rock, yo salí en su momento a bailar cumbia, el padre de ellos corría carreras de caballos y también salía, no veo nada raro en lo que ellos quieren exponer

Diana Lenton es antropóloga y Coordinadora de la Red de Investigaciones en Genocidio. Estuvo invitada al programa Trazos y Rostros que conduce Néstor Elías en Radio La Retaguardia y allí habló sobre las comunidades originarias en Argentina; su historia, conflictos y reclamos. (Por La Retaguardia) Foto: Diana Lenton (izq.) junto a Néstor Elías, Natalia Bernades y Fernando Tebele.-Néstor Elías: ¿Cómo opera el aparato judicial y político para criminalizar a los referentes de los pueblos originarios?-Diana Lenton: Se acusa a algún dirigente que les viene molestando, la piedra en el zapato de algún Gobierno. Se lo acusa de cometer determinado delito. Después, a lo largo del proceso, se caen esas acusaciones. Cuando se demuestra que la persona no tenía que ver con lo que la estaban acusando, no importa. La acusación permanece aun contra toda evidencia porque lo importante es sacarse un dirigente de encima. -NE: ¿Qué sucede con las comunidades frente a estas detenciones de sus referentes?-DL: Quedan acorraladas. Es parte de la intimidación. Además, no nos olvidemos que estamos hablando de comunidades que ya de por sí vienen siendo perseguidas y hostigadas económica, política y jurídicamente desde hace muchos años. Además de estar trabajando y sobreviviendo en inferioridad de condiciones, tienen que sacar de sus recursos, de su tiempo y dejar de trabajar para poder dedicarse a defenderse. Los acorralan con los procesos judiciales y no hay dirigente que no tenga causas judiciales encima. Tienen que ir a firmar cada 10 o 15 días a los juzgados. Se los hostiga. Los persiguen y los paran cada vez que salen a la ruta. Hay un hostigamiento permanente. Les complican la vida. Es un desgaste que hace que se pierdan derechos. En los casos conocidos, los hijos ya no van a la escuela. Tienen miedo de lo que les pueda pasar. Ir a denunciar lo que les está pasando implica correr el riesgo de que le maten a alguien de la familia. Hay que tomar en cuenta en qué condiciones están viviendo y están llevando adelante estas protestas. -NE: ¿Cuáles fueron los cambios a lo largo del tiempo respecto al territorio que les corresponde a los mapuches y de qué manera se organizan sus comunidades?-DL: Evidentemente ahora tienen un territorio reducido. En este momento están viviendo en aquellos lugares que el Estado se los permite. Luego de la Campaña del Desierto, a algunos caciques les dijeron que se establecieran en determinados sitios. De esas reducciones, que ahora se llaman comunidades, hay más grandes y otras más pequeñas. Son espacios que el Estado definió para que ellos pudieran vivir. Tienen ciertas garantías de poder seguir viviendo en algún lugar con sus autoridades, los lonkos que ellos eligen, independientemente de que después ejercen todos los derechos ciudadanos. Son ciudadanos argentinos, con DNI, que votan para elegir presidente, gobernador e intendente, pero tienen también sus propias autoridades. Antiguamente tenían un territorio mucho más extenso, a un lado y otro de la Cordillera de los Andes, de Océano a Océano. En alguna parte de ese territorio se mezclaban con los tehuelches. No había un sentido de frontera. No había fronteras delimitadas como las fronteras occidentales. Había una organización para que cada familia pudiera explotar el territorio en determinado lugar. Son acuerdos, como sigue siendo ahora. Dentro de las comunidades cada familia tiene su espacio asignado. Si una casa queda vacía se le puede asignar a otro. Redistribuyen porque la propietaria es la comunidad. Antiguamente tenían este territorio sin límites definidos donde interactuaban con los tehuelches. Hay comunidades mixtas. Lo aclaro porque ahora salen a decir como si los mapuches y los tehuelches fueran enemigos. Hasta se ha dicho que los mapuches tienen la culpa de la extinción de los tehuelches. Tenemos todos los documentos indudables sobre lo que hizo el ejército para extinguir a los tehuelches. -NE: ¿Cómo es la convivencia entre los mapuches y la población en general de la Patagonia? -DL: En La Patagonia tenemos esta cuestión de mucho racismo. Hay una permanente separación que está siempre a flor de piel. Hay un conflicto y salta lo mapuche por un lado y lo no mapuche por el otro. Esto tiene que ver con esa identidad de ciertas provincias que se constituyeron como territorios nacionales después de la Campaña del Desierto. Hay una identidad provincial que tiene que ver con la lucha contra el indio. En Patagonia, además, tienen el mito del pionero blanco: la importancia y el orgullo de estar entre los nacidos y criados. Entre los pioneros no consideran a los mapuches. Eso de ir a poblar el desierto, pero sin los habitantes de ese desierto. En Neuquén, por ejemplo, dicen tener el orgullo de ser la capital de los derechos humanos. Tuvieron una historia muy positiva durante la lucha contra la dictadura. Tienen ese capítulo de lucha muy importante y son sociedades progresistas en muchos aspectos, pero en algún momento brota la cuestión del racismo antimapuche. Apoyan los derechos humanos, pero tildan a los mapuches como chilenos que vienen a sacarnos el territorio.-NE: ¿Y la situación en Formosa? -DL: Formosa fue la primera provincia que tuvo una ley indígena. Tienen las herramientas legales para tener otro tratamiento respecto a la población indígena. El tema es la alianza del Estado con los sectores poderosos y los terratenientes. Es una frontera caliente en donde convive el narcotráfico y la trata de blancas. Es una frontera muy permeable a toda clase de negocios. Si molesta la presencia de los indígenas, es muy fácil de barrerlos.-NE: ¿En qué influyen los medios tradicionales o hegemónicos de comunicación en el conflicto indígena? ¿Por qué se los sigue desplazando de un lugar a otro? -DL: El discurso siempre está ligado a una práctica. Tuvieron que construir el desierto como desierto y construir al indio como enemigo para poder conquistar ese territorio y combatir a los que lo poblaban. Ahora nos encontramos con una situación que tiene puntos en común. Las comunidades están asentadas en los lugares donde el Estado los dejó estar. No son los lugares que ellos

Aun con la gravedad de lo que sucedió después, que venimos cubriendo minuto a minuto, queremos recuperar imágenes de la masiva movilización en la Plaza de Mayo pidiendo Aparición con Vida de Santiago Maldonado. Durante la manifestación unitaria que se realizó en CABA, en la que hablaron solo familiares de Santiago y una amiga, se pidió la renuncia inmediata de la Ministra Patricia Bullrich. Por la represión permanecen detenidas 31 personas que serán indagadas desde mánana a las 8 en Comodoro Py, entre ella, dos integrantes de la Red Nacional de Medios Alternativos que estaban registrando la brutal acción policial. Aquí un fotoinforme de Agustina Salinas antes del desastre, cuando se multiplicaron las voces pidiendo saber ¿Dónde está Santiago? (Por La Retaguardia)

A pesar de haberse caído todas las prisiones preventivas que tenía en su contra, el referente wichí de Ingeniero Juárez continúa detenido en la Alcaidía de Las Lomitas. Este lunes se reintegró a su trabajo el juez López Picabea, quién tiene en su escritorio un pronto despacho presentado por el abogado de Santillán hace 10 días, y que todavía no ha sido respondido. La frase del título es de Pablo Pimentel, presidente de la APDH de La Matanza, que estuvo en La Retaguardia días después de la visita a Santillán, realizada junto a la infatigable Nora Cortiñas e integrantes del Encuentro Memoria Verdad y Justicia, que está exigiendo ser recibido por Claudio Avruj o Germán Garavano, secretario y ministro de derechos humanos, respectivamente. (Por La Retaguardia) Pablo Pimentel y Nora Cortiñas tenían un viaje planificado hacía meses. Querían estar en Formosa por  el 70° aniversario de la masacre de Rincón Bomba. Aquel viaje se postergó y finalmente se realizó junto a una delegación de organismos de derechos humanos que integran el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia. Una vez allí, aprovecharon para visitar a Agustín Santillán, conocer su situación legal y entrevistarse con diferentes autoridades de la provincia.El día de la visita a La Retaguardia era especial para Pablo Pimentel. Se cumplían 33 años de la muerte de su padre, don Eduardo Pimentel, que “a los 60 años se iba temprano y sin avisar”.  El 6 de agosto de 1984, Pimentel padre presentaba junto al FOSMO -Frente Opositor al Servicio Militar Obligatorio- el primer proyecto de abolición al servicio militar obligatorio y “un día como hoy se despedía del mundo dejándonos un legado que hoy homenajeamos”. Un legado que Pimentel hijo llevó con dignidad y orgullo, avocándose de lleno a cualquier situación de injusticia o violación de los derechos humanos. Por eso su viaje a Formosa y por eso su presencia en La Retaguardia pocas horas después de haber regresado: “Fueron cuatro días muy completos de tareas interesantes. Llegamos el viernes a Formosa con Paulita Alvarado y Norita Cortiñas (además de los integrantes del EMVyJ). Logramos meter una amicus curiae en el marco del genocidio por Rincón Bomba. Ahora se cumplen 70 años de algo que quedó impune y que murieron dos mil hermanos y hermanas pilagá. Habíamos ido por esto. Nos dieron el teléfono de alguien del juzgado, nos abrieron y nos recibieron el amicus curiae. Le hemos pedido que lleven adelante el juicio por la verdad”, comenzó relatando Pimentel.La visita a Agustín Santillán Nora Cortiñas firmando su ingreso a la Alcaidía de Formosa para visitar a Agustín Santillán (Captura de pantalla de video de Ernesto Gut ) Así como La Retaguardia tuvo inconvenientes en lograr una autorización para visitar al referente wichí preso en la Alcaidía de Formosa, uno de los integrantes de la delegación que viajó con Pimentel no pudo ingresar a la visita: “Hubo una lista que autorizó el juez y pudimos entrar. Hubo un problema que se exteriorizó no autorizando la entrada a Paula Alvarado. Hay un problema interno. A ella se le prohibió entrar. Estaba firmado por Agustín Santillán. Paula se bajoneó mucho y se volvió a Buenos Aires. Después Agustín me dijo que a él lo obligaron. Es un problema de interna de abogados. Esa soberbia que caracteriza a algunos compañeros y compañeras abogados que no socializan toda la información o se ponen celosos hay que desterrarla de la militancia. Me quedé con mucha angustia. Estaba Norita, Nilda Eloy, Miguel (Rainieri) de Liberpueblo y Margarita Pinto del Colectivo Memoria Militante. Evidentemente (el responsable) fue Daniel Cabrera”, explicó; de la delegación también participaron Alejandrina Barry del CeproDH, Claudia Ferrero de APEL, Silvana Di Lorenzo de Resistencia Qom y Gabriela Vargas de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos. El presidente de la APDH de La Matanza contó cómo vio a Agustín Santillán y las sensaciones que le dejó su encuentro: “Agustín estaba muy angustiado. Estaba en el quinto día de una huelga de hambre (que continúa al cierre de esta nota). Está pidiendo la libertad. No sabe por qué está preso. Está preso porque es un luchador social que ha tenido el tupé de pararse ante el sistema feudal de esta provincia y haber dicho que respeten su territorio y su cultura. Es lo que están haciendo los hermanos mapuches en el Lof Cushamen, lo que han hecho muchos militantes originarios de distintos puntos del país que están sufriendo causas o cárceles”, evaluó. Pidió por la liberación de Agustín, Víctor Hugo Delgado y Roberto Frías, y tildó como causa política el proceso judicial que aun los retiene en prisión: “Le solicitamos al juez que Agustín regrese a Las Lomitas hasta tanto recupere su libertad de acuerdo al dictamen de la Cámara que fue contundente. Decretó nulo el proceso de detención de Agustín. La figura es anulando el auto de procesamiento en la causa que le quedaba a Agustín. Pero no es una causa judicial. Es una causa política. Está clarísimo. Se lo dije a (Francisco) Orella, que es el juez que está subrogando a (Marcelo) López Picabea. No hay sustento, no es una causa judicial”, protestó Pimentel. Este lunes, López Picabea retomó sus tareas, pero aún no respondió el pronto despacho con el pedido de excarcelación inmediata de Santillán que solicitó su abogado Daniel Cabrera.De todos modos, los tres wichí continúan presos y eso despierta la preocupación de sus familiares.  Los organismos de derechos humanos que visitaron la prisión hicieron todos los esfuerzos posibles para lograr su liberación, que si siempre fue ilegítima ahora además es ilegal: “Agustín y la familia están con una angustia muy grande. Por lo menos se quedó con la tranquilidad que lo planteamos y le llevamos al juez lo que recibió el jefe del penal, de ser trasladado. Agustín sigue ahí. Hay que chequear, pero parece que no se sentía muy bien. Le hemos planteado al juez que Agustín, Delgado y el otro compañero Frías no podían estar ni un día más. Si seguían presos estaban en forma ilegal. Me dijo

Lo dijo Gastón Gelblung, psicólogo y miembro de la Fundación Petisos. Años atrás, Gelblung vivió en Bariloche y allí trató con frecuencia a los Jones Huala cuando eran adolescentes. Además relató su experiencia con los mapuches y opinó sobre la situación actual de Facundo Jones Huala, a quién los medios tradicionales y el gobierno acusan de ser un terrorista de cuidado. Fue durante una emisión del programa radial La Retaguardia, donde dialogó con Fernando Tebele. (Por La Retaguardia) Gelblung reflexionó sobre el tratamiento que le dan los medios masivos de comunicación al conflicto mapuche y la manera en que tratan de etiquetarlos: “Estoy impactado con las noticias. Lo que más me sorprende es la cuestión de la cadena nacional sobre un grupo de chicos como si fueran terroristas. Es una cuestión de Estado que me llama mucho la atención. Además con un mensaje bastante escandaloso. Representa una cuestión ideológica de fondo”, expresó.Gelblung, que regresó hace algunos años a su barrio, Villa Crespo -y a su club, Atlanta-, se estableció en Bariloche poco antes de que explotara la crisis de los ’90. Allí se acercó a unos jóvenes que comenzaban a luchar por recuperar su identidad mapuche. El psicólogo contó cómo se fue gestando esa experiencia: “Cuando me fui a Bariloche a comienzos del 2000, empecé a trabajar en diferentes lugares y terminé concursando para un proyecto de jóvenes que dependían de Desarrollo Social. Eso fue en 2003. Bariloche estaba muy mal. La crisis del 2001 fue devastadora para todo el país y para Bariloche en particular porque es una ciudad que vive del turismo. Es una confluencia de un montón de personas, de colectividades y de costumbres que van a la ciudad a buscar trabajo. Cuando empecé a trabajar en Desarrollo Social había desde Nación una línea para trabajar con la juventud. Este programa lo acordamos tres personas y se subdividió por sectores en los Altos de Bariloche (donde viven los sectores más postergados social y económicamente). Es la postal que no se ve. Siempre sufriendo mucho por el clima y con un montón de barreras culturales, socioeconómicas y geográficas. En uno de esos diez sectores en los que está dividido el proyecto de juventud, apareció este grupo de chicos que se autoproclamaban anarquistas y querían recuperar su identidad mapuche perdida. En ese momento la gran mayoría tenían apellidos españoles e italianos. Querían reivindicar su identidad. Gestionaban talleres para recuperar su idioma y sus tierras como territorio mapuche. Esto tiene historia anterior al Estado argentino y fue regado de sangre a partir de la Campaña del Desierto”, rememoró.Gelblung también recordó los inicios del conflicto de tierras en el Sur y dejó su sensación sobre el Facundo Jones Huala de aquella época: “Un pequeño grupo se quedó en Bariloche y en Esquel otro grupo había empezado a conformarse. Benetton había adquirido tierras. Lewis había adquirido tierras. Hace pocos años se tomó estado nacional de que no se puede acceder al lago. Pequeños grupos comenzaban a organizarse, el principal en la estancia de Benetton, muchísimos kilómetros al sur de Esquel. Todavía faltaba mucho. Años después, empezaron a organizarse con la gente de Chile. Eran más organizados y con intenciones más ‘agresivas’ en su lucha. El año pasado cuando fui a Bariloche empecé a ver fotos de Facundo en la pared. Que estaba preso. Son varias las personas que se la tienen jurada porque lo vienen persiguiendo hace mucho tiempo. Desconozco cuánto pudo haber transgredido la ley para que esté pasando lo que está pasando. En ese momento era un adolescente con muchas ganas y mucha vejiga. Siempre me pareció una persona dentro de los parámetros normales de la edad, reivindicando una lucha ancestral que tiene todo el derecho de hacerlo”, aseguró el psicólogo. La ideología de los otros Además, opinó sobre la relación interna que existe dentro de la región. Resaltó que si bien la campaña en contra de los pueblos originarios tiene fines económicos de obtención de tierras y recursos, existe también una demonización ideológica contra los mapuches que supera el aspecto político: “Siempre lo que más me ha sorprendido son las otras facciones. Cuando ellos han reclamado que se saque la estatua de (Julio Argentino) Roca, los hacen echar de la ciudad. Mucha gente reacciona diciendo que es parte de la historia y que eso no se puede tocar. Hay mucha gente reivindicando la lucha de Roca o diciendo que los mapuches son chilenos. Además de que evidentemente hay alguna intención política y de agenda por parte del Gobierno actual, también hay una cuestión ideológica muy marcada que excede a la agenda política de turno. Lo que está en juego es la disputa de la tierra y la disputa del agua. En esa zona hay toda una cuestión con represas y con minería. Además de una agenda política con cuestiones claras que responden a lo que es el capitalismo y sus negocios, hay una cuestión ideológica. Hay un montón de gente que no es beneficiada en esos negocios ni en esas tierras. Carga con una cuestión ideológica. Si a todos los que hoy se les dice mapuches se le pondría judíos sería un escándalo. El discurso es muy parecido”, dijo el psicólogo acudiendo a una comparación que vio en una red social.Por último, consultado acerca de si Facundo Jones Huala le parecía una persona peligrosa, Gelblung respondió con una comparación que dejó en claro su pensamiento y, en cambio, celebró la lucha que da por la reivindicación del pueblo mapuche: “Hoy cualquier barrabrava de un club de la segunda o tercera línea del conurbano bonaerense o de Capital Federal está mucho más organizado y es mucho más peligroso que lo que pueda hacer Facundo. Es una persona que lucha por su dignidad y quiere reivindicar la cuestión ancestral. Tiene que ver con una forma de vida, con una historia de un pueblo. Es una barbaridad, más teniendo en cuenta los problemas que tiene la Argentina con las mafias y con el trabajo esclavo. Ni hablar con lo que viene pasando,

Tras la represión a la comunidad mapuche en el Lof Cushamen, hay un desaparecido. Se trata de Santiago Maldonado. Varios testigos indican que en la huída, Santiago no cruzó el río por el que sí escaparon los demás, y fue atrapado por Gendarmería; sin embargo, no existe información sobre su paradero. Mientras tanto, el Lonko Facundo Jones Huala sigue preso y en huelga de hambre. Isabel Huala, su mamá, habló con Fernando Tebele en el programa radial La Retaguardia. Huala pidió la aparición de Maldonado y la libertad de su hijo; contó cómo fueron las represiones de esta semana, se refirió a la demonización de los medios tradicionales y calificó lo sucedido como Terrorismo de Estado. (Por La Retaguardia) Isabel Huala no dudo en calificar duramente a las continuas represiones estatales que los mapuche viene sufriendo hace tiempo y también repasó la historia de padecimientos de su comunidad: “Eso se llama violencia política, institucional y Terrorismo de Estado. No tiene otro nombre. Lo venimos padeciendo desde hace bastantes años atrás. En esta zona, hace más de 130 años que venimos padeciendo el Terrorismo de Estado, con la Conquista del Desierto y después, con el tiempo, con el Operativo Cóndor. Esto no es nuevo. Que se haya dejado un poco olvidado o escondido no quiere decir que no vuelvan a hacer las mismas cosas. Tenemos la certeza que es una persecución política hacia Facundo. Al ir hacia Facundo van a la familia y de ahí al pueblo mapuche”, advirtió. Y enseguida dio sus sensaciones sobre la liberación de sus familiares y compañeros: “Ahora un poco más tranquila porque ya dejaron en libertad a los 9 detenidos de la represión del lunes. Mi hijo Fausto, que fue herido en enero, estuvo preso estos días. También mi sobrino Emilio y mi sobrina Romina, que son hermanos. Mi otro sobrino, Santiago, los lamien y otros cumpitas que también estuvieron detenidos por pedir la libertad del Lonko Facundo Jones Huala, mi hijo mayor”, contó.Entre los acontecimientos, Clarín denunció un incendio en La Trochita, Esquel, adjudicándoselo a los mapuches, pero Huala enunció serias dudas al respecto de la responsabilidad que les atribuyen a los miembros de su comunidad: “Vi las fotos en varios diarios y en varios medios que se quemó. Si fueron los mapuche me quedan mis dudas. Ha habido muchos incendios y le han echado la culpa a Facundo o a los mapuche. La verdad me queda mis dudas. En muchos de los incendios aparecen los panfletos limpitos o los papeles que supuestamente dejan los mapuche limpitos y ordenaditos, donde ha habido lluvia, nieve y helada. Aparecen intactos, sin haberse mojado, en el medio de una pampa. Donde han habido grandes incendios aparecen sin siquiera quemarse. Donde han estado los bomberos tirando agua para apagar los incendios, aparecen los papelitos sin haberse quemado y sin que los bomberos los hayan tocado con el agua. Me quedan mis dudas”, ratificó la madre de Jonas Huala en conversación con Fernando Tebele en Radio La Retaguardia. Santiago Maldonado se encuentra desaparecidoLa desaparición de Santiago Maldonado tras la represión en Lof Cushamen es lo más preocupante dentro de esta oleada de violencia y persecución contra la comunidad mapuche. Huala señaló las implicaciones políticas del grupo Benetton con la Ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y confirmó que no tienen información sobre el paradero del joven: “No se puede saber todavía. Lo último que se sabe es que Gendarmería se lo llevó. Lo vieron. La gente que iba escapando de las balas de 9 milímetros y los perdigones, vieron que la Gendarmería lo agarró y se lo llevó. Desde ahí no se sabe más nada de él hasta ahora. Han viajado familiares de él a Bariloche para poder hacer la denuncia. Se hicieron presentaciones en Esquel. Se lo está buscando en Esquel, en Bolsón, en Bariloche, en Maitén y en todos los lugares posibles de las comisarías de Benetton o de servicios de Benetton. Hoy están todos a la orden de Benetton, tanto Gendarmería como todas las fuerzas de seguridad. Parece que está con la (Patricia) Bullrich de la mano, porque Benetton manda. Hasta ahora no tenemos ninguna noticia. No quieren decir qué hicieron con él, dónde está, dónde lo llevaron ni dónde lo dejaron. No sabemos nada. Estamos muy preocupados por eso, más allá de que los hayan largado a los 9 detenidos. Se llama Santiago Maldonado. Es de La Plata. Se había venido a vivir a El Bolsón. Cuando supo de la detención del Lonko se acercó a ayudar a la comunidad. En eso estaba. Ahora también es responsabilidad de la Lof encontrarlo porque se lo llevaron de la comunidad”, expresó la madre de Jones Huala. La represión Isabel relató lo que significó el accionar de las fuerzas represivas, una vez más, entre tantas otras. También denunció la persecución en todos los pueblos originarios, como con los wichí en Formosa y dejó un pedido específico: “Lo quemaron todo. Quemaron carpas, casas, muebles, sillas, colchones, frazadas y ropa. Todas las semillas que estaban para sembrar en esta temporada las quemaron. Es preocupante. Se llevaron todas las herramientas y motosierras. Los colchones nuevos que habían donado hace muy poco los cargaron en los camiones y se los llevaron. El martes, en la detención de los lamien, de uno de mis sobrinos acá en Bariloche, la policía de Río Negro le robó el sueldo que había cobrado por su jornada de trabajo. Se lo sacó de la mochila. Aparte de golpearlos, de lastimarlos y seguirlos lastimando, los ponen como violentos a los mapuche. Ahora ¿quién le va a devolver los juguetes a los niños? ¿Quién le va a devolver las herramientas a la comunidad? ¿Quién va a devolver las semillas que estaban para sembrar? Es tiempo perdido de siembra. Es tiempo perdido de hacer cosas por una Ministra que está bastante mal del coco y que no tiene a quién pelear y se la agarra con los pueblos originarios. No solamente nos está pasando a nosotros como mapuches.

El líder mapuche dialogó con La Retaguardia desde la Unidad 14 del Servicio Penitenciario Federal en Esquel, en el pabellón 6. Allí se encuentra detenido desde que la Gendarmería lo identificó en un control vial y lo apresó por un pedido de captura que ya había sido levantado. Sus abogadas Eli Gómez Alcorta y Sonia Ivanoff plantean que aplica la figura de privación ilegal de la libertad, pues la justicia inició un proceso paralelo a otro en curso, ambos por el mismo hecho. (Por La Retaguardia) Nora Cortiñas en la ronda de las Madres de Plaza de Mayo de hoy pidiendo la libertad de Jones Huala (Foto: Laura Mapu) “Gracias por la comunicación y buenas noches a todos. Antes de venir acá estuve en un escuadrón de Gendarmería en Bariloche y estuve en huelga de hambre. Duró poco porque pude al menos conseguir que se respeten las condiciones carcelarias porque me habían aislado en la celda de castigo y me habían quitado algunas cuestiones inherentes a mi salud tradicional mapuche”, denunció Jones Huala y contextualizó: “Eso sumado al contexto represivo e injusto del doble juzgamiento en el que me encuentro inserto. No tengo sorpresa con la detención. Por ahí con el modo en que sucedió, pero esperábamos esta respuesta del Estado tarde o temprano. Nunca han dejado de intentar seguir con el atropello como sucedió en enero en una represión grande que hubo a partir de una recuperación de tierras con detenidos, mi primo parte de la mandíbula. Esperábamos respuestas del Estado pero nunca pensamos que iba a ser tan burda”, planteó. La demonización de los medios tradicionales “Los medios hegemónicos han hecho mucha campaña a favor de esta persecución, son parte de los círculos de poder y de poder económico. Seguramente tienen mucha relación con la oligarquía terrateniente y con las empresas trasnacionales”, consideró el mapuche.“Me enteré cuando fui detenido que el día anterior se reunieron Macri y Bachelet. Lo leí en el diario Clarín y vi que habían hablado de mi caso. Ahí se fue clarificando un poco más la cosa aunque nosotros ya teníamos conocimiento de la importancia que tenemos para el ministerio de Seguridad de la Nación. Esto termina de confirmar la idea de la persecución política cada vez más evidente y explícita”, denunció.Además, Jones Huala explicó por qué piensa que lo busca con tanto ímpetu el gobierno chileno: “Igual que aquí, en Chile somos un peligro para las oligarquías regionales, para las empresas trasnacionales. Somos una propuesta que puede generar un proceso de liberación y llegar a inspirar a otros pueblos en la lucha anticapitalista. Somos un pueblo que nunca ha podido ser derrotado del todo, ni siquiera militarmente. Si bien siempre hemos estado en inferioridad de condiciones con respecto al poder de fuego del enemigo recordemos que el pueblo mapuche resistió cerca de 300 años a la corona española antes de ser derrotado por los ejércitos argentino y chileno”, recordó. “Eso habla de una capacidad táctica y política del pueblo mapuche que aún no ha podido ser comprendida por el enemigo occidental. Eso es lo que temen los gringos. Los patrones de estos estados subdesarrollados en los que vivimos. Con la irrupción de gente como Donald Trump en Estados Unidos creo que vuelve esa preocupación. Esto se enmarca en estrategias de contrainsurgencia surgidas después de la guerra de Vietnam”, analizó Jones Huala.Propuesta mapuche “La lucha del pueblo mapuche es histórica contra dos Estados opresores y también anteriormente contra la corona española. Es de supervivencia. Fuimos dominados y colonizados en los últimos 130 años, incorporados al Estado argentino y chileno a la fuerza a través de una guerra de ocupación. Para los intereses imperiales de la época, hoy estamos sometidos por el sistema capitalista en el tercer mundo. Hemos encarado una lucha de liberación nacional mediante la idea de reconstrucción de nuestro mundo desde una perspectiva anticapitalista, antioligárquica y antiimperialista con un gran contenido filosófico popular”, destacó. “Nos planteamos las propuestas políticas desde nuestra lógica mediante la recuperación de las tierras productivas y sagradas y en la reconstrucción práctica de nuestro mundo nosotros no planteamos la toma de poder del Estado ni la destrucción del Estado tampoco. Al menos no de manera directa, invitamos al resto de la sociedad y los pueblos a encarar sus propias luchas revolucionarias y generar la transformación social necesaria para crear un mundo diferente”, explicó. “Nosotros planteamos que las comunidades puedan vivir de manera ancestral, antigua, con nuestras propias formas y con el derecho de autodeterminación de los pueblos. Como decía también con un claro contenido revolucionario”, aclaró.Jones Huala consideró: “Tenemos un enemigo difícil pero no claudicamos y esa es la razón por la que se da la persecución política: la propuesta política y que somos enemigos declarados de este sistema económico. También la crítica hacia los sectores mapuches reformistas. Muchos han recibido financiamiento de organismos como el Banco Mundial y son los que terminan transando con los políticos, los gobernantes y las empresas. Nosotros pertenecemos al sector más consecuente, autónomo, libertario del movimiento mapuche y nos consideramos totalmente enemigos del capitalismo porque es algo antinatural”. Para el referente, “ser mapuche hoy en día es ser consecuente con la filosofía propia que nos plantea necesariamente ser anticapitalistas. Tenemos que definir al enemigo con su cara real en el territorio en el que estamos. El territorio mapuche siempre estuvo donde hoy están los intereses mineros, petroleros y extractivistas en esta parte del mundo. Hay una gran jugada geopolítica de los gringos. Nosotros como actor político ancestral pero emergente nos hemos ido convirtiendo en un enemigo real de todos estos intereses económicos que pretenden dominar siempre a los pueblos”, sintetizó.“La lucha mapuche sostenida ha hecho tambalear al modelo económico capitalista al menos en la región. Eso es lo que más preocupa a los intereses de los ricos”, definió.Represión En relación a la movilización pidiendo su libertad, expresó: “Agradezco a los compañeros que fueron a solidarizarse, eso me da fuerza y valor porque es una noción de que se va reconociendo la propuesta