Canción actual

Título

Artista


Autor: contraofensiva

Página: 2


Últimas palabras y veredicto sobre el genocida Jorge Norberto Apa, después de la verificación médica de su estado de salud.

El genocida demoró este momento todo lo que pudo pero el tiempo es hoy. El TOF N°4 de San Martín, dará a conocer la parte final del veredicto por la represión a la Contraofensiva montonera esta tarde a las 14 horas. Por la mañana, el acusado podrá decir sus últimas palabras. Ambas instancias serán trasmitidas en directo por el canal de YouTube de La Retaguardia. (Por El Diario del Juicio*)  ✍️ Redacción: Paulo Giacobbe 💻 Edición: Fernando Tebele El 10 de junio pasado, este mismo Tribunal, conformado por Esteban Carlos Rodríguez Eggers, Matías Alejandro Mancini y María Claudia Morgese Martín, condenó a prisión perpetua por los crímenes de Lesa Humanidad cometidos durante la represión a la Contraofensiva Montonera, a 5 genocidas, todos integrantes de la estructura de  Inteligencia del Batallón 601 del Ejército. A 2 de los 3 que gozaban del beneficio de la prisión domiciliaria, se las revocó y  ordenó su traslado a cárceles del Servicio Penitenciario Federal. El 13 de julio, dos de esos tres condenados fueron trasladados a la Unidad Penal Federal N°34 de Campo de Mayo y familiares de los represores agredieron al equipo periodístico de La Retaguardia que fue a retratar la partida.   De este modo, los genocidas Luis Firpo, Marcelo Cinto Courtaux, Eduardo Ascheri y Jorge Bano se encuentran cumpliendo su condena en la cárcel; en cambio Roberto Dambrosi pudo conservar el beneficio de la prisión domiciliaria por haber tenido un ACV.  Jorge Norberto Apa había logrado quedar momentáneamente afuera de ese grupo reducido de genocidas el mismo día del veredicto mediante una presentación realizada por su abogado defensor, Hernán Corigliano. El letrado interpuso un certificado médico y dijo que su cliente no comprendía los hechos por estar atravesando un proceso demencial. Desde el sitio de noticias del Ministerio Público Fiscal, informaron que una junta médica integrada por profesionales del Cuerpo Médico Forense indicó que Apa “responde de forma parca, con evasivas, expresando desconocimiento ante las preguntas simples que esta junta le formula. Se interpreta tal actitud como de reticencia, oposición y refractariedad activa a nuestras intervenciones de evaluación psicosemiológica”. El Cuerpo Médico Forense agregó en su informe que “se observó a todo lo largo de la evaluación psicosemiológica una discordancia e inconsistencia en la actitud del examinado que activamente simula y sobresimula un cuadro psicopatológico sin consistencia clínico semiológica enmascarando su realidad psíquica, que impide a esta junta estimar correctamente el estado mental del causante conforme a las prácticas habituales de las evaluaciones que rutinariamente realizamos sin estos inconvenientes”. Y concluye: “dado el vigor psíquico necesario para mantener la actitud descripta ‘ut supra’ inferimos que la oposición del examinado refleja su aptitud psíquica para ajustarse al proceso penal en curso”. Jorge Norberto Apa, quien fuera Jefe de la División Inteligencia “Subversiva Terrorista”, dependiente del Departamento Interior de la Jefatura II de Inteligencia del Estado Mayor General del Ejército Argentino, entre el 15 de enero de 1979 y el 14 de noviembre de 1980, ya tiene otra condena por crímenes de Lesa Humanidad, y deberá ahora escuchar la sentencia que, seguramente, será condenatoria. Restará saber si conserva el beneficio de la prisión domiciliaria o si será enviado a las manos del Servicio Penitenciario Federal, examen médico mediante.  El 15 de noviembre de 2020,  Apa amplió su indagatoria y aceptó preguntas. Reconoció que en Campo de Mayo ocurrieron cosas “que no eran legales”, pero también discutió la cifra de 30 mil y, de manual de inteligencia, se ubicó ajeno a la represión. “En esta división el último lugar donde está la situación subversiva, en el último escalón estaba yo, acá, en la situación subversiva. Todo esto tenía como misión asesorar y asistir al Comandante por medio del Estado Mayor, en este caso también por medio del J II,” fue su intento, al tiempo que aseguró que su legajo era incorrecto. Luego de esa declaración fue operado por un tumor en la zona abdominal y no se volvió a presentar ante el TOF 4. Hernán Corigliano continuó el debate sin mencionar los problemas mentales, pero aportó fotos de la zona suturada y del tumor en lo que fue un acto innecesario. Apa, que además se repuso de Covid-19, desde las 9:30 de la mañana del 15 de julio de 2021, sin más dilaciones, podrá tener nuevamente la palabra en este tramo de la represión a la Contraofensiva Montonera.  Será el sexto represor juzgado, pero hay un séptimo. El ex integrante del Destacamento de Inteligencia 201 del Ejército de Campo de Mayo, Mario Guillermo Ocampo, quien estuvo prófugo más de seis años y goza del privilegio de la prisión domiciliaria, es el único protagonista de otro juicio que se desarrolla en paralelo ante este mismo tribunal.  *Este diario del juicio por la represión a quienes participaron de la Contraofensiva de Montoneros, es una herramienta de difusión llevada adelante por integrantes de La Retaguardia, medio alternativo, comunitario y popular, junto a comunicadores independientes. Tiene la finalidad de difundir esta instancia de justicia que tanto ha costado conseguir. Agradecemos todo tipo de difusión y reenvío, de modo totalmente libre, citando la fuente. Seguinos diariamente en https://juiciocontraofensiva.blogspot.com

Jorge Eligio Bano y Eduardo Eleuterio Ascheri están desde anoche en la Unidad Penitenciaria 34 de Campo de Mayo. Fueron trasladados ayer el mediodía. Durante los procedimientos en sus domicilios, 3 integrantes de La Retaguardia que registraron sus detenciones, fueron agredidos y recibieron graves amenazas de parte de familiares de ambos genocidas. Compartimos las imágenes de un día de justicia. (Por El Diario del Juicio*)  ✍️ Redacción: Fernando Tebele 💻 Edición: Martina Noailles 📷 Fotos y video: Natalia Bernades/Lorenzo Dibiase/Bárbara Barros 📷 Foto de portada: El momento de la detención de Eduardo Ascheri en su domicilio de Belgrano (Natalia Bernades/El Diario del Juicio) Dentro del auto, que parece más un remís que un vehículo policial, Jorge Bano se va hacia la cárcel de Campo de Mayo en la que cumplirá la pena de prisión perpetua. El registro termina de manera abrupta porque fue el momento de la agresión física. Lorenzo Dibiase/El Diario del Juicio Antes de que llegara el auto que finalmente trasladaría a Bano desde su casa de Bella Vista hasta Campo de Mayo, llegó este vehículo. De él descendieron su hija y un acompañante. El vehículo pertenece a la empresa de seguridad Sankt Georg. El nombre remite a un crucero acorazado de la marina Austro-húngara de la Primera Guerra Mundial.Lorenzo Dibiase/El Diario del Juicio La hija de Jorge Bano fotografió a los integrantes de La Retaguardia. Allí sobrevino el siguiente diálogo: “Para que nos fotografían?”, preguntaron integrantes de este medio. “Estamos haciendo lo mismo que ustedes”. Ante la respuesta “Nosotros somos periodistas, ¿nos van a venir a buscar después?”, otro familiar de Bano respondió: “Me gustaría, como a los otros 30 mil, pero ahora no podemos”.Lorenzo Dibiase/El Diario del Juicio Al mismo tiempo, en la casa de Eduardo Ascheri en el barrio de Belgrano, la Policía esperó durante una hora la llegada de su hijo. Natalia Bernades/El Diario del Juicio Finalmente Ascheri salió, acompañado por su hijo, sin ser esposado. El hijo de Ascheri, con una bolsa de basura en su mano, había intentado a los gritos, infructuosamente, que la Policía impidiera el registro del momento. Natalia Bernades/El Diario del Juicio El genocida finalmente fue subido al vehículo policial, que se fue rápidamente hasta la Alcaidía de Servicio Penitenciario Federal, donde se cumplimentaron unos trámites previos antes de la llegada a la Unidad N°34, ya por la noche. Natalia Bernades/El Diario del Juicio “A la basura hay que sacarla, ¿no?”, posó para la cámara el hijo del condenado por delitos de lesa humanidad. Una vez que el patrullero se alejó, Ascheri continuó caminando detrás de la integrante de La Retaguardia durante al menos cien metros, repitiendo la frase de la basura, y agregando: “Todo vuelve”.Natalia Bernades/El Diario del Juicio *Este diario del juicio por la represión a quienes participaron de la Contraofensiva de Montoneros, es una herramienta de difusión llevada adelante por integrantes de La Retaguardia, medio alternativo, comunitario y popular, junto a comunicadores independientes. Tiene la finalidad de difundir esta instancia de justicia que tanto ha costado conseguir. Agradecemos todo tipo de difusión y reenvío, de modo totalmente libre, citando la fuente. Seguinos diariamente en https://juiciocontraofensiva.blogspot.com

El TOF Nº4 de San Martín, que condenó hace un mes a 5 integrantes de la Inteligencia del Ejército por la represión a la Contraofensiva de Montoneros, ordenó esta mañana “la inmediata detención” de Eduardo Ascheri y Jorge Bano. Al igual que el resto de los imputados, fueron condenados a prisión perpetua y deberán cumplirla en cárcel común. La decisión fue tomada después de las revisiones médicas que constataron que ambos pueden cumplir la pena a disposición del Servicio Penitenciario Federal. En tanto, Roberto Dambrosi permanecerá en prisión domiciliaria, ya que el tribunal determinó que no puede valerse por sí mismo. El jueves podría resolverse la situación del sexto imputado, Jorge Norberto Apa, quien zafó del fallo aduciendo “incapacidad para comprender”. Los otros 2 condenados, Cinto Courtaux y Luis Ángel Firpo, ya estaban en cárcel común. (Por El Diario del Juicio*)  ✍️ Redacción: Paulo Giacobbe/Fernando Tebele 💻 Edición: Martina Noailles  📷 Fotos: Gustavo Molfino/El Diario del Juicio Se “deberá proceder a la inmediata detención” de Jorge Eligio Bano y de Eduardo Eleuterio Ascheri, ordenó esta mañana el Tribunal Oral Federal N°4 de San Martín, conformado por Esteban Carlos Rodríguez Eggers, Matías Alejandro Mancini y María Claudia Morgese.  Los genocidas, que hasta hoy gozaban del beneficio de la prisión domiciliaria, comenzarán a cumplir la condena a perpetua en la Unidad Penal Federal N°34 de Campo de Mayo. La suerte les comenzó a cambiar el 10 de junio de este año, después del veredicto en el juicio por la represión a la Contraofensiva Montonera. En un histórico fallo, el Tribunal había dispuesto “revocar las prisiones domiciliarias otorgadas a los imputados y ordenar sus traslados a cárceles del Servicio Penitenciario Federal”, previa revisión médica que corrobore su estado de salud.   Menos de quince días pasaron desde que Ascheri y Bano se presentaron ante el Cuerpo Médico Forense con estudios desactualizados. Con turnos renovados para nuevos estudios quedaron al descubierto. Ahora solo les queda cumplir con el mandato de la justicia en la cárcel de Campo de Mayo, dentro del mismo predio del Ejército que fue epicentro de la feroz represión contra la militancia de Montoneros que participó de la Contraofensiva. Eduardo Eleuterio Ascheri fue Jefe de la División Planes del Departamento de Inteligencia (G2) del Comando de Institutos Militares desde el 16 de octubre de 1978 hasta el 29 de noviembre de 1979; Jorge Eligio Bano fue Jefe de la División Operaciones del Departamento de Inteligencia (G2) del Comando de Institutos Militares desde el 14 de febrero de 1979 hasta el 16 de octubre de 1980; y fueron condenados junto a tres represores más: Luis Firpo y Marcelo Cinto Courtaux, que ya estaban en cárcel común; y Roberto Bernardo Dambrosi, que fue Jefe de la Compañía de Actividades Psicológicas del Batallón de Inteligencia 601 desde el 6 de marzo de 1979 hasta el 17 de noviembre de 1980. Dambrosi es el único de los 5 que continuará con el beneficio de la prisión domiciliaria , porque el informe pericial sostuvo que no puede valerse por sí mismo. Tuvo un ACV hace algunos años.  En tanto Jorge Norberto Apa, el sexto imputado que llegó con vida al final del juicio, adujo el día anterior al veredicto, a través de su abogado, que no comprendía los hechos por los que era juzgado. El tribunal decidió avanzar con las condenas al resto de los imputados, pero suspender la decisión sobre Apa hasta que se le realizaran estudios que corroboraran o no su imposibilidad de entender qué sucede a su alrededor. La junta médica ya se realizó, por lo que se espera que el tribunal anuncie, quizás esta semana, si dictará fallo contra él o lo dejará fuera del juicio. De ser considerado apto para comprender el proceso judicial, es probable que Apa también sea condenado a perpetua, al igual que el resto de los imputados. Quedaría en ese caso ver si el TOF Nº4 lo mantiene con el beneficio de la domiciliaria, o si su destino está también en una cárcel común. Otro tramo de la represión a la Contraofensiva Montonera se está juzgando en paralelo y tiene un solo acusado. Es el exintegrante del Destacamento de Inteligencia 201 del Ejército en Campo de Mayo, Mario Guillermo Ocampo, quien goza del beneficio de prisión domiciliaria, pese a que estuvo prófugo de la justicia por más de seis años. Si el Tribunal continúa con la misma línea y Ocampo es considerado culpable, posiblemente deba cumplir la pena en cárcel común. Pero para eso habrá que esperar.  *Este diario del juicio por la represión a quienes participaron de la Contraofensiva de Montoneros, es una herramienta de difusión llevada adelante por integrantes de La Retaguardia, medio alternativo, comunitario y popular, junto a comunicadores independientes. Tiene la finalidad de difundir esta instancia de justicia que tanto ha costado conseguir. Agradecemos todo tipo de difusión y reenvío, de modo totalmente libre, citando la fuente. Seguinos diariamente en https://juiciocontraofensiva.blogspot.com

Alegato de Pablo Llonto en representación de las querellas.

Este mañana, los tres condenados a prisión perpetua en cárcel común en Contraofensiva I se presentaron a la cita en el Cuerpo Médico Forense. El fallo contempla que la pena se cumpla de modo efectivo si los genocidas se encuentran en condiciones de salud aceptables o con patologías que puedan ser atendidas en las cárceles del Servicio Penitenciario Federal. Sin embargo, Eduardo Ascheri, Jorge Bano y Roberto Dambrosi se presentaron con estudios médicos desactualizados, por lo que se les dieron nuevos turnos para estudios en esa misma dependencia de la Justicia. Mientras que Jorge Norberto Apa, quién logró a través de su abogado la suspensión de su fallo, será evaluado el jueves próximo, pero en ese caso será de manera virtual. De las pericias médicas de hoy participaron también peritas de parte. Compartimos las fotos de la llegada y la salida de los condenados. (Por El Diario del Juicio*)  📷 Fotos: Gustavo Molfino ✍️ Textos 👉 Fernando Tebele 💻 Edición: Martina Noailles ☝ Foto de Portada: El genocida Roberto Dambrosi caminó casi una cuadra desde el estacionamiento del auto en el que llegó hasta la sede del Cuerpo Médico Forense. 📷 Gustavo Molfino ☝ La llegada de Jorge Eligio Bano a Lavalle 1429 en pleno zona de los tribunales porteños. Con una gorra de cuerina cubriendo su calvicie y el barbijo obligatorio, Bano llegó y bajó directamente en la puerta de entrada al edificio.📷 Gustavo Molfino/El Diario del Juicio ☝ Al salir, ingresó directamente en el auto que lo aguardaba. A Bano se lo vio activo durante el juicio, que siguió desde la prisión domiciliaria en su casa, encendiendo un cigarrillo casi detrás del otro.📷 Gustavo Molfino/El Diario del Juicio ☝  Eduardo Eleuterio Ascheri también bajó y caminó apenas unos pasos hasta el ingreso. En su caso, las caminatas son habituales por prescripción médica. Durante el juicio vio acotadas sus salidas a vuelta a la manzana de su casa en Belgrano, porque violó dos veces el beneficio.📷 Gustavo Molfino/El Diario del Juicio ☝  A la salida se subió presuroso al vehículo en el que había llegado. Si los estudios no muestran problemas graves de salud, Ascheri deberá caminar dentro de las inmediaciones de la cárcel del SPF que designe el TOF N°4 que lo condenó. 📷 Gustavo Molfino/El Diario del Juicio ☝  El caso de Roberto Dambrosi es el de quien generaría más dudas en el tribunal acerca de si está o no en condiciones de cumplir la pena en cárcel común. Sin embargo, hoy llegó caminando, a paso lento, apoyándose en un bastón trípode, pero sin asistencia de quien lo acompañaba, como puede verse en la imagen. 📷 Gustavo Molfino/El Diario del Juicio ☝  Dambrosi fue sin dudas el más caminador de la mañana. Los tres genocidas condenados deberán volver a presentarse porque llevaron estudios clínicos desactualizados. Después de que se realicen los exámenes, el tribunal deberá decidir de acuerdo a lo que digan quienes hayan realizado el peritaje, si están en condiciones o no de cumplir la pena en una cárcel.  📷 Gustavo Molfino/El Diario del Juicio *Este diario del juicio por la represión a quienes participaron de la Contraofensiva de Montoneros, es una herramienta de difusión llevada adelante por integrantes de La Retaguardia, medio alternativo, comunitario y popular, junto a comunicadores independientes. Tiene la finalidad de difundir esta instancia de justicia que tanto ha costado conseguir. Agradecemos todo tipo de difusión y reenvío, de modo totalmente libre, citando la fuente. Seguinos diariamente en https://juiciocontraofensiva.blogspot.com

Finaliza el alegato de la fiscal auxiliar Gabriela Sosti.

 Apenas terminada la lectura del veredicto, en plena emoción, La Retaguardia organizó un momento para que quienes no habían podido ir a la audiencia expresaran sus primeras sensaciones y se encontraran con quienes sí habían estado allí en representación del resto. Desde Brasil, México, Posadas, Córdoba o Buenos Aires, las voces se entremezclaron para poner en palabras el desborde de alegrías, tristezas y recuerdos. (Por El Diario del Juicio*)  ✍️ Redacción: Diego Adur Fotos: 📷 Gustavo Molfino/El Diario del Juicio 💻 Edición: Fernando Tebele 📺 Cobertura en juicio: Martina Noailles/Fernando Tebele 📷 Foto de Portada: Ademàs de las personas autorizadas por el tribunal para ingresar a ala sala presencial de audiencias, un grupo la siguió en lo que siempre fue la cochera del lugar. (Gustavo Molfino/El Diario del Juicio) El presidente del TOF Nº4 de San Martín, Esteban Rodríguez Eggers, lee el veredicto. Lo acompañan Matías Mancini y María Claudia Morgese Martín.Gustavo Molfino/El Diario del Juicio El veredicto ya está consumado: el Tribunal Oral Federal N°4 de San Martín acaba de leer las condenas a prisión perpetua para los 5 imputados que llegaron al final del juicio: Marcelo Cinto Courtaux, Jorge Bano, Eduardo Ascheri, Luis Firpo y Roberto Dambrosi. Queda en suspenso por un máximo de diez días la de Jorge Apa. También se escuchó la orden de la revocatoria de las prisiones domiciliarias y el traslado a cárcel común, previa revisión del estado de salud de los genocidas. Además, se ordenó suspender todo tipo de pensiones y jubilaciones que los condenados podrían estar recibiendo y se pidió sus exoneraciones; es decir, que se los expulse de la fuerza. Aunque suenen lógicos, estos dos últimos puntos no son habituales.  La sala principal, habitualmente colmada de público, esta vez con asistencia limitada.Gustavo Molfino/El Diario del Juicio La alegría estalla en las calles de San Martín y en cada ventanita del Zoom que La Retaguardia preparó para ese después tan esperado, al que se suman sobrevivientes de la represión a la Contraofensiva Montera, familiares, hijos e hijas de las víctimas. La emoción es desbordante. El calificativo histórico se repite en cada una de las palabras que expresan los y las protagonistas de este juicio.  Desde la virtualidad, y también desde la lejanía territorial, porque está viviendo temporalmente en México, Ana Montoto Raverta se acerca y dice: “Me explota el pecho. Se comprobó todo lo que queríamos comprobar. Estoy feliz”. Ana Testa, sobreviviente de la ESMA que dio testimonio por su compañero Juan Carlos Silva, agradece la participación colectiva que hubo durante el desarrollo de todo el juicio, pero resalta la de los y las hijas de las víctimas: “La sentencia es este pedacito de un trabajo inconmensurable, el aporte de cada grupo familiar. Todos pedacitos que se iban hilvanando. Quiero hacer un reconocimiento especial a los hijos, hijas e hijes que son quienes realmente se pusieron esta causa en la espalda y trotaron con ella contra viento y marea. Se notó mucho. Esta generación de los hijos vino a correr los estigmas de lugar que en el juicio quedan muy marcados. Hubo un giro importante en eso. Se nos alinearon los planetas”, celebra.  Ya en el después, siguiendo la transmisión de La Retaguardia desde la cochera de la sala de Tribunales de San Martín, mientras habla Ana Montoto Raverta.Gustavo Molfino/El Diario del Juicio Entre esas hijas que menciona Testa, por ejemplo, está María José Luján Mazzuchelli. Su padre, Jesús María Luján, y su compañera Marta Franzosi, fueron casos en este juicio: “Es un día histórico. Nos tocó una fiscal excelente y unos abogados excelentes. El Tribunal estuvo a la altura de las circunstancias. Más que nada estaba esperando la condena de (Marcelo Cinto) Courtaux, porque es un ejemplar joven respecto a otros militares, y fue muy importante que se lo condenara”, festeja. Nora Patrich, una de las sobrevivientes que declaró en el juicio, dice que lo que sucedió fue “importantísimo a nivel mundial. Nunca Más es Nunca Más”, y destacó el papel de hijas e hijos de genocidas. Pablo Verna, uno de ellos, también presente en el después, fue testigo en el juicio y también asoma en una de las ventanas de ese gran edificio dr justicia construido durante años. Desde Córdoba, la hermana de Ángela Salamone, Ana, insiste en que estas condenas van a transcender en el tiempo: “Hay importancia histórica, más allá de todo lo que nos mueve como familiares y víctimas. Después del Juicio a las Juntas es el más importante de nuestra historia; Dejar en evidencia el aparato de Inteligencia, que no fue casual, fue calculado, fue un plan sistemático. Debe haber otros juicios para profundizar esta situación. Es absolutamente democratizante este acto. Cuando se dice Nunca Más no es solo un enunciado. Estos genocidas tienen que tener estas condenas, perpetuas y a cárcel común. El enemigo es muy fuerte y siempre va a estar al acecho”, avisa. Hugo Guangiroli es el papá de Mariana, otra de las 94 víctimas de la represión a la Contraofensiva Montonera por las que se realizó este debate histórico. Desde Brasil, indica la importancia de resistir dignamente: “Estoy enormemente gratificado con este juicio y por esta condena. Se recuperaron cosas políticas y de la historia argentina, pero fundamentalmente la dignidad de nuestros hijos y de sus compañeros. La dignidad no es solamente un atributo. Pertenece al sujeto y a la identidad de cada uno. Somos los únicos bichos de la fauna que somos capaces de morir por nuestros deseos. Se recuperó esa dignidad, tan importante y valiosa que nuestros hijos llevaban. Lamentablemente los perdimos”, expresa citando a Kant.  Para quienes están lejos del país también es un momento muy especial. Victoria del Monte, la hija de Mariana Guangiroli, también reside en Brasil, donde su abuelo la crió después de retirarla de la guardería de La Habana. Ella destaca la labor mancomunada para llevar adelante este juicio y lograr una sentencia tan ejemplificadora: “Lo que se pudo hacer se hizo. Yo salí del país en el ’76. Estoy lejos. Esto viene a sanar un hueco que

El Tribunal Oral Federal N°4 de San Martín condenó a prisión perpetua a 5 de los acusados por la represión a la Contraofensiva Montonera. En un fallo histórico, ordenó “revocar las prisiones domiciliarias otorgadas a los imputados y ordenar sus traslados a cárceles del Servicio Penitenciario Federal”, previa revisión médica que corroborre que pueden estar en cárcel común. En tanto, esta mañana suspendió la condena sobre Apa a la espera de la constatación de su estado de salud.  (Por El Diario del Juicio*/La Retaguardia)  ✍️ Cobertura del juicio: Martina Noailles/Fernando Tebele ✍️ Redacción: Paulo Giacobbe/Fernando Tebele 💻 Edición: Fernando Tebele 📷 Foto de portada: Captura de pantalla Transmisión La Retaguardia Conformado por Esteban Carlos Rodríguez Eggers, Matías Alejandro Mancini y María Claudia Morgese, el TOF N°4 de San Martín condenó esta tarde prisión a perpetua en cárcel común previa revisión médica, a 5 de los 6 imputados que llegaron al final de este juicio. Eduardo Ascheri, Marcelo Cinto Courtaux, Jorge Bano, Luis Firpo y Roberto Dambrosi fueron condenados “a la pena de prisión perpetua e inhabilitación absoluta y perpetua, con accesorias legales, por hallarlo coautor penalmente responsable de los siguientes delitos, todos los cuales concurren materialmente: homicidio con alevosía y con el concurso premeditado de dos o más personas”. En tanto Jorge Noberto Apa, quien todo indica iba a recibir hoy la misma condena, esquivó de la situación por ahora, ya que su abogado interpuso ayer, a horas del veredicto, un pedido de exclusión del juicio por no comprender los hechos en medio de un proceso demencial. El tribunal había anunciado esta mañana que difería su decisión sobre Apa hasta que la semana próxima se constate si puede ser condenado o no. Los condenados Los 5 eran parte de la estructura de la Inteligencia del Batallón 601 del Ejército. Eduardo Eleuterio Ascheri fue Jefe de la División Planes del Departamento de Inteligencia (G2) del Comando de Institutos Militares desde el 16 de octubre de 1978 hasta el 29 de noviembre de 1979; Jorge Eligio Bano fue Jefe de la División Operaciones del Departamento de Inteligencia (G2) del Comando de Institutos Militares desde el 14 de febrero de 1979 hasta el 16 de octubre de 1980; Roberto Bernardo Dambrosi fue Jefe de la Compañía de Actividades Psicológicas del Batallón de Inteligencia 601 desde el 6 de marzo de 1979 hasta el 17 de noviembre de 1980;  Luis Ángel Firpo fue Jefe de la Central Contrainteligencia y Jefe de la División Seguridad del Batallón de Inteligencia 601 desde el 3 de diciembre de 1974 hasta el 31 de agosto de 1980; Marcelo Cinto Courtaux fue Jefe de la Sección Primera de Ejecución del Destacamento 201 de Inteligencia del Comando de Institutos Militares de Campo de Mayo desde el 7 de marzo de 1979 hasta el 17 de noviembre de 1980. El excluído por hoy es Jorge Norberto Apa, quien fuera Jefe de la División Inteligencia “Subversiva Terrorista” dependiente del Departamento Interior de la Jefatura II de Inteligencia del Estado Mayor General del Ejército Argentino entre el 15 de enero de 1979 y el 14 de noviembre de 1980. Todos los condenados gozaban del beneficio de la prisión domiciliaria, salvo Marcelo Marcelo Cinto Courtaux y Luis Firpo, a quién le fuera revocado ese beneficio el año pasado durante el debate oral y público, después de que se lo fotografiara en pleno paseo para realizar compras. Carlos Blas Casuccio, Raúl Guillermo Pascual Muñoz y Alberto Daniel Sotomayor integraban la lista de acusados con la que comenzó el juicio, pero murieron antes de conocerse la sentencia. Este juicio que acaba de terminar es histórico por varios motivos: consiguió torcer el rumbo estigmatizante que acompañó a las víctimas durante estas décadas. Reivindicó en cambio el derecho de los pueblos a la resistencia en tiempos de opresión. El TOF N°4 fue además el primero en aceptar la propuesta de La Retaguardia para transmitir en vivo las audiencias, aun cuando estaban en etapa de testimoniales. Esa apertura del tribunal posibilitó que luego otros tribunales tomaran la misma decisión.  En paralelo se está juzgando otro tramo de la represión a  la Contraofensiva Montonera que tiene un solo acusado. Se trata de Mario Guillermo Ocampo, ex integrante del Destacamento de Inteligencia 201 del Ejército en Campo de Mayo, que goza del beneficio de prisión domiciliaria pese a que estuvo prófugo de la justicia por más de seis años.  *Este diario del juicio por la represión a quienes participaron de la Contraofensiva de Montoneros, es una herramienta de difusión llevada adelante por integrantes de La Retaguardia, medio alternativo, comunitario y popular, junto a comunicadores independientes. Tiene la finalidad de difundir esta instancia de justicia que tanto ha costado conseguir. Agradecemos todo tipo de difusión y reenvío, de modo totalmente libre, citando la fuente. Seguinos diariamente en https://juiciocontraofensiva.blogspot.com

Por la mañana se escucharán las últimas palabras de los imputados. Desde las 14, la lectura del veredicto.