Canción actual

Título

Artista


Luciano Arruga

Página: 10


Cerca de 6000 personas marcharonpor Luciano y otros casos. (Por RNMA) El sábado 31 de enero, al cumplirse 6 años del asesinato y posterior desaparición de Luciano Arruga, una multitudinaria marcha ocupó las calles de Lomas del Mirador, en la provincia de Buenos Aires. La jornada que se realiza todos los años desde la desaparición de Luciano, tuvo en esta oportunidad una particularidad: el 17 de octubre de 2014 se conoció la noticia del hallazgo del cuerpo del adolescente, enterrado como NN, en el cementerio porteño de la Chacarita. El sábado 31 de enero, al cumplirse 6 años del asesinato y posterior desaparición de Luciano Arruga, una multitudinaria marcha ocupó las calles de Lomas del Mirador, en la provincia de Buenos Aires. La jornada que se realiza todos los años desde la desaparición de Luciano, tuvo en esta oportunidad una particularidad: el 17 de octubre de 2014 se conoció la noticia del hallazgo del cuerpo del adolescente, enterrado como NN, en el cementerio porteño de la Chacarita.A las 11 horas en la Plaza Luciano Arruga, situada en las calles Perú y Coronel Pringles de Lomas del Mirador, se convocaron, familiares de víctimas de gatillo fácil, organizaciones sociales, agrupaciones estudiantiles y partidos de izquierda.A poco de haber comenzado la transmisión especial de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) junto a FM en Tránsito y FM Fribuay, Vanesa Orieta, hermana de Luciano, tomó el micrófono y así comenzó la marcha.La caravana incluyó el paso por el Espacio para la Memoria Luciano Arruga- ex destacamento de Lomas del Mirador-; por el nuevo destacamento que funciona en un tráiler ubicado en un descampado llamado Monte Dorrego – a tres cuadras del Espacio para la Memoria-; por la comisaría octava – ex Centro Clandestino de Detención y Tortura- para terminar en Avenida Mosconi y General Paz, lugar donde fue atropellado el adolescente en la madrugada del 31 enero de 2009.Con tono de denuncia y bronca en su voz, Vanesa comenzó el recorrido alertando e interpelando al barrio, “Vecina, vecino, dejemos de criminalizar y discriminar a la figura de los pibes que viven en los barrios, y empecemos a poner el acento en esa policía  que está al servicio del delito y que somete a nuestros pibes a detenciones arbitrarias, a torturas, a gatillo fácil y a desapariciones forzadas”.Alrededor de 6000 personas con banderas multicolores y fotos de víctimas, seguieron con atención las palabras de la hermana de Luciano, “Desde la apertura de la democracia hasta hoy diferentes gobiernos no han decidido ponerle fin a la problemática de violencia institucional por parte de las fuerzas de segurida. Son más de 4000 los casos de gatillo fácil, son más de 200 las desaparecidas y desaparecidos de la democracia”, recordó. Primera parada: el ex destacamento de la calle Indart 106 Vanesa Orieta hablándole a los vecinos del barrio de Luciano. Como en casi todo el recorrido Vanesa le habló a los vecinos y vecinas, que se asomaban a los balcones o que salían de los comercios de la zona: “Venimos a denunciar que en su barrio un niño de 16 años fue desaparecido por la policía bonaerense por negarse a robar para ellos. Los casos siempre van a ser relacionados, porque estamos hablando de la impunidad policial, porque la metodología que utilizan para encubrir para desvirtuar son siempre las mismas, seguida de las amenazas a la familia y a los amigos”.Al llegar a la esquina de Indart y Avenida San Martín, se detuvo la marcha para recordar cómo sucedieron los hechos aquella noche de 2009. Tomó la posta Rosaura Barletta integrante de Familiares y Amigos de Luciano: “Este lugar no solo atemorizó a Luciano, sino que actuó como un verdadero centro clandestino de detención en democracia, todos los jóvenes del barrio pasaron sus peores días allí y los métodos de tortura son fieles a las más ortodoxas prácticas diseminadas por la Escuela de las Américas. Desde el 31 de enero del 2009 luchamos por el cierre de ese siniestro destacamento. A pocos días del hallazgo del cuerpo, conseguimos la sanción legal de la legislatura que garantiza la expropiación definitiva del predio para convertirlo en el espacio para la memoria Luciano Arruga”.A partir de allí hasta la llegada al nuevo destacamento, se sucedieron en la palabra, familiares de víctimas de la represión institucional, de trata, de la Tragedia de Once y del atentado a la AMIA. Nuevo destacamento de Lomas del Mirador La señalización del nuevo destacamento policial (Foto RNMA) A escasas 3 cuadras del anterior, en Avenida San Martín 3181, el intendente de La Matanza, Fernando Espinosa, instaló el actual destacamento.Vanesa Orieta relató a los presentes: “Es un predio que debería estar asignado pura y exclusivamente para el deporte y la recreación de estos jóvene; el municipio de La Matanza ha decido trasladar su destacamento policial”.También advirtió a la autoridades: “Estamos acá para decirle a esa policía que todavía sigue deteniendo a pibes, que los sigue torturando, armando causas, que estamos presentes, que los estamos observando y que quizás hoy no tengamos todo el poder para impedir que esos hechos sucedan, pero tengan cuidado porque cada vez somos más en la calle y ustedes lo están viendo claramente vecino, vecina”. Comisaría octava, ex centro clandestino de detención Es la comisaría de la cual dependía el anterior y el actual destacamento policial.Julio Avinceto integrante de H.I.J.O.S  La Plata, recordó que maquillado como comisaría octava, se encuentra el ex CCDTyE conocido como “el Sheraton”, que durante la última dictatura militar dependía del I Cuerpo de Ejército a través del Grupo de Artillería de Ciudadela. También se refirió a que a pesar de estar llevándose a cabo juicios por delitos cometidos durante la ultima dictadura cívico-militar, solo hay sentenciados un represor por cada ex centro clandestino de detención.Quizás fue uno de los momentos más emotivos donde se sintió la voz quebrada de Vanesa: “Cuando Luciano es detenido y lo llevaron el 22 de setiembre de 2008, no me lo cuenta un tercero, yo estaba en ese destacamento cuando escuchaba como a

(Por La Retaguardia) Hoy se cumple un nuevo aniversario de la última vez que fue visto con vida el joven de 16 años. Sin embargo, este 2015 es especial. Tras cinco años y ocho meses de búsqueda, el 17 de octubre de 2014, sus familiares y amigos se enteraron parte de (una parte de) la verdad. En la madrugada de aquel 31 de enero de 2009, Luciano fue atropellado en General Paz y Mosconi, en un lugar de acceso prácticamente imposible para alguien de a pie. Según declararon testigos apareció corriendo, descalzo y desesperado. Lo llevaron al Hospital Santojanni, donde falleció al día siguiente. Su madre Mónica y su hermana Vanesa no fueron informadas de lo sucedido, a pesar de que ese mismo día habían ido a ese nosocomio preguntando si había sido internado un joven con las características de Luciano. Pocos días después, el cuerpo de Arruga fue enterrado como NN en el Cementerio de la Chacarita.La principal actividad de esta jornada de lucha que comenzará a las 10 en la Plaza Luciano Arruga, ubicada en Perú y Pringles de Lomas del Mirador será una gran movilización.Se partirá de esta plaza del barrio 12 de octubre, donde vivía Luciano, y se pasará por el Espacio para la Memoria, recientemente expropiado para los Familiares y Amigos a partir de una ley aprobada por el Congreso bonaerense. En el hoy Espacio para la Memoria funcionaba el ex Destacamento Policial de Lomas del Mirador donde fue detenido y golpeado, según relataron varios testigos, Luciano la noche del 31 de enero de 2009. No era la primera vez que Arruga iba preso, el hostigamiento policial era permanente desde que se había negado a robar para ellos.La marcha también pasará por el actual destacamento de Lomas del Mirador y por la comisaría 8º. El cierre será en la Colectora General Paz y Mosconi, del lado de provincia de Buenos Aires, donde se realizará, a las 13, un acto y radio abierta.Organizaciones, partidos de izquierda, organismos de derechos humanos independientes participarán de la jornada. La Red Nacional de Medios Alternativos hará, como todos los años, una transmisión especial, 10 a 15, que podrá ser escuchada por la radio de la RNMA y también por Radio La Retaguardia. En el documento unificado, que se elaboró para este nuevo aniversario, los Familiares y Amigos de Luciano Arruga afirman: “se cumplen seis años del secuestro, asesinato y desaparición de Luciano Nahuel Arruga por parte de la policía y el Estado. Sus familiares, amigos, organizaciones y partidos de izquierda, organismos de derechos humanos independientes y medios alternativos lo buscamos incansablemente. Fueron cinco años y ocho meses de amenazas, hostigamiento, e intentos de amedrentarnos para que declináramos nuestra denuncia contra la Bonaerense y el gobierno que la sostiene.Luciano fue secuestrado el 31 de enero de 2009 y desde el comienzo supimos que fue la policía. Lo supimos y lo sabemos porque lo tenían de punto: lo detenían ilegalmente, lo humillaban, le apuntaban al pecho y le advertían que tenía los días contados. Luciano comenzó, con 16 años, a vivir con miedo a la policía, porque en cada oportunidad que se la cruzaba le pegaban, lo verdugueaban, lo amenazaban o directamente lo llevaban detenido sin ninguna justificación y lo torturaban.El 22 de septiembre de 2008, Luciano, siendo menor de edad, estuvo detenido ilegalmente en el destacamento de Lomas del Mirador durante diez horas. Cuando Vanesa Orieta (hermana) y Mónica Alegre (mamá) fueron a buscarlo, escucharon cómo era golpeado. Ese episodio derivó en una causa por Torturas que irá a juicio oral en marzo de 2015. El imputado es el oficial Julio Diego Torales y se encuentra con prisión preventiva.Cuando comenzamos la búsqueda comprendimos que estábamos yendo contra un sistema asesino de pibes y que no había democracia que protegiera a quienes luchábamos por estas causas: comenzaron a seguirnos en nuestros barrios, recibimos llamadas telefónicas amenazadoras, compañeros nuestros y testigos de la causa fueron detenidos y torturados en comisarías. (…)Testigos afirman haber visto a Luciano en el Destacamento y hay móviles policiales que la noche del 31 de enero de 2009 se salieron de su jurisdicción para detenerse durante dos horas en el Monte Dorrego, un descampado de la zona. De los 17 móviles de las comisarías de Lomas del Mirador, sólo seis emitieron su posicionamiento aquella noche y uno apagó su registro de radio desde las dos a las cuatro de la mañana: Luciano fue asesinado a las tres y media. Los libros de entrada y salida de detenidos del destacamento de Lomas del Mirador fueron adulterados con tachaduras, borraduras e incluso hojas arrancadas.Por todos los hechos de impunidad sucedidos con Luciano y con otros tantos pibes del barrio, una de las primeras reivindicaciones que sostuvimos fue el cierre definitivo del destacamento de Lomas del Mirador. A los tres años lo conseguimos, pero tuvimos que pasar otros tres años más para lograr la cesión definitiva del lugar a familiares y amigos de Luciano. A pocos días de la aparición del cuerpo, el senado de la Provincia otorgó la media sanción que faltaba para convertir en ley nuestra consigna: tenemos Espacio para la Memoria Luciano Arruga independiente del Estado y del gobierno. (…)A cinco años y ocho meses de lucha inclaudicable, de marchas, escraches, acampes, festivales y de búsqueda desesperada, encontramos a Luciano. En abril de 2014 tomamos la decisión de presentar un nuevo hábeas corpus exigiendo la aparición con vida. Fue rechazado en primera y segunda instancia, pero gracias a nuestras apelaciones llegó a la Cámara Federal de Casación Penal en Comodoro Py y la sala IV le dio curso. El juez Juan Pablo Salas, entonces, reabrió los archivos de la Policía Científica de la noche del 31 de enero de 2009 y se utilizaron las huellas de Luciano registradas por una detención anterior. Con esa información, se encontró un NN enterrado en el cementerio de la Chacarita cuyas huellas coincidían.El hallazgo del cuerpo de Luciano puso de manifiesto un entramado de encubrimiento de todas las instituciones del Estado, que

Angélica, mamá de Kiki Lezcano(Archivo 10º Encuentro RNMA) (Por La Retaguardia) Fue lo que le dijo Mónica Alegre, mamá de Luciano Arruga, a Angélica Urquiza, mamá de Kiki Lezcano, una de las tantas veces que se encontraron frente a un edificio de Tribunales exigiendo justicia para sus hijos. El dolor las unió y hoy se consideran “hermanas de lucha”. Hace pocos días confirmaron que Luciano y Kiki tuvieron el mismo destino; fueron asesinados por la policía y enterrados como NN en el Cementerio de la Chacarita. “La historia se repite, se cambian los nombres de nuestros hijos, pero siguen haciendo esto en los barrios más pobres, con la gente más humilde, sin valor alguno por la vida”, afirmó Urquiza. -Angélica Urquiza: Hola hermosa, ¿cómo estás, mi amor? -Mónica Alegre: Bien, se podría decir que bien. Luchando, o tratando de seguir luchando. -AU: Todo mi amor y fuerza, y nunca te olvides de cuando estábamos frente a Tribunales y vos me diste esa fuerza hermosa, grande, y me dijiste ‘yo también busco a mi negrito’, no te olvides nunca de eso. Ese abrazo hermoso que nos dimos. Y encontramos a mi negrito primero y ahora a Lu. Así que toda esa fuerza hermosa que me diste ese día vuelve para vos, todo el amor. No bajes los brazos nunca, ni vos, ni tu familia. -MA: Yo tampoco voy a olvidar ese abrazo porque marcó un antes y un después para mí, y a través de ese abrazo me di cuenta de que no era la única y que había muchas más, que nosotras no éramos las únicas, que había muchos otros casos similares, parecidos, iguales. Eso me marcó muchísimo, por eso yo siempre digo que vos sos mi hermana de lucha, siempre lo dije.  -AU: Vos también, Moni. Así comenzó el diálogo entre Mónica Alegre y Angélica Urquiza en el marco de la emisión especial del programa de radio Desde Afuera, que Familiares y Amigos de Luciano Arruga realizaron en Radio La Retaguardia.Las historias de Luciano Arruga y Kiki Lezcano tienen puntos en común: eran jóvenes que vivían barriadas, en villas y eran perseguidos por la policía. Ambos fueron asesinados y sus cuerpos ocultados, hasta que la lucha de sus familias y amigos los halló enterrados como NN en el Cementerio de la Chacarita. Historias repetidas“La historia se repite, se cambian los nombres de nuestros hijos, pero siguen haciendo esto en los barrios más pobres, con la gente más humilde, sin valor alguno por la vida, cambian los jueces, la policía bonaerense, la federal, pero son todos iguales. Cuando me enteré el viernes (de la aparición del cuerpo de Luciano) fue un dolor tan grande de saber que en la misma circunstancia, el mismo lugar, lo mismo que le hicieron a Kiki hace cinco años y cinco meses, hoy se lo vuelven a hacer a Lu, y que Dios juzgue, pero por supuesto que no creo nada de la versión que dice que lo atropellaron, que fue un accidente de tránsito porque yo sé cómo obra esta policía y cómo te arman causas, y sé lo que ellos dicen a su favor, y tengo una mezcla de cosas, mucha bronca, porque nosotros que vivimos en el barrio, sabemos lo que hicieron con nuestros hijos , que les arman causas, que arreglan las cosas de la manera que ellos quieren y dicen lo que ellos quieren. Es mucha la bronca”, afirmó Angélica Urquiza.Su hijo, Jonathan Kiki Lezcano, tenía 17 años cuando salió de su casa en Villa 20 del barrio de Lugano junto a su amigo Ezequiel Blanco de 25, el 8 de julio de 2009. Nada más se supo de ellos, y durante más de dos meses sus familias y amigos los buscaron por todas partes, hasta que el 14 de setiembre recibieron un llamado del Juzgado 49, a cargo del juez Facundo Cubas, diciéndoles que debían acercarse a reconocer los cuerpos de los dos jóvenes. Sin embargo, el mismo magistrado había autorizado semanas antes el entierro de Kiki como NN en el Cementerio de la Chacarita. La familia de Ezequiel Blanco, en tanto, encontró su cuerpo en la morgue antes de que siguiera el mismo destino que Lezcano. Luego se supo que habían sido asesinados por Daniel Santiago Veyga, efectivo de la División Conductas Delictivas en Espectáculos Deportivos de la Policía Federal de la Comisaría 12º, quien como es habitual argumentó haberse defendido de un intento de robo. Poco después apareció un video filmado con un celular en el que se veía a Lezcano agonizando dentro de un auto mientras un grupo de policías se burlaba de él. Lo concreto es que como consecuencia de las irregularidades cometidas durante el inicio de la investigación Veyga fue sobreseído; decisión que fue apelada por las familias de los jóvenes que incluso realizaron una presentación ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Marcar un camino “Cuando nosotros empezamos no teníamos las herramientas que algunas personas tienen hoy –recordó Urquiza–, pero a través de la lucha y a través de otras madres que nos han enseñado cómo hacer un cartelito, cómo hacer una marcha, qué reclamar, que me decían que yo tenía que hacer seguir, que era la voz de mi hijo, ahora nosotros también tratamos en lo que más podemos que aquellos que se encuentran en nuestra misma situación, como en el caso de Jonathan ‘Papu’ Mareco, al que le hicieron lo mismo que a Kiki y Ezequiel, y le armaron la causa, que los padres puedan tener esas herramientas, saber que – tal como nos enseñaron– unidos vamos a hacer visible lo que están haciendo. Uno va aprendiendo, siempre digo que lo que no te mata, te fortalece, creo que cada día que pasa, cada vez tengo más fuerza para salir y pedir justicia por mi hijo, por Lu, por muchos”.La mamá de Kiki Lezcano se refirió también a las sensaciones que la acompañan desde el momento en que conoció lo que había sucedido con Luciano Arruga: “desde el viernes

(Por La Retaguardia) A solo cinco días de la aparición del cuerpo de Luciano Nahuel Arruga enterrado en el Cementerio de Chacarita como NN., los Familiares y Amigos de Luciano Arruga decidieron hacer su habitual programa de radio, Desde Afuera, en Radio La Retaguardia. En más de tres horas de intensidad, emoción, llantos y risas, Mónica Alegre, la mamá de Luciano, habló por primera vez, acompañada por Rosaura Barletta, una de “estos quince o dieciséis grosos que tengo a mi lado y no los cambiaría por nadie”. Alegre contó lo que recuerda de aquella noche cuando fueron al Hospital Santojanni buscando a su hijo y dijo que, tras hacerlos esperar, les dijeron que la persona atropellada era mayor y tenía la tez blanca.También participó de la charla, Nora Cortiñas, integrante de Madres de Plaza de Mayo LF, quien le dijo a Mónica: “te voy a acompañar todo lo que quieras y de la manera que vos quieras”. —La Retaguardia: ¿Viste lo que conseguí Moni?, mate con azúcar. Euge me odia porque tomo el mate con azúcar, no puedo creer tener una compañera de micrófono a la que le puedo dar un mate con azúcar y que no me lo rechace ni me insulte al aire. —Mónica Alegre: Aprendan, familiares y amigos. —LR: ¿También hay una interna en familiares y amigos por el mate con azúcar? —Rosaura Barletta: Esa es una interna muy grosa. —LR: Las internas por el mate pueden terminar mal. —MA: Sí. Sabés que sí. —RB:   Y no podemos educarla. No hay forma, no hay manera de que tome un mate amargo, no hay manera de que no le ponga azúcar al mate que te va a dar. —LR: Nosotros lo resolvimos con mates separados. Hay gente que resuelve esos problemas matrimoniales con camas o habitaciones separas, nosotros, con mates separados. —MA: Me diste una idea. —RB:   Ahí se pierde el folklore del mate. —LR: Sí, se divide el grupo entre los que toman mate con azúcar y los que no. Mónica junto a Matías y Alejandrode Familiares y Amigos. No era fácil la propuesta de los Familiares y Amigos de Luciano Arruga. Entrevistar a Mónica Alegre, la mamá de Luciano, tan solo cinco días después de la aparición de su cuerpo. Otra vez a despejar las dudas: ayer, si Luciano delinquía; hoy, si murió víctima de un accidente de tránsito. Pero ellos tienen paciencia y aplomo. Saben esperar. Piensan cada una de sus jugadas. Saben que es por Luciano, pero que no es solo por Luciano.No era fácil la propuesta. Nos había sorprendido su presencia. El día anterior los habíamos visitado y Moni ya estaba mejor que como se la pudo ver en la conferencia, todavía sin poder entender lo que le estaban contando. Había terminado de escribir unas líneas de agradecimiento con la compañía de Rosaura. Hablamos del programa del día siguiente, pero no esperábamos verla allí. Vino. Y lo hizo con ganas de decir. Arrancamos con el mate, nos distendimos un poco porque era obvio que lo que vendría sería bravo. -La Retaguardia: Quiero empezar diciendo esto: tengan todos los que nos están escuchando conciencia de que pasaron cinco días de que los familiares y amigos de Luciano Arruga se enteraron de la noticia de los restos de Luciano. Y que ellos hayan decidido estar haciendo hoy su programa de manera habitual me parece que marca esta decisión de que no es solo Luciano. —MA: Exactamente. Dijiste la verdad. Luciano no es el único, hay un montón de desaparecidos. La lucha sigue, vamos a seguir luchando por Luciano, pero también por muchos otros. No voy a dar nombres porque no quiero quedar mal con ninguna familia, pero saben ellos. He ido a algunos lados, he acompañado a algunas familias desde mi humilde posición. Por ellos también, para que no haya más un Daniel Solano; para que no haya más un chico desaparecido en ningún lado; para que la gente tome conciencia para que esto no vuelva a pasar; para que ninguna madre más tenga que golpear puertas, llorar, suplicar, rebajarse, humillarse.No tiene que pasar esto. La sociedad tiene que ser más consciente.Y quizás no tenga nada que ver con lo que me preguntaste, pero a raíz de esto quiero darle gracias a la Red Nacional de Medios Alternativos, a todos, desde los más chiquitos hasta los más conocidos, a todas las redes de medios alternativos. A ellos, todo mi agradecimiento. Agradecí ayer, con la ayuda de Rosaura, a toda la gente que me acompañó, pero a ellos les quiero agradecer por ese acompañamiento de más de cinco años. Por el aguante que nos tuvieron el viernes, por el respeto que nos tuvieron, por el respeto que le tuvieron a mi familia, por el respeto que tuvieron con mis hijos del corazón, que sintieron el mismo dolor que yo o que Vanesa. Gracias porque estuvieron ahí, esperando, no invadieron a la familia ni a los amigos. Eso para nosotros fue muy importante. Sabíamos que estaban ahí, nos acompañaban en silencio, y no saben cómo ayudó. Gracias a todos.No tengo la misma deferencia para los grandes medios, nunca la tuve. Nunca acompañaron el paso, salvo cuando había algún grado de amarillismo, ahí estuvieron ellos. Cuando tuvieron que defenestrar a Luciano, ahí estuvieron ellos. No les tengo nada que agradecer. Hoy Luciano es lo que es y si es un referente de lucha —como muchos dicen, no lo digo yo—, es gracias a ustedes, a la lucha de estos quince, dieciséis grosos que tengo a mi lado que no los cambiaría por nadie. Gracias.A ellos no les debo nada, nada de nada. No le debo nada a ningún político, a ningún funcionario, no le debo nada a nadie. A los que tuve que agradecer, les agradecí frente a frente, lo volví a hacer ahora y lo voy a volver a hacer el resto de mi vida, como ya se lo dije a Pablo (Pimentel, de la APDH de La Matanza), como se lo voy a agradecer

(Por La Retaguardia)  Aún conmovidos por la noticia, los Familiares y Amigos de Luciano Arruga decidieron esta tarde ser quienes comunicaran la noticia de la aparición del cuerpo del joven. Vanesa Orieta, hoy tan lúcida como shockeada, se sentó a un lado de Horacio Verbitsky, quien olivo el hilo del relato. Del otro lado se ubicó Mónica Alegre, la mamá de Luciano, el chico que antes de desaparecer se había negado a robar para la policía bonaerense en zonas liberadas.Según la información de la causa del NN enterrado en Chacarita, Luciano fue atropellado tres horas después de su desaparición (el 31 de enero de 2009) sobre la Av. Gral Paz y su cruce con Emilio Castro y trasladado en una ambulancia del SAME al Hospital Santojanni donde fue operado y falleció a las 8 de la mañana del día siguiente. Tres días más tarde fue enterrado en el Cementerio de Chacarita como NN.“El hallazgo del cuerpo no modifica el hecho previo de la desaparición, de las torturas y del hostigamiento que sufrió Luciano por parte de la policía”, aclaró en el mismo marco Horacio Verbitsky, presidente del CELS. La aparición del cuerpo de Luciano Arruga ocurrió a partir del habeas corpus presentado por la familia, la APDH La Matanza y el CELS en julio pasado. Esto generó que el juzgado federal, a cargo del juez Juan Pablo Salas, comenzara a coordinar acciones para buscar al joven desaparecido desde el 31 de enero de 2009, cuando fue visto por última vez mientras era torturado en el ex Destacamento Policial de Lomas del Mirador.“Vencimos. Vencimos a la impunidad, a la desidia, a la mirada discriminadora y criminalizante hacia los jóvenes con un ejemplo. A mí me falta terminar de concretar con algunas etapas del proceso de investigación, para terminar de confirmar que ese cuerpo encontrado es de mi hermano, ahí nosotros como familiares vamos a cerrar una etapa. Logramos un objetivo”, afirmó Vanesa Orieta, hermana de Luciano durante la conferencia de prensa que brindaron los familiares y amigos junto al Centro de Estudios Legales y Sociales esta tarde.  Según se detalló allí, el joven desapareció alrededor de la medianoche del 31 de enero de 2009, y a las 3:21 fue atropellado en el cruce de General Paz y Emilio Castro. Entre esa hora y las 8 de la mañana el SAME lo llevó al Santojanni, donde lo operaron, pero falleció a las 8 de la mañana del 1 de febrero. Tres días después su cuerpo ingresó al cementerio de la Chacarita. “La mamá fue a buscarlo esa misma noche a ese hospital. ¿Por qué no le dijeron nada en el Santojanni? ¿Por qué no le dieron ninguna explicación?”, se preguntó Horacio Verbitsky, titular del Centro de Estudios Legales y Sociales, en la conferencia de prensa que dio esta tarde junto a familiares y amigos de Luciano Arruga. “Las investigaciones deberían haber resuelto el hecho mucho antes. Negligencia es una palabra generosa para lo que hicieron los funcionarios judiciales. Lo mismo para los que recibieron el cuerpo y archivaron la causa con un cuerpo NN. (…) Esto no hubiera ocurrido si el chico hubiera desaparecido en Palermo Rúcula. Aquí hay un componente de discriminación y violencia institucional contra los varones jóvenes pobres del Gran Buenos Aires”, agregó Verbitsky. Luego, Pablo Pimentel de la APDH La Matanza manifestó, durante la transmisión especial realizada por Radio La Retaguardia para la Red Nacional de Medios Alternativos: “Luciano estuvo en el patrullero, estuvo en Monte Dorrego (un descampado cercano), esas pericias dieron positivas, y después aparece corriendo descalzo en la Gral. Paz. Hoy no queremos hacer elucubraciones (…). (Pero) ¿Qué hicieron estos policías con Luciano que terminó a las 3:20 de la mañana en la vía rápida de la Gral Paz atropellado? Tendrán que explicar cómo aparece Luciano ahí”. En tanto, Vanesa Orieta señaló: “Fue mi mamá al Santojanni, fuimos varias veces al policlínico de San Justo, al Paroissien, al Hospital Álvarez, varias veces fuimos a los hospitales, entre ellos el Santojanni preguntando ¿No entró una persona NN con estas características? ¡Muchas veces fuimos! ¡Muchas veces! Esto es desidia. Mi vieja tenía la esperanza de encontrar a su hijo con vida. Confirmó que su hijo está muerto. Yo ya sabía que él estaba muerto, pero ella tenía esperanzas”. La noticia esperada  Los familiares de Luciano se enteraron de la aparición del cuerpo esta misma mañana, 5 años y 8 meses después de la desaparición: “en el expediente judicial tenemos apenas una información sumaria, nosotros nos enteramos hoy, estamos en un momento en que necesitamos estudiar lo que hay acumulado. Sabemos que el conductor tenía 21 años, que fue procesado, que fue sobreseído, él avisó del accidente (…). (Tenemos) por un lado unas huellas de una persona identificada que se llama Luciano Arruga, y por otro lado las huellas de un cadáver no identificado que toma la Policía Federal. Con eso se establece el juego de ambas huellas. Hizo falta que un juez, a partir del reclamo de la familia, ponga en marcha esos mecanismos que deberían ser parte de una rutina. (…) Hoy nosotros tomamos conocimiento de esto a las diez de la mañana. No queríamos tomarnos todo el tiempo necesario para hacer la síntesis y que alguna fuente amarilla saliera a desinformar del tema. Hay cosas que no podemos informar porque no sabemos”, explicó Verbitsky. En este punto, el periodista agregó: “la familia ha sido maltratada de todas las maneras posibles por las instituciones del Estado, que tienden a poner responsabilidad en la víctima. Los acompañamos en este día que es muy triste, que pone fin a un tipo de incertidumbre que abre paso a otras, no puede ser que una persona se evapore de esa manera y esté enterrada como NN, una persona que está siendo buscada por su familia desde el primer momento. A la familia le costó mucho conseguir la atención pública. Nadie daba repercusión por las características sociales de la víctima. Nuestro deseo es que este caso sea un punto de

Foto: Imagen Insurrecta (Por La Retaguardia) Este lunes 8 de julio se cumplió un nuevo aniversario de los crímenes de Jonathan Kiki Lezcano y Ezequiel Blanco, dos jóvenes que vivían en la villa 20 de Lugano y que fueron asesinados por la policía. Sus cuerpos permanecieron desaparecidos durante más de dos meses, hasta que las familias los encontraron enterrados en el Cementerio de Chacarita como NN. Dialogamos con Juan Manuel Combi, abogado de la mamá de Kiki, sobre las irregularidades de esta causa, los manejos desiguales que realiza la justicia, y lo difícil que es su acceso para las familias de los barrios pobres. “Antes de hablar de cómo los mataron a Kiki y Ezequiel, hay que hablar de cómo los mató antes la sociedad, cómo la justicia mató a una familia. La causa empieza con una denuncia por desaparición. La familia me viene a ver porque yo estaba en el barrio trabajando en ese momento con la comunidad boliviana, y me manifiesta que estaba desaparecido su hijo y ahí empieza yo creo la gran muerte de los chicos, independientemente de cómo fue el suceso concreto por el cual ellos aparecen muertos”, expresó el abogado Juan Manuel Combi a La Retaguardia. Jonathan Kiki Lezcano de 17 años y Ezequiel Blanco de 25 fueron vistos por última vez con vida el 8 de julio de 2009 cuando salían de sus casas en la Villa 20 de Lugano. Como no regresaron a sus hogares a la noche, sus familias comenzaron a buscarlos y denunciaron la desaparición. Dos meses después recibieron un llamado del juez de instrucción Facundo Cubas que les informaba que Kiki estaba enterrado en el Cementerio de la Chacarita como NN, y que el cuerpo de Ezequiel se encontraba en la morgue a la espera de igual destino. Los jóvenes tenían heridas de bala en la cabeza, y luego se conoció un video grabado por un celular en el que se veía a Ezequiel muerto y a Kiki agonizando dentro de un auto, rodeados por al menos cuatro policías que se reían de ellos. Pero mientras las familias Lezcano y Blanco aún buscaban a sus hijos sin saber que habían sido asesinados, Daniel Veyga, un efectivo de la División Conductas Delictivas en Espectáculos Deportivos de la Policía Federal de la Comisaría 12, había presentado ante ese mismo juez de instrucción, Cubas, un escrito en el que informaba que estando de civil había matado “en legítima defensa” a dos jóvenes que se habían acercado para robarle. Al magistrado le alcanzó con este papel,  ya que sobreseyó al policía sin siquiera citarlo a declarar. “Es la misma historia que cuentan todos los policías cada vez que matan a alguien. En su descargo siempre ponen legítima defensa –señaló Combi respecto a la presentación del efectivo y la posterior conducta de la justicia–, lo que yo no puedo entender es que haya un procedimiento cerrado con la premura con la que el juez de instrucción decide el sobreseimiento del imputado sin que éste haya ido a declarar en el proceso, con un hecho más grave que es que no se habían realizado medidas probatorias tendientes a esclarecer si efectivamente nos encontrábamos ante un caso de legítima defensa o no, y me llama la atención que cuando nosotros después apelamos e intentamos ser parte de la causa se nos niega la posibilidad, por lo que tuvimos que recurrir a la Sala VII de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional que confirma la resolución del juez, y recién después de casi dos años de lucha y de un recurso de queja presentado porque no nos habían admitido en la instancia superior presentar un recurso de casación, la Sala IV de Casación nos dice que teníamos razón, que había que investigar y que el sobreseimiento había sido prematuro, por lo que decide revocarlo y desvincular al juzgado de instrucción que interviene y a los camaristas. Nos dieron la razón, pero dos años después, y en ese tiempo se perdieron pruebas porque no se pudo hacer absolutamente nada”. En este sentido, Combi contó que desde el primer día que intervino en la causa le dijo a las familias que no iban a poder saber la verdad de lo ocurrido porque no se había podido estar en los dos primeros meses fundamentales: “esa no participación de la víctima en el proceso permitió lo que pasa en la gran mayoría de las causas donde hay involucrado personal policial. Hoy por ejemplo nos encontramos con que hay material probatorio que no tenemos porque la policía entre otras cosas lo perdió, por esa situación se ha abierto una causa porque el juez ha entendido que se cometió un delito, atento a que una de las medidas que nosotros necesitamos, que fue la entrega de la ropa que llevaban los chicos, una gorra encontrada en el lugar del suceso que debía ser peritada, porque a través de las pericias de las prendas se puede determinar la distancia de los disparos, y no podemos contar con eso porque la policía lo perdió”. En la entrevista con La Retaguardia, el abogado sumó un agravante más a la causa: “además de lo que pasó con los chicos, de la muerte y de esta falta de acceso de las víctimas a la justicia y a la asistencia dentro del proceso, a los cinco, seis meses (de hallarse los cuerpos) Angélica Urquiza, mamá de Kiki, quiso evitar un hecho con otros chicos que estaban sufriendo también un abuso de autoridad por parte de las fuerzas policiales, y se le armó una causa penal, en la que obviamente terminó sobreseída pero tuvimos que hacer todo un trabajo de asesoramiento y defensa de la imputada para que termine sobreseída en una causa totalmente armada por la policía. Generalmente cuando se le arma una causa a un vecino no tiene acceso a una defensa digna y termina firmando una probation o un proceso abreviado y se ganan un antecedente en causas en las que no tienen nada