Canción actual

Título

Artista


Ni Una Menos

Página: 4


Las defensorías de género encabezaron la medida luego de arrastrar durante años la extrema situación de Karina Abregu sin respuesta. En 2014, la mujer fue prendida fuego por su ex pareja y tiene el 55% del cuerpo quemado. Necesita costear sus medicamentos y exige, además, una pensión por las secuelas psicológicas del ataque que le impiden sostener la regularidad de un trabajo y por la dificultad para conseguirlo por las consecuencias físicas de la quemadura. En el programa La Retaguardia, Abregu dialogó con Catriel Fernández. (Por La Retaguardia)Foto: marcha.org “El viernes en la reunión con la señora Fabiana Tuñez firmamos una nota con todo lo que yo estaba necesitando. El lunes me presenté para efectuar las distintas gestiones me encuentro con un montón de irregularidades. Esto se desencadenó cuando mi hijo intentó ir a comprar mercadería con los famosos tickets y lo demoraron por tener esas tarjetas que no sirven para comprar. Son truchas. No se está cumpliendo el compromiso que firmó Fabiana Tuñez. No tuvimos otra opción que tomar el lugar”, sentenció Abregu.  La mujer explicó que “el jueves ya habíamos venido y ella no estaba. Todo esto estaba pautado, no es que venimos porque no tenemos nada que hacer. Necesitamos respuestas inmediatas, a tres años y tres de que fui víctima de ese ataque, no he logrado una pensión. No tengo la medicación, pueden dar fe de eso. Hace un rato me vino a controlar un médico y vio que tengo heridas abiertas por falta de medicación. Es un conjunto de cosas. Un abandono total del Estado. Fabiana Tuñez tiene que responder ante todo esto. Nunca en tres años recibí una respuesta”, denunció haciendo referencia a la gestión anterior. “Todavía no saben si me van a dar la pensión que supuestamente se está tramitando. Fuimos reprimidas, hago cargo a la señora Fabiana Tuñez de la represión que sufrimos hoy alrededor de las 15 por parte de la Policía de la Ciudad. Ahora no están informando que hay veinte policías con dos camiones hidrantes en la vereda. No entendemos por qué, si nos manifestamos de manera muy cordial. Fui brutalmente golpeada. Estamos pidiendo algo que me corresponde, no es que pido un regalo”, planteó. DESCARGAR

Luego de haber ganado un juicio por trata al Estado sin precedentes, no desistió de su organización feminista y su militancia férrea dentro del movimiento abolicionista. Después de haber atravesado la urgencia de las audiencias, el fallo, las transmisiones en vivo y las concentraciones fuera de los tribunales en Tierra del Fuego, Alika visitó La Retaguardia y tuvo un extenso, distendido y profundo diálogo con Fernando Tebele y María Eugenia Otero. “Esperaba mucho este momento de poder conocerlos y compartir un programa con ustedes”, expresó compartiendo la alegría que cruzó el ambiente. (Por La Retaguardia)Foto: Kinan en el centro, junto a Tebele y Otero, durante la visita a La Retaguardia Alika, ¿quién sos? “En algunas oportunidades me preguntan qué hice por el feminismo. Yo soy sobreviviente del delito de trata con fines de explotación sexual. Soy una luchadora. Hoy por hoy intento darle una impronta y una fuerza al abolicionismo que estaba adormecido. Tuvimos grandes pérdidas, la de Diana Sacayán, ña de Lohana Berkins, algunas compañeras están atravesando enferemedades y cuesta mucho poder afrontar este papel que nos toca a las que estamos y procuramos mantenernos enteras. El movimiento abolicionista viene con una fuerza increíble después del juicio. Ya antes se veía cómo diferentes organizaciones y colectivas de mujeres empezaban a tomar postura en cuanto a la problemática de la mercantilización de los cuerpos”, planteó. “Nosotros no apuntamos contra un sector precarizado absolutamente que son las mujeres en situación de prostitución sino contra este privilegio masculino, esta creencia machista de que los hombres pueden comprar todo aquello que puedan pagar; en este caso, el sexo de las mujeres. Apuntamos contra la industria sexual, por eso las abolicionistas somos parte importante del próximo paro”, destacó la activista.Riesgos de la prostitución “¿Cuántas mujeres han muerto no sólo en situación de prostitución sino dentro de este sistema prostibulario, asesinadas por un prostituyente o por un proxeneta para silenciarlas, o bien por todos los daños que produce el sistema en el cuerpo y en las mentes de las mujeres? Hablo de un daño colateral que también constituye femicidio. Los suicidios que ocurren después de años y años de prostitución son femicidios; no son suicidios, son femicidios que se gestan durante mucho tiempo. Enfermedades como el HIV que se dan dentro del sistema prostituyente, las mujeres de las calles también forman parte y están absolutamente silenciadas excepto por un sector, que es el que las quiere sindicalizar ¿Pero cuántas desean eso?”, se preguntó y agregó: “Que no van a asambleas, ni a encuentros de mujeres, ni a espacios de desarrollo social, no tienen acceso a la justicia ni a resolver todas las problemáticas comunes que pueden llegar a tener. Marchamos por todo eso, contra este sistema de ajuste que da este gobierno golpeando duro a las mujeres”, denunció Alika. ¿Existe la prostitución autónoma? “Es una de las cuestiones que deben discutirse dentro del feminismo. Si nosotros la reguláramos y pensamos que puede existir una relación de dependencia, entonces le das el ok o le bajás la bandera a la trata, a la explotación sexual mínima. No se puede discernir en ese terreno. No existe la prostitución autónoma, siempre hay alguien que te chupa la guita, incluso el que te alquila el departamento, suponiendo que vos estés sola -porque más de tres ya genera riesgo de explotación sexual- y le aclarás que vas a estar con cinco tipos todos los días, ya a partir de esa circunstancia no te cobran lo mismo”, aseguró Alika. “En esa situación ya están lucrando con vos y en ese caso ya perdiste la autonomía. El Estado lamentablemente no pone refugios para víctimas de trata, menos va a poner casas, que les dicen casas de tolerancia, para las mujeres. Además, no podemos tolerar, más allá de que exista el trabajo sexual de manera autónoma, pongamos en cuestión a los tipos ¿Vamos a tolerar un privilegio machista de que el tipo venga y nos ponga la guita para comprar nuestro cuerpo? Esto es una práctica machista y está fuera del feminismo”, sentenció. Alika interpeló a las mujeres que defienden el concepto de trabajo sexual: “Podemos ser feministas en cuanto a conceptos, desde la teoría, pero hasta qué punto cuando la sexualidad ataca directamente la subjetividad de la mujer, porque hay un hombre que incide directamente, que penetra nuestro cuerpo y nuestra alma. Esto genera daños que son absolutamente devastadores para el cuerpo y las cabezas de las mujeres. No es una práctica feminista, es un privilegio machista. Tenemos que tener eso en claro cuando nos quieren instalar el tema del trabajo sexual”. En este sentido, aclaró: “No estamos hablando de perseguir a las mujeres en situación de prostitución, pero sí a los tipos que hacen uso y abuso del cuerpo de las mujeres mediante el pago por hacer uso de los cuerpos. Dejemos de tener el foco en los sindicatos, cómo operan, si es autónomo o no es autónomo ¿Qué bancamos desde el feminismo cuando hablamos de trabajo sexual? Cuidarle los penes a los hombres. Yo no les cuido los penes a mi marido ni a mis hijos. Ellas dicen que la concha no es sagrada, más vale que no lo es, pero los penes tampoco compañeras”, arengó.Gestiones por aquí y por allá “Hablamos de la feminización de la pobreza. Puntualmente la política de ajuste nos golpea a nosotras y lamentablemente una de las salidas para zafar de la pobreza es el sistema prostituyente. Es muy grave lo que nos está pasando como sociedad, lo que nos está haciendo este gobierno a las mujeres con su política de recortes, de ajuste. Pero no se la voy a regalar al gobierno anterior bajo ningún punto. No es ni más ni menos que lo que ya venían haciendo en los últimos doce años donde se sancionaron muchísimas leyes, el feminismo hablaba de derechos humanos, empezábamos a resurgir como un movimiento poderoso y fuerte”, aseguró. “El feminismo lo es, somos un movimiento muy codiciado por los partidos políticos. En aquel momento se venía hablando de

La ministra de Salud Zulma Ortiz firmó la resolución 2095 a través del cual la provincia de Buenos Aires adhería al protocolo nacional de Interrupción Legal del Embarazo (ILE). Este protocolo sigue los lineamientos del fallo F.A.L de la Corte Suprema de Justicia de la Nación del año 2012 que interpreta, sin que quede lugar a dudas, el artículo 86 de nuestro Código Penal que describe los casos en los que se puede interrumpir un embarazo de manera legal. Sin embargo, esta situación se ha vuelto atrás porque la gobernadora Vidal dejó sin efecto la resolución de la ministra. Carolina Azcola, integrante de la Asociación Metropolitana de Generalistas y Equipos de Salud y de la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir, dialogó con Fernando Tebele y María Eugenia Otero, durante el programa radial La Retaguardia, sobre las herramientas de que disponen los profesionales para respetar los procedimientos de ILE. En la mañana del lunes se realizará una movilización ante la gobernación para exigir la implementación del protocolo. Lo organiza la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito y la Campaña Nacional contra las Violencias hacia las Mujeres. (Por La Retaguardia) Quien debería firmar hoy este protocolo es Julio Conte Grand, un abogado católico ligado al Opus Dei. Fue durante mucho tiempo procurador de la Ciudad. Algunos rumores sostienen que asumió primero en legal y técnica en la Provincia para hacerse cargo de la Procuración en la Provincia y quien actúe como fiscal ante la Corte Suprema, cargo que hoy tiene María del Carmen Falbo que estaría cerca de irse jubilada pero también presionada por el nuevo poder macrista.“Este protocolo era una forma de sentar precedente sabiendo cómo es el escenario político en la Provincia. Era importante que fuera éste el escenario en el que se implementara esta adhesión que plantea justamente la aplicación obligatoria, y eso no es menor entendiendo que se trata de un procedimiento a nivel nacional. A nivel provincial había un protocolo de aborto no punible que era bastante rústico, lo había decretado Scioli en su momento, pero era algo escrito que, justamente, estaba en proceso de revisión, por lo que esto significaba un paso bastante adelante”, aseguró Azcola. “Nosotros y nosotras somos parte de la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir que existe a nivel nacional de profesionales que estamos en primer y segundo nivel de atención garantizando derechos sexuales y reproductivos a las mujeres. Justamente en este sentido había significado un paso adelante. Al enterarnos de esto nos sorprendimos”, reconoció. Antecedentes Para la profesional, esto podía pasar: “Entraba en sintonía con lo que había pasado en Municipio de Morón, donde apareció en un centro de salud de primer nivel de atención un cartel que decía que se tenía que denunciar ante la policía a toda mujer que venía a consultar a la guardia por una situación de aborto. Rápidamente en conjunto con la Red y con todas las organizaciones sociales que son el motor principal que nosotros acompañamos desde nuestro rol profesional pero estas luchas surgen de las organizaciones sociales y las organizaciones de mujeres”, destacó. “Se logró dar marcha atrás con esta iniciativa y que el Programa de Salud Sexual y Reproductiva de la Provincia sacó el decreto de qué hacer frente a una situación de aborto y eso se repartió a todos los efectores de salud de la Provincia tanto en hospitales como en centros de salud. Hay una situación particular con la ministra de Salud que entra en sintonía con su renuncia y ahora juega un posicionamiento oficial de miradas encontradas”, analizó Azcona. Concepción El protocolo que lanzó en abril de 2015 el Programa Nacional de Salud Sexual y Reproductiva tiene una cantidad de planteos de avanzada: “Reafirmó las interpretaciones que se venías dando con respecto al artículo 86 del Código Penal y el fallo F.A.L que sienta precedente. Era un protocolo más amplio, con conceptos elaborados de forma integral, incluía la salud mental, consideraba riesgo a todo riesgo potencial que la mujer consierara como tal. Lo entiende como derecho sexual y reproductivo como un derecho humano”, definió Azcola y contextualizó: “Eso implica un acceso a una atención integral de calidad que respete la intimidad y la autonomía de las mujeres, la garantía desde el Estado de que la mujer que solicite la práctica se la pueda realizar en condiciones médicas e higiénicas necesarias, en forma rápida. Además propone prácticas seguras que tienen aval mundial en los países que son legales y por organismos como la OMS o la Sociedad de Científicos a Nivel Latinoamericano”. Hacia adelante “Seguiremos trabajando en las situaciones arbitrarias en las que trabajamos día a día y en las Consejerías que brindamos información que cada vez somos menos. Es la gobernadora la que tiene una postura contraria y Jorge Bergoglio con toda la derecha eclesiástica. Hay que dejar en claro que no se suprimió ningún derecho sino que no se adhirió a un protocolo de aplicación. Dentro del ámbito legal de la nación el artículo 86 del Código Penal sigue teniendo esta interpretación, el protocolo a nivel nacional sigue vigente y hay que reforzarlo en cada una de las consultas y espacios donde estemos”, aseguró. “Es un derecho que plantea la ley nacional que creó al Programa de Salud Sexual de 2003 y garantiza el acceso a la información en las situaciones de embarazo no deseado, lo cual también tiene que ser un derecho que las mujeres tenemos que exigir. Nosotros como profesionales tenemos que garantizarlo y podemos contar innumerables situaciones que vivimos día a día y tenemos una obligación y las mujeres el derecho a exigirlo”, planteó Azcola. Además, reforzó su mirada sobre el rol de los profesionales: “Tenemos muchas herramientas para saber qué hacer y siempre desde la postura de la despenalización y la legalización, pero la interrupción legal no es porque si se entiende desde un causal amplio, todas las interrupciones son legales. En general desde nuestro lugar entendemos que todas las interrupciones son legales y que

La multitudinaria marcha del 19 de octubre demuestra la capacidad de organización, lucha y convocatoria de las mujeres en la búsqueda de apropiación de sentidos en cuestiones básicas como los derechos humanos, la libertad y vivir sin violencia. Hubo repercusión internacional y la marcha que incluyó paro, ocupó gran parte de la agenda mediática de los medios alternativos y también de los tradicionales. (Por Gabriela Barro Gil para La Retaguardia)Foto: Gala Abramovich El fin de semana largo de octubre se llevó a cabo el 31º Encuentro Nacional de Mujeres en la Argentina, este año con sede en Rosario. Durante la histórica marcha que se realizó al caer la tarde de la segunda jornada de talleres y actividades político-culturales, Lucía Pérez, una niña de 16 años, era violada, empalada y asesinada en Mar del Plata. Un maltrato brutal, con tres hombres implicados hasta ahora.A raíz de este ataque feroz cargado de violencia indescriptible, las organizaciones dejaron de lado por algún tiempo la discusión respecto de la próxima sede y su modo de elección, para poner la energía de lucha en la convocatoria a paro y huelga nacional de mujeres llevada a cabo el miércoles 19 de octubre.Treinta y un años de generar sororidad, vinculaciones y consensos estratégicos no pueden ser irgnorados cuando en el lapso de horas de sugerir la propuesta de una Huelga Nacional de Mujeres, su organización, lugar de reuniones y la difusión en medios alternativos y populares fue resuelto en una semana, así como la Marcha que acompañó al paro del mediodía. Acciones rápidas y urgentes realizadas en el marco del #NiUnaMenos.El miércoles pasado, las mujeres paramos de 13 a 14 horas en nuestros lugares de trabajo visibles y en los invisibles, aquellos que nos enrolan en lugares de control cotidiano a través de determinadas tareas típicamente femeninas. Paramos también como símbolo de lucha. Como rechazo a la violencia patriarcal que viene acompañada de complicidades institucionales tales como la inacción o la acción misógina de la Justicia; encubrimientos policiales; ausencia de perspectiva de género en el tratamiento y contención de las mujeres, lesbianas, trans o travestis maltratadas y asesinadas. Lo hicimos por manifestar nuestro rechazo a los abortos penalizados y por las muertes de miles de mujeres pobres que acuden a abortar en condiciones precarias de salud aun ejerciendo su justo derecho de decidir sobre sus cuerpas.Y vuelvo a hablar de sororidad, porque en el marco de una historia de continuidades y luchas  feministas es que las estrategias para interpelar a una sociedad cada vez más comprometida en este reclamo varían de acuerdo al contexto, de acuerdo a las necesidades y de acuerdo a un modo de construir colectivo.Y es esta sororidad la que se caminó sobre todo en la marcha del #NiUnaMenos, #VivasNosQueremos, sumergidas bajo paraguas, pisando charcos que salpicaban miradas cómplices de mujeres diversas que vamos aprendiendo a confiar en los compañeros varones quienes a nuestro lado socavan los cimientos del sistema patriarcal perverso y legitimador de desigualdades en desmedro de toda figura de mujer, sin biologisismos.Y quizás también fue esta sororidad militante la que me facilitó cruzar la mirada con tres mujeres, tres generaciones marchando juntas e intentando encontrar quien las escuche en su reclamo por el femicidio de Alejandra Duarte, en Corrientes. Estela, Natalín y Fiorella, madre, hija y nieta, hablaron para La Retaguardia y remarcaron cómo “los medios hegemónicos no divulgan los miles de mujeres desaparecidas, violadas y femicidios, además del maltrato contra las mujeres en todos los ámbitos que ocurre en las provincias; en Buenos Aires no se enteran de lo que pasa allí. Por eso estamos acá, para representar a las mujeres que no salen en la tele”. Estela, la madre, quien se definió “independiente en todos sus aspectos político y social”, remarcó estar en la marcha alentando por “Justicia para Alejandra Duarte, horrible femicidio al ser quemada viva, y Justicia por Sandra Silguero, golpeada por su marido durante años y asesinada el año pasado con 51 puñaladas”. En la despedida, Estela afirmó haber estado segura de encontrar eco de sus reclamos en esta marcha, compromiso asumido por quien firma esta nota y por este medio alternativo, a través del que se reproducen las demandas y tienen voz quienes las viven y las problematizan. Poder de movilización La marcha desde adentro (Lucía Barro Gil) Dos marchas convocadas por el movimiento de mujeres en el lapso de 10 días, una fue la tradicional, histórica y con cada año mayor concurrencia entre organizaciones, partidos y personas independientes: la del ENM; y la otra, autoconvocada -también- como #NiUnaMenos, debido a la brutal tortura, violación y muerte de Lucía; más los 19 asesinatos ocurridos sólo en octubre.¿En el lapso de10 días?, o años de lucha previa que se entretejen en un hilo de historia “peinado a contrapelo”. Decir “en el marco de” resulta acotado y enmarcado, porque tampoco hablamos de dos marchas. Los feminismos populares han construido redes de articulación  mundial en esta búsqueda de estrategias de lucha, y uno de los frutos es la reacción mundial ante un solo grito, multiplicado en miles de convocatorias y reclamos como ocurrió el miércoles. La dimensión de semejante respuesta, en 10 días, puede costar visualizarla cuando sabemos que una de las batallas es reconocernos a las mujeres como sujetos activos de la historia.Minutos antes de la marcha de cierre del Encuentro en Rosario, una lúcida militante del movimiento feminista, Celina Rodríguez, integrante del Frente Popular Darío Santillán Corriente Nacional y de la Cátedra Libre Virginia Bolten, originada en la Universidad de La Plata, se refirió a los ENM como imposible de explicarlos en pocas palabras: “Son muchísimas cosas. Significa coherencia, significa muchos años sin rompernos, significa continuidades, significa que hemos pasado por distintos conceptos sociales ¡Imaginate las cosas que han pasado en nuestro país en los ultimos 31 años! Hubo un primer Encuentro -en 1986- que surgió con la recuperación de la democracia; poco tiempo después, con 1000 personas, en Capital Federal; y hemos llegado hasta acá. Pasamos el 2001, pasamos toda la lucha del movimiento piquetero,