Canción actual

Título

Artista


Otras

Página: 8


Lo dijo la docente Martina Montoya, integrante de CAPOMA. En diálogo con el programa radial La Retaguardia, la comunicadora popular habló acerca de las protestas que sigue habiendo en la provincia y se refirió al aumento que consiguieron los y las docentes jujeñas.  Entrevista: Fernando Tebele/Pedro Ramírez OteroRedacción: Julián BouvierEdición: Pedro Ramírez OteroFoto: CAPOMA Hace algunos días se cumplió un mes de la primera marcha multitudinaria de docentes que salieron a la capital jujeña. En los últimos años hicieron reclamos, paros, cartelazos, pero lo que hizo que las comisiones directivas de los sindicatos miraran a la docencia fue la masividad del pasado 5 de junio.  “Ese día explotó la capital jujeña con maestros y profesores que bajaron de toda la provincia. En todo Jujuy se conmemoró esa fecha, porque además el sector de inicial y primario seguimos de paro por tiempo indeterminado. En el medio de esto hicimos marchas, plenarios, nos sumamos a acompañar a organizaciones sociales al costado de la ruta cuando cortaron. El último fin de semana hicimos una huelga de hambre. La voz del reclamo docente nos dice que es ahora. Algo contenido que desde que empezamos, no para. Haciendo una recopilación de fotos para mostrar ahora en el fogón, no podemos creer lo que hicimos en un mes”, contó la docente Martina Montoya, integrante del Centro de Acción Popular Olga Márquez de Aredes (CAPOMA). Desde que gobierna Gerardo Morales en la provincia, las “paritarias” eran reuniones entre los gremios y los representantes del Ministerio de Educación, donde estos últimos decidían de cuánto eran los aumentos. Los números no subían del cuatro o cinco por ciento, y aunque los gremios denunciaban que era insuficiente, el Gobierno liquidaba los sueldos por decreto.  “Logramos que este mes hubiera reuniones paritarias. Semana tras semana fuimos consiguiendo algo y los aumentos eran de un 10%. Hemos conseguido en estas cuatro semanas, que nos aumentaran un 100% de nuestro básico, que sigue siendo insuficiente, de todos modos. No queremos hablar de porcentajes, queremos hablar de un monto fijo para una verdadera recomposición salarial. Un sector pedía 100 mil pesos de básico, y otro 200 mil”, contó Montoya. El sector de nivel inicial y primario, al que pertenece la docente, es el que tiene los sueldos más bajos. “Por eso pedíamos un monto más alto, porque considerábamos que nuestras horas cátedras no estaban siendo consideradas. El día de la huelga de hambre hemos conseguido un compromiso del Gobierno de que en la próxima reunión paritaria se iba a aumentar la hora cátedra del docente y se iba a empezar a hablar de otra manera, lo cual es una lucha histórica en el sector inicial y primario. Desde los 90 estamos exigiendo que nuestra carrera sea reconocida por hora cátedra y no solo por cargo. Ya que trabajamos 35 horas cátedras y nos están reconociendo 15. Son muchas las reivindicaciones. Hemos pasado de tener un básico de 32.700 pesos a hoy 62.700 pesos. En esta lucha hemos logrado algo que en los últimos años no ha logrado ningún gremio. 100% de aumento. Pero es insuficiente. Además, nos dicen que nos van a descontar los días de paro, y eso va a ser muy duro. Por eso la docencia sigue firme en esta lucha”, dijo.  La integrante de CAPOMA contó también que la Fiscalía de Jujuy, a cargo de Miguel Ángel Rivas, actuará como querellante en las causas que se inicien contra las personas que fueron detenidas en la manifestación del 20 de junio, en la que hubo represión. “La represión que se está viviendo, la persecución, el hostigamiento y no solo por parte del Gobierno con la mano ejecutora que es la policía, sino también de la Justicia. Un fiscal hablando de ‘delincuentes’ y maltratando a todo aquel que se manifiesta. Tratan de desprender a los docentes de esa lucha. Cuando fue la represión del 20 de junio había docentes detenidos, maestras que habían sido detenidas con sus hijos. Los hijos de la maestra que estaban apoyando a la marcha, fueron detenidos casi a 20 cuadras, pero sin embargo no hay ningún detenido de los que entraron a la Legislatura y nos preguntamos por qué con semejante fuerza policial no pudieron detener a nadie que estaba en la Legislatura. Y sí, era gente que estaba a los alrededores, además de que después se produjeron las persecuciones, detención en camionetas que no tenían patente, que pertenecen al empresariado que tiene contratos con el Gobierno. Y lamentablemente todo te lleva a hacer esa comparación con lo que se vivió durante la dictadura en nuestra región”, planteó la docente. La comparación es en referencia al Apagón de Ledesma, en 1976, donde hubo cortes intencionales de luz en Libertador General San Martín, en Jujuy. Durante esos cortes, hubo personas secuestradas en camionetas de la empresa Ledesma. “Y muchos lo dijeron, cuando vieron en las noticias y los relatos, que parecía que estamos viviendo en la dictadura. Es lamentable que esté pasando eso. El Gobierno nos ha llevado a esa situación su accionar totalmente patronal, totalmente arbitrario, donde no hay diálogo”, agregó.  Los medios de comunicación “Los medios vienen solamente cuando hay un estallido. Tenemos cortes en la provincia, en todo el norte y los pueblos originarios en la zona de Abra Pampa, La Quiaca, Purmamarca. Y ya van van tres semanas de corte de ruta. Después de la represión, comenzó la persecución. Policías de civil entraban en las casas de los docentes, buscaban cosas, no sabían qué. A una profesora de teatro la golpearon en la cara y tiene un derrame en el ojo. La manosearon, le decían ‘así que vos sos la maestra piquetera, a ver cómo movés el culo’. Ella en un estado de shock, lo único que pudo hacer es pedir ayuda. Después se fue a denunciar penalmente acompañada por su sindicato. Y hay muy poca difusión sobre estas cuestiones”, planteó Montoya. La integrante de CAPOMA aportó una perspectiva esperanzadora acerca de la lucha del pueblo jujeño: “Es una persecución en todos los planos.

Jackeline Ermini, docente de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) e integrante del equipo que investiga el impacto que tienen los incendios en la biodiversidad acuática en las islas del Delta de Paraná, pasó por el programa radial Estás Muteadx. Allí habló acerca del documental que aborda la problemática de las quemas y se refirió a la importancia de estas investigaciones como prueba del daño ambiental. Entrevista: Pedro Ramírez Otero/Julián BouvierRedacción: Julián BouvierEdición: Pedro Ramírez Otero/Valentina Maccarone El 2020 fue un año caótico en la zona del Delta del Paraná: los fuegos que se propagaron en las islas vecinas a Rosario llenaron la ciudad de humo. Si bien no era una problemática nueva, ese año se le sumó la bajante del Río Paraná, que detonó en un problema de una magnitud que no pasó desapercibida. A raíz de esto, la Universidad Nacional de Rosario (UNR), a través de la plataforma ambiental que depende de ella, coordinó y financió a más de 20 grupos de investigación. “Somos  grupos de Rosario y alrededores que investigamos el impacto que tienen los incendios en diferentes áreas. Algunos grupos están estudiando el impacto de los incendios en la salud humana, que dependen sobre todo de la Facultad de Medicina. Algunos estudian el impacto que tuvieron sobre los animales, los invertebrados, las aves, en la composición de la piel, del ecosistema en general, sobre la diversidad de plantas, sobre insectos. Esos grupos están a cargo de la Facultad de Agronomía. Después, estamos nosotros, que somos parte del laboratorio mixto de Biotecnología Acuática. Estudiamos el impacto que tuvieron los incendios en la biodiversidad acuática, es decir, cómo afectaron y afectan esos fuegos a todos los seres vivos que viven en los cuerpos de agua del Delta”, explicó Jackeline Ermini, docente de la UNR. Como parte del equipo que investiga el impacto que tienen los incendios en la biodiversidad acuática en las islas del Delta del Paraná, Ermini habló acerca de la tarea que realizan. “Desde 2020 trabajamos en una isla en particular, que se llama Isla de los Mástiles, ubicada frente a Rosario. Y podemos trabajar ahí porque es una isla que tiene 600 hectáreas y la mitad de ellas forman parte del área protegida municipal de la Ciudad de Granadero Baigorria, que está pegada a Rosario. Entonces, a raíz de un convenio con el Municipio, nos dejaron ir a investigar esa isla y desde ese entonces, estamos yendo cada tres meses a tomar muestras de agua de lagunas internas. Algunas de las lagunas que fueron afectadas por los incendios porque al momento de los mismos, actuaron como cortafuegos. Entonces, nuestro objetivo es poder comparar la biodiversidad presente en los cuerpos de agua afectados por los incendios y los que no fueron afectados, y los estudiamos a lo largo del tiempo. Pero hace dos años que venimos llevando adelante este proyecto con el objetivo de ver si los incendios afectan a la biodiversidad acuática y al ecosistema. Y si es que se recupera a lo largo del tiempo o si los cambios son irreversibles”, contó.  La docente detalló de qué manera trabaja su equipo y se refirió al proceso de investigación que realizan y cuál es el impacto que tienen los incendios en la biodiversidad acuática: “Somos un grupo de biología molecular y principalmente, analizamos la biodiversidad acuática desde el punto de vista genético. Utilizamos una metodología de examen ambiental, en donde al agua que recolectamos de  la isla, le extraemos ADN correspondiente a todos los seres vivos que habitan en esos cuerpos de agua. Después, por medio de una serie de técnicas de biología molecular, podemos identificar a qué organismos corresponden. De este modo, pudimos hacer un perfil genético de cada una y obtuvimos un montón de resultados. Lo que observamos es que los incendios y la bajante del Río Paraná afectan a la biodiversidad, es decir, a las especies que se encuentran presentes en un momento y en otro. Realmente los incendios tienen un impacto muy negativo. Además de hacer el análisis genético, cuando vamos a los muestreos, también llevamos equipos para medir la concentración de algunos compuestos contaminantes, la concentración de PH y la temperatura del agua. Y lo que observamos es que en las lagunas afectadas, todos los productos de combustión que se generan durante un incendio terminan en estos cuerpos de agua y cambian el perfil físicoquímico de la laguna radicalmente. El PH se dispara. Tenemos lagunas con el PH altísimo y aparecen un montón de compuestos que son tóxicos para los seres vivos. A lo largo del tiempo la laguna tiende a recuperar su estado natural y muchos de esos contaminantes desaparecen porque se terminan diluyendo o yéndose. Pero obviamente hay algunos impactos de los incendios que son irreversibles”. Muchas veces conocemos el impacto que tienen los incendios en cuanto a la biodiversidad , como a las personas que viven en las inmediaciones. Pero no hay tanta evidencia científica que lo pruebe. La docente planteó la importancia de ampararse en la ciencia a la hora de realizar reclamos: “Tener una evidencia científica concreta materializada es muy importante a la hora de fundamentar leyes o políticas públicas. En ese sentido, lo que nosotros estamos haciendo creemos que es un gran aporte porque estamos pudiendo probar con métodos científicos, con pruebas tangibles, que el impacto ese del que hablamos siempre es real. Se puede probar, lo podemos medir”, dijo Ermini. Y contó en qué situación se encuentra la Ley de Humedales: “Durante 2020, el tema humedales pasó a ser un tema mediático, salía por todos los medios. En ese momento empezaron a llover proyectos de leyes de humedales, tanto en la Cámara de Diputados, como en la Cámara de Senadores nacional. Hubo un primer avance en la consolidación de un texto en conjunto en la Cámara de Diputados, al cual se le dio diferentes giros por comisiones. Primero en la comisión de Recursos Naturales, luego Agricultura y demás. Solamente avanzó en la comisión de Recursos Naturales, donde se aprobó, pero después quedó trabada en

El pasado sábado, la familia del joven asesinado por la policía en 2020, organizó el festival “Jornada x Memoria, Identidad y Futuro” junto a la Mesa de Memoria de la Matanza. El encuentro tuvo música en vivo, poesías y una mesa de diálogo para recordar a Lucas y denunciar la represión estatal, entre otras actividades.  Redacción: Julián BouvierEdición: Pedro Ramírez OteroFotos: Julián Bouvier/La Retaguardia En la madrugada del 10 de julio de 2020, Lucas Verón festejaba sus 18 años. Junto a su amigo Gonzalo salieron en moto a comprar una gaseosa a un kiosco de su barrio, en González Catán. Un patrullero comenzó a perseguirlos y dispararles. Ezequiel Benítez tiró varias veces y una de esas balas perforó el pecho de Lucas y lo mató. Los policías huyeron y no dieron aviso a sus superiores. La familia, vecinos y vecinas salieron al instante para exigir justicia.  El sábado 1 de julio, a días de que se cumplan tres años del asesinato de Lucas, su familia, junto a la Mesa de Memoria de La Matanza organizó el festival “Jornada x Memoria, Identidad y Futuro”. El encuentro fue desde las 10, en la Plaza de los Periodistas —llamada antiguamente Plaza de los Rateros— en San Justo.  Mientras cocinaban las verduras en una olla inmensa para alimentar a todas las personas presentes, a las 12  descubrieron el mural del artista visual Sergio Villalba: un primer plano del rostro sonriente de Lucas sobre un fondo negro con las insignias “Basta de violencia estatal” y “A lxs pibxs se los cuida”. Frente al mural, las músicas del Encuentro Canto con Caja de la Casa del Barrio, dedicaron unas coplas a Lucas y a la lucha colectiva.  Bajo un gazebo montaron una mesa a modo de conferencia, donde diferentes voces dieron su testimonio a lo largo de la jornada. Recordaron a Lucas y propusieron repensar cómo continuar con las resistencias territoriales. En la primera mesa estuvieron Cristian, el padre de Lucas, y Graciela, su madre. El abuelo del joven, Martín Aguilar (padre de Graciela), fue secuestrado y desaparecido en 1975. Una familia que vive en carne propia la continuidad del aparato represivo del Estado, entre dictadura y democracia. “Mis palabras son de agradecimiento eterno para ustedes. Les dejamos nuestro corazón. Disfrutemos esta jornada, acompañándonos. Hoy es un día más de lucha, a tres años del asesinato de Lucas”, dijo Cristian.   Luego de esta primera mesa, siguió el turno de Pica Para Todxs Mis Compas, que inauguró el escenario montado en la plaza. Le siguió el rap de Piñón de Laferrere y las poesías de la docente Cecilia Filippi.  Llegó el turno de Juan Carlos Lozza, integrante de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) La Matanza, quien realizó una intervención teatral donde interpretó a un representante del poder imperial, acompañado de un grupo de mujeres aristócratas que aplaudían cada una de sus intolerantes palabras. Las risas se mezclaban con los abucheos, que nacían a partir de las consignas liberales del personaje.  La tarde de sol simulaba la llegada de la primavera. Graciela, la madre de Lucas, dijo que él siempre ilumina las jornadas desde arriba. El momento cultural continuó con las palabras de El Verso Nómade, los raps de Marotte y Sapien y, luego, el canto del trovador Abelardo Martín, quien puso a la gente a bailar unas chacareras.  Más adelante, llegó el rap de los pibes de Soldati-Madero y las poesías de Crónicas del viento. El último en subir al escenario fue Hermann, quien interpretó algunas canciones de Silvio Rodríguez y cerró con “Hasta siempre comandante”. De a poco, el sol iba cayendo y se acercaba el cierre de la jornada. La batucada de la Unión de Trabajadores de la Calle generó un gran círculo musical y los y las presentes empezaron a mover los pies al grito de “¡Lucas Verón presente! ¡Todos los pibes caídos por las balas policiales presentes!

Lo dijo Nayra Cachambi, integrante de Identidad Marrón Jujuy. En su paso por el programa radial Estás Muteadx, habló acerca de las protestas en la provincia por la Reforma Constitucional y la represión por parte del gobierno de Gerardo Morales, actual candidato a vicepresidente por Juntos por el Cambio. Lejos de tranquilizarse los ánimos en Jujuy, ayer por la tarde allanaron la casa de Milagro Sala. Entrevista: Pedro Ramírez Otero/Julián BouvierRedacción: Julián BouvierEdición: Pedro Ramírez OteroFoto: Nayra Cachambi/Identidad Marrón Jujuy Las luchas en las calles de Jujuy surgió con los reclamos docentes. Se iniciaron reuniones dentro de los gremios, donde plantearon la escasez en los montos que perciben los y las docentes. Jujuy es una de las provincias con sueldos municipales más bajos. Cada vez más docentes se acercaron a esa pelea. “Se unieron estatales, trabajadores del transporte, y la lucha cada vez se hizo más grande. En el medio de esto, se empezó a discutir el tema de la Reforma Constitucional, entonces la consigna que se fue conformando fue ‘arriba los salarios, abajo la reforma’. Y, luego de 19 días de lucha, día a día se fueron sumando cada vez más colectivos, gremios, organizaciones sociales, consejos de pueblos indígenas”, contó Nayra Cachambi, integrante del colectivo Identidad Marrón de Jujuy.  El “oro blanco” Jujuy es una de las provincias que cuenta en sus recursos naturales con el litio, conocido también como “oro blanco”. El llamado “triángulo del litio” está conformado por el norte argentino, Bolivia y Chile, región donde este mineral es mayoritario en el mundo.  “El problema del litio es sumamente grave y creo que se está subestimando mucho acá. Es una cuestión de base de esta nueva Constitución: la forma en la que se extrae el litio, qué se quiere hacer con él. No hablamos solo de la forma de producción en la provincia, sino el cómo se apropian nuestras riquezas a nivel nacional. ¿Qué tipo de Estado queremos ser? Esta Reforma Constitucional que tenía 90 días de tratamiento, se resolvió en 19 días. 19 días de lucha en los que se solicitó una y otra vez la apertura del diálogo, para hablar justamente del tema de las tierras, para que nos expliquen qué es lo que estaba pasando con el litio, qué es lo que se iba a hacer, que nos den claridad. Y esto no sucedió. Entonces esta reforma se aprueba, con artículos que recién se pudieron conocer al otro día de que lo oficializaron. Todo este tratamiento del litio, relacionado con las comunidades indígenas, no fue consultado previamente. Se ha engañado a los referentes. Han ingresado a territorios, haciéndose pasar por turistas, y en realidad están yendo a medir, a sacar extractos para ser analizados. El litio es un problema de base. Por eso también está la complicidad del Partido Justicialista, la cobertura que tuvo la Unión Cívica Radical. Es una Reforma Constitucional para promover el saqueo y el despojo del litio y de los recursos naturales de Jujuy”, dijo Cachambi. La integrante de Identidad Marrón planteó que en todo el país hay una “despolitización” y un vaciamiento de los discursos. “Es importante volver al debate, al diálogo, no solamente la formación en las escuelas, sino en los sindicatos, los gremios. Los jujeños tenemos que estudiar la reforma con los borradores que se fueron filtrando, estudiar el estatuto, a ver cómo se afectaba. Qué pasaba con los salarios, con las comunidades indígenas, ver los acuerdos internacionales. Por suerte tenemos mucho apoyo de organizaciones nacionales e internacionales, que con sus trayectorias de estudio justamente en estos marcos han brindado sus avales, sus pronunciamientos, sus adhesiones. Marcando justamente lo que implica la aprobación de una Constitución como la que fue aprobada, como también la violación a los derechos y el atropello a los diferentes sectores de la sociedad. Vamos aprendiendo hora a hora, para poder argumentar, porque después hay una constante subestimación de lo que estamos haciendo”, dijo. Además, se refirió a la importancia de una seria cobertura mediática: “En esto tiene que ver el abordaje de los medios de comunicación. Cómo se comunica en Jujuy y cómo en el resto del país. Están gobernando por Twitter. La base de la pelea no es ahí, si quieren saber lo que pasa en Jujuy hay otros medios. Incluso en Facebook e Instagram hay medios trabajando seriamente la cuestión: ‘El Jujeñazo’, ‘Llankaj MAKI’, ‘La Polenta’, son algunos de los medios que están cubriendo la realidad”. En las últimas semanas, diferentes testimonios de personas de Jujuy que pasaron por Radio La Retaguardia, compararon la situación actual con los tiempos de la dictadura ―puntualmente con la Noche del Apagón de Ledesma―, por los niveles de represión y la complicidad y apoyo del sistema empresarial. “En Jujuy hay una violación sistemática de los derechos humanos. Esto no se ha visto desde la última dictadura militar. Hay complicidad de camionetas de empresas privadas, que colaboraron en la detención de manifestantes. Eso nos recuerda a lo que hacía la empresa Ledesma y la minera El Aguilar en la época de la dictadura, que estaban con sus camionetas para detener a quienes luchaban. Disparaban a los ojos con brutalidad, como se hizo en Chile. La represión avanzó quince cuadras con caballería. Nuestras marchas tenían como consigna ser pacíficas, y el gobierno infiltró policías que tiraban piedras y luego se cambiaban de lugar, para justificar la represión”, dijo Cachambi. Premiar la represión Días después del martes 20 de julio, el momento más álgido de la represión,  Horacio Rodríguez Larreta anunció que Gerardo Morales, el actual gobernador de Jujuy, sería su candidato a vicepresidente de la Nación. “Los jujeños y jujeñas nos almorzamos este video de la fórmula Larreta-Morales y nos pareció la cúspide del cinismo. Es horroroso, pero a Morales ya no le interesa lo que pasa con los jujeños, creemos que esta fue su carta de presentación a la Nación, mostrando lo que es capaz de hacer. En la Legislatura se votó una Constitución, lo cual debería ser una fiesta de la democracia, y

Lo dijo Vanina Kosteki, hermana de Maximiliano, en un nuevo aniversario de la Masacre de Avellaneda. Como cada año, organizaciones sociales y familiares de las víctimas de la Masacre se reunieron en el Puente Pueyrredón para recordar aquella sangrienta jornada y reivindicar la lucha de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki.   Redacción: Nicolás RosalesEdición: Pedro Ramírez OteroFoto: Natalia Bernades/La Retaguardia El 26 de junio de 2002, en medio de una profunda crisis social, se llevó adelante una gran movilización popular de organizaciones de trabajadoras y trabajadores desocupados en el Puente Pueyrredón que divide la localidad bonaerense de Avellaneda con la Ciudad de Buenos Aires. Darío Santillán y Maximiliano Kosteki eran por aquel entonces jóvenes militantes sociales comprometidos con las necesidades de los sectores populares.  Darío recibió un disparo por la espalda cuando socorrió a Maximiliano, quien también había sido herido de la misma manera. Hoy, el contexto político y social, con algunas diferencias con el 2002, encuentra algunos parecidos en relación a la criminalización de la protesta y la represión estatal como única respuesta. Basta recordar lo que ocurrió recientemente en la provincia de Jujuy.  “Seguimos luchando en la calle” Vanina Kosteki, hermana de Maximiliano, habló desde el Puente Pueyrredón. “Hoy 26 de junio nos encontramos nuevamente en la estación de Avellaneda para marchar, subir al puente y seguir reclamando el juicio y castigo a todos los responsables del asesinato de Maxi y Darío. La lucha que llevaron ellos hace 21 años atrás hoy sigue tan vigente como nunca, como lo fue aquel reclamo por vivienda, educación, trabajo, salud y basta de represión al pueblo. Hoy, los políticos de turno no aprenden de la historia, nosotros seguimos reivindicando aquella lucha y continuamos recordando. No nos olvidamos de toda la represión que comete el Estado y que nos sigue matando. Hoy, más que nunca seguimos luchando en la calle”, dijo. Ver esta publicación en Instagram Una publicación compartida de La Retaguardia (@laretaguardia) En un video publicado en las redes de La Retaguardia, Vanina había planteado similitudes entre el 2002 y la reciente represión en Jujuy. La hermana de Maximiliano repudió lo sucedido y responsabilizó al gobernador Gerardo Morales y al Gobierno nacional: “Queremos justicia, que liberen a los detenidos y que liberen a los luchadores”.  

Ana P. de Quiroga dialoga con Josefina Racedo recordando al maestro Enrique Pichon Riviere.

Lo dijo Ricardo Napurí, exsenador peruano. En diálogo con el programa radial Tengo una idea,  habló acerca de la situación política que está atravesando su país.  Entrevista: Carlos Morchio/Graciela Carballo/Nicolás RosalesRedacción: Julián BouvierEdición: Valentina Maccarone En diciembre de 2022, la legislatura peruana destituyó a Pedro Castillo, quien era el Presidente de la Nación, luego de que este anunciara la disolución del Congreso por decreto. Tras su expulsión, tomó el mando presidencial Dina Boluarte, la vicepresidenta hasta ese momento. Lo que siguió a este cambio fue la represión al pueblo peruano que se manifestó contra las reformas de la nueva mandataria.  El exsenador Ricardo Napurí se refirió a la situación actual de su país. “El drama del Perú es parte del drama del contexto de la mayoría de los países latinoamericanos. El problema del gobierno Castillo era un epifenómeno, con perfiles de realismo mágico. De otra manera, no entendíamos por qué un maestro rural, prácticamente apolítico, llega al poder a pesar del compromiso de la lista que lo llevó al gobierno de realizar medidas avanzadas precapitalistas. Hay que tener en cuenta que en Perú hubo casi 40 años de liberalismo conservador y seis presidentes que están implicados en dolo. Si hay 40 años de liberalismo salvaje, presidentes ladrones, eso marca la realidad del país. Si los presidentes roban, la magnitud tiene que corromper a todo el mundo. Por eso, aunque se sepa que en América Latina hay corrupción, es necesario comprender el relieve de esta corrupción en un país como el Perú: Corte Suprema corrupta, Justicia corrupta, Fuerzas Armadas corruptas, policía corrupta, prensa corrupta. De tal manera que, en ese contexto, antes de la asunción de Castillo hubo cuatro presidentes en seis meses. Castillo asume la presidencia a través de una lista que tenía un nombre stalinista, aunque él no es un hombre de izquierda, sino un sindicalista que había tenido un lugar destacado en una huelga general. Cuando llega al gobierno, en soledad, no pudo realizar nada importante. Sus compañeros de fórmula le soltaron la mano. Y el hombre, en Lima, en una ciudad que casi no conocía, sin equipo, sin partido, frustró lo que fue su compromiso con las masas campesinas, con las comunidades indígenas, con los provincianos que tenían el eje en la Asamblea Constituyente, en la lucha contra la corrupción y sobre todo, en la convocatoria a elecciones constituyentes, con la idea de que el congreso corrupto se fuera, como una especie de que se vayan todos”, contó.  En ese contexto, el exsenador y diputado peruano caracterizó cuáles son los sectores políticos que se convirtieron en los sujetos sociales del presente del país: “En todo el proceso de rebelión, durante el gobierno de Boluarte, los que lucharon fueron las comunidades campesinas y los grupos provincianos, es decir, los sectores más atrasados del país. No  pusieron solamente el pecho, de ahí los 76 muertos y la represión salvaje del gobierno, sino que, sorprendentemente ellos asumieron las consignas que abandonó Castillo: fueron a pelear por la Asamblea Constituyente, por la revisión de los contratos mineros, por la Reforma Agraria (el programa de la plataforma electoral que tenía el exmandatario) y, de paso, la reivindicación democrática de la libertad de Castillo, que para ellos está ilícitamente preso. Es inusitado pensar que el sujeto social más importante de la vida política de Perú iban a ser las comunidades campesinas que son históricamente los más marginados. Vinieron a pie, caminando 600 o 700 kilómetros para tomar la ciudad de Lima, prácticamente, donde fueron reprimidos y asesinados. Este sujeto social creó poder”.  Napurí, militante marxista y trotskista, quien fuera colaborador de Ernesto Che Guevara, contextualizó la situación del Perú, teniendo en cuenta la dominación norteamericana sobre los países de la región: “Estados Unidos, en este momento, toma a América Latina como su mayor preocupación, porque en su desplazamiento como país hegemónico, por la competencia con China y por sus propias incapacidades, adoptó un sistema de acumulación del Capital que está prácticamente en crisis. Entonces, le queda América Latina como último refugio.”  Por tales motivos, el exdiputado puntualizó que volvió la Doctrina Monroe, de apropiación de los países latinoamericanos. Además, indicó que el presidente estadounidense Joe Biden  quien “supuestamente es progresista, tomó las mismas medidas” dado que, mientras muchas personas rechazaban el gobierno de Boluarte en Perú, el mandatario  la protegió. “No hay demócratas buenos”, dijo el exsenador. Y agregó: “La realidad de Latinoamérica es que para hacer reformas capitalistas hay que ser anticapitalistas. Los gobernantes que se quedan en un reformismo tibio,que defienden a las burguesías nacionales, no tienen destino, porque el capitalismo no se deja tocar. Por eso, los ciclos llamados reformistas, cada vez se acortan más”. Napurí concluyó: “Lo más importante es sacar lecciones. Perú no es un caso aislado, con un desarrollo ni siquiera medio capitalista, dado que ese proceso quedó frustrado y la burguesía peruana está tomada completamente por el capital extranjero. El proceso que se viene gestando de la lucha campesina y de los provincianos, protestando contra la detención de Castillo, es fundamental.” 

En un libro que es mucho más que lo que su título anuncia, Lautaro Brodsky analiza el rasgo antisemita de la dictadura, pero también el rol colaboracionista de las autoridades comunitarias. A modo de adelanto, compartimos el prólogo del licenciado en Historia Jorge Luis Brodsky. Acicateado por la Guerra de los Seis Días (1967), el filósofo argentino León Rozitchner se planteó el dilema de si ser judío y reconocerse judío era incompatible con el hecho de ser de izquierda. Ya el enunciado mismo del problema se las trae, porque es inimaginable pensar la izquierda decimonónica y del siglo XX sin la presencia judía. En ese sentido, los genocidas de la última Dictadura cívico-eclesiástico-militar tenían las cosas por lo menos tan claras como  nuestro célebre paisano de Chivilcoy, porque para ellos, ser judío era sinónimo de subversivo, maximalista, comunista, revolucionario, apátrida, sinárquico. Es decir, la mirada del otro despeja el panorama y le da una respuesta contundente al dubitativo filósofo, que necesita razonar su respuesta porque se le aparece en el horizonte una entidad antaño inexistente y que, amparándose en la Shoah, justifica la Nakba. Por supuesto, esa entidad es el Estado sionista, autoproclamado Estado “judío” pero cuya finalidad es liquidar la evolución de la cultura judía hacia un estado de gracia laico, siguiendo los pasos del gran pensador Baruch Spinoza. En ese sentido, el Estado de Israel es el resultado de la operación de expropiación más ambiciosa de la historia contemporánea, autojustificada en las Sagradas Escrituras, es decir, en textos de más de dos mil años. Una operación de expropiación en doble sentido: en perjuicio de la población autóctona, radicada hace siglos en Palestina, y en perjuicio del pueblo judío, que forjó una tradición de compromiso con todas las causas nobles de la humanidad. Para concretar dicha expropiación era necesario –después del reparto colonial del mundo entre las superpotencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial– contar con el concurso imprescindible del imperialismo, que ya venía fogoneando, desde la Declaración Balfour, la “solución” al “problema judío” mediante la creación de un Estado títere en Medio Oriente. Como dice la canción de Los Arroyeños: “Que se vengan los chicos [judíos] de todas partes, que estén los de la Luna y los de Marte”. Del barrio gueto (oprimido) al Estado gueto (opresor) armado hasta los dientes y financiado, fundamentalmente, por los Estados Unidos de América. De todos modos, hay que reconocer que Rozitchner, desde su judaísmo, entablaba un debate necesario contra la corriente autodenominada “sionista socialista” (todo un oximorón para un marxista), cuyo apoyo incondicional al Estado sionista le hacía preguntarse: “¿Qué pasa […] con algunos sectores de izquierda, y en particular con algunos judíos de izquierda, que parecerían ponerse al margen de esta línea fundamental del marxismo para considerar este conflicto [árabe-israelí] como una excepción política, que coincidiría con la excepcionalidad histórica que los judíos, sobrestimándose, reclaman para sí? Aquí está, se señalará entonces inequívocamente, el pinito preciso donde por fin se revela la no modificación revolucionaria en el hombre de izquierda judío, su permanencia en el pasado, el núcleo petrificado de la no innovación, su incapacidad tradicional de sacrificar lo propio e incluirse plenamente en el movimiento de la historia”. Preciosa apreciación, rematada con esta otra observación: “Aquí aparece el acentuamiento de una particularidad divisoria, de una diferencia extraña que mostraría así la persistencia de un foco de derecha no extirpado aún, irreductible al análisis y al proceso de la liberación: un núcleo contrarrevolucionario en el seno del revolucionario mismo”. En el pensamiento dialéctico, esta contradicción es insostenible en el tiempo y en el espacio: o se rompe con el Estado sionista o se lo acompaña hasta el final en cada una de sus aventuras belicistas. La evolución del sionismo ha sido inexorable en ese sentido: la fascistización del Estado no ha cesado de crecer, al punto que una masa creciente de sus propios ciudadanos se siente en la orfandad más absoluta respecto a las respuestas que viabilicen una salida pacífica a un conflicto que se vuelve cada vez más oneroso para la sociedad israelí en todos los aspectos. El sionismo no tiene otra respuesta que reforzar su industria armamentística, enfatizar en la seguridad como su primordial política de Estado y provocar continuamente masacres para mantener aceitada y a punto su maquinaria bélica, cuyo campo de pruebas es fundamentalmente la población civil de Gaza. Pero, además, es inevitable que la propaganda sionista termine generando una histeria colectiva, de la cual surgen los pogromos de los colonos sionistas dentro del propio territorio israelí y en Cisjordania, como lo reconoció el mismo Ejército israelí hace pocos días: “Cerca de 400 colonos judíos armados con cuchillos, palos, piedras e incluso con armas de fuego, asaltaron el domingo [26/2/2023] las localidades palestinas de Huwara, Burin, Zatara, Odala y Asira al Qabaliyya, dejando un muerto palestino, más de 300 heridos, y elevados daños materiales con al menos 75 casas y más de un centenar de coches quemados”. “Se trata de ‘un pogromo perpetrado por bandidos’, indicó en la nota Yehuda Fuchs, militar israelí al mando de las tropas en Cisjordania ocupada”, para después disculparse, dando una clase magistral de hipocresía sionista: “No nos preparamos para esa cantidad de gente y la forma en que llegaron, para el alcance y la intensidad de la violencia que demostraron y la organización que llevaron a cabo. Se trata de un incidente grave que no tenía que haber ocurrido y que yo tenía que haber evitado”, añadió en forma curiosa el comandante de las tropas de ocupación de uno de los Ejércitos más preparados del mundo, con un servicio de inteligencia que cuenta con dispositivos sofisticadísimos de última generación. Como diría el Diego, al comandante Fuchs “se le escapó la tortuga…”.  Lo interesante es que de los cientos de colonos que atacaron a las poblaciones palestinas, solamente “fueron detenidos 14, de los cuales cinco fueron puestos en libertad, tres se encuentran en arresto domiciliario y otros seis –entre ellos dos menores– están siendo interrogados, dijo a EFE una fuente

Llamamos al psicoanalista Alfredo Grande, integrante de La Retaguardia a través del programa radial Sueños Posibles. El motivo: saludarlo por su cumpleaños 75. Pero cualquier diálogo con Grande siempre va un poco más allá.

El pasado 20 y 21 de mayo en Bariloche, la comunidad de la Lof Winkul Mapu realizó un trawn, una reunión con organizaciones, colectivos y gente solidaria para acordar los siguientes pasos en la lucha por la liberación de las 4 presas políticas mapuche. Redacción: Mónica MexicanoEdición: Pedro Ramírez Otero En una casa pequeña de pisos de madera, se encuentran detenidas 4 mujeres y 9 infancias, una nacida en cautiverio. Cuelgan del techo racimos de yerbas medicinales que la Machi usa para sus sanaciones. Por las paredes hay ilustraciones y gráficas por la libertad de las presas y, en un rincón, el pañuelo blanco de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora acompaña los rostros de Elías Garay y Rafael Nahuel, asesinados por defender el territorio. Ha comenzado a nevar en Bariloche y la casa no tiene calefacción adecuada ni sistema cloacal. Los sanitarios y el sistema eléctrico son inadecuados, la alimentación depende de la solidaridad de quienes acompañan el caso. La precariedad de la vivienda y las condiciones materiales, sumada a la angustia de la reclusión permanente hace que la salud física, psicológica y espiritual de las mujeres presas y sus hijos e hijas se deteriore rápidamente. La represión a la comunidad En octubre de 2022 un comando unificado de fuerzas de seguridad federales, ingresó al territorio de la Lof Winkul Mapu, tierras ancestrales de la comunidad, cerca de Villa Mascardi. En el operativo los más de 150 uniformados entraron al territorio, reprimieron y desalojaron a la comunidad. También destruyeron viviendas y se apropiaron de los bienes de las familias. Hubo golpes y tortura a mujeres, embarazadas y menores, amenazas de fusilamiento y violación. El operativo fue ordenado por la jueza Silvina Domínguez por el supuesto incendio de una casilla de gendarmería. En el operativo fueron detenidas 7 mujeres y 5 niños y niñas. 4 de ellas continúan presas, acusadas de usurpación, delito excarcelable. En el mismo territorio, seis años atrás fue asesinado Rafael Nahuel, crimen que permanece impune. El trawn Más de 100 personas se aprietan unas con otras para poder entrar en la casita minúscula para escuchar y pensar cómo seguir acuerpando la lucha por la libertad de las presas. Se encuentra presente también la delegación feminista del Abya Yala, integrada por 12 compañeras de diferentes partes del país y 2 compañeras internacionalistas, de Bolivia y México. La delegación recorrió diversas comunidades cercanas al Bolsón e hizo un relevamiento de los casos de despojo y apropiación de las tierras ancestrales. La comunidad refiere graves violaciones a los derechos humanos, detenciones, tortura, destrucción de casas, de pertenencias, robo de bienes. Parece una historia salida de la dictadura, pero es una historia de persecución en 2023, a 40 años de la vuelta a la democracia en Argentina. Para el pueblo mapuche el Estado sigue siendo genocida, persecutor y represor, en dictadura o democracia. “Para nosotros esta democracia es la hipocresía con la que se otorgan privilegios a la blanquitud latifundista, a la blanquitud del aparato judicial, a la blanquitud de los empresarios del periodismo racista y a todos los supremacistas que contribuyen a este genocidio silencioso que estamos sufriendo. Esta democracia, tal como está, genera una tiranía racista que alimenta figuras electorales patéticas y peligrosas que atentan contra la libertad y los derechos humanos que debería resguardar. Esta democracia pone un presupuesto millonario en las fuerzas federales que reprime, desaloja, persigue y encarcela a nuestro pueblo, que esta vez tomó forma en un Comando Unificado. Esto ha dejado víctimas de tortura, gente en la clandestinidad, causas judiciales armadas y partos en cautiverio”.En el comunicado de la comunidad se explica la situación jurídica de las presas: “Es el único caso, en todo el país, que por una causa excarcelable de supuesta ‘usurpación’ están presas, hace casi ocho meses, cuando no solo no han sido halladas culpables si no que ni siquiera han sido condenadas. Por ende, podemos decir que más que presas, son rehenes de las disputas políticas y de la extorsión económica de los empresariados nacional y transnacional que continúan apropiándose de los territorios, de las nacientes de los ríos, de los bosques y estepas, amparados por una política extractivista que no distingue partido político alguno”. La Machi Betiana Colhuan Nahuel es la Machi de la comunidad. Las machi en la cosmovisión mapuche tienen una importancia central, pues encarnan la posibilidad de intermediar entre el mundo físico y el espiritual, tienen la capacidad de la curación y el conocimiento de las plantas medicinales. Es necesario que la machi permanezca en su territorio, su rewe, para que pueda ejercer sus dones curativos. La machi Betiana, al centro de la mesa en el trawn, dice que históricamente el pueblo mapuche ha sostenido la tradición del parlamentar, por lo que se ha buscado mantener el diálogo con el Estado. Ya se ha llegado a un acuerdo mínimo entre el Estado y la comunidad, solo resta la firma de este acuerdo, que el Gobierno ha postergado en tres ocasiones. La firma está anunciada para el 1 de junio. “Si no se efectúa en esta fecha, daremos por entendido que el Estado abandona la solución al conflicto a través de esa mesa de diálogo. No toleraremos más dilaciones ni engaños. Hacemos un llamado a pu lamngen y gente consciente a retomar las movilizaciones y expresiones de acción directa”, refieren en su comunicado. La comunidad convoca a movilizar en cualquier territorio del mundo para visibilizar la situación y presionar al Gobierno argentino a firmar el acuerdo. Solo resta una firma para que la comunidad pueda volver a su territorio. Cada día que pasa fuera del rewe, la machi Betiana se debilita. Delegación Feminista La delegación de Feministas del Abya Yala recorrió diversos territorios: Lof Inalef Coronado, Quemquemtrew, la Lof Kurache, la Lof Cayunao, Las Huaytekas, donde el extractivismo, el despojo y la represión son una constante. En el informe presentado en conferencia de prensa plantean: “La violencia contra las comunidades ha generado graves afectaciones y busca alterar los lazos sociales. Los efectos de la